Salmo 127:5

Explicación, estudio y comentario bíblico de Salmo 127:5 verso por verso.

Bienaventurado el hombre que llena de ellos su aljaba. No se avergonzarán aunque hablen con los enemigos en el tribunal.