• Números 35:1

    El SEÑOR habló a Moisés en las llanuras de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó, diciendo:

  • Números 35:2

    “Manda a los hijos de Israel que de la heredad que posean den a los levitas ciudades para habitar. También darán a los levitas el campo alrededor de las ciudades.

  • Números 35:3

    Ellos tendrán las ciudades para habitar, y los campos de alrededor serán para su ganado, sus pertenencias y todos sus animales.

  • Números 35:4

    Los campos de las ciudades que darán a los levitas tendrán cuatrocientos cincuenta metros alrededor, desde el muro de la ciudad hacia afuera.

  • Números 35:5

    Fuera de la ciudad, medirán novecientos metros hacia el lado este, novecientos metros hacia el lado sur, novecientos metros hacia el lado oeste, y novecientos metros hacia el lado norte; y la ciudad estará en medio. Esto tendrán como campos alrededor de las ciudades.

  • Números 35:6

    “De las ciudades que darán a los levitas, seis ciudades serán de refugio, para que cualquier homicida se refugie allí. Aparte de estas, les darán cuarenta y dos ciudades.

  • Números 35:7

    Todas las ciudades que darán a los levitas serán cuarenta y ocho ciudades con sus campos alrededor.

  • Números 35:8

    “Respecto a las ciudades que darán de la posesión de los hijos de Israel, del que tiene mucho tomarán mucho y del que tiene poco tomarán poco. Cada uno dará de sus ciudades a los levitas, según la heredad que reciba”.

  • Números 35:9

    El SEÑOR habló a Moisés diciendo:

  • Números 35:10

    “Habla a los hijos de Israel y diles: ‘Cuando hayan cruzado el Jordán hacia la tierra de Canaán,

  • Números 35:11

    escogerán para ustedes ciudades que les servirán como ciudades de refugio, a donde pueda huir el homicida que accidentalmente hiera de muerte a alguno.

  • Números 35:12

    Estas ciudades les servirán para refugiarse del vengador, de manera que el homicida no muera antes de comparecer para juicio delante de la congregación.

  • Números 35:13

    “‘De las ciudades que darán, seis serán ciudades de refugio.

  • Números 35:14

    Darán tres ciudades al otro lado del Jordán y darán tres en la tierra de Canaán, y serán ciudades de refugio.

  • Números 35:15

    Estas seis ciudades servirán de refugio a los hijos de Israel, al forastero y al advenedizo que se encuentre entre ellos, para que huya allí cualquiera que accidentalmente hiera de muerte a otro.

  • Números 35:16

    “‘Si lo hiere con un instrumento de hierro, y él muere, es un asesino. El asesino morirá irremisiblemente.

  • Números 35:17

    “‘Si lo hiere con una piedra, con la cual pueda causarle la muerte, y él muere, es un asesino. El asesino morirá irremisiblemente.

  • Números 35:18

    “‘Si lo hiere con instrumento de madera, con el cual pueda causarle la muerte, y él muere, es un asesino. El asesino morirá irremisiblemente.

  • Números 35:19

    El vengador de la sangre matará al asesino; cuando lo encuentre, lo matará.

  • Números 35:20

    “‘Si por odio lo empuja o arroja algo contra él intencionadamente, y él muere;

  • Números 35:21

    o si por hostilidad lo hiere con su mano, y él muere, el que lo ha herido morirá irremisiblemente. Es un asesino. El vengador de la sangre matará al asesino cuando lo encuentre.

  • Números 35:22

    “‘Pero si lo empuja de repente sin hostilidad, o tira sobre él cualquier instrumento sin intención,

  • Números 35:23

    o si sin verlo hace caer sobre él alguna piedra que pueda causarle la muerte, y él muere, no siendo él su enemigo ni procurando su mal,

  • Números 35:24

    entonces la congregación juzgará entre el homicida y el vengador de la sangre, conforme a estos decretos.

  • Números 35:25

    La congregación librará al homicida de mano del vengador de la sangre, y lo hará regresar a su ciudad de refugio a la cual había huido, y él habitará en ella hasta la muerte del sumo sacerdote que fue ungido con el aceite santo.

  • Números 35:26

    “‘Pero si el homicida sale fuera de los límites de su ciudad de refugio a donde había huido,

  • Números 35:27

    y el vengador de la sangre lo halla fuera de los límites de su ciudad de refugio y mata al homicida, aquel no será culpable de sangre.

  • Números 35:28

    Porque debió haber permanecido en su ciudad de refugio hasta la muerte del sumo sacerdote. Después de la muerte del sumo sacerdote, el homicida podrá volver a la tierra de su posesión.

  • Números 35:29

    “‘Estas cosas les servirán de estatuto legal a través de sus generaciones, en todo lugar donde vivan.

  • Números 35:30

    Cuando alguien mata a una persona, por el testimonio de testigos se dará muerte al asesino. Pero un solo testigo no bastará para que se sentencie a una persona a morir.

  • Números 35:31

    “‘No aceptarán rescate por la vida del asesino que está condenado a muerte; morirá irremisiblemente.

  • Números 35:32

    Tampoco aceptarán rescate por el que ha huido a su ciudad de refugio, para permitirle que vuelva a vivir en su propia tierra antes de la muerte del sumo sacerdote.

  • Números 35:33

    “‘No profanarán la tierra donde están, porque la sangre humana profana la tierra. No se puede hacer expiación por la tierra, debido a la sangre que fue derramada en ella, sino por medio de la sangre del que la derramó.

  • Números 35:34

    No contaminarán, pues, la tierra donde habitan y en medio de la cual yo habito; porque yo, el SEÑOR, habito en medio de los hijos de Israel’ ”.