• Job 9:1

    Entonces respondió Job y dijo:

  • Job 9:2

    — Ciertamente yo sé que es así. ¿Y cómo se ha de justificar un hombre ante Dios?

  • Job 9:3

    Si uno quisiera contender con él, no le podría responder una sola cosa entre mil.

  • Job 9:4

    Él es sabio de corazón y poderoso en fuerza. ¿Quién se ha endurecido contra él y ha salido ileso?

  • Job 9:5

    Él arranca las montañas de su lugar, y ellas no saben que, en su furor, las trastorna.

  • Job 9:6

    Él sacude la tierra en su lugar y estremece sus columnas.

  • Job 9:7

    Él manda al sol, y este no brilla; y pone un sello a las estrellas.

  • Job 9:8

    Por sí solo extiende los cielos y camina sobre las ondas del mar.

  • Job 9:9

    Él hizo la Osa Mayor, el Orión, las Pléyades y las constelaciones del sur.

  • Job 9:10

    Él hace cosas tan grandes que son inescrutables, y maravillas que no se pueden enumerar.

  • Job 9:11

    Si él cruza junto a mí yo no lo veo; él pasa sin que yo lo perciba.

  • Job 9:12

    Si él arrebata, ¿quién lo hará desistir? ¿Quién le dirá: “¿Qué haces?”?

  • Job 9:13

    Dios no detendrá su ira; bajo él se postran los que ayudan a Rahab.

  • Job 9:14

    »¿Cómo, pues, podré responderle? ¿Podré yo escoger mis palabras para con él?

  • Job 9:15

    Aun siendo justo, no podría responderle; más bien, pediría clemencia en mi causa.

  • Job 9:16

    Si yo le invocara y él me respondiese, yo no podría creer que escuchara mi voz.

  • Job 9:17

    Porque me aplasta con tormenta, y aumenta mis heridas sin causa.

  • Job 9:18

    No me deja cobrar aliento sino que me colma de amarguras.

  • Job 9:19

    Si se trata de fuerzas, ¡he aquí que es poderoso! Si se trata de juicio, ¿quién lo convocará?

  • Job 9:20

    Si me declaro justo mi boca me condena; si íntegro, él me declara culpable.

  • Job 9:21

    ¿Soy íntegro? Ni yo mismo me conozco. ¡Desprecio mi vida!

  • Job 9:22

    Da lo mismo, por lo cual digo: “Al íntegro y al impío, él los consume”.

  • Job 9:23

    Si el azote mata de repente él se ríe de la desesperación de los inocentes.

  • Job 9:24

    La tierra es entregada en manos de los impíos, y él cubre el rostro de sus jueces. Si no es él, entonces, ¿quién es?

  • Job 9:25

    Mis días son más veloces que un corredor; huyen sin lograr ver el bien.

  • Job 9:26

    Pasan como embarcaciones de junco, como un águila que se lanza sobre su presa.

  • Job 9:27

    »Si digo: “Olvidaré mi queja; cambiaré mi semblante y estaré alegre”,

  • Job 9:28

    entonces me turban todos mis dolores; sé que no me tendrás por inocente.

  • Job 9:29

    Yo he sido declarado culpable; entonces, ¿para qué fatigarme en vano?

  • Job 9:30

    Aunque me bañe con jabón y limpie mis manos con lejía,

  • Job 9:31

    aun así me hundirás en el hoyo, y me abominarán mis vestiduras.

  • Job 9:32

    »Porque él no es hombre como yo para que le responda y para que juntos vengamos a juicio.

  • Job 9:33

    No hay entre nosotros un árbitro que ponga su mano sobre ambos.

  • Job 9:34

    ¡Que quite de sobre mí su vara, y que no me espante su terror!

  • Job 9:35

    Entonces yo hablaré y no le temeré; de otro modo, yo no soy dueño de mí mismo.