• Job 18:1

    Entonces intervino Bildad el sujita y dijo:

  • Job 18:2

    — ¿Cuándo pondrán fin a las palabras? Reflexionen primero, y después hablaremos.

  • Job 18:3

    ¿Por qué somos tenidos por animales y por impuros ante sus ojos?

  • Job 18:4

    ¡Oh, el que despedaza su alma con su furor! ¿Será abandonada la tierra por tu causa? ¿Será removida la peña de su lugar?

  • Job 18:5

    »Ciertamente se extingue la luz de los impíos y no resplandece la lumbre de su fuego.

  • Job 18:6

    La luz se oscurece en su morada y se apaga la lámpara que está sobre él.

  • Job 18:7

    Los pasos de su vigor son estrechados; su propio plan lo hace caer.

  • Job 18:8

    Porque por sus propios pies es echado en la red y deambula en la maraña.

  • Job 18:9

    Una trampa lo atrapa por el talón; el enredo se apodera de él.

  • Job 18:10

    Para él está escondida una cuerda en el suelo; para él hay un lazo en el sendero.

  • Job 18:11

    Por todas partes lo sobrecogen los terrores y lo persiguen pisando sus talones.

  • Job 18:12

    En su riqueza está hambriento y a su lado está lista la desgracia.

  • Job 18:13

    Carcome parte de su piel; el primogénito de la muerte devora sus miembros.

  • Job 18:14

    Es arrancado de su morada, objeto de su confianza, y es conducido ante el rey de los espantos.

  • Job 18:15

    El fuego habita en su tienda; el azufre es esparcido sobre su morada.

  • Job 18:16

    Por abajo se secan sus raíces, y por arriba se marchitan sus ramas.

  • Job 18:17

    Su memoria perece en la tierra y no tiene nombre en las calles.

  • Job 18:18

    Lo empujan de la luz a las tinieblas; lo echan fuera del mundo.

  • Job 18:19

    No tendrá prole ni descendiente en su pueblo ni sobreviviente en sus moradas.

  • Job 18:20

    Los que vengan del oeste se horrorizarán de su día, y los que vengan del este serán sobrecogidos por el espanto.

  • Job 18:21

    Tales son las moradas del impío, y tal será el lugar del que no conoce a Dios.