Se alegrarán el desierto y el sequedal. Se regocijará el Arabá y florecerá como la rosa.