De hecho, es justo delante de Dios retribuir con aflicción a los que los afligen