Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado