Pero tú eres santo. ¡Tú, que habitas entre las alabanzas de Israel!