"“Luego el sacerdote escribirá estas maldiciones en un libro, y las borrará en el agua amarga."