2 Corintios 3:6

Uso práctico del Nuevo Testamento.

I. El Nuevo Testamento es la revelación de la vida eterna por Cristo; de vida que debe comenzar en el espíritu del hombre por la convicción del pecado, debe iniciarse mediante la fe justificadora y continuar por el poder santificador del Espíritu Santo. Nos llega, no como un código de leyes, sino como una buena noticia: este ha sido su nombre desde su primer anuncio. Y las buenas noticias han sido de lo más atractivas.

Encontramos en los Evangelios los testimonios independientes de cuatro hombres santos y veraces sobre un conjunto de hechos sustancialmente iguales. No se había celebrado previamente ningún concierto, para hacerlos coincidir; no se ha producido ninguna colusión desde su redacción, mediante la cual se podrían eliminar las aparentes discrepancias. En algunos detalles menores, no se puede negar que sus relatos son considerablemente divergentes; en su orden y disposición consecutivos de eventos, se observa la misma divergencia.

Cuán precioso es para nosotros todo esto, como cuestión de enseñanza, que no debemos ser hijos de la esclava, sino de la libre; que el mismo gran Espíritu, que obra individualmente en cada hombre según su voluntad, obra de acuerdo con esta analogía también en aquellos santos varones.

II. Los evangelios se toman generalmente como una colección diversa de historias, sin ninguna referencia a su carácter distintivo. Debemos leerlos para obtener no solo una idea histórica correcta de los eventos importantes que registran, sino que es mucho más importante, para poder formar en nuestras propias mentes, y para nuestras propias vidas espirituales, esa imagen viva y consistente de la persona gloriosa de nuestro Señor, que sus testimonios separados, cuando se combinan, construyen y completan.

H. Alford, Quebec Chapel Sermons, vol. v., pág. 277.

2 Corintios 3:6

I.Un ministro capaz del nuevo testamento, como muchos piensan, es un predicador poderoso, talentoso y aceptable de la palabra de Dios, especialmente del Nuevo Testamento, uno que conoce bien cada parte del evangelio y es muy capaz de establecerlo. adelante desde el púlpito. No hay nada de eso en el texto. Porque "nuevo testamento" no tiene ninguna referencia a lo que ahora llamamos por ese nombre: sabemos que no puede tener, por la sencilla razón de que el Nuevo Testamento no fue escrito entonces; algunos de los libros del Nuevo Testamento existían, pero otros no existían, ni nadie, con toda probabilidad, tenía la más mínima idea de que alguna vez habría un volumen como el que poseemos en el Nuevo Testamento.

De hecho, la frase "nuevo testamento" en nuestro texto significa "nuevo pacto", ese pacto, es decir, que Dios hizo a los hombres en Cristo Jesús, en lugar del pacto más antiguo y ahora abolido que hizo con Israel por mano. de Moisés. El contraste entre los dos se destaca en la Epístola a los Hebreos y en otros lugares.

II. Y en segundo lugar, "ministros" no tiene nada que ver con los predicadores: simplemente significa siervos, o como decimos "siervos ministrantes", que se emplean activamente para llevar a cabo el trabajo práctico de cualquier dispensación o esquema; por una transición natural llega a aplicarse especialmente a aquellos que prestan sus poderes activos al servicio de Dios y de su Iglesia.

III. Por último, los ministros capaces nunca tuvieron la intención de transmitir una noción de inteligencia, talento o aceptación en sí mismos. Lo que San Pablo quiso decir fue que Dios los había hecho capaces de ser ministros y les había hecho posible actuar como ministros; pero la suficiencia, dice, es de Dios, quien también nos capacitó incluso a nosotros, completamente indignos como somos y, humanamente hablando, completamente inadecuados, para ser siervos ministrantes del nuevo pacto hecho al hombre en Cristo y ratificado por Su muerte.

R. Winterbotham, Sermones y exposiciones, pág. 317.

2 Corintios 3:6

Pensamiento religioso y vida de la época.

I. Hay en nuestra época una tendencia a una mayor simplicidad de credo. Los teólogos de hoy dudarían en establecer, incluso en los puntos cardinales, líneas estrictas y estrechas de ortodoxia; y aún más rehuirían incluir en cualquier confesión de fe una serie de otros dogmas, que, recibidos o no, no deben considerarse como una parte esencial del evangelio. El sentimiento es fuerte, y crece continuamente, de que los fundamentos de la comunión cristiana deben establecerse en la simpatía espiritual más que en el acuerdo teológico, y que todos los formularios doctrinales deben ser tan breves y generales como sea consistente con la afirmación de los grandes principios del sistema evangélico.

II. La segunda tendencia a señalar es la hacia una humanidad más verdadera y más amplia en nuestro sistema. Utilizo lo que puede parecer el término algo ambiguo "humanidad" para significar en general la disposición a reconocer que un sistema teológico debe considerar el aspecto en el que presenta a Dios al hombre, así como la coherencia de su teoría con el gobierno divino.

La teología de la época no pretende que la criatura pueda tener ningún derecho sobre el Creador, pero ve lo que con demasiada frecuencia se ha olvidado, que Dios debe ser fiel a sí mismo. Confesando los límites necesarios a todas las investigaciones humanas, sin embargo, siente que el poder intelectual ha sido dado en vano, y que no puede haber sentido en la amable invitación de Dios mismo: "Ven ahora, razonemos juntos, dice el Señor". si el evangelio no ha de ser examinado, y sus enseñanzas comparadas con las que Dios nos ha dado por medio de la conciencia.

La nueva tendencia lleva a los predicadores a tratar con las religiones falsas del mundo como Pablo se ocupó de los atenienses, cuando incluso sus propios errores y supersticiones se utilizaron como trampolines para guiarlos al conocimiento del Dios verdadero, y de Jesucristo a quien había enviado. En resumen, trata del hombre como objeto del amor divino que Dios busca, y se esfuerza, apelando al intelecto, la conciencia y el afecto, por ganarlo para Cristo.

¿Qué es esto sino llevar a la práctica el gran principio del Apóstol, que reconoce el poder de adaptación y nos dice que él mismo lo empleó? "A todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos".

JG Rogers, Christian World Pulpit, vol. ix., pág. 129.

Referencias: 2 Corintios 3:6 . Sermones sencillos de los colaboradores de " Tracts for the Times " , vol. iv., pág. 161; J. Leckie, Sermones en Ibrox, pág. 317; T. Lloyd, Christian World Pulpit, vol. iii., pág. 69; HW Beecher, Ibíd., Pág. 395; vol. xxvi., pág. 24; Revista del clérigo, vol. i., pág.

307; JH Hitchens, Christian World Pulpit, vol. xix., pág. 360; H. Riley, Ibíd., Vol. xxxiii., pág. 185; R. Bartlett, Ibíd., Vol. xxxvi., pág. 187. 2 Corintios 3:6 . AJ Parry, Phases of Truth, pág. 30. 2 Corintios 3:7 ; 2 Corintios 3:8 .

Sermones sobre el Catecismo, pág. 173. 2 Corintios 3:7 . Homilista, segunda serie, vol. ii., pág. 421; 3ra serie, vol. ii. pag. 107; Ibíd., Vol. ix., pág. 121.