David rogó a Dios por el niño. David ayunó, entró y pasó la noche acostado en el suelo.