Salmo 16:10

Explicación, estudio y comentario bíblico de Salmo 16:10 verso por verso.

Pues no dejarás mi alma en el Seol ni permitirás que tu santo vea corrupción.