Y sucedió que, porque las parteras tuvieron temor de Dios, él también les dio a ellas su propia familia.