Y Simeón los bendijo, y dijo a María su madre: He aquí, este [niño] está (q) puesto para la (r) caída y levantamiento de muchos en Israel; y por una (s) señal (s) de la que se hablará en contra;

(q) Es designado y puesto por Dios como una marca.

(r) Caída de los réprobos que perecen por su propia culpa: y por la resurrección de los elegidos, a quienes Dios dará fe para creer.

(s) Es decir, una marca que todos los hombres se esforzarán seriamente por alcanzar.