• Isaías 33:1

    ¡Ay de ti, que destruyes, y nunca fuiste destruido; que traicionas, y a tib no teb han traicionado! Cuando acabes de destruir, tú serás destruido; y cuando acabes de traicionar, te traicionarán.

  • Isaías 33:2

    ¡Oh SEÑOR, ten misericordia de nosotros, porque en ti hemos confiado! Sé tú nuestro brazo cada mañana; sé también nuestra salvación en el tiempo de angustia.

  • Isaías 33:3

    Los pueblos huyen ante el estruendo del tumulto; cuando tú te levantas, se dispersan las naciones.

  • Isaías 33:4

    El botín fue amontonado como se amontonan las orugas; como se lanzan las langostas, se lanzan sobre él.

  • Isaías 33:5

    ¡Exaltado sea el SEÑOR, porque mora en las alturas! Él ha llenado a Sion de derecho y de justicia.

  • Isaías 33:6

    Y él será la seguridad de tus tiempos, un depósito de salvación, de sabiduría y de conocimiento. El temor del SEÑOR será su tesoro.

  • Isaías 33:7

    He aquí que sus héroes claman en las calles; los embajadores de la paz lloran amargamente.

  • Isaías 33:8

    Los caminos nos han quedado desolados; los caminantes han dejado de pasar. Él ha violado la alianza y ha rechazado a los testigos. No ha tenido respeto a los hombres.

  • Isaías 33:9

    La tierra se ha secado y languidece. El Líbano se ha avergonzado y se ha marchitado. Sarón se ha convertido en Arabá; Basán y el Carmelo se han sacudido.

  • Isaías 33:10

    “Ahora me levantaré”, dice el SEÑO “Ahora seré exaltado; ahora seré ensalzado.

  • Isaías 33:11

    Concibieron paja y dieron a luz rastrojo. Su aliento será un fuego que los consuma.

  • Isaías 33:12

    Los pueblos serán completamente calcinados; como espinas cortadas serán quemados en el fuego.

  • Isaías 33:13

    Ustedes que están lejos, oigan lo que he hecho; y ustedes que están cerca, conozcan mi poder”.

  • Isaías 33:14

    Los pecadores en Sion tienen temor; el estremecimiento se ha apoderado de los impíos. “¿Quién de nosotros podrá habitar con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros podrá habitar con las llamas eternas?”.

  • Isaías 33:15

    El que camina en justicia y habla con rectitud, el que aborrece el lucro de la opresión, el que sacude sus manos para no recibir soborno, el que tapa sus oídos para no oír de hechos de sangre, el que cierra sus ojos para no ver la iniquidad,

  • Isaías 33:16

    él vivirá en las alturas, y una fortaleza de roca será su alto refugio. Su pan le será provisto y su agua no faltará.

  • Isaías 33:17

    Tus ojos verán al Rey en su hermosura; verán una tierra que se extiende a la distancia.

  • Isaías 33:18

    Tu corazón reflexionará acerca del horror y dirá: “¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el que pesaba el tributo? ¿Dónde está el que pasaba revista a las torres?”.

  • Isaías 33:19

    Pero no verás más a aquel pueblo insolente, aquel pueblo de lengua difícil de entender, que balbucea una lengua incomprensible.

  • Isaías 33:20

    Contempla a Sion, la ciudad de nuestras solemnidades. Tus ojos verán a Jerusalén, una morada tranquila, una tienda que nunca será desarmada. Nunca serán arrancadas sus estacas ni será rota ninguna de sus cuerdas.

  • Isaías 33:21

    Porque ciertamente allí el SEÑOR será poderoso para con nosotros, un lugar de ríos y anchas corrientes, por donde no irá ninguna embarcación de remos ni una nave poderosa pasará por él.

  • Isaías 33:22

    Porque el SEÑOR es nuestro Juez; el SEÑOR es nuestro Legislador. El SEÑOR es nuestro Rey; él mismo nos salvará.

  • Isaías 33:23

    Tus cuerdas se han aflojado; no pueden sostener el soporte de su mástil ni desplegar la vela. Pero entonces repartirán la presa, un cuantioso botín, y hasta los cojos arrebatarán la presa.

  • Isaías 33:24

    Ningún morador dirá: “Estoy enfermo”. Al pueblo que habite en ella le será perdonada su iniquidad.