Los hace saltar como terneros; al Líbano y al Sirión hizo saltar como crías de toros salvajes.