Porque embiste contra él con cuello erguido, con el doble grosor de su escudo.