Romanos 8:1-39

Liberación simplemente por la verdad de Dios

Llegamos ahora, en los primeros cuatro versículos aquí, a la liberación misma. ¿Será esto por medio de la experiencia? Un simple vistazo a los versículos nos mostrará que definitivamente no es así. La experiencia no produce ni puede producir libertad. La libertad, por otro lado, cuando se conoce, es en sí misma una experiencia. Pero el medio de encontrar la libertad experimentalmente se basa totalmente en el testimonio de Dios.

¿Qué puede ser más sorprendente que el hecho de que aquí tenemos sólo unas pocas declaraciones de hechos precisas y absolutas ? ¿Qué necesita el desdichado de Romanos 7:1-25 sino una base sólida sobre la cual descansar? - ¿y para seguir construyendo? ¿Cómo puede encontrar estabilidad en la cambiante incertidumbre de la experiencia? Gracias a Dios, Su pura y simple verdad es un fundamento inquebrantable.

Esto es lo que tenemos aquí. No es lo que "yo" he hecho, lo que "yo" soy, o lo que "yo" siento, sino lo que permanece inamovible como obra y palabra de Dios. La orgullosa palabra "yo" ya no tiene lugar, ya que anteriormente (en Romanos 7:1-25 ) ocupaba todo el campo.

Como han señalado a menudo los traductores, la última parte del versículo 1 se ha insertado incorrectamente; los mejores manuscritos griegos no incluyen las palabras "que no andan según la carne, sino según el Espíritu". Aparentemente, algunos de los primeros copistas consideraron que las palabras de cierre del versículo 4 estarían bien ubicadas al final del versículo 1, sin duda una forma muy irrespetuosa de manejar la Palabra de Dios, por decir lo mínimo.

El versículo entonces es benditamente claro y decisivo: "Por tanto, ahora no hay condenación para los que están en Cristo Jesús". ¿No es esta una respuesta silenciadora al pecado en la carne, y también a la ley, con su ministerio de condenación? ¿Qué tiene que ver el pecado, la ley y la condenación con los que están "en Cristo Jesús"? La ley aplicada a la carne significa condenación, como lo confirma la experiencia de Romanos 7:1-25 : pero no hay condenación para los que están en Cristo Jesús.

Entonces, por supuesto, la ley no puede aplicarse a los que están en Cristo Jesús, porque "en Cristo" es un claro contraste con estar "en Adán" ( 1 Corintios 15:22 ). La presente dispensación ha traído un cambio de liderazgo. Cristo ha venido, y la jefatura de Adán debe cederle paso a Él en el caso de cada alma que confía en Él. El cambio es absoluto y contundente: el viejo sistema de cosas está completamente desplazado.

Tampoco hay meramente un cambio oficial de liderazgo, por importante que sea, pero la nueva dispensación de Dios involucra una obra distintivamente característica en las almas , una obra que no se logró en otras épocas. El Espíritu de Dios ha venido a permanecer en los santos de Dios hoy. No es meramente la verdad del nuevo nacimiento (que por supuesto es aplicable a todas las edades) sino de la presencia personal del Espíritu de Dios, quien en Pentecostés vino a tomar su morada en la iglesia de Dios colectivamente, y en el cuerpo. de cada creyente individualmente.

(Compare con Hechos 2:1-47 y Gálatas 4:1-6 ). De modo que en el versículo 2 tenemos introducida "la ley del Espíritu". Esto se conecta con "la vida en Cristo Jesús". La ley de Dios dada a través de Moisés (como hemos visto en Romanos 7:13 ), solo me conectó con la muerte.

El principio gobernante del Espíritu de Dios operando dentro del creyente, escribiendo sobre las tablas carnales del corazón, me libera completamente de ese principio gobernante de los mandamientos carnales inscritos en tablas de piedra ( 2 Corintios 3:1-18 ).

Notemos cuidadosamente la absoluta finalidad de este versículo. No fue el logro de la experiencia o la espiritualidad lo que hizo que Pablo se sintiera libre de la ley del pecado y la muerte. Tampoco se sentía simplemente libre: esa no era la cuestión. Aquí no se debe confiar en los sentimientos: debemos haber establecido hechos, no sentimientos. Y esto es lo que tenemos aquí: "La ley del Espíritu, de vida en Cristo Jesús, me ha librado de la ley del pecado y de la muerte".

"Verdad bendita e inmutable, aplicable a todos los santos de Dios, aunque de hecho no todos la comprendan. Pero sea así, permanece en toda su noble grandeza, siempre la misma, lista para ser apropiada por la fe de todos los que toman como está.

" Me ha hecho libre": esto es realmente el descanso. No es nada a lo que aferrarse ni a buscar con los esfuerzos del trabajo, la experiencia o los sentimientos humanos: la libertad se logra a través de Cristo Jesús, el Espíritu de Dios también lo atestigua en el alma.

Esto era "lo que la ley no podía hacer". ¿Por qué? Fue débil a través de la carne. La carne, carne de pecado, solo podía atraer el desagrado de la ley y la esclavitud a su juicio. La ley misma no tenía fuerza para redimir a las almas de su esclavitud. Podía dejar libre a un hombre que nunca había pecado, pero no podía liberar a uno que había pecado.

Entonces Dios ha hecho lo que la ley no pudo. Pero requirió un gasto indecible más allá del pensamiento humano. Debe enviar a su propio Hijo, y enviarlo "en semejanza de carne de pecado". Qué sacrificio de parte del Padre; ¡Qué humillación para el Hijo! "Encontrado a la moda como un hombre" ( Filipenses 2:8 ), Aquel en quien "no hay pecado" ( 1 Juan 3:5 ), "que no conoció pecado" ( 2 Corintios 5:21 ), "que no pecado "( 1 Pedro 2:22 )," se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, la muerte de cruz.

"Bendito más allá de toda expresión al pensar que Aquel en quien no podía haber carne de pecado ha sido enviado todavía" en semejanza de carne de pecado ", para encontrar el pecado y condenar el pecado en la carne. Esto se ha hecho en la Cruz. Dios es la fuente de ello, Su Hijo el cumplidor de esa gloriosa obra.

Observemos nuevamente, es "pecado", no "pecados", lo que está en cuestión aquí. "Los pecados perdonados" y "el pecado en la carne condenado" son dos verdades de carácter muy diferente. Los primeros son los hechos, los segundos la naturaleza por la cual se producen los hechos del pecado. La naturaleza ha sido condenada en la cruz de Cristo. Antes se ha mostrado incorregible, incapaz de cualquier cambio, totalmente opuesto a Dios. Nada podía hacer por él excepto la crucifixión: no podía ser perdonado, no podía mejorarse y debía ser condenado.

Pero no me corresponde a mí, gracias a Dios, cumplir su condenación. Dios ya la condenó en la cruz: ya no tiene lugar: ha sido desterrada y borrada de su vista para siempre. ¿Parece esto difícil de aceptar como cierto? ¿No expresa ni los sentimientos ni la experiencia del alma? Puede que sea así, pero es una cuestión de verdad , no de sentimiento y experiencia. Así como el conocimiento del perdón de los pecados se basa, no en los sentimientos o la experiencia, sino en la Palabra de Dios claramente declarada: "Os escribo, hijos, porque vuestros pecados os son perdonados por amor de Su nombre" ( 1 Juan 2:12 ) - por lo que la Palabra de Dios también declara inequívocamente que "Dios enviando a su propio Hijo - condenó pecado en la carne. ”Esto es final y concluyente: no puede quedar ninguna duda al respecto. ¡Bendito secreto de fuerza y ​​descanso para el alma!

Para que la justicia requerida por la ley se cumpliera sin la ley. De esta manera, la ley misma se desplaza como norma de justicia, pero el requisito de justicia de la ley se confirma y se cumple en aquellos que, estando bajo la gracia, "no andan según la carne, sino según el Espíritu". La ley se aplicaba a la carne, requiriendo justicia, pero no podía producir justicia; de hecho, no había tal cosa en la carne para ser sacada.

La gracia deja la carne a un lado, de hecho, condena el pecado en la carne, pero proporciona el poder para la justicia, no la ley, sino el don del Espíritu de Dios para habitar dentro del creyente. Por lo tanto, es un bendito privilegio del creyente olvidarse de sí mismo, apartarse por completo de la carne y andar según el Espíritu. Su objeto se convierte así en Cristo solo, no más él mismo y su propia conducta. porque el Espíritu de Dios pone a Cristo Jesús preeminentemente ante el alma, y ​​todo lo demás en comparación se convierte en vanidad.

¿Pensaríamos en imponer una ley para hacer lo correcto sobre el Espíritu de Dios? Sería una locura: hacer el mal que sabemos es imposible para Él. Entonces, ¿se puede imponer la ley a los que tienen el Espíritu de Dios para exigirles justicia? Ciertamente no. Son libres, libres para ser siervos voluntarios de Cristo de todo corazón. Esto es verdaderamente liberación, la esclavitud desaparecida y el alma en libertad en la presencia de Dios. Que su infinita misericordia haga de esto una realidad viva en innumerables almas.

Estos primeros cuatro versículos luego nos dan la liberación, que vemos involucra un cambio absoluto, primero en la posición, segundo en la operación interna de Dios y tercero en el estándar de justicia.

LA OBRA DEL ESPÍRITU HABITANTE

Ahora bien, la operación del Espíritu de Dios en el santo individual, como en la Iglesia de Dios, es un asunto de suma importancia en la actualidad. Su presencia es tan real como lo fue la presencia del Señor Jesús durante sus pocos años caminando sobre la tierra en carne. Este capítulo ha sido un gozo especial para innumerables santos, y con razón, pero su significado, incluso entonces, se asume poco como la manifestación distintiva de la obra del Espíritu de Dios personalmente presente en la tierra para cumplir la voluntad de Dios. El secreto de la bienaventuranza del capítulo radica simplemente en esto, que es obra del Espíritu, con el hombre completamente a la sombra.

Pero es bien sabido que la última parte del capítulo es la que atrae el deleite de un mayor número de almas, cuya atención se dirige poco a la primera parte. ¿Podrá entonces su deleite ser tan pleno como Dios quiso? ¿O no están más bien satisfechos con una cierta medida de consuelo y gozo, sin entrar realmente en la plenitud que la sabiduría de Dios ha provisto? ¿Puede haber cometido un error en lo que puso primero? No, la primera parte es de vital necesidad, muchas veces ignorada.

Si vamos a entender la obra del Espíritu, debemos entender completamente esto, que no puede haber mezcla de carne con ella. Y no sea que en esto nos equivoquemos o seamos engañados por las bellas apariencias de la carne, que siempre busca estimular al Espíritu, hay una bendita salvaguarda para el alma en el ministerio de la primera parte del capítulo, y la basura de La obra y la importancia personal del hombre se quitan para la manifestación distintiva de la obra del Espíritu. Es prudente considerar esto bien.

El versículo 5 nos da de manera concisa los dos principios rectores opuestos que operan en las almas. Solo hay dos: no tienen similitud real, ningún punto de acuerdo en ningún particular, y entre ellos no hay posibilidad de hacer las paces. Aquellos que son según la carne son, por supuesto, incrédulos; aquellos según el Espíritu, creyentes. La mente de uno está puesta en las cosas carnales, la mente del otro en las cosas del Espíritu. El principio es simple, que el objeto sobre el cual se fija la mente gobernará la conducta, aunque hay operaciones internas que hacen que la mente se oriente en un sentido u otro.

"Porque la mente de la carne es muerte, pero la mente del Espíritu, vida y paz" (JND). Los versículos 6, 7 y 8 nos dan la oposición esencial en estas dos cosas: el fin de la primera es la muerte, el fin de la vida posterior y la paz. La carne, con todos sus objetos, sólo es llevada a la muerte: no tiene mejor anticipación: su ojo no ve más, porque no puede. La mente del Espíritu, que tiene a Cristo por objeto, por supuesto, es vida y paz.

Cristo ha resucitado de entre los muertos, en una esfera de perfecto descanso y paz, y siendo esta la porción segura de aquel que tiene la mente del Espíritu, la muerte se ha convertido meramente en algo incidental: el fin es vida y paz, y el presente toma su carácter del final.

"La mente de la carne es enemistad contra Dios: porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede". ¿Qué pronunciamiento más fuerte podemos pensar que este? La insomnio a Dios es enemistad contra Él, y la mente de la carne no puede estar sujeta a Él: tiene un carácter fijo de rebelión. ¡Solemne y terrible verdad para contemplar! Debemos recordar que tal es la mente natural del hombre, según la cual incluso un creyente puede actuar tontamente, cuando no hace uso de la mente del Espíritu, que es su legítima herencia.

Pero el versículo 8 no habla simplemente de la "mente", sino de "los que viven en la carne". Estas son personas inconversas, por supuesto, que no tienen el Espíritu, como lo confirma el versículo 9. Note también Romanos 7:5 . Cualquier otra cosa que puedan hacer, cualesquiera que sean sus excelentes cualidades y admirables virtudes ante los hombres, "no pueden agradar a Dios.

"Ésta es la conclusión inequívoca, imposible de transigir. Que nadie se engañe: el modelo más ejemplar, atractivo, honorable y sincero del hombre en la carne" no puede agradar a Dios ". Por favor, los hombres puede, y quizás sobre todo él mismo, pero nada puede agradar a Dios en referencia a los hombres, salvo la obra de Su Espíritu dentro de ellos. Sólo la mano de obra divina puede lograr el placer Divino. Esta es una lección solemnemente importante para el hombre.

Pero pasamos a la condición claramente declarada de todos los cristianos: "no estáis en la carne, sino en el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Ahora bien, si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él ". Aquí está la exclusión total de todos los que no tienen el Espíritu de Cristo. No son de Cristo. Sin duda, la expresión "el Espíritu de Cristo" pretende transmitir el pensamiento de lo que es característico de los santos de Dios: manifiestan (en cualquier grado) el mismo Espíritu que Cristo manifestó en el mundo.

Pero esto sería imposible si no tuvieran personalmente el mismo Espíritu. "El Espíritu de Dios", "el Espíritu de Cristo", "el Espíritu de Aquel que levantó a Jesús de los muertos" es, por supuesto, el mismo Espíritu, pero conectado con diferentes verdades. En el primer caso, es el hecho de que Dios habita por Su Espíritu en el creyente; en el segundo, la manifestación característica del Espíritu como se ejemplifica en Cristo; en el tercero, la futura esperanza de la glorificación por el poder del Espíritu.

Observemos aquí, sin embargo, que no es obra del Espíritu lo que se ha puesto ante el alma para encontrar la paz. En los capítulos anteriores es más bien la obra de Cristo el objeto de la fe del alma y el fundamento de su paz. No debemos buscar la paz sobre la base de la obra del Espíritu en nosotros: eso sería simplemente una forma sutil de ocupación propia. El Espíritu, aunque es cierto, su obra es

subjetivo, siempre ocuparía el alma con lo objetivo , es decir, fuera del creyente, mientras que, sin embargo, es necesario saber de quién es el poder que obra en nosotros. La evidencia más verdadera de la obra del Espíritu en nosotros es nuestra ocupación con todo lo que Dios ha hecho y revelado en y por el Señor Jesucristo.

"Y si Cristo está en vosotros" (ya que Él habita por el Espíritu en cada creyente) "el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu es vida a causa de la justicia". Aquí está claro que "Cristo en ti" no significa erradicar el pecado. Porque aunque está dentro, no hay cambio en el cuerpo: todavía está muerto a causa del pecado. La carne permanece en su estado corrupto hasta la resurrección en la venida del Señor. La condición del cuerpo contaminada por el pecado debe esperar su erradicación hasta "la adopción, es decir, la redención de nuestro cuerpo" (v. 23).

"Pero el Espíritu es vida a causa de la justicia". Cf. 2 Corintios 4:1-18 . No es en el cuerpo en el que debo buscar la manifestación de la vida o la justicia: todavía está relacionado más bien con el pecado y la muerte. Pero el Espíritu de Dios habita dentro de mí, sobre la única base justa: la muerte de Cristo. La vida está conectada con él.

Dios me ha asegurado primero la justicia: libertad para el Espíritu, que es la vida. Es muy importante considerar la verdad de este versículo. Incluso ahora, el Espíritu de Dios, que es vida, habita dentro de nuestros "cadáveres". Es un retrato vívido del contraste entre nuestras dos naturalezas.

Pero el versículo 11 continúa con la futura redención del cuerpo. El mismo Espíritu que habitó en Cristo, que resucitó de los muertos por la gloria del Padre, porque Él también habita en nosotros, es la garantía de que seremos vivificados nuestros cuerpos mortales. Es una perspectiva firme y segura, por la cual la fe puede esperar tranquila y gozosamente. Por lo tanto, no hay necesidad de desanimarnos por la presencia del pecado en nuestros cuerpos mortales: solo debemos esperarlo hasta ese día bendito. Sin embargo, es nuestro privilegio vivir por encima de él, por el poder del Espíritu que habita en nosotros, y esto lo aclaran los tres versículos siguientes.

"Por tanto, hermanos, somos deudores" - esto es evidente, porque todo da testimonio de que somos criaturas dependientes - la cruz de Cristo, por supuesto, sobre todo. Pero si son deudores, ciertamente "no es para la carne, vivir según la carne". La carne no ha sido más que un ladrón, devastador y destructor. ¿Le debemos más que el terrible precio que ha cobrado? ¡Ah, no! nuestra deuda es con Aquel que nos ha redimido del opresor devastador.

¿Estaremos entonces gastando nuestra sustancia en esta carne pecaminosa como si todavía fuéramos siervos de ella? Escuchemos Romanos 13:14 - "Vestíos del Señor Jesucristo, y no hagáis provisión para la carne, para satisfacer sus concupiscencias". Si alimento la carne, seguramente será fuerte: si no la alimento, pronto se volverá inactiva.

"Porque si vivís según la carne, estáis a punto de morir; pero si por el Espíritu dais muerte a las obras de la carne, viviréis" (JND). La muerte es el resultado final de vivir según la carne: no podría ser de otra manera: nada que no sea para Dios y de Dios puede permanecer por la eternidad. Pero el Espíritu dentro del creyente tiene poder para "hacer morir las obras de la carne", y el creyente, haciendo uso de este poder, prueba la realidad de la vida que es eterna.

Este verdadero vivir, ser guiado por el Espíritu de Dios, se conecta con la filiación (v. 14). Es característico de todo santo de Dios, por supuesto. Si no hay dirección del Espíritu, todo es mera carne. Por lo tanto, cualquiera que sea la medida de sujeción y obediencia a la dirección del Espíritu, todo verdadero creyente es guiado por el Espíritu. De lo contrario, no podría haber fruto alguno. La carne puede ser impulsada por la ley o por las circunstancias a hacer ciertas cosas que parecen buenas, pero es vanidad.

Ser guiado por el Espíritu implica una sujeción voluntaria y amorosa al Señor Jesús, y ¿qué verdadero creyente puede rechazar esto por completo? ¡Ciertamente no uno! No puede haber nadie hoy llamado hijo de Dios que no tenga el Espíritu de Dios. Gálatas 4:1-7 trata claramente con el tema de la filiación, como una bendición dispensacional del presente día de gracia, en contraste con la esclavitud anterior bajo la ley antes de la muerte de Cristo.

Para el creyente, la redención lo pone en la posición de un hijo, habiendo recibido la adopción (v. 5), luego el envío del Espíritu (v. 6) pone el sello sobre esto. Todo el que es hijo, Dios lo dota de su Espíritu; por tanto, no se puede permitir una pretensión de filiación sin el Espíritu. La dirección del Espíritu es una parte indispensable del cristianismo.

El versículo 15, sin embargo, nuevamente protege cuidadosamente contra esto que produzca dudas en las almas de los santos y temor de si finalmente serán aceptados por Dios. No habían recibido un espíritu de esclavitud para simplemente volverlos a tener miedo, como lo habían sido cuando estaban bajo la ley. No es que el cristianismo diga lo mismo que la ley, solo un poco más esperanzado: esto sería una mera mezcla de principios y confusión.

¿Cuál es el espíritu con el que se debe recibir el cristianismo? Seguramente con el mismo espíritu que se da: "de fe en fe"; como se dice en Romanos 1:1-32 . Dios da gratuitamente según el principio de la fe, y nosotros debemos recibir según el mismo principio, con un espíritu de confianza y agradecimiento. Esto es lo que ama.

La esclavitud y la exigencia están lejos de su mente: que estén lejos de la nuestra. No hemos recibido un espíritu que nos hace meros esclavos, sino "el Espíritu de adopción, por el cual clamamos Abba Padre". Ésta es la dignidad y la libertad aseguradas de los hijos. No deja lugar a dudas y temores, ni a una obediencia meramente servil, buscando el Cielo como recompensa del servicio a Dios; porque el cielo es la porción perfectamente segura del creyente: al servir a Dios, debe hacerlo sin ninguna duda al respecto. Tal es la libertad y la paz del Espíritu de adopción. Da cercanía consciente a Dios como Padre.

Así también en el versículo 16 da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Para entender bien esto debemos recordar que todos los santos desde Adán hacia abajo han sido hijos de Dios, aunque hasta la cruz de Cristo no tenían la posición de hijos de Dios. Las palabras griegas en los versos 14 y 16 son claramente diferentes: la última implica nacimiento, la primera se refiere a la dignidad de la posición adoptada .

Pero aunque, como hemos dicho, incluso los santos del Antiguo Testamento eran hijos (no hijos) de Dios, sin embargo, no tenían el mismo testimonio confirmador de esto que tenemos hoy. No había la misma prueba de que disfrutaban en sus almas: aún eran infantes ( Gálatas 4:1 ), verdaderamente nacidos de nuevo de Dios, pero poco conscientes de la bienaventuranza de su relación.

Pero el don del Espíritu es un testimonio para nosotros, dentro de nosotros, que da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Este es un testimonio que los santos del Antiguo Testamento no tenían. Hoy disfrutamos de la relación de los niños en la misma medida en que prestamos atención al testimonio del Espíritu. El Espíritu, por supuesto, atrae nuestros afectos a Cristo y nos permite deleitarnos en las cosas de Dios; cuanto más, más plenamente le permitimos su lugar.

El hecho también de que seamos hijos de Dios por adopción, en virtud de la redención, es en sí mismo una prueba de que somos "hijos de Dios". La adopción y el nuevo nacimiento son verdades distintas, por supuesto, que enseñan las líneas de pensamiento más preciosas, pero no hay adopción sin un nuevo nacimiento, y desde la cruz de Cristo, cada alma recién nacida también ha recibido la adopción. El nuevo nacimiento habla de relación filial: la adopción habla de dignidad posicional.

"Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo". Realmente bendita verdad, aplicable a todo santo desde Adán hasta la venida de Cristo, porque todo niño es un heredero, aunque esté en la infancia y no se dé cuenta de su derecho a la herencia. De hecho, ¿cuántos de los santos de Dios antes del primer advenimiento de Cristo tenían algún entendimiento de que reinarían con Cristo en gloria? Pero tal es la clara revelación del cristianismo.

(Compárese con 1 Corintios 6:2-3 ; 2 Timoteo 2:12 ; Apocalipsis 3:21 ; Apocalipsis 5:9-10 ).

Pero mientras tanto, es el momento del sufrimiento: esperar, aguantar con paciencia. Tal es nuestro carácter de identificación con Él hoy: es la prueba de fe estar unidos a un Señor rechazado. Pronto estaremos unidos a Él en la glorificación. ¡Bendita respuesta al poco tiempo de sufrimiento!

Desde el versículo 18 al 25, el sufrimiento presente en relación con la vieja creación, junto con la anticipación de la liberación de ella, viene ante nosotros. Los sufrimientos no deben compararse con la gloria que se revelará en los santos. Uno es breve y transitorio: el otro eterno; la gloria mucho más que compensar incluso el camino más espinoso del sufrimiento en la tierra. No es una mera teoría, sino el cálculo cuidadoso y deliberado de un hombre que sufrió por amor a Cristo quizás por encima de cualquier otro. ¡Bendito ejemplo del poder de Cristo descansando sobre un alma!

Pero la escena de los sufrimientos de los santos tiene en sí misma una perspectiva más bendecida que la aguarda. La creación tiene una sincera expectativa al esperar la manifestación de los hijos de Dios. Debe esperar su libertad hasta que los hijos de Dios (que ahora disfrutan de la libertad de la gracia), se manifiesten en la libertad de la gloria.

Es el hombre quien, por supuesto, es responsable de la plaga del pecado sobre la creación; por lo tanto, el hombre, para tener gloria, primero debe ser sujeto de la gracia. Pero la creación no se hizo por sí sola - "no voluntariamente" - "se sometió a la vanidad": no era una cuestión moral, como con el hombre, sino que por el pecado del hombre toda la creación ha sufrido; es "por razón de" el hombre, "que lo ha sometido".

Por tanto, no es la gracia lo que necesita la creación, sino la redención del poder. De modo que hay espera "con la esperanza de que la creación (criatura) misma también sea liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios". Entonces la creación, que fue forzada a la corrupción por el pecado del hombre, será identificada con la gloria de los hijos de Dios. "Porque sabemos que toda la creación a una gime y da dolores de parto hasta ahora". Toda la creación se une al canto fúnebre: cada parte se ha visto afectada.

"Y no sólo ellos, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, también nosotros mismos gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo". "Las primicias del Espíritu" nos da un anticipo en anticipación de ese brillante día de gloria; pero a pesar de la indecible bienaventuranza de esto, todavía estamos en el cuerpo conectados con una creación contaminada por el pecado. De modo que nuestro regocijo se mezcla con gemidos.

Así, Dios da a sus santos renovados para que sientan los dolores de la vieja creación y anhelen con más fervor que la gloria sea revelada. Vemos aquí que se le da un significado adicional a la adopción, al comparar el v. 15 y Gálatas 4:1-7 . En cierto sentido hemos recibido la adopción ( Gálatas 4:5-7 ), convirtiéndonos en hijos de Dios por fe.

En este caso, esperamos la adopción, la redención del cuerpo, es decir, que nuestros cuerpos sean liberados de esta esfera de pecado y corrupción, y conformados a la imagen de Cristo, seremos manifestados públicamente como hijos de Dios. Por fe tenemos la adopción ahora; por manifestación lo tendremos en gloria.

De hecho, en los versículos 23 y 24, las verdades de la adopción, la redención y la salvación reciben una aplicación futura; sin embargo, en otra parte se habla de cada uno de ellos como una posesión presente de todo creyente. Compare también Efesios 1:7 ; Efesios 2:5 ; Efesios 2:8 ; 2 Timoteo 1:8-9 . Esto no puede implicar ninguna duda en cuanto al futuro, más bien la seguridad absoluta de que las bendiciones que tenemos ahora por fe, las tendremos entonces por manifestación.

"Porque en esperanza somos salvos; pero la esperanza que se ve no es esperanza: porque lo que un hombre ve, ¿por qué espera todavía? Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos". La esperanza es una parte esencial del carácter cristiano - "un ancla del alma, a la vez segura y firme" ( Hebreos 6:19 ), no una cuestión de indefinida incertidumbre: si así fuera, no debemos esperar con paciencia, sino con dudas. y miedos. La fe da la certeza de que la esperanza se cumplirá, cuando no lo sabemos, pero la fe también nos hace contentos con esperar pacientemente. Esta es la verdadera "paciencia de esperanza".

Pero nuestra condición en el mundo es también una en la que la inteligencia no es en modo alguno perfecta: inteligencia para soportar todo mal y problema, para poder saber qué es necesario para hacer frente a ellos. Sin embargo, tales debilidades son la misma ocasión para la operación del Espíritu de Dios. Nuestra ignorancia de cómo orar como deberíamos nos muestra seguramente nuestra necesidad de la obra del Espíritu, y nos daría más para someternos a Él.

Los gemidos relacionados con la vieja creación a menudo nos encontramos incapaces de traducir en palabras, mientras que nuestras almas más íntimas pueden verse profundamente afectadas. No es más que otro medio por el cual Dios nos enseña la dependencia. Mucho puede estar reprimido en el alma que no puede encontrar salida en las palabras, de modo que incluso en la presencia de Dios solo se producen gemidos. Pero si en verdad falta la inteligencia, el Espíritu de Dios que mora en nosotros satisface plenamente la necesidad.

Su presencia personal da tranquilidad y descanso al alma, porque si no podemos confiar en nuestra propia inteligencia, podemos confiar plenamente en Él. Así tenemos la certeza de que nuestro Dios, que escudriña los corazones, sabiendo perfectamente cuál es la mente del Espíritu, es correctamente orado, porque el Espíritu intercede, no según nuestros deseos egoístas o pensamientos naturales, sino según la voluntad de Dios. . ¡Bendito consuelo en verdad!

TRIUNFANDO EN EL AMOR DE CRISTO

Pero desde el versículo 28 hasta el final tenemos cosas ante nosotros que no son inciertas para nuestra inteligencia: es un conocimiento definitivamente asegurado que es característico del cristianismo, el lenguaje apropiado de cada alma salva.

"Pero sabemos que todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios, a los que son llamados según el propósito" (JND). ¿Es esta la expresión sincera de nuestras almas? Todo cristiano ciertamente está de acuerdo con la verdad aquí, pero ¿cuántos cristianos la disfrutan como un poder real y práctico sobre el alma y, por lo tanto, descansan plenamente en el incesante amor de Dios hacia nosotros? Este es un asunto diferente, por supuesto; pero la Palabra nos ha sido dada con este fin, para que tenga un efecto vital en nuestras vidas.

Debe notarse aquí que "los que son llamados según un propósito" son solo "los que aman a Dios": no es el mismo llamado que en Mateo 22:14 - el llamado de la gracia para todos, que es rechazado por muchos . Aquí se trata más bien de la llamada del propósito divino, que no se puede rechazar, es más, que "los llamados" no pensarían en rechazar. Hay una maravillosa bendición y consuelo en estas siguientes verdades acerca de la obra perfectamente soberana de Dios en la gracia, es decir, para aquellos que han confiado en Cristo. El orden es, por supuesto, digno de Dios mismo, y todo es deliberado con calma, porque se ha establecido antes que la tierra.

Primero es Su presciencia. Es impensable que pudiera ser de otra manera con Dios. Antes de que se pronunciara su palabra creadora, él conocía bien "el fin desde el principio". De hecho, es absolutamente imposible encontrar descanso en cualquier otro Dios que no sea ese, y cuando mi alma sea salva, puedo mirar atrás y regocijarme de que Dios me conoció de antemano como alguien a quien salvaría por el evangelio de la gracia.

Luego viene la predestinación para ser conformados a la imagen de Su Hijo. Señalemos bien que no se trata simplemente de la predestinación para ser salvo, sino para la gloria futura conforme a la imagen de Cristo, que es él mismo "la imagen de Dios". Sin duda, el lado moral de la verdad es el más destacado aquí, es decir, que la pureza, la santidad y todas las demás virtudes benditas de nuestro Señor, tendrán su brillante reflejo en Sus santos.

¡Ciertamente maravilloso propósito, y digno de tal Dios! En otra parte, por supuesto, aprendemos que incluso físicamente nuestros cuerpos serán modelados como Su cuerpo de gloria ( Filipenses 3:21 ). Cuán dichosamente se completa el misericordioso propósito de nuestro Dios. Para nuestros propios corazones hoy, ¿podría algo compararse con ser como Aquel que nos ha salvado tanto de nuestros pecados como del poder del pecado? Contemplar a una Persona así es desear ser como Él.

Su título aquí - "el Primogénito entre muchos hermanos" - es claramente uno de prioridad en Persona, no en el momento del nacimiento. Colosenses 1:15-16 confirma tal principio en cuanto al "primogénito". Cristo es "el primogénito de toda criatura". ¿Por qué? "Porque en él fueron creadas todas las cosas". Salmo 89:27 da un testimonio claro.

Hablando de David como tipificación de Cristo, Dios declara: "Lo haré mi primogénito, más alto que los reyes de la tierra". Es una dignidad oficial muy por encima de cualquier mera cuestión de tiempo. En los tiempos del Antiguo Testamento, al primogénito según la naturaleza se le concedía la prioridad sobre sus hermanos, pero esta rígida costumbre fue revertida muchas veces por Dios, quien dio la primogenitura a un menor. Así que ahora, Dios dejaría en claro que Adán ha sido completamente desposeído de todos los derechos del primogénito, y estos ahora están eternamente en manos del Señor Jesús.

Sin embargo, podemos agradecer a Dios que en gracia Él (Cristo) tiene "muchos" a quienes no se avergüenza de llamar hermanos ( Hebreos 2:11 ).

El llamamiento (v. 30) llega a su debido tiempo. Y a nosotros que somos salvos, ¿no podemos decir que ha sido por una voz de poder y gracia irresistibles? - despertándonos de la masa de corrupción y ruina de este mundo - para escuchar "la voz del Hijo de Dios" - y vivir. 1 Tesalonicenses 2:12 y 2 Tesalonicenses 2:14 hablan de este llamado, por el cual los santos tesalonicenses se volvieron a Dios de sus ídolos, un llamado tan fuerte que los separó de sus propios compatriotas al precio de la persecución más amarga ( 1 Tesalonicenses 2:14 ).

Y Pablo, quizás más que todos los demás, conoció el maravilloso poder de ese llamado, que lo llevó, "blasfemo, perseguidor e injurioso", a caer tembloroso y asombrado a los pies de Jesús ( Hechos 9:1-43 ; Gálatas 1:13-16 ).

"Y a los que llamó, a éstos también justificó". Poco es necesario decir aquí para la justificación del que cree en Jesús, ya que esto ya se ha discutido completamente en los capítulos anteriores de Romanos. Pero la justificación debe entrar aquí, porque Él nos ha llamado de la carga de los pecados y del estado de pecado. Ahora se demuestra que las demandas de justicia se cumplen plenamente.

Y la glorificación se introduce de inmediato, sin ninguna otra operación que intervenga. Esto es verdaderamente digno de un Creador soberano y obrero divino. El fin está como asegurado desde el principio, tan plenamente que Él puede hablar de la glorificación de los creyentes como una obra ya cumplida. ¿No nos recuerda las palabras del Señor Jesús en su oración al Padre: "Y la gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno; yo en ellos, y Tú en mí, para que sean perfeccionados en uno; y para que el mundo sepa que tú me enviaste y los amó como a mí me has amado " Juan 17:22-23 .

Aquí está la perfecta dignidad de un orador divino, que considera que todo el transcurso del tiempo permanece completamente abierto a Su mirada, y la gloria futura como algo establecido en el presente. Nos convertimos en partícipes de la gloria que Dios le ha dado, no de la gloria que tuvo con el Padre antes de que existiera el mundo; pero la gloria que ha adquirido por Su humillación y sufrimiento como Hombre en el mundo, y de la que está investido hoy a la diestra de Dios.

Es la gloria de la belleza y perfección moral, de la obediencia devota a la voluntad de Dios; - la obediencia hasta la muerte, y el botín que ha ganado con su bendito sacrificio. En todo esto, sus santos compartirán benditamente el fruto de su propia obra maravillosa. ¡Qué santa alegría y dulzura es la tranquila certeza de todo esto!

Y ahora, es hora de sacar una conclusión, comenzando con el versículo 31. Tampoco es simplemente una declaración de conclusiones; sino que el Espíritu de Dios busca sacar de todo corazón cristiano respuestas definitivas y concluyentes, comprometiéndose plenamente el corazón a la firme convicción de la verdad. Sin embargo, es sin duda el lenguaje apropiado de los elegidos unidos. Es "¿qué , pues, diremos a estas cosas?" Mientras que, al llegar al versículo 38, la palabra es: "Estoy persuadido". Hay persuasión y gozo personal, pero también deben dirigirse hacia todos los demás santos, incluyéndolos en la perfección de la bendición de Dios.

Luego hay una serie de preguntas desafiantes. De hecho, desde los versículos 31 al 35, cada declaración puede interpretarse correctamente como una pregunta. En griego, las expresiones "Dios es el que justifica" y "Cristo es el que murió", pueden ser consideradas como afirmaciones o preguntas, por lo tanto, "¿Dios el que justifica?" y "¿Cristo, que murió?" etc. La misma forma de hablar se usa en el v. 35 - "¿Será tribulación o angustia"? etc.

, donde el uso exige una pregunta. Las palabras "es" y "será" no tienen equivalente en griego. Pero es el Espíritu de Dios nos pide lo que diremos a estas cosas. Que cada cristiano responda con una confesión inequívoca y sincera de confianza en la fidelidad de Dios.

"Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?" Se verá en los versículos 31 al 33 que Dios está preeminentemente ante nosotros, la Fuente del evangelio, como hemos visto antes. No es simplemente Cristo intercediendo por nosotros, como es una verdad bendita, por supuesto (v. 34), sino Dios por nosotros. El versículo 32 lo presenta así como entregando el objeto más querido de Su corazón, al terrible sufrimiento de la cruz, sin librarlo del juicio absoluto contra nuestros pecados, el horror de ser hecho maldición por nosotros.

¡Maravilloso sacrificio por parte de Dios mismo! Y si es así, ¿puede retener alguna bendición real de los suyos? ¿No nos dará también con él todas las cosas? Fíjense, es "con Él también", nunca sin Él, porque nada probará ser una verdadera bendición si no está en conexión con Cristo. Pero, ¿tenemos entonces algún motivo de queja? - cuales sean nuestras circunstancias? Deje que el corazón cristiano responda. ¿Qué son las "cosas" para Dios en comparación con su propio Hijo? Las bendiciones menores ciertamente las dará, si ha dado las mayores.

"¿Quién acusará a los escogidos de Dios? ¿Lo hará Dios, el que justifica?" Estos tres versículos nos dan tres pasos: primero, Dios por nosotros; en segundo lugar, Dios nos bendiga; y en tercer lugar, Dios nos justifica, o nos libera de todos los cargos. Porque, ¿quién tiene derecho a acusarnos? Seguramente Dios es el único que tiene ese derecho. Pero, ¿hará Él esto, el que por el contrario nos ha justificado?

"¿Quién es el que condenará? ¿Será el Cristo que murió? Sí, más bien, el que resucitó, el que está a la diestra de Dios, el cual también intercede por nosotros". En cuanto a la condenación, Juan 5:22 nos dice: "El Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo", luego el v. 27 - "Y también le ha dado autoridad para ejecutar juicio, porque es el Hijo del Hombre". .

"Entonces Cristo tiene autoridad para condenar. ¿Lo hará? - es decir, ¿en referencia a los elegidos? ¡Por qué, murió por nosotros, resucitó por nosotros, está a la diestra de Dios intercediendo por nosotros! con el tiempo condenará al impenitente, pero ¿lo hará así con los que confían en él?

O, por otro lado, cuando ha mostrado un amor tan positivo e infinito por nosotros, "¿quién nos separará del amor de Cristo?" ¿Es una posibilidad? ¿Qué hay de todas esas cosas que prueban la fe y prueban el corazón, cosas que al ojo natural pueden parecer contradecir el cuidado constante e infalible de Dios por las almas? ¿Será la tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, o la espada? ¿No son más bien ocasiones especiales para arrojarnos más sobre ese amor?

De modo que las preguntas terminan con el verso 35, pero se cita la palabra escrita para confirmar el alma en cuanto a la última: "Como está escrito: Por tu causa somos muertos todo el día; somos contados como ovejas para el sacrificio." Es por la causa de Cristo que se permite que estas aflicciones lleguen al creyente, para que puedan probar más profundamente la realidad de Su amor y el poder de ese amor, que, cuando se conoce en el alma, es mucho más que un rival para las pruebas más terribles que se puedan conocer. Sabemos que esto ha sido probado prácticamente en los casos de mártires innumerables.

Cuando se considera que es por causa de Cristo, la mayor aflicción engendrará el gozo más profundo. El sufrimiento por hacer mal es ciertamente una cosa diferente; pero en cualquier prueba "necesaria", que viene por un camino de obediencia sumisa, puede haber la tranquila y dulce seguridad de que no es más que una prueba de fe. El diablo busca, es cierto, separarnos del amor de Cristo; de ahí que las aflicciones calculadas por él para este fin sean en realidad por causa de Cristo. Veamos esto y tendremos el regocijo más paciente a través de todo esto.

De hecho, "en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó". Este es el carácter cristiano apropiado: la victoria es algo completamente asegurado. Cristo nos ha amado: ¿cómo entonces podría ser de otra manera? "Más que vencedores" es una palabra bienaventurada: no se trata simplemente de triunfar sobre la oposición: es el alma elevada por encima de todo a la propia presencia de Dios de bienaventuranza infinita y eterna, "por medio de Aquel que nos amó".

¿Es de extrañar entonces que Pablo no dude en registrar la profunda persuasión de su alma en cuanto a la bendita y segura porción del amado pueblo de Dios? "Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra creación, podrá separarnos del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

"La muerte se menciona primero, lo que es el mayor temor y pavor del hombre. Pero su aguijón ha desaparecido para el creyente ( 1 Corintios 15:54-57 ). Pero ¿qué pasa con la vida con todas sus vicisitudes, pruebas y adversidades? breve cosa transitoria, una pequeña cosa comparada con su grandeza. ¿O todas esas cosas posicionalmente por encima de nosotros - ángeles, principados, potestades? Dios es más grande que ellos: y Él es por nosotros.

¿Y las cosas, ya sean las barreras presentes que parecen insuperables o las posibilidades futuras, o lo que es más alto que nuestro entendimiento, o las misteriosas profundidades del mal que congelan las almas de los hombres? Una vez más, la respuesta sonora es simplemente "Dios por nosotros". Ninguno de estos, "ni ninguna otra criatura, podrá separarnos del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro".

Aquí, de hecho, tenemos el cántico de la victoria a orillas del Mar Rojo, ( Éxodo 15:1-27 ), "Cantad al Señor, porque ha triunfado gloriosamente". Maravillosa y apropiada conclusión a la consideración de la liberación de Dios, primero de la culpa de los pecados, luego del poder del pecado. Así termina la discusión del consejo soberano de Dios en gracia y bendición, recomendado a todos los hombres en todas partes y aplicable a "todos los que creen".