Alzó sus ojos, vio a las mujeres y a los niños y preguntó: — ¿Quiénes son estos para ti? Y él respondió: — Son los hijos que Dios, en su gracia, ha dado a tu siervo.