Lucas 2:25

Explicación, estudio y comentario bíblico de Lucas 2:25 verso por verso.

He aquí, había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre era justo y piadoso; esperaba la consolación de Israel y el Espíritu Santo estaba sobre él.