Por eso no temeremos aunque la tierra tiemble, aunque los montes se derrumben en el corazón del mar,