(5) Y he aquí, había un hombre en Jerusalén, que se llamaba Simeón; y el mismo hombre [era] justo y piadoso, esperando la consolación de Israel: y (i) el Espíritu Santo estaba sobre él.

(5) Simeón predice abiertamente en el templo la muerte de la venida del Mesías, de la expulsión de la mayor parte de Israel y de la vocación de los gentiles.

(i) Fue investido con los dones del Espíritu Santo, y esto se dice usando la figura retórica de la metonimia.