• Isaías 7:1

    Aconteció en los días de Acaz hijo de Jotam, hijo de Uzías y rey de Judá, que Rezín rey de Siria y Pécaj hijo de Remalías y rey de Israel subieron a Jerusalén para hacerle la guerra, pero no pudieron vencerla.

  • Isaías 7:2

    Entonces se le informó a la casa de David, diciendo: “Los sirios acampan en Efraín”. Y se le estremeció el corazón y el corazón de su pueblo, como se estremecen los árboles del bosque a causa del viento.

  • Isaías 7:3

    Entonces el SEÑOR dijo a Isaías: — Sal al encuentro de Acaz, tú y tu hijo Sear-yasuv, al extremo del acueducto del estanque de arriba, en el camino del Campo del Lavador,

  • Isaías 7:4

    y dile: “Cuídate y ten calma. No temas ni se acobarde tu corazón a causa de estos dos cabos de tizón que humean: por el furor de la ira de Rezín y de Siria, y del hijo de Remalías.

  • Isaías 7:5

    Porque con Efraín y el hijo de Remalías, Siria ha planeado contra ti el mal, diciendo:

  • Isaías 7:6

    ‘Vamos contra Judá, y desmembrémosla; abrámonos una brecha y en medio de ella pongamos por rey al hijo de Tabeel’.

  • Isaías 7:7

    Así ha dicho el SEÑOR Dios: No sucederá ni será así.

  • Isaías 7:8

    Porque la capital de Siria es Damasco, y el caudillo de Damasco es Rezín; pero dentro de sesenta y cinco años Efraín será destrozado hasta dejar de ser pueblo.

  • Isaías 7:9

    Asimismo, la capital de Efraín es Samaria, y el caudillo de Samaria es el hijo de Remalías. Si ustedes no creen, ciertamente no permanecerán firmes”.

  • Isaías 7:10

    El SEÑOR volvió a hablar a Acaz diciendo:

  • Isaías 7:11

    — Pide para ti una señal de parte del SEÑOR tu Dios; de abajo en el Seol, o de arriba en lo alto.

  • Isaías 7:12

    Acaz respondió: — No pediré ni probaré al SEÑOR.

  • Isaías 7:13

    Entonces Isaías dijo: — Escuchen, oh casa de David: ¿Les es poco el ser molestos a los hombres, para que también sean molestos a mi Dios?

  • Isaías 7:14

    Por tanto, el mismo Señor les dará la señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.

  • Isaías 7:15

    Él comerá leche cuajada y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno.

  • Isaías 7:16

    Ciertamente, antes de que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra de los dos reyes a quienes tienes miedo será abandonada.

  • Isaías 7:17

    »Entonces el SEÑOR hará venir sobre ti, sobre tu pueblo y sobre la casa de tu padre, días como no los ha habido desde el día en que Efraín se separó de Judá; esto es, al rey de Asiria.

  • Isaías 7:18

    Acontecerá en aquel día que el SEÑOR silbará a la mosca que está en el extremo de los ríos de Egipto y a la abeja que está en la tierra de Asiria.

  • Isaías 7:19

    Y vendrán y se asentarán todos en las quebradas escarpadas, en las hendiduras de las peñas, en todos los espinos y en todos los lugares de aguas.

  • Isaías 7:20

    En aquel día, con navaja alquilada de más allá del Río, es decir, con el rey de Asiria, el Señor rasurará la cabeza y el vello de las piernas, y quitará también la barba.

  • Isaías 7:21

    »Acontecerá en aquel día que un hombre criará una vaca y dos ovejas.

  • Isaías 7:22

    Y sucederá que a causa de la abundancia de leche comerá leche cuajada. Porque todo aquel que quede en medio del país comerá leche cuajada y miel.

  • Isaías 7:23

    »Acontecerá también en aquel día que el lugar donde había mil vides, que valían once kilos de plata, será para los espinos y para los cardos.

  • Isaías 7:24

    Con flechas y arco irán allá, pues toda la tierra será espinos y cardos.

  • Isaías 7:25

    Y en cuanto a todos los montes que eran labrados con la azada, no podrás ir allá por temor de los espinos y de los cardos. Solo servirán como lugar para soltar los bueyes y para ser hollados por las ovejas.