• Números 17:1

    Entonces el SEÑOR habló a Moisés diciendo:

  • Números 17:2

    “Habla a los hijos de Israel y toma doce varas, una vara por cada casa paterna, de todos sus dirigentes de casas paternas. Escribe el nombre de cada uno en su vara,

  • Números 17:3

    y en la vara que corresponde a Leví escribe el nombre de Aarón; pues habrá una vara para cada jefe de su casa paterna.

  • Números 17:4

    Pondrás estas varas en el tabernáculo de reunión, delante del testimonio, donde yo me encontraré con ustedes.

  • Números 17:5

    Y sucederá que florecerá la vara del hombre que yo escoja. Así quitaré de sobre mí las quejas de los hijos de Israel con que murmuran contra ustedes”.

  • Números 17:6

    Moisés habló a los hijos de Israel, y todos sus dirigentes le dieron varas, una vara por cada dirigente de cada casa paterna, doce varas en total. Y la vara de Aarón estaba entre sus varas.

  • Números 17:7

    Luego Moisés puso las varas delante del SEÑOR en el tabernáculo de reunión.

  • Números 17:8

    Y sucedió que al día siguiente Moisés entró en el tabernáculo de reunión y vio que la vara de Aarón, de la casa de Leví, había brotado, echado botones, dado flores y producido almendras maduras.

  • Números 17:9

    Entonces Moisés llevó de delante del SEÑOR todas las varas a los hijos de Israel. Ellos las vieron y tomaron cada uno su vara.

  • Números 17:10

    Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: “Vuelve a poner la vara de Aarón delante del testimonio, para que sea guardada como señal para los rebeldes. Así harás cesar sus quejas contra mí, para que ellos no mueran”.

  • Números 17:11

    Moisés hizo como le mandó el SEÑOR; así lo hizo.

  • Números 17:12

    Entonces los hijos de Israel hablaron a Moisés diciendo: “¡He aquí que perecemos! ¡Estamos perdidos! ¡Todos nosotros estamos perdidos!

  • Números 17:13

    Cualquiera que se acerque al tabernáculo del SEÑOR, morirá. ¿Acabaremos pereciendo todos?”.