Romanos 8:1-11

Capítulo 17

LOS JUSTIFICADOS: SU VIDA POR EL ESPÍRITU SANTO

Romanos 8:1-11

LA secuencia del capítulo octavo de la epístola sobre el séptimo es un estudio siempre interesante y fructífero. Nadie puede leer los dos capítulos sin sentir la fuerte conexión entre ellos, una conexión a la vez de contraste y de complemento. Realmente grande es el contraste entre el párrafo Romanos 7:7-25 y el capítulo octavo.

El severo análisis de uno, no aliviado salvo por el fragmento de acción de gracias al final (e incluso esto es seguido de inmediato por una reafirmación del misterioso dualismo), es para las revelaciones y triunfos del otro como una noche casi sin estrellas, sofocante y eléctrico, al esplendor de una mañana de verano con un mañana aún más glorioso para su futuro. Y hay complemento además de contraste.

El día está relacionado con la noche, que nos ha preparado para él, mientras el hambre prepara la comida. Precisamente lo que estaba ausente del primer pasaje se proporciona abundantemente en el segundo. Allí no se escuchó el Nombre del Espíritu Santo, "el Señor, el Dador de vida". Aquí el hecho y el poder del Espíritu Santo están presentes en todas partes, tan presentes que no hay otra porción de toda la Escritura, a menos que nosotros, excepto el propio Discurso Pascual del Redentor, que nos presenta con una gran riqueza de revelación sobre este precioso tema.

Y aquí encontramos el secreto que consiste en "limitar la contienda" que acabamos de presenciar y que en nuestra propia alma conocemos tan bien. Aquí está el camino "cómo andar y agradar a Dios", 1 Tesalonicenses 4:1 en nuestra vida justificada. He aquí el modo de no ser, por así decirlo, víctimas del "cuerpo" y esclavos de "la carne", sino de "hacer hasta la muerte las prácticas del cuerpo" en un ejercicio continuo de poder interior, y para " camina en el Espíritu.

"Aquí está el recurso con el que podemos estar pagando con alegría para siempre" la deuda "de tal caminar; dando a nuestro Señor redentor lo que le corresponde, el valor de Su compra, incluso nuestra entrega voluntaria y amorosa, con la fuerza suficiente de" el Espíritu Santo que nos fue dado ".

De hecho, es digna de mención la manera en que se introdujo esta gloriosa verdad. Aparece no sin preparación e insinuación; ya hemos oído hablar del Espíritu Santo en la vida del cristiano, Romanos 5:5 ; Romanos 7:6 . El agua celestial se ha visto y oído en su fluir; como en un país de piedra caliza, el viajero puede ver y oír, a través de fisuras en los campos, las inundaciones enterradas pero vivientes.

Pero aquí la verdad del Espíritu, como esas inundaciones, encontrando por fin su salida en la base de algún abrupto acantilado, se vierte a la luz y anima toda la escena. En tal orden y forma de tratamiento hay una lección espiritual y también práctica. Seguramente se nos recuerda, en cuanto a las experiencias de la vida cristiana, que en cierto sentido poseemos el Espíritu Santo, sí, en Su plenitud, desde la primera hora de nuestra posesión de Cristo.

También se nos recuerda que es al menos posible, por otro lado, que necesitemos darnos cuenta y usar nuestra posesión del pacto, después de tristes experimentos en otras direcciones, que la vida será a partir de entonces una nueva experiencia de libertad y gozo santo. Mientras tanto, se nos recuerda que tal "nueva partida", cuando ocurre, es más nueva de nuestro lado que del del Señor. El agua corría todo el tiempo por debajo de las rocas. La intuición y la fe, dadas por Su gracia, no lo han llamado desde arriba, sino por así decirlo desde adentro, liberando lo que estaba allí.

La lección práctica de esto es importante para el maestro y pastor cristiano. Por un lado, que haga mucho en sus instrucciones, públicas y privadas, de la revelación del Espíritu. Que no deje lugar. en la medida de lo posible, por la duda o el olvido en la mente de su amigo acerca de la absoluta necesidad de la plenitud de la presencia y el poder del Santo, si la vida ha de ser verdaderamente cristiana.

Que describa tan audaz y plenamente como la Palabra lo describe lo que puede ser, debe ser la vida, donde habita esa sagrada plenitud; cuán seguro, cuán feliz por dentro, cuán servicial alrededor, cuán puro, libre y fuerte, cuán celestial, cuán práctico, cuán humilde. Inste a cualquiera que todavía no lo haya aprendido a aprender todo esto en su propia experiencia, reclamando de rodillas el poderoso don de Dios. Por otro lado, tenga cuidado de no exagerar su teoría y de prescribir con demasiada rigidez los métodos de la experiencia.

No todos los creyentes fallan en las primeras horas de su fe para darse cuenta y usar la plenitud de lo que el Pacto les da. Y cuando esa comprensión llega después de nuestra primera visión de Cristo, como ocurre con muchos de nosotros, no siempre la experiencia y la acción son las mismas. Para uno es una crisis de conciencia memorable, un Pentecostés privado. Otro se despierta como de un sueño para encontrar el tesoro insospechado en su mano, escondido de él hasta entonces por nada más espeso que las sombras. Y otro es consciente de que de alguna manera, no sabe cómo, ha llegado a usar la Presencia y el Poder como hace un tiempo no lo hacía; ha pasado una frontera, pero no sabe cuándo.

En todos estos casos, mientras tanto, el hombre había poseído, en un gran aspecto, el gran don desde el principio. En pacto, en Cristo, era suyo. Mientras caminaba con fe arrepentida hacia el Señor, pisó un terreno que, maravilloso de decir, era todo suyo. Y debajo corría, en ese momento, el Río del agua de la vida. Solo que tenía que descubrir, dibujar y aplicar.

Nuevamente, la relación que acabamos de indicar entre nuestra posesión de Cristo y nuestra posesión del Espíritu Santo es un asunto de máxima actualidad, espiritual y práctica, que se presenta de manera destacada en este pasaje. Todo el tiempo, mientras leemos el pasaje, encontramos indisolublemente unidas las verdades del Espíritu y del Hijo. "La ley del Espíritu de vida" está ligada a "Cristo Jesús". El Hijo de Dios fue enviado para tomar nuestra carne, para morir como nuestra ofrenda por el pecado, para que "andemos según el Espíritu".

"El Espíritu de Dios" es "el Espíritu de Cristo". La presencia del Espíritu de Cristo es tal que, donde Él habita, "Cristo está en vosotros". Aquí leemos a la vez una advertencia y una verdad de la bendición positiva más rica. Se nos advierte que recordemos que no hay un "Evangelio del Espíritu" separable. Ni por un momento vamos a avanzar, por así decirlo, desde el Señor Jesucristo a una región más alta o más profunda, gobernada por el Santo Fantasma.

Todas las razones, métodos y asuntos de la obra del Espíritu Santo están conectados eterna y orgánicamente con el Hijo de Dios. Lo tenemos a Él en absoluto porque Cristo murió. Tenemos vida porque Él nos ha unido a Cristo viviendo. Nuestra prueba experimental de Su plenitud es que Cristo lo es todo para nosotros. Y debemos estar en guardia contra cualquier exposición de Su obra y gloria que por un momento dejará fuera esos hechos.

Pero no solo debemos estar en guardia; Debemos regocijarnos en el pensamiento de que la obra poderosa e interminable del Espíritu se realiza siempre en ese Campo sagrado, Cristo Jesús. Y todos los días debemos recurrir al Dador de Vida que mora en nosotros para que haga por nosotros la Suya propia, Su obra característica; para mostrarnos "nuestro Rey en Su hermosura" y para "llenar nuestras fuentes de pensamiento y voluntad con Él".

Volviendo a la conexión de los dos grandes Capítulos. Hemos visto lo cerca y embarazada que está; el contraste y el complemento. Pero también es cierto, seguramente, que el capítulo octavo no es meramente y sólo la contraparte del séptimo. Más bien, el octavo, aunque el séptimo le aplica un motivo especial, es también una revisión de todo el argumento anterior de la Epístola, o más bien la corona de toda la estructura anterior.

Comienza con una reafirmación profunda de nuestra Justificación; un punto que pasa desapercibido en Romanos 7:7-25 . Hace esto, usando una partícula inferencial, "por lo tanto," αρα -a la cual, seguramente, nada en los versículos precedentes está relacionado. Y luego revela no solo la aceptación presente y la libertad presente de los santos, sino también su asombroso futuro de gloria, ya indicado, especialmente en Romanos 5:2 .

Y sus tensiones finales están llenas de la gran primera maravilla, nuestra Aceptación. "Los justificó"; "Dios es el que justifica". Así que nos abstenemos de tomar el cap. 8 como simplemente el sucesor y contraparte del cap. 7. Es esto, en algunos aspectos importantes. Pero es más; es el punto de encuentro de todas las grandes verdades de la gracia que hemos estudiado, su punto de encuentro en el mar de santidad y gloria.

Al acercarnos al primer párrafo del capítulo, nos preguntamos cuál es su mensaje en general, su verdadero enviado. Es nuestra posesión del Espíritu Santo de Dios, para propósitos de santa lealtad y santa libertad. El fundamento de ese hecho se indica una vez más, en la breve afirmación de nuestra plena Justificación en Cristo y Su sacrificio propiciatorio ( Romanos 8:3 ).

Luego, de esas palabras, "en Cristo", abre esta amplia revelación de nuestra posesión, en nuestra unión con Cristo, del Espíritu que, habiéndonos unido a Él, ahora nos libera en Él, no sólo de la condenación, sino de la culpa del pecado. dominio. Si en verdad estamos en Cristo, el Espíritu está en nosotros, morando en nosotros, y nosotros estamos en el Espíritu. Y así, poseídos y llenos del bendito Poder, ciertamente tenemos poder para caminar y obedecer.

Nada es mecánico, automático; todavía somos plenamente personas; El que anexa y posee nuestra personalidad no la viola ni por un momento. Pero entonces, Él lo posee; y el cristiano, tan poseedor y tan poseído, no sólo está atado sino habilitado, en una realidad humilde pero práctica, en una libertad de otro modo desconocida, para "cumplir la justa exigencia de la ley", "agradar a Dios", en una vida vivida no a sí mismo, sino a Él.

Por lo tanto, como veremos en detalle a medida que avancemos, el Apóstol, mientras todavía mantiene firmemente su mano, por así decirlo, sobre la Justificación, está ahora completamente ocupado con su tema, la Santidad. Y explica esta cuestión no sólo como una cuestión de sentimiento de gratitud, el resultado de la lealtad que se supone es natural para los perdonados. Se lo da como una cuestión de poder divino, asegurado a ellos bajo el Pacto de su aceptación.

¿No entraremos en nuestro estudio expositivo llenos de santa expectativa, y con indecibles deseos despiertos, de recibir todas las cosas que en esa Alianza son nuestras? ¿No recordaremos, sobre cada frase, que en ella Cristo habla por medio de Pablo y nos habla a nosotros? Para nosotros también, como para nuestros antepasados ​​espirituales, todo esto es cierto. Será verdad también en nosotros, como lo fue en ellos.

Seremos humillados y alegres; y así será mayor nuestra alegría. Descubriremos que cualquiera que sea nuestro "andar según el Espíritu" y nuestro verdadero dominio sobre el pecado, todavía tendremos "las prácticas del cuerpo" con las que tratar, del cuerpo que todavía está "muerto a causa del pecado," "" mortal ", todavía no" redimido ". Se nos recordará prácticamente, incluso mediante las exhortaciones más gozosas, que la posesión y la condición personal son una cosa en el pacto y otra en la realización; que debemos velar, orar, examinarnos a nosotros mismos y negarlo, si queremos "ser" lo que somos ".

"Sin embargo, todo esto no es más que el accesorio saludable de la carga principal bendita de cada línea. Somos aceptados en el Señor. En el Señor tenemos el Espíritu Eterno como nuestro Poseedor interior. Levantémonos y" andemos humildemente ", pero también con alegría, "con nuestro Dios".

San Pablo vuelve a hablar, quizás después de un silencio, y Tercio escribe por primera vez las ahora inmortales y amadas palabras. De modo que no hay ninguna sentencia adversa ahora, en vista de este gran hecho de nuestra redención, para aquellos en Cristo Jesús. "En Cristo Jesús" - unión misteriosa, hecho bendito, obra del Espíritu que nos unió a los pecadores con el Señor. Porque la ley del Espíritu de vida que es en Cristo Jesús me libró de la ley del pecado y de la muerte, el hombre del conflicto que acabamos de describir.

La "ley", la voluntad preceptiva, que legisla el pacto de bendición para todos los que están en Cristo, lo ha liberado. Por una extraña y preñada paradoja, así lo tomamos, el Evangelio, el mensaje que lleva consigo la aceptación, y también la santidad por la fe, se llama aquí una "ley". Porque si bien es gracia gratuita para nosotros, también es ordenanza inamovible para con Dios. La amnistía es su edicto. Es por "estatuto" celestial que los pecadores, creyendo, poseen el Espíritu Santo al poseer a Cristo.

Y aquí, con una brusquedad y franqueza sublime, ese gran don de la Alianza, el Espíritu, para el cual se dio el don de la Justificación, se presenta como característica y corona de la Alianza. Es por el momento como si esto fuera todo: que "en Cristo Jesús" nosotros, yo, estamos bajo la grasa que nos asegura la plenitud del Espíritu. Y esta "ley", a diferencia de la severa "letra" del Sinaí, en realidad "me ha liberado".

"Me ha dotado no sólo de lugar sino de poder, en el que vivir emancipado de una ley rival, la ley del pecado y de la muerte. ¿Y cuál es esa" ley "rival? Nos atrevemos a decir, es la voluntad preceptiva. del Sinaí; "Haz esto, y vivirás." Esta es una palabra difícil, porque en sí misma esa misma Ley ha sido recientemente reivindicada como santa, justa, buena y espiritual. Y sólo unas pocas líneas arriba en la Epístola hemos oído hablar de una "ley del pecado" que es "servida por la carne".

Y deberíamos explicar sin vacilar que esta "ley" es idéntica a aquella, pero para el siguiente verso aquí, un contexto aún más cercano, en el que "la ley" es inequívocamente el Código moral divino, considerado sin embargo como "impotente". ¿Y que sea lo mismo? Y llamar a ese Código sagrado "la Ley del pecado y de la muerte" no es decir que sea pecaminoso y mortal. Solo tiene que significar, y creemos que significa, que es la ocasión del pecado, y sentencia de muerte, por la colisión incesante de su santidad con la voluntad del hombre caído.

Debe mandar; él, siendo lo que es, debe rebelarse. Se rebela; debe condenar. Luego viene su Señor para morir por él y resucitar; y el Espíritu viene para unirlo a su Señor. Y ahora, de la Ley como provocando la voluntad culpable e indefensa, y como reclamando la muerte penal del pecador, he aquí que el hombre es "liberado". Porque (el proceso se explica ahora en general) lo imposible de la Ley, lo que no podía hacer, porque esta no era su función, ni siquiera para permitirnos a los pecadores guardar su precepto del alma-Dios, cuando envió a los suyos. Hijo en semejanza de carne y pecado, Encarnado, en nuestra idéntica naturaleza, en todas esas condiciones de vida terrena que para nosotros son vehículos y ocasiones del pecado, y como Ofrenda por el pecado, expiatoria y reconciliadora, condena al pecado en la carne; no lo perdonó, observo, sino que lo sentenció.

Ordenó su ejecución; Mató su reclamo y su poder para todos los que están en Cristo. Y esto, "en la carne", haciendo de las condiciones terrenales del hombre el escenario de la derrota del pecado, para nuestro estímulo eterno en nuestra "vida en la carne". ¿Y cuál fue el objetivo y el problema? Para que la justa exigencia de la Ley se cumpla en nosotros, los que no andamos según la carne, sino según el Espíritu; para que nosotros, aceptados en Cristo y utilizando el poder del Espíritu en el "andar" diario de las circunstancias y la experiencia, podamos ser liberados de la vida de obstinación y afrontar la voluntad de Dios con sencillez y alegría.

Tal, y nada más ni menos, era la "justa demanda" de la Ley; una obediencia no sólo universal sino también cordial. Por su primer requisito, "No tendrás otro Dios", significaba, en su corazón espiritual, el destronamiento del yo de su lugar central, y la sesión allí del Señor. Pero esto nunca podría ser mientras hubiera un ajuste de cuentas aún sin resolver entre el hombre y Dios. Debe haber fricción mientras la Ley de Dios permanezca no solo violada sino insatisfecha, sin reparar.

Y así permaneció necesariamente, hasta que la única Persona adecuada, una con Dios, una con el hombre, entró en la brecha; nuestra Paz, nuestra Justicia, y también por el Espíritu Santo nuestra Vida. En reposo debido a Su sacrificio, trabajando por el poder de Su Espíritu, ahora somos libres para amar y divinamente capacitados para caminar en amor. Mientras tanto, el sueño de una perfección inquebrantable, tal que podría hacer una afirmación meritoria, no es tanto negativo como excluido, descartado.

Porque la verdad central de la nueva posición es que EL SEÑOR ha tratado completamente, para nosotros, con la afirmación de la Ley de que el hombre "merece" aceptación. La "jactancia" está inexorablemente "excluida", hasta el final, de este nuevo tipo de ley que da vida. Porque el "cumplimiento", que significa satisfacción legal, es quitado para siempre de nuestras manos por Cristo, y solo ese "cumplimiento" humilde es nuestro, lo que significa una lealtad tranquila, sin ansiedad, reverente y sin reservas en la práctica.

A esto ahora nuestra "mente", nuestro molde y gravitación del alma, es traída, en la vida de aceptación y en el poder del Espíritu. Porque los que son sabios en la carne, los hijos inalterables de la vida del yo, piensan, "mente", tienen afinidad moral y conversan con las cosas de la carne; pero los que son sabios en el Espíritu, piensan en las cosas del Espíritu, su amor, gozo, paz y todo ese "fruto" santo. Su vida liberada y portadora del Espíritu ahora va por ese camino, en su verdadero sesgo.

Porque la mente, la afinidad moral, de la carne, de la vida del yo, es muerte; implica la ruina del alma, la condenación y la separación de Dios; pero la mente del Espíritu, la afinidad que el Santo que habita en el creyente, es vida y paz; implica unión con Cristo, nuestra vida y nuestra acogida; eso. es el estado del alma en el que se realiza. Porque-este antagonismo absoluto de las dos "mentes" es tal "porque" - la "mente" de la carne es hostilidad personal hacia Dios; porque a la Ley de Dios no está sujeto.

Porque de hecho no puede estar sujeto a él; -aquellos que están en la carne, entregados a la vida de sí mismos como su ley, no pueden agradar a Dios, "no pueden satisfacer el deseo" de Aquel cuyo amoroso pero absoluto reclamo es ser el Señor de todo el hombre.

"No pueden": es una imposibilidad moral. "La ley de Dios" es: "Me amarás con todo tu corazón, ya tu prójimo como a ti mismo"; la mente de la carne es: "Me amaré a mí mismo ya su voluntad ante todo". Que esto se disfrace como sea, incluso del hombre mismo; siempre es lo mismo en su esencia. Puede significar una desafiante elección de abierta maldad. Puede significar una preferencia sutil y casi evanescente de la literatura, el arte, el trabajo o el hogar, por la voluntad de Dios como tal. En cualquier caso, es "la mente de la carne", una cosa que no puede ser refinada y educada en la santidad, sino que debe ser entregada a discreción, como su enemigo eterno.

Pero tú (hay un énfasis alegre en "tú") no estás en la carne, sino en el Espíritu, entregado a la Presencia que mora en ti como tu ley y secreto, bajo la suposición de que (sugiere no cansancio, sino un verdadero examen) el Espíritu de Dios habita en ti; tiene Su hogar en vuestros corazones, humildemente acogido en una residencia continua. Pero si alguno no tiene el Espíritu de Cristo (que es el Espíritu como del Padre y del Hijo, enviado por el Hijo para revelarlo e impartirlo), ese hombre no es suyo.

Puede llevar el nombre de su Señor, puede ser cristiano externamente, puede disfrutar de los sacramentos divinos de la unión; pero no tiene "la Cosa". El Espíritu, evidenciado por Su fruto santo, no habita allí; y el Espíritu es nuestro vínculo vital con Cristo. Pero si Cristo está, así por el Espíritu, en vosotros, morando por la fe en los corazones que el Espíritu tiene, "fortalecidos" para recibir a Cristo Efesios 3:16-17 - verdad, el cuerpo está muerto, a causa del pecado, la primitiva la oración todavía se mantiene en su camino "allí"; el cuerpo es todavía mortal, es el cuerpo de la Caída; pero el Espíritu es vida, Él está en ese cuerpo, tu secreto de poder y paz eterna, debido a la justicia, debido al mérito de tu Señor, en el cual eres aceptado y que te ha ganado esta maravillosa vida espiritual.

Entonces, incluso para el cuerpo, se asegura un futuro glorioso, orgánicamente uno con este presente vivo. Escuchemos mientras continúa: Pero si el Espíritu de Aquel que levantó de los muertos a Jesús, el Hombre inmolado, mora en ustedes, Aquel que levantó de los muertos a Cristo Jesús, el Hombre revelado y glorificado como el Salvador ungido, también dará vida a sus cuerpos mortales, debido a Su Espíritu, que habita en ustedes.

Ese "templo frágil", una vez tan profanado y tan contaminante, ahora es precioso para el Padre porque es la habitación del Espíritu de Su Hijo. No solo eso; ese mismo Espíritu, que uniéndonos a Cristo, hizo actual nuestra redención, seguramente, de formas desconocidas para nosotros, llevará el proceso a su gloriosa corona, y será de alguna manera la Causa eficiente de "la redención de nuestro cuerpo".

Maravillosa es esta característica profunda de la Escritura; su Evangelio para el cuerpo. En Cristo, el cuerpo se ve como algo muy diferente del mero estorbo, prisión o crisálida del alma. Es su implemento destinado, no digamos sus poderosas alas en perspectiva, para la vida de gloria. Como invadido por el pecado, debe pasar por la muerte o, en el Regreso del Señor, una transfiguración equivalente.

Pero como fue creado en el plan de Dios de la Naturaleza Humana, es siempre agradable al alma, es más, es necesario para la acción completa del alma. Y cualquiera que sea el modo misterioso (todavía está absolutamente oculto para nosotros) del evento de la Resurrección, esto sabemos, aunque solo sea por este Oráculo, que la gloria del cuerpo inmortal tendrá relaciones profundas con la obra de Dios en el mundo. alma santificada. Ninguna simple secuencia material lo producirá. Será "por el Espíritu"; y "por el Espíritu que habita en ustedes", como su poder para la santidad en Cristo.

De modo que el cristiano lee el relato de su riqueza espiritual actual y de su vida completa venidera, "su perfecta consumación y bienaventuranza en la gloria eterna". Que se lo lleve a casa, con la más humilde pero decisiva seguridad, mientras mira y vuelve a creer en su Señor redentor. Para él, en su inexpresable necesidad, Dios se ha propuesto proporcionar "tan grande salvación". Ha aceptado su persona en su Hijo que murió por él.

No sólo lo ha "perdonado" mediante ese gran sacrificio, sino que en él ha "condenado", sentenciado a cadenas y muerte, "su pecado", que ahora es una cosa condenada, bajo sus pies, en Cristo. Y le ha dado, como Morador interno personal y perpetuo, para ser reclamado, aclamado y usado por una fe humilde, Su propio Espíritu Eterno, el Espíritu de Su Hijo, el Bendito que, habitando infinitamente en la Cabeza, viene a morar. completamente en los miembros, y hacer que Head y los miembros sean maravillosamente uno.

Ahora, que se entregue con gozo, acción de gracias y expectación, al "cumplimiento de la justa exigencia de la Ley de Dios", "andando sabio en el Espíritu", con pasos alejándose siempre de sí mismo y hacia la voluntad de Dios. Que se encuentre con el mundo, el diablo y esa misteriosa "carne" (todo siempre en presencia potencial) con nada menos que el del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Que se ponga de pie no como un combatiente derrotado y decepcionado, mutilado, medio ciego, medio persuadido de sucumbir, sino como alguien que pisa "todo el poder del enemigo", en Cristo, por el Espíritu que mora en él.

Y que reverencia su cuerpo mortal, incluso mientras "lo mantiene en sujeción", y mientras voluntariamente lo cansa, o lo da para sufrir, por su Señor. Porque es el templo del Espíritu. Es el cofre de la esperanza de gloria.