A menos que esté circuncidado. Muchos de los que se habían convertido del judaísmo sostenían que nadie, ni siquiera convertido del paganismo, podía salvarse, a menos que se circuncidara y observara las demás ceremonias de la ley de Moisés. (Witham) --- Ver Gálatas v.2.