Y se les abrieron los ojos y le conocieron; y él (e) desapareció de su vista.

(e) Se lo llevaron repentinamente y, por lo tanto, no podemos imaginar que estaba allí en un cuerpo invisible, pero de hecho creemos que cambió repentinamente el lugar donde estaba.