Convirtió sus lluvias en granizo y en llamas de fuego, en su tierra.