Junto a los ríos de Babilonia nos sentábamos y llorábamos acordándonos de Sion.