La maldición del SEÑOR está en la casa del impío, pero él bendice la morada de los justos.