Y el niño crecía y se fortalecía en espíritu, y se llenaba de sabiduría, y la gracia de Dios estaba sobre él.

(u) A medida que Cristo crecía, la virtud de su Deidad se mostraba cada vez más.