Así que, ni el que planta es algo, ni el que riega; sino Dios, quien da el crecimiento.