• Números 14:1

    Entonces toda la congregación gritó y dio voces; el pueblo lloró aquella noche.

  • Números 14:2

    Todos los hijos de Israel se quejaron contra Moisés y Aarón; toda la congregación les dijo: — ¡Ojalá hubiéramos muerto en la tierra de Egipto! ¡Ojalá hubiéramos muerto en este desierto!

  • Números 14:3

    ¿Por qué nos trae el SEÑOR a esta tierra para caer a espada? ¿Para que nuestras mujeres y nuestros pequeños sean una presa? ¿No nos sería mejor volver a Egipto?

  • Números 14:4

    Y se decían unos a otros: — ¡Nombremos un jefe y volvámonos a Egipto!

  • Números 14:5

    Moisés y Aarón se postraron sobre sus rostros delante de toda la asamblea de la congregación de los hijos de Israel.

  • Números 14:6

    Entonces Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que estaban entre los que habían ido a explorar la tierra, rompieron sus vestiduras

  • Números 14:7

    y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: — La tierra por donde pasamos para explorarla es buena en gran manera.

  • Números 14:8

    Si el SEÑOR se agrada de nosotros, nos introducirá en esa tierra. Él nos entregará la tierra que fluye leche y miel.

  • Números 14:9

    Solo que no se rebelen contra el SEÑOR ni teman al pueblo de esa tierra, porque serán para nosotros pan comido. Su protección se ha apartado de ellos, mientras que con nosotros está el SEÑOR. ¡No les teman!

  • Números 14:10

    Entonces toda la congregación habló de apedrearlos. Pero la gloria del SEÑOR se dejó ver en el tabernáculo de reunión ante todos los hijos de Israel.

  • Números 14:11

    Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: — ¿Hasta cuándo me ha de menospreciar este pueblo? ¿Hasta cuándo no me ha de creer, a pesar de todas las señales que he hecho en medio de ellos?

  • Números 14:12

    Yo lo heriré con peste y lo desalojaré, y haré de ti una nación más grande y más fuerte que ellos.

  • Números 14:13

    Pero Moisés respondió al SEÑOR: — Luego lo oirán los egipcios, porque de en medio de ellos sacaste a este pueblo con tu poder.

  • Números 14:14

    Y lo contarán a los habitantes de esta tierra, los cuales han oído que tú, oh SEÑOR, estás en medio de este pueblo; que te dejas ver cara a cara, oh SEÑOR, y que tu nube está sobre ellos. Han oído que tú vas delante de ellos, de día en una columna de nube, y de noche en una columna de fuego.

  • Números 14:15

    Pero si tú haces morir a este pueblo como a un solo hombre, entonces las naciones que han oído de tu fama dirán:

  • Números 14:16

    “Porque el SEÑOR no fue capaz de introducir a ese pueblo en la tierra que les prometió con juramento, por eso los mató en el desierto”.

  • Números 14:17

    Ahora pues, sea engrandecido el poder del Señor, de acuerdo con lo que has hablado diciendo:

  • Números 14:18

    “El SEÑOR es lento para la ira y grande en misericordia. Él perdona la iniquidad y la rebelión, pero de ninguna manera dará por inocente al culpable. Castiga la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación”.

  • Números 14:19

    Perdona, pues, la iniquidad de este pueblo según la grandeza de tu misericordia, como lo has perdonado desde Egipto hasta aquí.

  • Números 14:20

    Entonces el SEÑOR dijo: — Yo lo he perdonado, conforme a tu palabra.

  • Números 14:21

    Sin embargo, vivo yo, y la gloria del SEÑOR llena toda la tierra,

  • Números 14:22

    que de los que vieron mi gloria y las señales que hice en Egipto y en el desierto, y que me han puesto a prueba ya diez veces y no han escuchado mi voz,

  • Números 14:23

    ninguno verá la tierra que prometí con juramento a sus padres. Ninguno de los que me han menospreciado la verá.

  • Números 14:24

    Pero a mi siervo Caleb, por cuanto ha demostrado un espíritu diferente y me ha seguido con integridad, yo lo introduciré en la tierra a la que él fue, y su descendencia la tendrá en posesión.

  • Números 14:25

    Ahora bien, puesto que los amalequitas y los cananeos habitan en el valle, vuelvan mañana y marchen al desierto, rumbo al mar Rojo.

  • Números 14:26

    Entonces el SEÑOR habló a Moisés y a Aarón diciendo:

  • Números 14:27

    — ¿Hasta cuándo he de soportar a esta perversa congregación que se queja contra mí? ¡Yo he oído las quejas que los hijos de Israel hacen contra mí!

  • Números 14:28

    Diles: “¡Vivo yo, dice el SEÑOR, si no hago con ustedes conforme a lo que han hablado a mis oídos!

  • Números 14:29

    En este desierto caerán sus cadáveres, todos los que fueron contados en su censo, de veinte años para arriba, y que han murmurado contra mí.

  • Números 14:30

    A la verdad, no son ustedes los que entrarán en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que los haría habitar en ella, con la excepción de Caleb hijo de Jefone y de Josué hijo de Nun.

  • Números 14:31

    Pero a sus pequeños, de quienes dijeron que serían una presa, a ellos yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que ustedes han despreciado.

  • Números 14:32

    En cuanto a ustedes, sus cadáveres caerán en este desierto.

  • Números 14:33

    Sus hijos andarán errantes en el desierto durante cuarenta años. Ellos llevarán la paga de las infidelidades de ustedes hasta que sus cadáveres sean consumidos en el desierto.

  • Números 14:34

    Conforme al número de los cuarenta días en que exploraron la tierra, cargarán con sus iniquidades durante cuarenta años: un año por cada día. Así conocerán mi disgusto”.

  • Números 14:35

    Yo, el SEÑOR, he hablado; ciertamente esto haré a toda esta perversa congregación que se ha reunido contra mí. En este desierto serán consumidos, y aquí morirán.

  • Números 14:36

    Los hombres que Moisés envió a explorar la tierra y que de regreso hicieron murmurar contra él a toda la asamblea, desacreditando aquella tierra,

  • Números 14:37

    esos hombres que habían desacreditado la tierra murieron delante del SEÑOR, a causa de la plaga.

  • Números 14:38

    Pero Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone quedaron con vida entre aquellos hombres que habían ido a explorar la tierra.

  • Números 14:39

    Moisés dijo estas cosas a todos los hijos de Israel, y el pueblo se afligió mucho.

  • Números 14:40

    Después se levantaron muy de mañana para subir a la cumbre del monte, diciendo: — Henos aquí, vamos a subir al lugar del cual ha hablado el SEÑOR, porque hemos pecado.

  • Números 14:41

    Pero Moisés dijo: — ¿Por qué traspasan el mandato del SEÑOR? Esto no les saldrá bien.

  • Números 14:42

    No suban, porque el SEÑOR no está entre ustedes. No sean derrotados delante de sus enemigos.

  • Números 14:43

    Pues los amalequitas y los cananeos están allí ante ustedes, y caerán a espada. Porque han dejado de seguir al SEÑOR, por eso el SEÑOR no estará con ustedes.

  • Números 14:44

    Sin embargo, se atrevieron a subir a la cumbre del monte, aunque ni el arca del pacto del SEÑOR ni Moisés se movieron de en medio del campamento.

  • Números 14:45

    Entonces descendieron los amalequitas y los cananeos que habitaban en aquella región montañosa, y los hirieron y los destrozaron hasta llegar a Horma.