Jesús le dijo: — ¿Qué tiene que ver eso conmigo y contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.