Me rodearon los dolores de la muerte, y los torrentes de la perversidad me atemorizaron.