Salmo 28:1

I. El salmista usó las palabras del texto en lo que podemos describir como su sentido más bajo y menos alarmante. Sus temores se extendían sólo a un silencio temporal, aparente, a una falta de consuelo y de felicidad, más que a una retirada real del amor y la gracia de Dios. Ser incapaz de entrar en el sentimiento expresado en el texto, el temor de ser abandonado, aunque sea temporalmente, por Aquel en quien el alma vive, se mueve y tiene su ser, implica que Dios no es todavía el objeto de todos nuestros afectos, el centro. de todos nuestros intereses. Si hay cosas que temen más que el silencio de Dios, debe haber cosas que deseamos más que el sonido de su voz.

II. Si Dios a veces guarda silencio para un verdadero cristiano, ¿qué es para los demás? ¿Hay alguno ante quien Él siempre guarde silencio? Absolutamente silencioso, de hecho, no lo es para nadie. Exteriormente, su voz nos llega a todos en su palabra, a todos los hombres en todas partes en sus obras. También interiormente, en conciencia, habla a todos. Los pensamientos que acusan o excusan a estos también son de Él. Pero todo esto puede ser, y sin embargo, Dios, en el sentido más serio y terrible, todavía puede estar en silencio para nosotros, y esto en más de un sentido.

(1) Un hombre puede orar porque es su deber, pero todo el tiempo está en silencio con Dios y Dios con él. Su corazón estaba en silencio, su espíritu estaba en silencio, mientras sus labios pronunciaban las palabras de oración; y por lo tanto Dios, que mira el corazón y responde con Su bendición, no tiene otra oración que la que se pronunció allí, no escuchó ningún sonido y no respondió. (2) Existe el silencio penal, una condición en la que Dios ha dejado de hablarnos por nuestros pecados. (3) Hay un silencio que nunca se puede romper, un silencio que es el último, el eterno castigo del pecado, un silencio que es en sí mismo el dolor y la miseria del infierno.

CJ Vaughan, Harrow Sermons, segunda serie, pág. 283.

Referencias: Salmo 28:1 . Obispo Woodford, Sermones sobre temas del Antiguo Testamento, pág. 118; Spurgeon, Evening by Evening, pág. 185. Salmo 28:7 . Ibíd., Sermones, vol. xxiv., núm. 1423. Salmo 28:9 .

Ibíd., Vol. xiii., Nº 768; Ibíd., Evening by Evening, pág. 106. Salmo 29:1 . Expositor, tercera serie, vol. v., pág. 310. Salmo 29:2 . A. Fletcher, Thursday Penny Pulpit, vol. xvi., pág. 329; Spurgeon, Mañana a mañana, pág.

229. Salmo 29:5 . R. Roberts, Mi último ministerio, pág. 238. Salmo 29:9 ; Salmo 29:10 . J. Keble, Sermones para el año cristiano: Día de la Ascensión a la Trinidad, p. 124; CJ Vaughan, Christian World Pulpit, vol. xxii., pág. 209.