Salmo 36:2

Explicación, estudio y comentario bíblico de Salmo 36:2 verso por verso.

Por eso se lisonjea en sus propios ojos hasta que su iniquidad sea aborrecimiento.