Los burladores agitan la ciudad, pero los sabios aplacan la ira.