• Isaías 12:1

    En aquel día dirás: “¡Te doy gracias, oh SEÑOR! Aunque te enojaste contra mí, tu ira se apartó, y me has consolado.

  • Isaías 12:2

    ¡He aquí, Dios es mi salvación! Confiaré y no temeré, porque el SEÑOR es mi fortaleza y mi canción; él es mi salvación”.

  • Isaías 12:3

    Con regocijo sacarán agua de los manantiales de la salvación.

  • Isaías 12:4

    En aquel día dirán: “¡Den gracias al SEÑOR! ¡Invoquen su nombre! Den a conocer entre los pueblos sus hazañas; recuerden que grande es su nombre.

  • Isaías 12:5

    ¡Canten salmos al SEÑOR, porque ha hecho cosas magníficas!. Sea esto conocido en toda la tierra.

  • Isaías 12:6

    Grita y canta, oh habitante de Sion, pues el Santo de Israel es grande en medio de ti”.