Ahora bien, el primer pacto tenía reglamentos acerca del culto y del santuario terrenal.