Él nos dará vida después de dos días; al tercer día nos levantará y viviremos delante de él.