"El sacerdote hará que la mujer esté de pie delante del SEÑOR, soltará la cabellera de la mujer y pondrá en las manos de ella la ofrenda recordatoria, que es la ofrenda por los celos. “El sacerdote tendrá en la mano el agua amarga que acarrea maldición,"