Inclinó los cielos y descendió; una densa oscuridad había debajo de sus pies.