Romanos 8:12-25

Capítulo 18

SANTIDAD POR EL ESPÍRITU Y LAS GLORIAS QUE SEGUIRÁN

Romanos 8:12-25

Ahora el Apóstol continúa desarrollando estas nobles premisas en conclusiones. ¡Cuán fiel a sí mismo y a su Inspirador es la línea que sigue! Primero vienen los recordatorios del deber más prácticos posibles; luego, y en profunda conexión, las experiencias más íntimas del alma regenerada tanto en su alegría como en su dolor, y las más radiantes y trascendentales perspectivas de gloria por venir. Seguimos escuchando, recordando siempre que esta carta de Corinto a Roma nos llegará también a nosotros, a través de la Ciudad. Aquel que movió a Su siervo a enviarlo a Aquila y Herodion también nos tenía en mente, y ahora ha cumplido Su propósito. Está abierto en nuestras manos para nuestra fe, amor, esperanza, vida hoy.

San Pablo comienza con la santidad vista como deber, como deuda. Él nos ha guiado a través de nuestro vasto tesoro de privilegios y posesiones. ¿Qué vamos a hacer con él? ¿Lo trataremos como un museo, en el que ocasionalmente podemos observar los misterios de la Nueva Naturaleza, y con más o menos aprendizaje del discurso sobre ellos? ¿Lo trataremos como el descuidado Rey de antaño trató sus espléndidas provisiones, haciéndolas su alarde personal y traicionándolas así al poder mismo que un día iba a hacerlas todo su botín? No, debemos vivir de la magnífica generosidad de nuestro Señor, para Su gloria y en Su voluntad.

Somos ricos; pero es para El. Tenemos sus talentos; y esos talentos, con respecto a Su gracia, a diferencia de Sus "dones", no son uno, ni cinco, ni diez, sino diez mil, porque son Jesucristo. Pero los tenemos todos "para Él". Somos libres de la ley del pecado y de la muerte; pero estamos en deuda perpetua y deliciosa con Aquel que nos ha liberado. Y nuestra deuda es caminar con Él.

"Así que, hermanos, somos deudores". Así comienza nuestro nuevo párrafo. Por un momento se vuelve para decir con qué no tenemos "ninguna" deuda; incluso "la carne", la vida del yo. Pero está claro que su principal propósito es positivo, no negativo. Él implica en todo el rico contexto que somos deudores al Espíritu, al Señor, "para andar sabios en el Espíritu".

¡Qué pensamiento tan saludable es este! Con demasiada frecuencia, en la Iglesia cristiana, la gran palabra Santidad ha sido prácticamente desterrada a un supuesto trasfondo casi inaccesible, a los escalones de una ambición espiritual, a una región donde unos pocos podían escalar con dificultad en la búsqueda, hombres y mujeres que tenían "tiempo libre". ser bueno ", o Quien tal vez tenía instintos excepcionales para la piedad. Gracias a Dios, Él en todo momento ha mantenido viva muchas conciencias a la ilusión de tal noción; y en nuestros días, cada vez más, Su misericordia les hace comprender a Sus hijos que "esta es Su voluntad, la santificación", no de algunos de ellos, sino de todos.

Por todas partes estamos reviviendo para ver, como los padres de nuestra fe vieron antes que nosotros, que cualquier otra cosa que sea la santidad, es una "deuda" sagrada y vinculante. No es una ambición; es un deber. Estamos obligados, cada uno de nosotros que nombra el nombre de Cristo, a ser santos, a estar separados del mal, a caminar por el Espíritu.

Ay de la miseria del endeudamiento; cuando los fondos se quedan cortos! Ya sea que el deudor infeliz examine sus asuntos o ignore con sentimiento de culpa su condición, es, si su conciencia no está muerta, un hombre angustiado. Pero cuando una deuda honorable concurre con amplios medios, entonces uno de los placeres morales de la vida es el escrutinio y la descarga puntuales. "Él lo tiene por él"; y es su felicidad, como seguramente es su deber, no "decirle al prójimo: Ve y vuelve, y mañana te lo daré". Proverbios 3:28

Hermano cristiano, participante de Cristo y del Espíritu, también se lo debemos a Aquel que es dueño. Pero es una deuda del tipo feliz. Una vez debíamos, y había algo peor que nada en el bolso. Ahora debemos, y tenemos a Cristo en nosotros, por el Espíritu Santo, los medios para pagar. El prójimo eterno viene a nosotros, sin mirarnos con el ceño fruncido, y nos muestra su santa exigencia; vivir hoy una vida de verdad, de pureza, de confesión de Su Nombre, de servicio desinteresado, de alegre perdón, de paciencia inquebrantable, de simpatía práctica, del amor que no busca lo suyo.

¿Qué diremos? ¿Que es un hermoso ideal, que nos gustaría realizar, y que algún día podríamos intentarlo seriamente? ¿Que es admirable, pero imposible? No; "somos deudores". Y el que reclama, primero ha dado inconmensurablemente. Tenemos a su Hijo para nuestra aceptación y nuestra vida. Su mismo Espíritu está en nosotros. ¿No son estos buenos recursos para una auténtica solvencia? "No digas: Ve y vuelve; te lo pagaré mañana. ¡Tú lo tienes!"

La santidad es belleza. Pero es el primer deber, práctico y presente, en Jesucristo nuestro Señor.

Así que, hermanos, no somos deudores a la carne, con miras a vivir según la carne; sino al Espíritu, que ahora es tanto nuestra ley como nuestro poder, con miras a vivir sabiamente en el Espíritu. Porque si vives según la carne, estás en camino de morir. Pero si por el Espíritu estás haciendo morir las prácticas, las estratagemas, las maquinaciones del cuerpo, vivirás. Ah, el cuerpo todavía está allí, y sigue siendo un asiento y un vehículo de tentación.

"Es para el Señor, y el Señor es para él". 1 Corintios 6:13 Es el templo del Espíritu. Nuestro llamado es 1 Corintios 6:20 para glorificar a Dios en él. Pero todo esto, desde nuestro punto de vista, pasa de la comprensión a la mera teoría, lamentablemente contradecida por la experiencia, cuando dejamos que nuestra aceptación en Cristo, y nuestra posesión en Él del Espíritu Todopoderoso, pasen de ser de uso a una mera frase.

Diga lo que algunos hombres digan, nunca estamos ni por una hora aquí abajo exentos de los elementos y condiciones del mal que residen no solo a nuestro alrededor sino dentro de nosotros. No hay una etapa de la vida en la que podamos prescindir del poder del Espíritu Santo como nuestra victoria y liberación de "las maquinaciones del cuerpo". Y el cuerpo no es una personalidad separada y por así decirlo menor. Si el cuerpo del hombre "maquina", es el hombre quien es el pecador.

Pero entonces, gracias a Dios, este hecho no es la verdadera carga de las palabras aquí. Lo que San Pablo tiene que decir es que el hombre que tiene el Espíritu que mora tiene con él, en él, un Agente Contrario divino y todo-eficaz para el más sutil de sus enemigos. Dejemos que haga lo que le vimos antes de Romanos 7:7-25 descuidando hacer. Que con un propósito consciente y un firme recuerdo de su maravillosa posición y posesión (¡tan fácil de olvidar!) Invoque el Poder eterno que no es él mismo, sino que está en sí mismo.

Que lo haga con el recogimiento y la sencillez "habituales". Y será "más que vencedor" donde fue derrotado tan miserablemente. Su camino será como el de quien pasa por encima de enemigos que amenazan, pero que caen y mueren a sus pies. Será menos una lucha que una marcha, sobre un campo de batalla de hecho, pero un campo de victoria tan continuo que será como la paz.

"Si por el Espíritu los estás matando". Marque bien las palabras. Aquí no dice nada de cosas que a menudo se cree que son la esencia de los remedios espirituales; nada de "adoración de la voluntad, humildad y trato implacable del cuerpo"; Colosenses 2:23 nada ni siquiera de ayuno y oración. Sagrado y precioso es la autodisciplina, el cuidado vigilante que actúa y el hábito son fieles a esa "templanza" que es un ingrediente vital en el "fruto del Espíritu".

" Gálatas 5:22-23 Es la propia voz del Señor Mateo 26:41 que nos Mateo 26:41 siempre a" velar y orar ";" orar en el Espíritu Santo ". Judas 1:20 Sí, pero estos verdaderos ejercicios del alma creyente son después de todo, sólo como la valla que cubre ese secreto central: nuestro uso por fe de la presencia y el poder del "Espíritu Santo que nos ha sido dado".

"El cristiano que descuida velar y orar, seguramente encontrará que no sabe cómo usar esta su gran fuerza, porque estará perdiendo la comprensión de su unidad con su Señor. Pero entonces el hombre que realmente, y en la profundidad de su ser, está "haciendo hasta la muerte las prácticas del cuerpo", lo está haciendo, "inmediatamente", no por disciplina, ni por esfuerzo directo, sino por el uso creyente del "Espíritu". Lleno de Él, él pisa el poder del enemigo, y esa plenitud se corresponde con la entrega de la fe.

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios; porque no recibiste un espíritu de esclavitud, para llevarte de nuevo al miedo; no, usted recibió un Espíritu de adopción a la filiación, en el cual el Espíritu, entregado a Su santo poder, clamamos, sin contener el aliento vacilante, "Abba, nuestro Padre". Su argumento es así; "Si quieren vivir en verdad, deben pecar hasta la muerte por el Espíritu. Y esto significa, en otro aspecto, que deben entregarse a ser guiados por el Espíritu, con esa guía que seguramente los conducirá siempre lejos de yo y en la voluntad de Dios.

Debes darle la bienvenida al Morador Interno para que siga Su camino santo con tus fuentes de pensamiento y voluntad. Así, y sólo así, responderás verdaderamente a la idea, la descripción, 'hijos de Dios', ese glorioso término, que nunca debe ser 'satisfecho' por la relación de mera criatura, o por la mera santificación exterior, mera pertenencia a una comunidad de hombres, aunque sea la misma Iglesia Visible. Pero si así se encuentran con el pecado por el Espíritu, si son guiados por el Espíritu, se muestran nada menos que a los propios hijos de Dios.

Él te ha llamado a nada más bajo que la filiación; a la conexión vital con la vida de un Padre divino ya los abrazos eternos de Su amor. Porque cuando Él dio y tú recibiste el Espíritu, el Espíritu Santo de la promesa, quien revela a Cristo y te une a Él, ¿qué hizo ese Espíritu en Su operación celestial? ¿Te llevó de regreso a la antigua posición, en la que te alejabas de Dios, como de un Maestro que te ataba contra tu voluntad? No, les mostró que en el Hijo Unigénito ustedes son nada menos que hijos, bienvenidos en el hogar más íntimo de la vida y el amor eternos.

Ustedes se encontraron indescriptiblemente cerca del corazón del Padre, porque fueron aceptados y recién creados en Su Propio Amado. Y así aprendiste el llamado feliz y confiado del niño: 'Padre, oh Padre; Padre nuestro, Abba ".

Así fue y así es. El miembro vivo de Cristo es nada menos que el amado hijo de Dios. Él es otras cosas además; es discípulo, seguidor, siervo. Nunca deja de ser siervo, aunque aquí se le dice expresamente que no ha recibido "espíritu de esclavitud". En la medida en que "esclavitud" significa servicio forzado contra la voluntad, él ha terminado con esto, en Cristo. Pero en la medida en que significa el servicio prestado por alguien que es propiedad absoluta de su amo, ha entrado en sus profundidades para siempre.

Sin embargo, todo esto es, por así decirlo, exterior al hecho más íntimo de que él es —en cierto sentido último, y que es el único que realmente cumple la palabra— el niño, el hijo de Dios. Es más querido de lo que puede conocer a su Padre. Él es más bienvenido de lo que jamás se da cuenta de tomar a su Padre en Su palabra, apoyarse en Su corazón y contarle todo.

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, hijos nacidos. El Santo, por su parte, hace que el corazón una vez frío, reacio y aprensivo "conozca y crea en el amor de Dios". Él "derrama en ella el amor de Dios". Trae a la conciencia y la intuición la "certeza sobria" de las promesas de la Palabra; esa Palabra a través de la cual, por encima de todos los demás medios, habla. Le muestra al hombre "las cosas de Cristo", el Amado, en quien tiene la adopción y la regeneración; haciéndole ver, como ven las almas, la paternal bienvenida que "debe" haber para los que están "en Él.

"Y luego, por otra parte, el creyente se encuentra con el Espíritu con el espíritu. Él responde a la sonrisa paterna revelada no sólo con la lealtad de un súbdito, sino con el amor profundo de un hijo; un amor profundo, reverente, tierno, genuino". propio hijo ", dice el Espíritu." Sin duda, él es mi Padre ", dice nuestro espíritu asombrado, creyente, que ve en respuesta.

Pero si son hijos, también herederos; Herederos de Dios, coherederos de Cristo, poseedores en perspectiva del cielo de nuestro Padre (hacia el cual gravita ahora todo el argumento), en unión de interés y vida con nuestro Hermano Primogénito, en quien radica nuestro derecho. Por un lado, un regalo, infinitamente misericordioso y sorprendente, esa dicha invisible será, por otro, la porción legítima del hijo legítimo, uno con el Amado del Padre.

Tales herederos somos, si en verdad compartimos Sus sufrimientos, esos dolores profundos pero sagrados que seguramente nos sobrevendrán mientras vivimos en y para Él en un mundo caído, para que también podamos compartir Su gloria, por la cual ese camino de dolor es no la preparación meritoria, sino capacitadora.

En medio de las verdades de la vida y del amor, del Hijo, del Espíritu, del Padre, arroja así la verdad del dolor. No lo olvidemos. De una forma u otra, es para todos "los niños". No todos son mártires, no todos son exiliados o cautivos, no todos están llamados como un hecho para enfrentar insultos abiertos en un mundo desafiante de paganismo e incredulidad. Muchos todavía se llaman así, como muchos lo fueron al principio y muchos lo serán hasta el final; porque "el mundo" ya no está más enamorado de Dios y de Sus hijos como tales.

Pero incluso para aquellos cuyo camino, no por ellos mismos, sino por el Señor, está más protegido, debe haber "sufrimiento", de alguna manera, más temprano, más tarde, en esta vida presente, si realmente están viviendo la vida del Espíritu, la vida de el hijo de Dios, "pagando la deuda" de la santidad diaria, incluso en sus formas más humildes y suaves. Debemos observar, dicho sea de paso, que es a tales sufrimientos, y no a los dolores en general, a los que aquí está la referencia. El corazón del Señor está abierto a todas las aflicciones de su pueblo, y puede usarlas todas para su bendición y para sus fines.

Pero el "sufrir con Él" debe implicar un dolor por nuestra unión. Debe estar involucrado en que seamos Sus miembros, usados ​​por la Cabeza para Su obra. Debe ser el dolor de Su "mano" o "pie" al servir a Su pensamiento soberano. ¡Cuál será la dicha de la secuela correspondiente! "Para que compartamos su gloria"; no meramente "sea glorificado", sino comparta Su gloria; un esplendor de vida, gozo y poder cuya ley y alma eternas serán, unión con Aquel que murió por nosotros y resucitó.

Ahora, hacia esa perspectiva, todo el pensamiento de San Pablo se pone, como las aguas se ponen hacia la luna, y la mención de esa gloria, después del sufrimiento, lo lleva a una visión de la poderosa "pureza" de la gloria. Porque creo que "calculo" —palabra de prosa sublime, más conmovedora aquí que poesía, porque nos invita a considerar la esperanza de gloria como un hecho— que no son dignos de mención los sufrimientos de la temporada actual; (piensa en el tiempo no en su extensión sino en su límite), en vista de la gloria que está a punto de ser revelada sobre nosotros, descubierta y luego amontonada sobre nosotros, en su dorada plenitud.

Porque él nos va a dar una razón profunda para su "cálculo"; maravillosamente característica del Evangelio. Es que la gloria final de los santos será una crisis de bendición misteriosa para todo el Universo creado. De maneras absolutamente desconocidas, ciertamente con respecto a todo lo que se dice en este pasaje, pero no menos divinamente apropiado y seguro, la manifestación última y eterna de Cristo Místico, la Cabeza Perfecta con Sus miembros perfeccionados, será la ocasión, y en cierto sentido también. la causa, la causa mediadora, de la emancipación de la "Naturaleza", en sus alturas y profundidades, del cáncer de la decadencia, y su entrada en un eón sin fin de vida y esplendor indisoluble.

Sin duda, ese objetivo se alcanzará a través de largos procesos e intensas crisis de luchas y muerte. La "naturaleza", como el santo, puede necesitar pasar a la gloria a través de una tumba. Pero el resultado será la gloria, cuando Aquel que es la Cabeza a la vez de la "Naturaleza", de las naciones celestiales y del hombre redimido, proponga que cesen los vastos períodos de conflicto y disolución, en la hora del propósito eterno, y será manifiestamente "lo que Él es" para el total poderoso.

Con tal perspectiva, la filosofía natural no tiene nada que ver. Sus propias leyes de observación y tabulación le prohíben hacer una sola afirmación de lo que será o no será el Universo en condiciones nuevas y desconocidas. La Revelación, sin voz arbitraria, sino como el mensajero autorizado aunque reservado del Hacedor, y de pie junto a la Tumba abierta de la Resurrección, anuncia que habrá condiciones profundamente nuevas, y que guardan una relación inescrutable, pero necesaria para el venidera glorificación de Cristo y Su Iglesia.

Y lo que ahora vemos y sentimos como imperfecciones, conmociones y aparentes fallas del Universo, así que aprendemos de esta voz, una voz tan tranquila pero tan triunfante, son solo como si fueran las agonías del nacimiento, en las que la "Naturaleza", impersonal en verdad, pero por así decir animada por el pensamiento de las órdenes inteligentes que forman parte de su ser universal, es el preludio de su maravilloso futuro.

Porque la mirada anhelante de la creación está esperando: la develación de los hijos de Dios. Porque a la vanidad, al mal, al fracaso y al decaimiento, la creación no fue sujeta a voluntad, sino a causa de Aquel que la sometió; su Señor y Sustentador, quien en Su inescrutable pero santa voluntad ordenó que el mal físico correspondiera al mal moral de Sus conscientes criaturas caídas, ángeles u hombres. De modo que existe una conexión más profunda de la que todavía podemos analizar entre el pecado, el mal primordial y central, y todo lo que es realmente ruina o dolor.

Pero esta "sujeción", bajo Su mandato, fue en la esperanza, porque la creación misma será liberada de la esclavitud de la corrupción en la libertad de la gloria de los hijos de Dios, la libertad traída para ella por su eterna liberación de la últimas reliquias de la Caída. Porque sabemos por la observación del mal natural, a la luz de las promesas, que toda la creación está profiriendo un gemido común de carga y anhelo, y sufriendo un dolor de parto común, incluso hasta ahora, cuando el Evangelio ha anunciado la gloria venidera.

No solo eso, sino que incluso los poseedores reales de las primicias del Espíritu, poseedores de esa presencia del Santo en ellos ahora, que es la garantía segura de su plenitud eterna aún por venir, incluso nosotros mismos, ricamente bendecidos como nosotros Estamos en nuestra maravillosa vida espiritual, sin embargo, en nosotros mismos estamos gimiendo, apoyados todavía con condiciones mortales preñadas de tentación, acostados no solo a nuestro alrededor sino en lo profundo, esperando adopción, plena instauración en la fruición de la filiación que ya es nuestra, incluso la redención de nuestro cuerpo.

De las próximas glorias del Universo regresa en la conciencia de un corazón inspirado pero humano, a la presente disciplina y carga del cristiano. Observemos el noble candor de las palabras; este "gemido" interpuesto en medio de tal cántico del Espíritu y de la gloria. No tiene la ambición de hacerse pasar por el poseedor de una experiencia imposible. Es más que vencedor; pero está consciente de sus enemigos.

El Espíritu Santo está en él; realiza las prácticas del cuerpo victoriosamente hasta la muerte por el Espíritu Santo. Pero el cuerpo está ahí, como asiento y vehículo de múltiples tentaciones. Y aunque hay un gozo en la victoria que a veces puede hacer que incluso la presencia de la tentación parezca "todo gozo", Santiago 1:2 sabe que algo "mucho mejor" está por venir.

Su anhelo no es simplemente una victoria personal, sino un servicio eternamente sin obstáculos. Eso no será completamente suyo hasta que todo su ser sea realmente, así como en el pacto, redimido. Eso no será hasta que no sólo el espíritu, sino que el cuerpo sea liberado de los últimos vestigios oscuros de la Caída, en la hora de la resurrección.

Porque es en cuanto a nuestra esperanza que somos salvos. Cuando el Señor se apoderó de nosotros, en verdad éramos salvos, pero con una salvación que solo era en parte real. Su total no se realizaría hasta que todo el ser estuviera en salvación real. Tal salvación (ver más abajo, 13) coincidió en perspectiva con "la Esperanza", "esa bendita Esperanza", el Retorno del Señor y la gloria de la Resurrección. Entonces, parafraseando esta cláusula, "Fue en el sentido de la Esperanza que somos salvos.

"Pero una esperanza a la vista no es una esperanza; porque, lo que un hombre ve, ¿por qué espera? La esperanza, en ese caso, en su naturaleza, ha expirado en posesión. Y nuestra plena" salvación "es una esperanza; está ligado a una Promesa aún no cumplida; por lo tanto, en su naturaleza, aún no se ve, aún no se logra. Pero entonces, es cierto; es infinitamente válido; vale la pena esperarlo. Pero si, para lo que queremos No vemos, lo esperamos, buscando con buenos motivos el amanecer en el Este oscuro, con paciencia lo esperamos.

"Con paciencia", literalmente "a través de la paciencia". La "paciencia" es como el medio, el secreto de la espera; "paciencia", esa noble palabra del vocabulario del Nuevo Testamento, la sumisión activa del santo, la acción sumisa, bajo la voluntad de Dios. No es una postración inmóvil e impasible; es el ir hacia arriba y hacia arriba, paso a paso, mientras el hombre "espera en el Señor, y camina, y no desmaya".