1-11 La obediencia perseverante de la fe en Cristo fue la carrera que se les planteó a los hebreos, en la que debían ganar la corona de la gloria o tener la miseria eterna como su porción; y se nos plantea a nosotros. Por el pecado que tan fácilmente nos acosa, entendemos aquel pecado al que somos más propensos, o al que estamos más expuestos, por hábito, edad o circunstancias. Esta es una exhortación muy importante; porque mientras el pecado más querido de un hombre, sea cual sea, permanezca sin ser vencido, le impedirá correr la carrera cristiana, ya que le quita todo motivo para correr, y le da poder a todo desánimo. Cuando estén cansados y desmayados en sus mentes, que recuerden que el santo Jesús sufrió, para salvarlos de la miseria eterna. Mirando fijamente a Jesús, sus pensamientos fortalecerán los afectos santos y mantendrán bajo sus deseos carnales. Considerémosle, pues, con frecuencia. ¿Qué son nuestras pequeñas pruebas para sus agonías, o incluso para nuestros desiertos? ¿Qué son para los sufrimientos de muchos otros? Hay una tendencia en los creyentes a cansarse, y a desmayar bajo las pruebas y aflicciones; esto se debe a la imperfección de la gracia y a los restos de la corrupción. Los cristianos no deben desmayar bajo sus pruebas. Aunque sus enemigos y perseguidores sean instrumentos para infligirles sufrimientos, son castigos divinos; su Padre celestial tiene su mano en todo, y su sabio fin para responder por todo. No deben tomar a la ligera las aflicciones y no sentirlas, porque son la mano y la vara de Dios, y son sus reprimendas por el pecado. No deben desanimarse y hundirse en las pruebas, ni inquietarse y lamentarse, sino soportarlas con fe y paciencia. Dios puede dejar a otros solos en sus pecados, pero corregirá el pecado en sus propios hijos. En esto actúa como un padre. Nuestros padres terrenales pueden a veces castigarnos, para gratificar su pasión, más que para reformar nuestros modales. Pero el Padre de nuestras almas nunca se aflige ni aflige voluntariamente a sus hijos. Siempre es para nuestro beneficio. Toda nuestra vida aquí es un estado de infancia, e imperfecta en cuanto a las cosas espirituales; por lo tanto, debemos someternos a la disciplina de tal estado. Cuando lleguemos a un estado perfecto, nos reconciliaremos plenamente con todo el castigo que Dios nos impone ahora. La corrección de Dios no es condenación; el castigo puede ser soportado con paciencia, y promover en gran medida la santidad. Aprendamos, pues, a considerar las aflicciones provocadas por la malicia de los hombres, como correcciones enviadas por nuestro sabio y bondadoso Padre, para nuestro bien espiritual.