• Isaías 43:1

    Pero ahora, así ha dicho el SEÑOR, el que te creó, oh Jacob; el que te formó, oh Israel: “No temas, porque yo te he redimido. Te he llamado por tu nombre; tú eres mío.

  • Isaías 43:2

    Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y cuando pases por los ríos, no te inundarán. Cuando andes por el fuego, no te quemarás ni la llama te abrasará.

  • Isaías 43:3

    Porque yo soy el SEÑOR tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador. A Egipto he entregado por tu rescate; a Etiopía y a Seba he dado por ti.

  • Isaías 43:4

    Puesto que ante mis ojos tú eres de gran estima, y eres honorable, y yo te amo, daré hombres por ti, y pueblos por tu vida.

  • Isaías 43:5

    “No temas, porque yo estoy contigo. Del oriente traeré a tus descendientes, y del occidente te recogeré.

  • Isaías 43:6

    Diré al norte: ‘¡Entrégamelos!’. Y al sur: ‘¡No los retengas!’ Trae de lejos a mis hijos, y a mis hijas de los confines de la tierra.

  • Isaías 43:7

    A cada uno que es llamado según mi nombre y a quien he creado para mi gloria, yo lo formé. Ciertamente yo lo hice.

  • Isaías 43:8

    “Haz salir a un pueblo que es ciego, aunque tiene ojos, y que es sordo, aunque tiene oídos.

  • Isaías 43:9

    Congréguense a una todas las naciones, y reúnanse todos los pueblos. ¿Quién de ellos hay que nos anuncie esto y que nos haga oír las cosas antiguas? Que se presenten sus testigos, y que se justifiquen; que escuchen, y digan: ‘Es verdad’.

  • Isaías 43:10

    “Ustedes son mis testigos, dice el SEÑOR; mi siervo que yo escogí, para que me conozcan y me crean, a fin de que entiendan que Yo Soy. Antes de mí no fue formado ningún dios ni lo será después de mí.

  • Isaías 43:11

    Yo, yo el SEÑOR; fuera de mí no hay quien salve.

  • Isaías 43:12

    Yo anuncié y salvé; yo proclamé, y no algún dios extraño entre ustedes. Ustedes son mis testigos, y yo soy Dios, dice el SEÑOR.

  • Isaías 43:13

    Aun antes que hubiera día, Yo Soy, y no hay quien pueda librar de mi mano. Lo que hago, ¿quién lo deshará?”.

  • Isaías 43:14

    Así dice el SEÑOR, su Redentor, el Santo de Israel: “Por la causa de ustedes enviaré a Babilonia, y haré descender a todos como fugitivos; y aun a los caldeos en sus naves de placer.

  • Isaías 43:15

    Yo soy el SEÑOR, el Santo de ustedes, el Creador de Israel, su Rey”.

  • Isaías 43:16

    Así ha dicho el SEÑOR — el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas;

  • Isaías 43:17

    el que saca al carro y al caballo y al ejército junto con su poderío, y yacen para no levantarse jamás; son extinguidos y apagados como una mecha — :

  • Isaías 43:18

    “No se acuerden de las cosas pasadas ni consideren las cosas antiguas.

  • Isaías 43:19

    He aquí que yo hago una cosa nueva; pronto surgirá. ¿No la conocerán? Otra vez les haré un camino en el desierto, y ríos en el sequedal.

  • Isaías 43:20

    Los animales del campo me honrarán; también los chacales y los avestruces. Porque daré aguas en el desierto y ríos en el sequedal para dar de beber a mi pueblo escogido.

  • Isaías 43:21

    Este es el pueblo que yo he formado para mí; ellos proclamarán mi alabanza.

  • Isaías 43:22

    “Sin embargo, no me invocaste, oh Jacob; sino que te cansaste de mí, oh Israel.

  • Isaías 43:23

    No me trajiste corderos como tus holocaustos ni me honraste con tus sacrificios. No te hice servir con ofrendas ni te fatigué con incienso.

  • Isaías 43:24

    No compraste para mí caña aromática por dinero ni me saciaste con el sebo de tus sacrificios. Más bien, me abrumaste con tus pecados; me fatigaste con tus iniquidades.

  • Isaías 43:25

    “Yo soy, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí, y no me acordaré más de tus pecados.

  • Isaías 43:26

    Házmelo recordar; entremos juntos a juicio. Habla tú para justificarte.

  • Isaías 43:27

    Tu primer padre pecó, y tus mediadores también han transgredido contra mí.

  • Isaías 43:28

    Por tanto, yo profané a los principales del santuario, y entregué a Jacob como anatema, y como oprobio a Israel.