Romanos 8:1-39

EXPOSICIÓN

Romanos 8:1-45

(c) La bendita condición y la esperanza asegurada de los que están en Cristo Jesús. El resumen de los contenidos de este capítulo, que sigue a la Exposición, puede ser mencionado en primer lugar por el estudiante, para ayudar a la comprensión de la línea de pensamiento.

Romanos 8:1

Por lo tanto, ahora no hay condenación para los que están en Cristo Jesús. (Las palabras adicionales de este verso en el Textus Receptus tienen un ligero apoyo, probablemente habiendo sido suministrado por Romanos 8:4. Están fuera de lugar aquí.) "Nunc venit ad liberationem et libertatem. Non autem ponit adversativam δὲ, autem, sed conclusivam a! ra, ergo; quia jam in fine capitis 7. confinia hujus status attigit. Nunc etiam plane ex diverticulo eximio in viam redit quae habetur cap. Romanos 7:6 "(Bengel).

Romanos 8:2

Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me hizo libre (no me ha hecho; el aoristo se refiere al tiempo en que el cristiano se hizo poseído del Espíritu de vida en Cristo) de la ley del pecado y la muerte. Aquí hay un claro contraste con el estado descrito en Romanos 8:14, Romanos 8:23 de Romanos 7:1-45., Y una comprensión de lo que se anhelaba en Romanos 7:24, "la ley del pecado y de la muerte" es evidentemente "la ley del pecado en los miembros" de los que se habló anteriormente. El ἐγὼ, antes en cautiverio de esta ley, ahora está liberado de ella. ¿Y cómo? No por convertirse en un ἐγὼ diferente; no por un cambio de los elementos constitutivos de la naturaleza humana; pero con la introducción de una nueva ley, la ley del Espíritu de vida, que ha emancipado a la ἐγὼ de su antigua y desagradable amenaza. En virtud de esta nueva ley, introducida en mi ser, ahora soy libre de dar toda mi lealtad a la ley de Dios. Obsérvese que Νόμος se usa aquí nuevamente en un sentido diferente al habitual, y por lo tanto tenemos aún más νόμος, además de los definidos en la nota después de Romanos 7:25. La designación de esta nueva ley está en marcada oposición a aquella en la que antes se decía que se celebraba el ἐγὼ; tenemos vida en oposición a la muerte, y el Espíritu en oposición a la carne, así como libertad en oposición al cautiverio. El Espíritu es, de hecho, el Espíritu Divino, tomando posesión de lo que es espiritual (ahora finalmente a la vista) en el hombre interior, haciéndolo partícipe de la vida Divina y capaz de servir a Dios libremente. Las expresiones utilizadas resaltan notablemente una distinción esencial entre Ley y Evangelio, a saber. que el principio de la primera es controlar y disciplinar la conducta por requisitos y amenazas; pero que este último introduzca en el ser interno del hombre un nuevo principio de vida, de donde la conducta correcta puede fluir espontáneamente. La coerción es el principio de uno; inspiración del otro. Se puede encontrar una ilustración en el tratamiento de la enfermedad, por un lado, mediante el intento de represión de dolencias específicas, y por el otro, impartiendo una nueva vitalidad al sistema, que por sí misma puede disipar la enfermedad. A continuación se muestra cómo se ha producido este nuevo estado de libertad. Primero, por lo que Dios en Cristo ha hecho por nosotros aparte de nosotros mismos; La condición subjetiva en nosotros mismos se introduce al final de Romanos 7:4, τοῖς μὴ, etc.

Romanos 8:3

Por lo que la Ley no pudo hacer (esto es ciertamente lo que significa τὸ ἀδύνατον τοῦ νόμου), en que era débil a través de la carne, Dios envió a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado, y por el pecado, condenó el pecado en el carne. La Ley no pudo librarse del dominio del pecado; era débil para tal propósito (cf. Hebreos 7:18, Hebreos 7:19) pero esto no por ningún defecto en sí mismo sino por tener que trabajar a través de nuestra carne pecaminosa que rechazó la obediencia. Y no era el oficio de la ley regenerarse; solo podía mandar y amenazar. Por lo tanto, la liberación vino, y solo podía venir, de Dios mismo (y esto de acuerdo con la gran idea de toda la Epístola, expresada por la frase, "la justicia de Dios"); y entonces envió a su propio Hijo (es decir, su Hijo esencialmente, en un sentido en el que ninguno de nosotros puede ser llamado hijos, él mismo Divino. Toda la deriva del pasaje, así como ἑαυτοῦ, requiere esta concepción); y lo envió a la esfera misma de las cosas que requerían redención, para que mediante la participación real en él pudiera redimirlo personalmente; porque lo envió a semejanza de nuestra "carne de pecado". No se dice en carne de pecado; porque eso podría implicar pecado en la humanidad individual de Cristo: pero, por otro lado, "a semejanza" (ἐν ὁμοιώματι) no implica docetismo, como si la humanidad de Cristo no fuera real; evidentemente, el estrés se basa en el hecho de que fue en nuestra carne humana real que "condenó" el pecado. La frase parece significar lo mismo que lo que se expresa en Hebreos 2:17 y Hebreos 4:15: Ὤφειλε κατὰ πάντα τοῖς ἀδελφοῖς ὁμοιωθῆναι, y Πεπειραμένον κατὰ πὰντα κααθ ὁμοιότητα χαρὶς ἁμαρτίας. La adición de περὶ ἀμαρτίας "se suma al cómo por qué" (Meyer). Tanto esta como la expresión anterior están conectadas de forma más natural e inteligible con τέμψας; no, como dicen algunos, con κατέκρινε. Περὶ viene adecuadamente después del verbo anterior, como denotando la ocasión y el propósito del envío (cf. προσένεγκε περὶ τοῦ καθαρισμοῦ, Lucas 5:14). En Hebreos 10:8 (citando Salmo 40:7 en la LXX.) Encontramos θυσίαν καὶ προσφορὰν καὶ ὁλοκαυτώματα καὶ περὶ ἁμαρτίας, donde la expresión significa ofrendas para el pecado; y en Hebreos 10:18 tenemos προσφορὰ περὶ ἁμαρτίας. La correspondencia de la frase aquí sugiere decididamente la idea de que el propósito de la expiación pretende ser expresado por ella, aunque no se deduce que περὶ ἁμαρτίας se usa aquí sustancialmente como parece ser en Hebreos 10:8. Pero, ¿en qué sentido debemos entender el pecado condenado (κατέκρινε)? Primero observamos que el verbo parece ser sugerido por κατάκριμα en Hebreos 10:1, la conexión es que anteriormente el pecado nos condenó, pero ahora el pecado mismo ha sido condenado; es decir (como lo expresa Meyer), depuesto de su regla en la carne: "jure sue dejectum" (Calvin). (Quizás de manera similar, Juan 16:11, ὁ ἄρχων τοῦ κόσμου τούτου κέκριται.) Una visión de la fuerza de κατέκρινε (encontrada en Origen, y tomada por Erasmus y otros), que denota el castigo del pecado soportado por Cristo vicariamente en la cruz, no solo no es obvio, sino también inconsistente con τὸ ἀδύνετον τοῦ νόμου anterior; porque lo que la Ley no podía hacer, no era castigar el pecado, sino liberarlo. Tampoco hay, además, nada en el lenguaje utilizado para limitar la condena del pecado, en cualquier sentido que se pretenda, a la expiación hecha por él en la cruz misma. Fue en toda la misión del Salvador (expresada por πέμψας) que el pecado fue "condenado"; y la idea puede incluir su triunfo sobre él en su vida humana, no menos que la pena pagada por él en la cruz en nombre del hombre. "En la carne" (relacionado con condenado, no con pecado) no significa la propia carne de Cristo, sino la naturaleza humana en general. Él representaba al hombre, habiéndose convertido por nuestro bien en el Alma del hombre; y compartimos su triunfo sobre el pecado, hecho en nuestra carne muy humana, cuando somos bautizados en su muerte, y nos convertimos en participantes de su resurrección. Esta idea, siempre presente en St. La mente de Pablo se expresa en el siguiente versículo, donde se declara nuestra propia apropiación de la condenación del pecado en Cristo.

Romanos 8:4

Que la ordenanza (o requisito justo, en lugar de justicia, como en la Versión Autorizada. La palabra es δίκαιωμα, no δικαιοσύνη. Ocurre en otra parte del Nuevo Testamento, Lucas 1:6; Romanos 1:32; Romanos 2:26; Hebreos 9:1; y en un sentido similar a menudo en la LXX .; también, aunque con una diferencia de significado, Romanos 5:16, Romanos 5:18) de la Ley puede cumplirse en nosotros, que caminamos no según la carne, sino según el Espíritu. Este, entonces, es el propósito de la victoria de Cristo sobre el pecado: que también se cumpla el requisito de la Ley en nosotros; lo que evidentemente significa más que que su victoria nos sea imputada, solo por nuestra fe, mientras permanecemos como estábamos. La expresión, δὶκαιωμα πληρωθῆ, y también la condición adjunta al final del verso, implica que el "Espíritu de vida" debe dominar tanto sobre la carne en nosotros mismos que la Ley puede perder sus reclamos sobre nosotros. Las propensiones pecaminosas de la carne permanecen en nosotros todavía (como muestran claramente los versos que siguen); pero el Espíritu que está en nosotros es lo suficientemente fuerte como para vencerlos ahora (cf. Gálatas 5:16-48). De esto no se deduce que ningún cristiano realmente evitará todo pecado, o que pueden ser aceptados sobre la base de su propia actuación: decir esto sería contradecir otra Escritura (cf. Santiago 2:10; 1 Juan 1:8); y Paul confesó que ya no estaba perfeccionado (Filipenses 3:12). Pero la perfección, a través de Cristo que vive en ellos, se nos presenta como, en cualquier caso, el objetivo del regenerado (cf. Mateo 5:48); y por santidad real y progresiva deben demostrar que su unión con Cristo es real. Su Espíritu dentro de ellos debe, en cualquier caso, dar una nueva dirección y tono a sus personajes y vidas.

Romanos 8:5-45

Porque los que persiguen la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que siguen al Espíritu son las cosas del Espíritu. Porque la mente de la carne es muerte; pero la mente del Espíritu es vida y paz. Porque la mente de la carne es enemistad contra Dios; porque no está sujeto a la Ley de Dios, tampoco puede estarlo. Entonces, los que están en la carne no pueden agradar a Dios. Estos versículos se agregan para explicar y hacer cumplir la condición exigida al final de Romanos 8:4; presionando el hecho de que "la infección de nuestra naturaleza" - "la lujuria de la carne, llamada en griego phronema sarkos" (Art. 9.) - con su antagonismo a la Ley de Dios, y su tendencia mortal, permanece incluso en el regenerar, y que por lo tanto todavía estamos en peligro de sucumbir a él; pero que si lo hacemos, a menos que el Espíritu dentro de nosotros demuestre en la práctica el poder más fuerte, la condición requerida para nuestra redención individual no se cumple. οἱ ἐν σαρκὶ ὄντες, en Romanos 8:7, evidentemente no significa aquellos que todavía están en el cuerpo, sino lo mismo esencialmente que οἱ κατὰ σάρκα ὄντες en Romanos 8:5; ἐν denota el elemento en el que viven (ver verso siguiente). El δὲ que conecta Romanos 8:8 con lo anterior tiene su sentido ecbático, no adverso. Entonces, en la versión autorizada, aunque no es estrictamente equivalente, parece ser suficiente para expresar la idea general.

Romanos 8:9

Pero ustedes no están en la carne, sino en el Espíritu, si es así, el Espíritu de Dios habita en ustedes. Pero (no ahora, como en la Versión Autorizada) si alguien no tiene el Espíritu de Cristo, no es ninguno de los suyos. Es decir, aunque implico la posibilidad de que incluso el bautizado esté aún en la carne, para no poder agradar a Dios, ciertamente esta no es su condición; si, de hecho (como seguramente es el caso), tu conversión fue una realidad, de modo que te has convertido realmente en Cristo; porque el Espíritu de Cristo (que es el Espíritu de Dios) necesariamente habita (para ser el poder gobernante) en todo lo que realmente es suyo (cf 1 Corintios 3:16). Observamos aquí cómo "el Espíritu de Cristo" se identifica con "el Espíritu de Dios", para implicar la Deidad esencial de Cristo, y también para apoyar la doctrina de la doble procesión del Espíritu Santo (cf. 1 Pedro 1:11). Observe, también, cuán persistente y continuamente el apóstol presiona su protesta contra el abuso antinomiano de la doctrina de la gracia, con la que comenzó esta sección de su Epístola, en Romanos 6:1, nunca la pierde de vista; impregna el todo. Si San Pablo, especialmente en esta Epístola, es, por un lado, el gran exponente de la doctrina de la justificación por la fe solamente, es, por el otro, no menos el predicador persistente de la necesidad de las obras. La santificación se presiona continuamente como el resultado necesario, así como la evidencia, de la justificación. Solo excluye las obras humanas de la oficina de justificación.

Romanos 8:10, Romanos 8:11

Pero (o, y) si Cristo está en ti, el cuerpo está muerto a causa del pecado; Bat el Espíritu es vida a causa de la justicia. Pero si el Espíritu del que levantó a Jesús de entre los muertos mora en ti, el que levantó a Cristo (el Ἰησοῦν anterior denota la persona humana de nuestro Señor; Χριστὸν su oficio, usado aquí en conexión con el pensamiento de su resurrección asegurando el nuestro. Algunas lecturas dan τ ,ν antes, y Ἰησοῦν después, Χριστὸν) de entre los muertos avivarán también sus cuerpos mortales, a través de su Espíritu que mora en ustedes. Estos versículos han sido entendidos de diversas maneras. Algunos suponen que Romanos 8:10 continúa la idea de Romanos 8:9; "el cuerpo" (τὸ σῶμα) significa lo mismo que "la carne (σάρξ), y muerto (νεκρὸν) significa νενεκρωμένον, es decir, mortificado o sin vida con respecto al poder del pecado que estaba en él (cf. Romanos 6:6, ἵνα καταργηθῇ τὸ σῶμα τῆς ἀμαρτίας). Así, el significado de la primera cláusula de Romanos 8:10 sería: "Si Cristo está en ti, el cuerpo del pecado en ti está muerto; pero estás vivo en el Espíritu ". Las objeciones decisivas a este punto de vista son:

(1) que la palabra σῶμα por sí misma no se usa en otra parte como equivalente a σάρξ, sino como denotando nuestra mera organización corporal. Esta afirmación es consistente con la aplicación metafórica de la palabra a veces en un verso diferente, como en Romanos 6:6, citado anteriormente, y en Romanos 7:24. Observe también τὰ θνητὰ σώματα ὑμῶν en Romanos 7:11, que difícilmente se puede tomar pero como expresar lo que se pretende aquí;

(2) que διὰ con el acusativo (διὰ τὴν ἁμαρτίαν) no puede ser forzado a abandonar su significado propio de "debido a", lo cual, según la opinión que estamos considerando, sería ininteligible;

(3) que Romanos 7:11, que obviamente está conectado en pensamiento con Romanos 7:10, no puede ponerse en sintonía con él de acuerdo con la opinión propuesta. Todo se aclara, tanto en el lenguaje como en el contexto, al tomar estos dos versículos como la introducción de un nuevo pensamiento, que se lleva a cabo más adelante en Romanos 7:18, a saber. el inconveniente del pleno disfrute y desarrollo de nuestra vida espiritual debido a los cuerpos mortales que nos visten ahora y el propósito es hacernos creer en la realidad de nuestra redención y perseverar en la vida correspondiente, a pesar de este inconveniente actual. Por lo tanto, la idea es que, aunque en nuestro estado terrenal actual, el cuerpo mortal está afectado por la muerte como consecuencia del pecado (δι ̓ ἁμαρτίαν), sujeto a la condena de Adán, que se extendió a toda su raza (cf. Romanos 5:12, etc.) - sin embargo, Cristo estando en nosotros ahora, el mismo Espíritu Divino que lo resucitó de entre los muertos también en nosotros finalmente vencerá la mortalidad. cf. 1 Corintios 15:22, "Como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados" (ζωοποιηθήσονται, la misma palabra que en 1 Corintios 15:11 aquí); y compare también todo lo que sigue en ese capítulo. Esta visión del significado del pasaje que tenemos ante nosotros está fuertemente confirmada por nuestro hallazgo, en 2 Corintios 4:7-47, exactamente la misma idea llevada a cabo extensamente, con una correspondencia también del lenguaje utilizado. Las vasijas de barro frágiles, mortales y siempre moribundas, en las que tenemos ahora el tesoro de nuestra vida en Cristo, se considera que paralizan la expansión de nuestra vida espiritual y nos hacen "gemir, cargarnos" (cf. en el capítulo ante nosotros, versículo 23, ἐν ἐαυτοῖς στενάζομεν); pero la conciencia misma de esta vida superior dentro de él, anhelando un organismo adecuado e inmortal, le asegura al apóstol que Dios tiene uno reservado para él, ya que le ha dado "el fervor del Espíritu". Y esto parece ser lo que se entiende por la presente "también avivará sus cuerpos mortales por su Espíritu que habita en ustedes". En cuanto a las expresiones particulares en los versos que tenemos ante nosotros, νεκρὸν, aplicado al "cuerpo", puede entenderse que significa infectado con la muerte y condenado a él, el apóstol ahora saca una conclusión (expresada por ἄρα οὗν) de lo que ha sido tan dicho hasta ahora, para presionar más la obligación de una vida espiritual en los cristianos.

Romanos 8:12, Romanos 8:13

Entonces, hermanos, somos deudores, no a la carne, para vivir según la carne; porque si vives según la carne, debes (μέλλετε, expresando aquí un resultado que debe; sigue. La versión autorizada tiene "deberá"; no distinguir la fuerza de la frase de la del futuro simple ζήσεσθε que sigue), morir; pero si por el Espíritu mortificas (más bien, mueres o haces morir, para que corresponda a la muerte que precede) las obras del cuerpo, vivirás. Aquí "el cuerpo" (τοῦ σώματος) debe ser tomado en el mismo sentido que en Romanos 8:10, Romanos 8:11. Es cierto que los "hechos" mencionados son, de hecho, los de la carne, pero el cuerpo es considerado como el órgano de las lujurias de la carne, y se nombra aquí apropiadamente en relación con el pensamiento de los versos anteriores. La palabra traducida. deseos carnales usando el cuerpo como su órgano. Μέλλετε ἀποθήσκειν y ζήσεσθε, vistos en conexión con ζωο οιήσει en Romanos 8:11, parecen apuntar en última instancia al más allá resultado de los dos cursos de la vida denotada: pero no, al parecer, exclusivamente; porque el apóstol considera constantemente nuestro estado futuro como la continuación y la secuencia de lo que ya ha comenzado en nosotros, ya sea de la vida en Cristo ahora hasta la vida eterna, o de la muerte en el pecado ahora hasta la muerte más allá de la tumba. La idea general puede expresarse así: si vives según la carne, el poder en ti al que le das tu lealtad y adhesión te involucrará en su propio destino, la muerte; pero si vives según el Espíritu, te identificas con el Espíritu de vida que está en ti, por lo que finalmente serás emancipado incluso de estos tus cuerpos mortales, cuyas acciones ya matas.

Romanos 8:14-45

Para todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios. Porque no volviste a recibir el espíritu de esclavitud para temer; pero vosotros habéis recibido el Espíritu de adopción, en el que clamamos, Abba, Padre. El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios: y si somos hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo; si es así que sufrimos con él, para que también podamos ser glorificados con él. En Romanos 8:14 se introduce una base adicional para la afirmación en Romanos 8:13, ζήσεσθε; verbigracia. la filiación sentida hacia Dios de aquellos que han recibido tanto su Espíritu como para ser guiados (es decir, prácticamente accionados) por él. Decimos "sentido" porque, aunque en este versículo se alega que la filiación es un hecho, en los siguientes versículos (15,16) se recurre a la experiencia interna de los verdaderos cristianos como evidencia de tal filiación. Luego, en Romanos 8:17, se lleva a cabo el pensamiento de que la filiación implica herencia y, por lo tanto, una participación en la vida eterna glorificada de Cristo. (Esta conclusión hace más evidente lo que se suponía que estaba implícito anteriormente en la expresión ζήσεσθε.) "Cuando, después de su conversión", el apóstol diría, "recibieron el Espíritu, no los inspiró con el miedo a los esclavos, sino que con filial amor y confianza. Y esto también es el sentimiento que damos rienda suelta en la congregación, cuando clamamos [κράζομεν, que denota la expresión emocional], Abba, Padre ". San Marcos da esta última expresión como la de nuestro Señor en el jardín de Getsemaní (Marco 14:36). Podemos concluir que la palabra aramea ἀββᾶ fue la utilizada por él, y la escuchó San Pedro, quien se dice que fue el informante de San Marcos en la composición de su Evangelio; la palabra griega equivalente, ὁ πατήρ, habiendo sido agregada originalmente por el evangelista en explicación. Posteriormente, se puede suponer que los cristianos de habla griega llegaron a usar la frase completa, tal como se les había entregado, en sus propias devociones, como una representación del propio modo de dirigirse al Padre por parte de nuestro Señor, y así expresar expresamente su unión. con Cristo y su relación filial con Dios en él. Es probable también, por la forma en que San Pablo presenta aquí la expresión (κράζομεν, cambiando de la segunda a la primera persona del plural), que se usaba habitualmente, quizás en algunas partes especiales del servicio, en la adoración congregacional. Ocurre una vez más en un pasaje que se corresponde estrechamente con el anterior y que debe estudiarse en relación con él (Gálatas 4:6). Debe observarse cómo, en el versículo 17, la idea de nuestra filiación ahora y, en consecuencia, de ser coherederos con Cristo, conduce a la reanudación del pensamiento prevaleciente de que nuestra condición actual en el cuerpo mortal no es un obstáculo a nuestra herencia final de la vida. Nuestro ser hasta ahora en estos cuerpos mortales es la causa de nuestro sufrimiento actual; pero él también estaba en el cuerpo y también sufrió; y nuestra participación en sus sufrimientos realmente nos une más a él, y más asegura nuestra herencia final con él (cf. 2Co 1: 5, 2 Corintios 1:7; Filipenses 3:10).

El apóstol presenta a continuación una visión profunda y sugestiva, tanto en la explicación de que ahora estamos sujetos al sufrimiento, como en la confirmación de nuestra expectativa de gloria futura a pesar. Señala a la naturaleza en general, a toda la creación de Dios, en la medida en que está bajo nuestro punto de vista en esta esfera mundana, como actualmente "sujeta a la vanidad" y, por así decirlo, gimiendo bajo algún poder del mal, que está en variación con nuestro ideal de lo que debería ser, y de lo cual existe un anhelo general e instintivo por la liberación. Nuestros sufrimientos actuales —todos esos inconvenientes para el pleno disfrute de nuestra vida espiritual— se deben a que estamos actualmente en el cuerpo y, por lo tanto, formamos parte del presente sistema de cosas. Pero ese anhelo general es en sí mismo significativo de una liberación; y así, el testigo comprensivo de la naturaleza confirma la esperanza de nuestros anhelos espirituales superiores, y nos anima a soportar y esperar. Tal es la deriva general del pasaje, continuada hasta el final del versículo 25. Pensamientos y expresiones particulares se notarán en el curso del mismo.

Romanos 8:18, Romanos 8:19

Porque creo que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que se nos revelará. (Entonces, como en la Versión Revisada, o sobre nosotros, como Tyndale y Cranmer, más que en nosotros, como en la Versión Autorizada. La expresión es εἰς ἡμᾶς, y la idea es que Cristo aparezca en gloria y derrame su gloria sobre nosotros, cf. 1 Juan 3:2.) Para la sincera expectativa de la criatura (o creación) espera la revelación de los hijos de Dios. "Revelatur gloria: et tum revelantur etiam filii Dei" (Bengel). Los hijos de Dios serán revelados como tales y glorificados (cf. 1 Corintios 4:5; también 1 Juan 3:2). Ἠ κτίσις, en este verso y posteriormente, ha sido entendido de manera diversa. La palabra propiamente significa actus creationis, y se usa así en Romanos 1:20; pero generalmente en el Nuevo Testamento denota lo que se ha creado, como, en inglés, creación. A veces, cuando el contexto limita su aplicación, denota a la humanidad, como Marco 16:15 y Colosenses 1:23; o puede usarse para una criatura individual (cf. Romanos 8:39; Hebreos 4:13). Donde no hay nada que limite su significado, debe entenderse de toda la creación visible, en todo caso en el mundo del hombre. Así en Marco 10:6; Marco 13:19; 2 Pedro 3:4. Y así aquí, excepto en la medida en que el contexto lo limita; para ver especialmente πᾶση ἡ κτίσις en el versículo 22. Es, de hecho, aparentemente tan limitado a la parte de la creación de la que tenemos conocimiento actualmente; para ver οἴδαμεν en el versículo 22, que denota un hecho conocido. Pero, ¿hay alguna otra limitación, como sostienen muchos comentaristas? Dejando a un lado como insostenible, en vista de todo el contexto (ver especialmente el versículo 23), podemos decir lo siguiente de quienes entienden la nueva creación espiritual del regenerado, podemos decir lo siguiente:

(1) Que ἡ κτίσις incluye ciertamente a toda la humanidad, sin exceptuar el regenerado. Καὶ ἡμεῖς αὐτοὶ en el versículo 23 significa que "nosotros que tenemos las primicias del Espíritu" estamos incluidos, no que somos una clase aparte.

(2) También se incluye toda la creación animal. Por lo tanto, un término general como πᾶσα ἡ κτίσις seguramente no podría haber sido usado si el hombre solo hubiera sido entendido. Y es obviamente cierto que toda la creación sensible, así como el hombre, ahora tiene una parte en el sufrimiento general. A la objeción de que las criaturas irracionales no pueden concebirse como parte de la "esperanza" y la "expectativa sincera" de las que se habla, se puede responder que, en la medida en que parece implicarse que lo hacen, solo puede ser que el apóstol , por una fina prosopopeia, los concibe como sentimientos, incluso como la mente humana se siente con respecto a ellos. Pero, además, la esperanza consciente y la expectativa no parecen, si se examina el lenguaje del pasaje, que se les atribuya claramente. Todo lo que implica necesariamente es que comparten el gemido del que anhelamos la liberación.

(3) La naturaleza inanimada también puede incluirse en la idea, también parece compartir el presente misterio del mal y no alcanzar nuestro ideal de un paraíso terrestre. Tholuck cita apropiadamente a Philo diciendo que toda la naturaleza ἀσθένειαν ἐνδέχεται καὶ κάμνει. Puede ser que San Pablo tuviera en mente lo que se dice en Génesis de la maldición de la tierra por el bien del hombre, y de las espinas y los cardos; y también las imágenes encontradas en los profetas de una tierra renovada, en la cual el desierto debería regocijarse y florecer como la rosa. Calvin comenta todo el pasaje así: "Omissa expesitionum varietate, hunc locum accipio, nullum esse elementum, nullamque mundi pattern, quae non, veluti praesontis miseriae agnitione tacta, en spem resurrectionis intenta sit". Una vez más, "Spem creaturis quae sensu carent ideo tribuit, ut fideles oculos aperiant ad conspectum invisibilis vitae, quamvis adhuc sub deformi habitu lateat".

Romanos 8:20, Romanos 8:21

Porque la criatura (o creación, como antes) fue sometida a vanidad, no voluntariamente, sino por el que la sometió con esperanza. Porque (o eso; es decir, con la esperanza de que) la criatura (o la creación) también sea liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios. El aoristo ὑπετάγη ("fue sometido") parece implicar que la "vanidad" y la "esclavitud de la corrupción" actuales no eran inherentes a la Creación original, ni necesariamente debían durar para siempre. Así, las afirmaciones de Génesis 1:1: y 31, permanecen inquebrantables, a saber. que al principio Dios creó todas las cosas, y que todo al principio fue "muy bueno". Las ideas, recurridas para dar cuenta del mal existente, de que la materia (ὕλη) es esencialmente malvada, y de un δημιουργός, que no sea el Dios Supremo, que hizo el mundo, están igualmente excluidas. Podría servir como respuesta al argumento de Lucrecio contra un origen divino de las cosas.

"Nequaquam nobis divinius esse paratam

Naturam rerum, tanta estrella praedita culpa "

Aquí no se explica por qué la "criatura" fue "sometida". No se da ninguna solución al viejo problema insoluble de τοθὲν τὸ κακὸν. Todo lo que se dice o se puede decir es que era διὰ τὸν ὑποτάξαντα, que significa Dios. Era su voluntad que así fuera; esto es todo lo que sabemos; excepto que encontramos el comienzo del mal, en la medida en que afecta al hombre, atribuido en las Escrituras al pecado humano. Pero él sometió así su creación con esperanza. Esta expresión puede referirse al protoevangelio de Génesis 3:15, o a la esperanza que nunca muere en el corazón humano; a cualquiera o a ambos. La última idea se expresa en el mito de la caja de Pandora. Además, se dice que la criatura fue sometida "no voluntariamente" (οὐχ ἑκοῦσα). Ningún ser sensible acepta el sufrimiento; les molesta el mal, y desearían huir de él. El hombre se somete especialmente a su esclavitud actual. Cuando en Génesis 3:21 se expresa la esperanza de que la criatura (o creación) misma sea finalmente liberada de la esclavitud actual de la corrupción, puede ser que la parte humana de la creación solo esté en el ojo del escritor; pero también puede ser (aún sin que exista limitación expresa de la palabra κτίσις) que conciba una emancipación final de toda la creación del mal (cf. Efesios 1:10; 1 Corintios 15:23-46; 2 Pedro 3:13). Pero si es así, no se dice que la gloria peculiar de los hijos de Dios se extenderá a toda la creación, sino solo que todos serán liberados en la libertad de su gloria; lo que puede significar que el día de la revelación de los hijos de Dios en gloria traerá consigo una emancipación general de toda la creación de su esclavitud actual. Tal gran esperanza final encuentra expresión en el verso:

"Ese Dios, que vive y ama,

Un Dios, una ley, un elemento,

Y un evento divino lejano,

A lo que se mueve toda la creación. "('In Memoriam.')

La condición actual de las cosas está en Génesis 3:20 denotado por ματαιότης, y en Génesis 3:21 por τῆς δουλειάς τῆς φθορᾶς. La primera de estas palabras es el equivalente en la LXX. del hebreo לכֶהֶ, que significa correctamente "aliento" o "vapor", y se usa metafóricamente para cualquier cosa frágil, infructuosa, evanescente, vana. A menudo se aplica a los ídolos, y es la palabra en Eclesiastés donde se dice que "todo es vanidad" (cf. también Salmo 39:5, Salmo 39:6). Parece aquí denotar la fragilidad, lo incompleto, la transitoriedad, a lo que todas las cosas están ahora sujetas. "Ματαιότης sonat frustatio, quod creatura interim non assequatur quod utcunque contendit efficere" (Erasmus). Intορᾶς insinúa la corrupción y la descomposición.

Romanos 8:22, Romanos 8:23

Porque sabemos que toda la creación gime y sufre dolor juntos hasta ahora. Y no solo así, también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, incluso nosotros mismos gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, a saber, la redención de nuestro cuerpo. La actual sujeción involuntaria de toda la creación visible al mal se expresa aquí aún más a la fuerza, y se dice que es lo que se conoce, un tema de experiencia para todos los que observan y piensan; y se agrega que este estado de cosas continúa aún, es "hasta ahora". La anhelada liberación aún no ha llegado; y, por lo tanto, no deberíamos sorprendernos si nosotros también, los regenerados, mientras estamos en el cuerpo, aún no estamos exentos de nuestra participación en el gemido universal. Porque todavía no tenemos los primeros frutos del Espíritu, no su triunfo completo; cf. "el fervor del Espíritu" (2 Corintios 1:22) y "el fervor de nuestra herencia" (Efesios 1:14). Se dice que todavía esperamos que nuestra adopción como hijos no sea inconsistente con otras declaraciones (como en Efesios 4:5-49 y arriba, Efesios 4:14, etc.), en el sentido de que ya somos adoptados y ya somos hijos; para υἱοωεσία aquí denota la realización final de nuestra filiación actual, cuando los hijos de 'Dios serán revelados (Romanos 8:19). Del mismo modo, nuestra redención (ἀπολύτρωσις) se considera aquí como futura. En cierto sentido ya estamos redimidos; en otro esperamos nuestra redención, es decir, el cumplimiento total de la misma. Es la consumación llamada por nuestro Señor ἡ παλιγγενεσία (Mateo 19:28), y por San Pedro, ἀποκατάστασις πάντων (Hechos 3:21). cf. 2 Pedro 3:13, y Apocalipsis en general. "De nuestro cuerpo" parece agregarse con referencia a lo que se ha visto anteriormente en cuanto a que nuestros "cuerpos mortales" actuales son tanto los órganos de la lujuria de la carne como los obstáculos para el desarrollo adecuado de nuestra vida espiritual interior.

Romanos 8:24, Romanos 8:25

Porque por (o, en) esperanza fuimos salvos; no se guardan, como en la versión autorizada. El aoristo ἐσώθημεν, como ἐλάβετε en Romanos 8:15, señala el tiempo de conversión. El dativo ἐλπίδι, que no tiene preposición antes, parece tener aquí un sentido modal más que medial; porque la fe, no la esperanza, es aquello por lo que se dice que somos salvos. El significado es que cuando se entró en el estado de salvación, la esperanza era un elemento esencial en su apropiación. Una condición, no de logro, sino de esperanza, es por lo tanto la condición normal del regenerado ahora; y así, después de señalar brevemente el significado mismo de la esperanza, el apóstol hace cumplir su conclusión anterior, que deben estar contentos en este momento de esperar con paciencia. Pero la esperanza que se ve no es esperanza: por lo que el hombre ve, ¿por qué todavía espera? Pero si esperamos lo que no vemos, entonces con paciencia lo esperamos.

Ahora viene en un pensamiento adicional, y muy interesante.

Romanos 8:26, Romanos 8:27

Del mismo modo, el Espíritu también ayuda a nuestras enfermedades: por lo que debemos orar como no deberíamos saberlo, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no se pueden pronunciar. Y el que busca los corazones sabe lo que es la mente del Espíritu, porque (o eso) intercede por los santos según la voluntad de Dios. Aquí, entonces, hay otra fuente de ayuda y consuelo para los cristianos en las pruebas actuales. Por sí mismos no saben qué alivio anhelar. San Pablo mismo no sabía por qué orar como debía, cuando pidió que le quitaran la espina en la carne; si se dejan a sí mismos, su larga espera y sus múltiples perplejidades podrían amortiguar su esperanza; pero un ayudante más allá de sí mismo entra para socorrerlos, a saber. el mismo Espíritu Santo, que intercede (ὑπερεντυγχάνει) por ellos. ¿Pero cómo? No como el Hijo intercede por ellos, aparte de ellos, en el propiciatorio; pero dentro de sí mismos, al inspirarlos con estos gemidos indecibles (o no expresados); y son conscientes de que tales anhelos profundos e intensos son del Espíritu Divino que los mueve y les enseña a orar. Es posible que aún no puedan poner sus peticiones de Dios en forma definida, o incluso expresarlas en palabras; pero saben que Dios sabe el significado de lo que su propio Espíritu ha inspirado. Este es un pensamiento profundo y preñado. Incluso aparte de la fe peculiar y la inspiración del evangelio, la conciencia interna del alma humana, con sus anhelos de algo aún no realizado, ofrece una de las evidencias más convincentes de una vida por venir para aquellos que sienten tales anhelos. Pues los ideales parecen postular realidades correspondientes; los anhelos instintivos parecen postular el cumplimiento. De lo contrario, la naturaleza humana era un acertijo extraño. Pero la fe cristiana vivifica el ideal e intensifica el anhelo; y así la profecía de la conciencia interna adquiere una nueva fuerza para el creyente cristiano; y esto aún más por estar convencido de que la aceleración de la vida espiritual de la que es consciente es Divina. El salmista de antaño, cuando cantaba: "Como el ciervo se mueve tras los riachuelos, así como mi alma se mueve detrás de ti, oh Dios", sintió en estos jadeos ardientes aunque inarticulados un presagio del cumplimiento de su "esperanza en Dios". Entonces el cristiano devoto; y aún más en proporción a la intensidad y definición de sus anhelos, y su convicción de que son de Dios.

Romanos 8:28

Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas funcionan juntas para bien, para los que son llamados según su propósito. Una razón aún más para la resistencia. Estos gemidos inspirados no solo fortalecen nuestra esperanza de liberación; no, también sabemos (ya sea por la Palabra de Dios, o por la convicción inspirada, o por la experiencia de sus efectos) que estas mismas pruebas que parecen obstaculizarnos están tan anuladas como para promover la consumación de aquellos que aman a Dios (cf. arriba, Romanos 5:3, etc.); y al final del verso se agrega, como introducción de una base aún más segura, τοῖς κατὰ πρόθεσιν κλητοῖς; el significado de qué expresión se muestra en los siguientes versos, que llevan a cabo su pensamiento.

Romanos 8:29, Romanos 8:30

Para los que conocía, también predestinó a ser conformado a la imagen de su Hijo, para que él pudiera ser el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a los que también llamó: y a los que llamó, a los que también justificó; y a los que justificó, a los que también glorificó. Así se introduce la doctrina de la predestinación. Este es de hecho un pasaje principal sobre el cual se han construido teorías teológicas con respecto a él. Es, con el contexto, la base de la definición de predestinación en el art. 17. Por lo tanto, es de gran importancia considerar cuidadosamente lo que el apóstol aquí realmente dice, y parece que obviamente significa; Es deber del expositor tener en cuenta esto únicamente, en vista del lenguaje utilizado, la forma en que se presenta y los pasajes afines que puedan arrojar luz sobre él. Podemos observar, en primer lugar, que es evidente que aquí se habla más que la elección nacional, o la predestinación a un estado de privilegio, que es el tema especialmente tratado en Romanos 9:1-45. La predestinación individual está a la vista; y esto no solo para los privilegios del evangelio, sino que también lleva consigo el resultado de la gloria. Pero aún queda por ver si esa predestinación se considera como

(1) absoluto, es decir, independientemente, con respecto a su resultado final, de la condición del uso de la gracia dada por el hombre; y, si es así, si

(2) arbitrario, i. mi. independientemente del conocimiento previo divino de lo que los hombres serían y se merecerían. La visión calvinista es que Dios, desde toda la eternidad, por el mero placer de su voluntad, seleccionó a ciertas personas de la humanidad para ser los herederos de la gloria; el Arminiano es que él previó desde toda la eternidad que, en el ejercicio de su propio libre albedrío, respondería a su propósito y, en virtud de tal conocimiento previo, los preordenó a la gloria. No es necesario considerar si hay algún semblante dado a la idea de que la predestinación asegura la salvación, sin importar cómo viva el hombre; La obligación de la santidad real en los cristianos es (como hemos visto) insistir fuertemente en todo este tiempo. Si, entonces, la teoría calvinista parece ser apoyada, debe ser con la condición de que la predestinación de la necesidad lleve consigo la gracia de la perseverancia en las buenas obras, o en cualquier caso, una conversión verdadera antes del final, así como la gloria final . Observemos, en primer lugar, la forma en que San Pablo presenta el tema, para comprender mejor su deriva. Él ha estado hablando de las pruebas e imperfecciones de la vida actual, e instando a sus lectores a no desanimarse por ellos, sobre la base de que, si continúan "viviendo según el Espíritu", estas cosas de ninguna manera obstaculizarán, pero más bien, el problema final. Para fortalecer esta posición, introduce el pensamiento del propósito eterno de Dios; en efecto, por lo tanto: su estar en el estado de gracia en el que ahora se sienten, se debe al propósito eterno de Dios de llamarlos a este estado y, por lo tanto, al final para salvarlos. Es imposible que las circunstancias en las que te coloca ahora, o cualquier otro poder, puedan frustrar el propósito eterno de Dios. Pero no está necesariamente implícito en nada de lo que realmente se dice que las personas dirigidas podrían no resistir el propósito Divino. De hecho, su propia perseverancia parece estar ya presupuesta, y se les ha instado a ello todo el tiempo, como si su uso de la gracia dependiera de sí mismos. Por lo tanto, el apóstol en este pasaje no toca realmente las preguntas teóricas que han planteado los teólogos, su propósito es simplemente el práctico de alentar a sus lectores a perseverar y esperar. Ahora podemos examinar las sucesivas expresiones en el pasaje y ver qué implican. En Romanos 9:28 el contexto muestra que πάντα tiene una referencia especial a las circunstancias externas del juicio, y no a los pecados de los hombres. Calvin, al comentarlo, cita a San Agustín diciendo: "Peceata quoque sua, ordinante Dei providentia, sanctis ideo non nocere ut potius corum saluti inserviant"; pero mientras él asiente a esta proposición, niega, con verdad, que tal significado esté destinado aquí. Se puede observar, de paso, que la proposición de Agustín, aunque suene extraño, puede, en cierto sentido, ser aceptada como verdadera: "Debemos errar continuamente para ser humildes; nuestra fragilidad y nuestros pecados son las herramientas que Dios usa ". Además, τοῖς κλητοῖς no puede entenderse como limitante τοῖς ἀγαπῶσι τὸν Θεὸν, como si entre los que aman a Dios solo algunos sean "los llamados"; ni κατὰ πρόθεσιν puede entenderse como limitante de κλητοὶ, como si incluso de los llamados no todos fueran llamados con el propósito de salvarlos. Solo una idea preconcebida seguramente podría haber sugerido tal interpretación del verso. En Romanos 9:29 (γιγνώσκειν con el sentido de "determinar", así como de "saber") προέγνω posiblemente puede significar "predeterminado" en lugar de "conocido de antemano". "En otras partes del Nuevo Testamento, cuando se usa para hombres, tiene el último sentido (Hechos 26:5; 2 Pedro 3:17). Cuando se usa de Dios, puede, como aquí, tener significado (cf. Romanos 11:2; 1 Pedro 1:20); pero en el último texto parece que el primer significado parece más probable. Así también de πρόγνωσις en Hechos 2:23 y 1 Pedro 1:2. La distinción no sería de mucha importancia sino por el hecho de que el sentido de "conocimiento previo" ha sido presionado en apoyo de la visión arminiana, a saber, que la predestinación divina fue consecuente con el conocimiento previo divino. de lo que serían los hombres. De hecho, no probaría realmente este punto de vista, ya que solo podría significar que Dios sabía de antemano los objetos de su misericordia prevista. Calvin, aunque traduce praecognovit, refuta fuertemente la inferencia arminiana, diciendo: "Insulsi colligunt illi, quos dixi, Deum non alios elegisse nisi quos sua gratia dignos fore praevidit". Una vez más, "Sequitur notitiam hanc a bene placito pendere, quia Deus nihil extra seipsum praeseivit quos voluit adoptando, sod tantum signavit quos eligere volebat. "Προώρισε (que, tal vez, podría ser mejor predestinado, que es su significado correcto, para evitar la idea necesaria del destino irresistible que se asocia comúnmente con la palabra predestinar ) debe tomarse, no del todo, pero en relación con συμμόρφους. En primer lugar, que los elegidos sean "conformados a la imagen de Cristo" es todo lo que aquí, al menos, se denota como preordenado por Dios. La expresión, συμμόρφους τῆς εἰκόνος, etc., puede entenderse, desde el contexto anterior, para referirse, al menos principalmente, a la participación en los sufrimientos de Cristo (cf. Hebreos 2:10). Al llegar al versículo 30, encontramos la siguiente secuencia:

(1) conocimiento previo eterno (o propósito eterno),

(2) preordinación a la comunión con Cristo,

(3) llamado (a la aceptación del evangelio),

(4) justificación,

(5) glorificación.

Ἐδικαίωσε (4) significa la participación en el δικαιοσύνη de Dios, el paso a un "estado de salvación" a través de la fe en el bautismo. Pero lo que se entiende por ἐδόξασε (5) ha sido un tema de discusión. Algunos, en vista del tiempo aoristo, no futuro, del verbo, lo entienden de santificación posterior a la justificación, considerada como participación en la gloria de la santidad divina. Otros, en vista de la importancia de la palabra en sí, entienden la gloria futura, y el aoristo es considerado, por el apóstol teniendo en cuenta una visión de todo el proceso de salvación con su resultado final, que se contempla como realizado. Quizás ambas ideas están incluidas, la santificación actual se considera como el comienzo y el fervor de la gloria completa que se revelará en "los hijos de Dios" de aquí en adelante. En cualquier caso, no estamos obligados por lo que se dice aquí para concluir que la gloria final de la necesidad sigue las etapas anteriores. Porque el apóstol solo puede exponer el proceso y el resultado cuando no se resiste la gracia. Pero ciertamente él implica que, cuando el resultado es la gloria, todo debe ser rastreado, no a la iniciación o merecimiento del hombre, sino a la gracia Divina, y al propósito Divino de la misericordia desde la eternidad.

En el resto de este capítulo, el apóstol se eleva en una tensión de brillante elocuencia, en una canción de triunfo, en vista de la esperanza asegurada de los cristianos fieles. La fidelidad, se observa una vez más, se presupone a lo largo del pasaje, que se entiende erróneamente como alentar la confianza en cualquiera por su convicción de que ciertamente, incluso a pesar de sí mismos, están predestinados a la gloria: solo alienta la perseverancia en a pesar de la prueba sobre la base de nuestro sentimiento de que, si perseveramos, no podemos fallar, porque Dios está de nuestro lado y su propósito eterno es salvarnos.

Romanos 8:31-45

¿Qué diremos entonces a estas cosas? (πρὸ ταῦτα, que significa "con respecto a", no "contra"). Si Dios es para nosotros, ¿quién puede estar en contra de nosotros? (τίς, no τί, en oposición a ὁ Θεὸς: ¿quién, qué poder adverso, puede haber, más fuerte que Dios?). El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros (evidentemente no solo por los elegidos, sino por toda la humanidad; cf. en Romanos 5:18), ¿cómo no dará con él también libremente? nosotros (es decir, concédenos su gracia gratuita) todas las cosas? (πάντα, correspondiente a ὑπὲρ πάντων). ¡Quién acusará a los elegidos de Dios! Es Dios quien justifica. ¿Quién es el que condenará? Es Cristo que murió, sí, que resucitó, quien está incluso a la diestra de Dios, quien también intercede por nosotros. Algunos prefieren una puntuación diferente de estos dos versículos, que parece más natural y más forzada; así: ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios que justifica? ¿Quién es el que condenará? Cristo que murió? etc. A continuación se encuentra una respuesta similar a una pregunta haciendo otra en Romanos 8:35. El pensamiento adicional implica que si Dios no acusa, ni Cristo, el Juez, condena, ¿quién puede hacerlo? Luego, el apóstol continúa diciendo que, al no haber ninguno para acusarnos y condenarnos por fin, tampoco hay ninguno que pueda sacarnos de nuestro estado de aceptación ahora. ¿Para quién o qué puede ser más fuerte que el amor de Cristo, que nos ha llamado? La enumeración que sigue de las cosas que posiblemente se supone que nos eliminarán muestra nuevamente que no son nuestros propios pecados, sino las circunstancias externas de la prueba, las que se ven desde el principio como impotentes para obstaculizar nuestra salvación.

Romanos 8:35-45

¿Quién nos separará del amor de Cristo? (es decir, el amor de Cristo hacia nosotros, y en el mismo sentido "el amor de Dios" a continuación; cf. τοῦ ἀγαπήσαντος ἡμᾶς en Romanos 8:37). ¿La tribulación, la angustia, la persecución, la hambruna, la desnudez, el peligro o la espada? Como está escrito: Por tu bien, nos matan todo el día; somos contados como ovejas para la matanza. No, en todas estas cosas somos más que vencedores (ὑπερνικῶμεν: no solo conquistamos a pesar de ellos; conquistamos aún más por ellos; cf. Romanos 5:3, etc., y Romanos 8:28) a través del que nos amaba. Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni los poderes, ni las cosas presentes, ni las cosas por venir, ni la altura, ni la profundidad, ni ninguna otra criatura, podrá separarnos del amor. de Dios, que es en Cristo Jesús nuestro Señor. En estos dos versículos finales, el pensamiento se extiende claramente desde las circunstancias de la prueba a todos los poderes, humanos o sobrehumanos, que pueden concebirse como asaltarnos a través de ellos, o de cualquier manera oponerse a nosotros. Pero todavía están a la vista poderes e influencias adversas, no nuestro propio fracaso en la perseverancia. No es necesario definir qué se entiende exactamente por cada una de las expresiones en estos versículos. Lo suficiente como para decir que lo que se quiere decir es que nada, ni en el cielo ni en la tierra, ni debajo de la tierra, puede frustrar el buen propósito de Dios para nosotros o separarnos de su amor.

Romanos 8:1-45 Resumen

El siguiente resumen parafrástico de este importante capítulo, libre de la carga de notas, puede ayudar a una percepción más clara de su deriva y secuencia de pensamiento:

Romanos 8:1

Entonces no hay condenación para los que están en Cristo Jesús.

Romanos 8:2

Porque una nueva ley —la ley del Espíritu de vida— se introduce en su ser, en virtud de la cual se liberan de su antiguo estado de esclavitud a la ley del pecado y la muerte.

Romanos 8:3

Y esto debido a lo que Dios mismo hizo por la humanidad en su propio Hijo, Cristo, quien, en nuestra misma carne y en nombre de la humanidad, hizo lo que el hombre mismo era incapaz de hacer: triunfó sobre el pecado y lo condenó.

Romanos 8:4

Y en nosotros Leo (unido a él por fe, y habiendo muerto espiritualmente y resucitado con él) se cumple el requisito de la Ley, de modo que pierde su reclamo de condenarnos ahora; pero solo con esta condición en nosotros mismos, que caminamos no según la carne, sino según el Espíritu.

Romanos 8:5-45

Porque todavía hay dos φρονήματα en nosotros, tanto de la carne como del Espíritu; el que tiende a la muerte y el otro a la vida; y solo aquellos que se entregan a este último pueden compartir la vida a la que tiende.

Romanos 8:9

Y pueden entregarse a esto, si son verdaderos cristianos; si el Espíritu de Cristo mora en ti, sin el cual no eres suyo.

Romanos 8:10

Entonces nuestra condición es esta: tenemos dentro de nosotros el Espíritu, que es la vida; pero todavía tenemos el cuerpo aferrado a nosotros, que está herido de muerte por el pecado.

Romanos 8:11

Pero si el Espíritu del que levantó a Cristo de entre los muertos está en nosotros, él también avivará nuestros cuerpos mortales, liberándonos finalmente, a través del mismo Espíritu vivificador, de todo el poder persistente de la muerte sobre nosotros.

Romanos 8:12

La conclusión es (como se ha insistido en todo este tiempo), que estamos obligados, como cristianos, en nuestras vidas actuales, a vivir, no según la carne, sino según el Espíritu.

Romanos 8:13

Si no lo hacemos, entonces (a pesar de nuestra redención) debemos morir: sí, morir la muerte más allá de la tumba, que es la ruina del pecado; pero si lo hacemos, entonces viviremos, sí, viviremos al fin (como la secuela se muestra implícita) en la vida eterna de Cristo con Dios.

Romanos 8:14-45

Porque el Espíritu que recibiste cuando te convertiste en cristiano era de filiación; nuestro habitual y sincero grito de "Abba, padre" expresa nuestro sentimiento al respecto; el Espíritu todavía testifica con nuestro espíritu que somos hijos de Dios; y la filiación implica la herencia: la herencia con Cristo, a través de nuestra unión con la que nos sentimos hijos; y, si ahora tenemos que compartir sus sufrimientos, esto solo nos une más a él, y nos ajusta más a nuestra herencia de vida eterna con él.

Romanos 8:18

¿Por qué de todos estos sufrimientos actuales, estos inconvenientes actuales para el triunfo callado del πνεῦμα en ti, estas evidencias actuales de que el σῶμα νεκρὸν todavía se aferra a ti? No son nada para la gloria destinada; no merecen consideración en comparación con eso.

Romanos 8:19-45

Y, después de todo, estos inconvenientes actuales no son más que nuestra parte inevitable en la condición de imperfección bajo la cual toda la creación, tal como la vemos ahora, está trabajando. El mundo entero nos presenta la imagen de un ideal no realizado, pero anhelado. Todo lo que podemos decir al respecto es que ha agradado a Dios someterlo por un tiempo a la vanidad y a la esclavitud de la corrupción, pero para dejar viva la esperanza.

Romanos 8:23

Y nosotros también, mientras estemos en este cuerpo mortal, debemos compartir este gemido universal; pero, teniendo ya las primicias del Espíritu —la fervorosa ya de una vida divina—, anhelamos especialmente la liberación, y la esperamos con esperanza.

Romanos 8:24, Romanos 8:25

Cuando entramos en nuestro estado de salvación como cristianos, teníamos esperanza; nuestra condición esencial se convirtió entonces en una de esperanza, que es incompatible con el logro actual de nuestra esperanza; debemos, por lo tanto, necesitar aguantar y esperar, soportando estas pruebas actuales.

Romanos 8:26, Romanos 8:27

Y si nuestras pruebas son grandiosas, y no sabemos por qué alivio orar, tenemos el consuelo de creer que el Espíritu Santo intercede por nosotros dentro de nosotros inspirando todos estos anhelos indescifrables, que el que busca el corazón sabe el significado de , y responderá de acuerdo con la mente del Espíritu que los inspiró.

Romanos 8:28

También sabemos que todas las cosas, incluso todas estas pruebas actuales, lejos de dañarnos, trabajan juntas para bien de aquellos que aman a Dios, siendo llamados de acuerdo a su propósito.

Romanos 8:29, Romanos 8:30

Sí, llamado según su propósito; Aquí hay otro motivo de seguridad esperanzadora. El hecho de que nos haya llamado a ser cristianos, y nos haya justificado por la fe, muestra que su propósito eterno al llamarnos, conformarnos a la imagen de su Hijo, para que él sea el Primogénito entre muchos hermanos; y para que nosotros, siendo así hechos sus hermanos, podamos heredar con él. En resumen, el hecho de que nos haya preordenado a nuestro estado actual de salvación lleva consigo su preordenación también a su fin y propósito, que es la gloria.

Romanos 8:31-45

Si Dios es así para nosotros, ¿quién puede estar en contra de nosotros? El que ya ha entregado a su propio Hijo por todos nosotros seguramente nos lo concederá a todos. Y, si Dios nos ha elegido, ¿quién nos acusará? Dios mismo, ¿quién ya nos justifica? No. Cristo, quien murió, resucitó, ascendió a la diestra de Dios y ahora intercede por nosotros. No. Y contra ellos, ¿qué otro poder puede prevalecer?

Romanos 8:35-45

Ciertamente no estas pruebas y calamidades actuales, por severas que sean; aunque "nos matan todo el día y somos designados como ovejas para la matanza". A través de Cristo, que nos amó tanto como para compartirlos, somos aún más vencedores por medio de ellos.

Romanos 8:38, Romanos 8:39

Porque estoy persuadido de que ningún poder o circunstancia, ajenos a nosotros mismos, nos separará del amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor, o en consecuencia impedirá que alcancemos nuestra herencia final.

Nota adicional sobre Romanos 8:29, seq.

La visión dada anteriormente de la intención y el significado de San Pablo no significa de ninguna manera que ignore el misterio esencial de la predestinación, sin embargo considerado. La omnipotencia divina combinada con la omnisciencia, por un lado, y el libre albedrío humano, por el otro, parecen de hecho razones humanas para ser ideas incompatibles; sin embargo, estamos obligados a entretener a ambos: el que está en el terreno, no solo de la enseñanza de las Escrituras, sino también de nuestra concepción del Ser Divino; el otro en el terreno, no solo de nuestra concepción de la justicia Divina, sino también de nuestra propia conciencia irresistible, y también de la enseñanza de las Escrituras. Tal dificultad de reconciliación entre dos ideas aparentemente necesarias no es peculiar de la teología; la filosofía también lo tiene; y hay necesitados entre filósofos, así como predestinarios entre teólogos, que contradicen igualmente la irresistible conciencia del hombre de tener el poder de elegir. Solo podemos considerar las concepciones conflictivas como aprehensiones parciales de una gran verdad que en su conjunto está más allá de nosotros. La aparente contradicción entre ellos puede deberse a la incapacidad de los seres finitos de comprender el infinito. Se han comparado con dos líneas rectas paralelas que, de acuerdo con la definición geométrica, nunca pueden encontrarse y, sin embargo, según la teoría matemática superior, se encuentran en el infinito; o podemos tomar la ilustración de una asíntota, que desde un punto de vista finito nunca puede tocar una curva, y sin embargo, en geometría analítica, se encuentra que la cruza a una distancia infinita. Para los propósitos prácticos de la vida, ambas ideas pueden ser entretenidas; y son solo los intentos humanos por reconciliarlos en teoría, o escapar de la dificultad al negar el libre albedrío, lo que ha dado lugar a las interminables controversias sobre el tema. Es importante observar cómo San Pablo, aunque íntimamente insinúa ambas concepciones (como debe hacer como predicador de la verdad de Dios en todos sus aspectos), y aunque sus alusiones a la predestinación se han convertido en un apoyo principal de los puntos de vista calvinistas, en realidad nunca propone una teoría. Cuando alude al tema, es con un propósito práctico; y cuando (como en este capítulo) habla de la predestinación de Dios de los creyentes a la gloria, su propósito es alentarlos a perseverar en la santidad sobre la base de su seguridad del propósito eterno de Dios con respecto a ellos, las condiciones humanas esenciales siempre se suponen cumplirse (ver también nota en Hebreos 6:16-58, en 'Comentario del púlpito').

HOMILÉTICA

Romanos 8:1

"Sin condena".

Al leer este capítulo, no puede dejar de sentir que, en la mente del apóstol, había un sentido muy vívido del contraste entre el carácter, la posición y las perspectivas del verdadero cristiano, y las de los no creyentes, ya sean judíos. o gentiles. Este contraste se mantiene, ya sea verbal o implícitamente, desde el principio hasta el final de lo que se considera una de las porciones más alentadoras y preciosas de los escritos del apóstol.

I. LA CONDICIÓN Y EL CARÁCTER DEL CRISTIANO. Es evidente que, en opinión de San Pablo, la religión personal no consistía en condiciones o relaciones externas, en asociación con ninguna familia, nación o sociedad visible. Los cristianos son aquellos que están "en Cristo Jesús".

1. El lenguaje es instructivo en cuanto a la provisión divina para el bienestar espiritual del hombre hecha en la encarnación, el ministerio y el sacrificio del Hijo de Dios. Ser aceptado y aprobado por el gran Gobernador y Señor de todos es una condición que depende de la asociación con ese Ser en quien Dios reveló de inmediato su carácter y propósitos, y reconcilió el mundo consigo mismo.

2. Una unión espiritual está implícita. Estar "en Cristo Jesús" es lo que él mismo ha ordenado: "Permanece en mí". Y el Nuevo Testamento representa al pueblo de Cristo como "en él", "encontrado en él", "parado en él", "caminando en él"; y después de esta vida como "durmiendo en él" y "muerto en él".

3. Los propósitos de la unión con Cristo están involucrados en esta descripción.

(1) Los cristianos están ocultos en Cristo por seguridad; como en la hendidura de una roca que ofrece refugio contra la tormenta, como en la ciudad de refugio donde huye el fugitivo, y en el que se encuentra a salvo del perseguidor.

(2) los cristianos son injertados en Cristo para la vida; son ramas en la vid viva.

(3) Se unen a él como guía, como miembros del cuerpo místico.

4. Se asume el poder y el principio de la unión con Cristo. Del lado humano, la unión se efectúa por la fe; en el lado Divino se hace posible por la impartición de la gracia del Espíritu Santo.

II LA EXENCIÓN Y LA INMUNIDAD DEL CRISTIANO.

1. ¿Cuál es la condena de la que se liberan los que están en Cristo? Sin duda, las consecuencias penales del pecado, el disgusto divino y la ira judicial, el castigo actual del remordimiento y el miedo, el castigo futuro de la destrucción y la muerte.

2. ¿Quién lo quita? El Señor y el Juez, cuya prerrogativa es dictar sentencia de condena, retiene en sus propias manos el derecho de remitir el castigo a los condenados y de liberar a los criminales culpables pero arrepentidos para disfrutar de una libertad espiritual.

3. ¿Sobre qué base, y en virtud de qué disposición, el Señor justo elimina la condena? Por amor de su propia misericordia, y en virtud de la redención que fue realizada por Jesucristo nuestro Salvador, así se afirma y explica completamente en esta Epístola.

4. ¿Con qué resultados? La conciencia del pecador se alivia; el favor del Dios santo es garantizado; Se abren los privilegios y los placeres de la vida cristiana, y la absolución final está definitivamente y ciertamente asegurada.

APLICACIÓN 1. Que el cristiano no descanse en una visión inferior de su posición; porque esta garantía de libertad es una que cada creyente en el Señor Jesús está invitado y se le garantiza tomar para sí mismo.

2. Que aquellos que están bajo condenación por razón del pecado recuerden que hay una forma de escape y absolución, y solo una; y que esto se busque y se encuentre sin demora.

Romanos 8:2

"El espíritu de la vida".

¡Qué interés siempre sentimos en la vida! Entre las cosas terrenales, la distinción principal, para nuestras mentes, es entre los vivos y los sin vida. Entre las nieves de las alturas alpinas, la flor de genciana azul es bien recibida por el montañista. Entre los desechos calientes de los desiertos arenosos, dulce es el oasis de arbustos verdes y palmeras sombreadas que brotan alrededor de la fuente solitaria. Al niño le encanta ver a la mariposa revoloteando de arbusto en arbusto, la lagartija asomando y lanzándose entre el brezo y el ling de lo común, la libélula tejiendo graciosos bailes sobre las aguas soleadas de la cáscara aislada. Quien no lo hace y un tranquilo deleite al marcar el salto grisáceo del arroyo plateado, la garza se levanta lentamente en vuelo desde las riberas del río Tidal, el círculo de halcones en el cielo azul, los ciervos con cuernos atados al lago y la flota a través de los claros del bosque? En medio de la soledad del océano, ¡qué alivio para el marinero presenciar el engaño del monstruo marino, o incluso escuchar el grito del ave de tormenta salvaje! Y, para la mente reflexiva, ¡cuánto más profundo era el interés en la vida más compleja, más variada, moral, de los hombres! Ya sea en la montaña o en la llanura, junto al mar, en los campos bien labrados, o en la ciudad ocupada donde miles de personas se agolpan y empujan, donde la vida humana se encuentra con los ojos y los oídos, nos sentimos en presencia de las obras más grandes de Dios. Aquí está el reino espiritual; aquí el conflicto moral; aquí la libertad condicional, la disciplina, que se refieren a la eternidad. Porque el interés de la vida del hombre no radica en su aspecto pintoresco o patético, sino en el funcionamiento de grandes principios, en asuntos que son muy queridos por el corazón de Dios. La vida del cuerpo absorbe de hecho gran parte de las energías y los cuidados de los hombres. Sin embargo, todos sentimos que es la vida superior. la vida del alma, que es un momento supremo y un interés inmortal para el hombre. Hay una vida del espíritu, que las multitudes pueden ignorar, pero que para el Creador, y para todas las mentes iluminadas, parece el gran final para el cual se hicieron los mundos y se formó al hombre. Es el oficio de la religión llamar la atención de los hombres a esta vida preciosa, hermosa e inmortal; decirle a los hombres que, a menos que vivan esta vida, viven en vano; para asegurarles que los privilegios y la libertad condicional de la tierra tienen una visión de esta existencia y crecimiento más conscientes y espirituales, y el cristianismo llega a los hombres, diciéndoles acerca de un Divino Salvador, en quien "fue vida" y que vino "que nosotros podría tener vida, y que podríamos tenerla más abundantemente "; hablarles de una agencia espiritual provista por Dios para despertarlos de la muerte del pecado a la vida de justicia; contándoles la presencia y el poder entre los hombres del "Espíritu de vida". Es la vida espiritual, encendida y sostenida por este Espíritu Divino, que es el objetivo y la recompensa de la piedad de un Padre y el amor de un Salvador. En contraste con esa muerte de la cual es una liberación, es una preparación para esa eternidad que es el alcance infinito para su desarrollo. Consistente en el ejercicio y crecimiento de los poderes más altos y más nobles con los que el Creador ha dotado a la humanidad, en medio de las circunstancias que la Providencia ha dispuesto para su manifestación, trae al ser dependiente a compartir la naturaleza Divina, y se adapta para heredar el reino celestial. .

I. EL APÓSTOL HABLA DEL ESPÍRITU VIVO: el Espíritu en quien está la vida. En las Escrituras se habla de Dios como "el Dios viviente". El Espíritu Santo es un agente vivo; no solo consciente, sino enérgico. Él tiene conocimiento: "Las cosas de Dios no conocen a nadie, sino al Espíritu de Dios". Él obra la obra de Dios en el mundo material: "Por su Espíritu, Dios ha adornado los cielos". "Envías tu Espíritu; son creados". Él es el autor de nuestro ser consciente: "El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me ha dado la vida". Él es la Presencia universal de la Deidad omnisciente: "¿A dónde iré de tu Espíritu?" Él es el poder que levantó al Redentor, quien fue "ejecutado en la carne, pero vivificado por el Espíritu". Él es la fuerza divina de la vida para los seguidores de Cristo: "El que resucitó a Cristo de entre los muertos también avivará sus cuerpos mortales, por medio de su Espíritu que habita en ustedes". En la mayor parte de la naturaleza que sea accesible para nuestra observación, la vida surge de la vida. Así es en el ámbito espiritual. Se habla del Espíritu Santo como la Fuente e Importador de la vida nueva y santa; porque él mismo posee, en plenitud infinita, lo que recibimos según la medida. Reconocemos la presencia del Espíritu de Dios en todas las obras y métodos de Dios, en lo que se llama naturaleza y leyes de la naturaleza. Pero no simplemente la vida inferior: la más alta y la mejor también es la suya; la suya también es la vida que es enfáticamente divina. El Espíritu de Dios es, en consecuencia, el Espíritu de verdad, el Espíritu de santidad, el Espíritu de sabiduría, el Espíritu de gracia, el Espíritu de vida. Lejos de ser meramente contemplativo, el Espíritu de Dios es enfáticamente enérgico. Su omnipresencia y actividad universal dan testimonio de la justicia y, la belleza de la designación aplicada a él: "el Espíritu de vida".

II EL ESPÍRITU VIVO TAMBIÉN ES EL ESPÍRITU IMPACTANTE DE VIDA. En el Credo de Nicea, que ha estado en uso en las iglesias cristianas durante mil quinientos años, el Espíritu Santo se denomina "el Señor y dador de la vida". No solo la vida está en él; Es de él. Dondequiera que observemos los signos de la vida espiritual, tenemos justificación para atribuirlos a las influencias divinas. Parece que los profetas hebreos enseñaron constantemente que la vida de los muertos debería ser el derramamiento del Espíritu: "Derramaré agua sobre el que tiene sed, y la inundación sobre la tierra seca: Derramaré mi Espíritu sobre tu descendencia. y mi bendición sobre tu descendencia; y brotarán como entre la hierba, como sauces junto a los cursos de agua ". y de nuevo, "El Espíritu será derramado sobre nosotros desde lo alto. Y el desierto será un campo fructífero, y el campo fructífero será contado por un bosque". Y cuando nuestro Señor Jesús enseñó las grandes verdades de su reino, expresamente se refería a esta misma agencia Divina la nueva vida que debía ser distintiva de sus súbditos. Usando un lenguaje figurado, extraído de la historia de la vida corporal, le dijo a Nicodemo: "Excepto que un hombre nazca del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios". "Lo que nace del Espíritu es espíritu". Los ejemplos de muerte espiritual son demasiado comunes en todas partes. Una persona puede tener abundancia de vida, salud y fuerza corporal, incluso puede estar vivo intelectualmente; sin embargo, puede estar tan muerto a la vista de Dios. Si no hay en él ningún interés en la presencia Divina, no hay reverencia por la Ley Divina, no hay sumisión a la Palabra Divina, no hay devoción al servicio Divino, no hay fe en las promesas Divinas, el hombre está muerto: "muerto en delitos y pecados " "no hay vida en él". El profeta, que registra la visión del valle de los huesos secos, da una imagen sorprendente de la condición de las almas muertas: "No había vida en ellas". Por otro lado, qué Qué se entiende por vida espiritual? Un cristiano verdaderamente vivo está vivo para la presencia y el favor de Dios, está bajo la restricción del amor de Cristo, se deleita en la Palabra Divina y atesora sus preceptos y promesas, es obediente a los mandamientos de Jesús el Señor, y está dedicado, agradecido y alegre, a su servicio y gloria. Las cosas de la tierra, que son todo para los mundanos, tienen relativamente poco interés por ellas, excepto porque están conectadas con el reino de Cristo. Ellos "han purificado sus almas al obedecer la verdad a través del Espíritu". No se puede cuestionar que un gran cambio ha pasado sobre aquellos que estaban espiritualmente muertos, pero que ahora están "vivos para Dios por Jesucristo nuestro Señor". Ningún cambio en la condición, de la mendicidad a la opulencia, de un dunghill a un trono, se puede comparar por un momento con este cambio. De hecho, esto es "el lavado de la regeneración y la renovación del Espíritu Santo"; la "nueva creación; las cosas viejas han pasado; he aquí, todas las cosas se han vuelto nuevas". Ninguna explicación de este cambio es razonable y suficiente, lo que no lo refiere al Espíritu de Dios. Para aquellos espiritualmente despiertos, traídos a la novedad de la vida, las palabras del apóstol pueden dirigirse: "Ustedes son lavados, santificados, justificados en el Nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios". podemos decir: "Sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a los hermanos", ciertamente seremos capaces de reconocer: "Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con el que nos amó, incluso cuando estábamos muertos en pecados, nos había vivificado junto con Cristo ". Es por la gracia y la energía del Espíritu Santo que las almas humanas nacen de nuevo, nacen de lo alto. Que esta enseñanza de las Escrituras es lo más razonable parece lo más claro posible. Si creemos en la existencia de espíritus humanos, debemos reconocer su influencia sobre nuestra naturaleza y carácter. La honestidad y la magnanimidad de un padre, la ternura y la generosidad de una madre, la influencia ennoblecedora e inspiradora de un verdadero amigo, nos han "dicho" y nos han ayudado a hacer lo que somos que es bueno. ¿Es creíble que le debemos tanto a los espíritus humanos y, sin embargo, no le debemos nada al que es "el Padre de los espíritus de toda carne", en quien hay excelencia moral y cuya benevolencia es igual a su santidad? ¿Contemplamos su trabajo manual en los cielos abovedados y la tierra verde; ¿Y no reconoceremos su poderoso trabajo en el ámbito espiritual, y admiraremos su gracia y amor en todo lo que es puro en el carácter humano, verdadero en el lenguaje humano y bello en la vida humana? Si es el Espíritu de Dios que "renueva la faz de la tierra", eso convierte el invierno en primavera, invocando vida y belleza, fragancias y canciones, donde la esterilidad y la muerte han reinado; ¡seguramente no es entusiasmo atribuir al "Espíritu de vida" la transformación del alma humana, el encendido de la vitalidad espiritual y la energía, lo que marca la nueva creación! El Espíritu de vida no actúa independientemente de los medios. El alma humana se ve afectada por el poder, de acuerdo con sus propias leyes. Para vivir para Dios, un alma debe tener algún conocimiento de Dios y de los propósitos de Dios, debe despertarse a un sentido de pecado y. necesita, debe comprender y aceptar el evangelio de la gracia divina, debe recibir con fe las promesas de perdón, de ayuda, de guía, de salvación. Ahora, el Espíritu Santo de Dios actúa en conexión con estos medios; porque él es el Espíritu de verdad, así como de poder. Él toma de las cosas de Cristo, y nos las revela. Es por eso que nos alienta especialmente a buscar las influencias del Espíritu Santo cuando usamos los medios que la sabiduría divina ha designado para la conversión de los pecadores. El Espíritu trabaja con la Palabra, lleva el evangelio a casa con poder al corazón del oyente, al mismo tiempo da energía a la verdad misma y al atractivo del mensaje celestial, y la iluminación y la gracia vivificante a la naturaleza del oyente. La Palabra, sola, no tiene vida; el alma sola está muerta; pero el Espíritu imparte eficacia a la Palabra y, por lo tanto, vitalidad al alma. Así, Dios acompaña la Palabra "con la demostración del Espíritu y con poder". Hay un temblor entre los huesos secos; el Espíritu se respira en ellos, y ellos viven, se paran sobre sus pies, un ejército extremadamente grande. ¡Qué aliento debería dar esta doctrina a todos los que trabajan por la salvación de las almas! Pueden ser muy ignorantes y muy débiles, porque no son más que humanos. Pero la obra debe ser efectuada, no por fuerza, ni por poder, sino por el Espíritu del Señor. Cumplimos con las instrucciones de aquel que por igual revela la verdad e imparte el Espíritu. Sí, podemos estar seguros de que honrará a su propia agencia, que no abandonará a sus propios sirvientes, que prosperará su propio trabajo, y así glorificará su propio Nombre y acelerará su propio reino.

III. ES LA OFICINA DEL ESPÍRITU DE VIDA, NO SOLO PARA DESPERTAR, SINO PARA SOSTENER LA VIDA. La vida no es una cosa que se perfecciona a la vez. La flor de la primavera es justa y fragante; Sin embargo, deben pasar meses, y todas las influencias estacionales deben jugar, antes de que se encuentre el delicioso fruto, donde el florecimiento de la promesa vitoreó los ojos y despertó la esperanza. El niño, en su impotencia y sin palabras, debe ser alimentado y enseñado durante largos años antes de que la naturaleza infantil se convierta en la del filósofo o estadista. La vida es una cosa de progreso, una cosa de crecimiento; tiene su propio orden y procesos y leyes divinamente designados. Así es con la vida espiritual. No es deshonor para el Espíritu Divino que la obra de renovación no sea una obra instantánea y perfecta, sin dejar nada más por hacer. El nuevo nacimiento es, como un nacimiento, completo; pero es solo el comienzo de una nueva vida. Ser "nacido de nuevo" es comenzar a vivir de nuevo, con principios más elevados y motivos más puros y objetivos más nobles. Aquí, en la tierra, el camino del cristiano es uno de progreso; se le presenta el camino correcto para que pueda seguirlo, para que pueda progresar allí, año tras año y día tras día. No es la voluntad, el plan de Dios, que haya pausa o (mucho menos) retroceso. Dos cosas son necesarias: primero, crecimiento, siempre; y en segundo lugar, avivamiento, a veces. Era de desear. que los jóvenes cristianos eran más conscientes del requerimiento de crecimiento en la vida divina. Ser llevado a una relación correcta con Dios es el primer paso en la vida espiritual; pero queda por aprender la verdad de Dios, hacer la voluntad de Dios, servir al pueblo de Cristo y promover la causa de Cristo. Se necesitará toda la vida para cumplir el "alto llamado de Dios en Cristo Jesús". Carácter y utilidad, estos, para usar el lenguaje ordinario, son los grandes fines de la vida. Los que fallan aquí fallan por completo. Llegar a los servicios religiosos, leer la Biblia, orar, tener compañerismo, son medios para un fin; y ese fin es que los hombres pueden parecerse más a Cristo. Aspira a esto; no esté satisfecho a menos que esté progresando en esta dirección; que se vea el fruto, que es el efecto y la evidencia de la vida. Es por el Espíritu de vida que se debe lograr este resultado: por el Espíritu de vida trabajando en el corazón, y cambiando el carácter a la semejanza del Señor, y ayudando a conquistar el pecado, a resistir a Satanás, a adquirir un carácter. agradable y similar a la de Cristo. Esta es la obra más santa y escogida del Espíritu Santo; para fomentar y promover la vida espiritual, para que sea cada vez más vigorosa y fructífera, para alabanza y gloria del Dios siempre vivo. Y es el oficio del mismo Espíritu revivir la vida que es débil y lenta. Si, por negligencia y pereza, el cristiano se ha enfriado con las realidades espirituales, y no está viviendo en comunión constante con lo Invisible, solo hay un poder que puede reanimar el alma dormida, que puede encender nuevamente la llama moribunda de la devoción, que puede salvar del egoísmo y la mundanalidad, eso puede hacer que un hombre realmente viva para Dios. El avivamiento supone que la vida ya existe, pero está, por así decirlo, en suspenso o en un estado latente. En el uso de medios divinamente designados, esta condición puede escapar, esta travesura puede remediarse; pero el poder que solo puede realizar esta buena obra es el poder del Espíritu Santo de Dios. Es el Espíritu que despierta primero a la sensación de muerte, por así decirlo, y luego conduce al empleo de esos medios por los cuales el alma puede ser reanimada y renovada. Una pequeña reflexión mostrará que solo el mismo Espíritu puede perfeccionar la vida en la inmortalidad. La vida que despierta esta agencia Divina es una vida que no conoce la muerte. El cambio que pasa sobre el cuerpo en su disolución no afecta la vida espiritual; para esto, comenzado en el tiempo, se perfecciona en la eternidad. "El Espíritu que levantó a Jesús de entre los muertos también avivará tus cuerpos mortales". En la resurrección del Señor Jesús tenemos la promesa y el fervor de una bendita inmortalidad. "Nosotros por el Espíritu esperamos la esperanza de la justicia por la fe". "Ustedes fueron sellados con ese Espíritu Santo de la promesa, que es el fervor de nuestra herencia, hasta la redención de la posesión comprada, para alabanza de su gloria". "Ahora, el Dios de la esperanza te llena de gozo y paz al creer, para que puedas abundar en esperanza, a través del poder del Espíritu Santo".

Romanos 8:15, Romanos 8:16

El Espíritu recibido por los cristianos.

El Espíritu Santo es el don de Dios a su pueblo en Cristo: "la promesa del Padre"; El Consolador cuyo advenimiento fue anunciado por Cristo, acompañando la verdad Divina y caracterizando la nueva dispensación de la misericordia y el amor de Dios. En este pasaje se menciona al Espíritu, no tanto como el Don de Dios, sino en los aspectos que asume en la experiencia consciente del pueblo de Dios.

I. EL ESPÍRITU SANTO ES EL ESPÍRITU DE LA LIBERTAD. El hombre en estado de pecado está sometido a la Ley, al pecado, al miedo y a la esclavitud. Pero por el poder emancipador del Espíritu, el discípulo y amigo del Divino Salvador se libera, se libera del dominio del pecado, de las trampas del mundo, de la esclavitud interna del miedo y la desconfianza. Posee "la gloriosa libertad de los hijos de Dios".

II EL ESPÍRITU SANTO ES EL ESPÍRITU DE ADOPCIÓN. De hecho, esta es una verdad maravillosa, un privilegio maravilloso. Toda la humanidad son criaturas del poder divino, y es en este sentido que el poeta afirmó: "Todos somos su descendencia". El hombre reflexivo percibe que, en un sentido más elevado, somos hijos de Dios, en la medida en que nuestra razón y nuestra conciencia son el reflejo de la naturaleza Divina. Pero estaba reservado para el cristianismo, como la forma más elevada de revelación, introducir la concepción de la filiación espiritual del hombre en Jesucristo. El establecimiento de esta relación es una prueba de la bondad condescendiente de Dios. "¡Mirad qué amor nos ha dado el Padre para que seamos llamados hijos de Dios!" Aquí no se trata de una relación meramente externa; Aquí se implica un cambio de corazón, de carácter, de vida. Donde esta relación se realiza, el grito, "¡Abba, Padre!" asciende desde el corazón cariñoso y filial.

III. EL ESPÍRITU SANTO ES EL ESPÍRITU DE TESTIGO. La personalidad del Espíritu es compatible con la personalidad del receptor humano de sus benditas influencias. Hay una unidad y, sin embargo, una diversidad. El espíritu de Dios está en contacto con el espíritu del discípulo de Cristo, y lo testifica, asegura el favor divino y la paternidad. La Palabra se revela al alma; el alma está iluminada para aprehender la Palabra; la verdad se realiza, el privilegio se apropia; La respuesta se presta. El mismo Espíritu da poder a la Palabra y receptividad al corazón, y lleva a los dos a una exquisita simpatía y armonía. Y este testimonio se efectúa, no por una visión o una voz, no por fantasía o entusiasmo, sino por evidencia Divina y concluyente. El Espíritu de verdad y santidad manifiesta su presencia y su poder, al llamar a la existencia los frutos del Espíritu, cuya calidad y abundancia no dejan lugar para dudar de la Divinidad de la agencia a la que deben su existencia.

Romanos 8:17

El doble compañerismo.

Una persona puede ser el heredero de un título y de una gran herencia y, sin embargo, en algunas circunstancias, puede ser minoritario e incluso estar expuesto a algunas privaciones. Incluso puede ser un vagabundo sin hogar, arrojado a una sociedad poco agradable y escenas desconocidas y ocupaciones indeseables. Si tal es el caso, puede suceder que su experiencia sea rentable y útil. Puede probar "la dulce leche de la adversidad, la filosofía". Puede aprender muchas lecciones de autocontrol y abnegación, de paciencia, paciencia y consideración. Su personaje puede madurar, sus mejores cualidades pueden ser llamadas. Puede aprender a simpatizar con los afligidos y a tener en cuenta a los tentados. Y cuando llegue el momento de que él entre en su herencia, puede cumplir con los deberes de su posición exaltada con mayor prudencia y fidelidad por la disciplina que ha atravesado, por severa y dura que haya sido esa experiencia. Del mismo modo, el cristiano, que es un heredero conjunto con Cristo, ha designado para él un período de prueba, de humillación, de conflicto espiritual y sufrimiento. Este es el decreto de la sabiduría y el amor infinitos. Nuestro Padre, al someternos a la disciplina de la tierra, nos capacitaría para la herencia celestial, la gloria eterna. El exilio del cristiano es la preparación para su hogar, su herencia, su corona.

I. LOS CRISTIANOS TIENEN COMUNICACIÓN CON CRISTO EN EL SUFRIMIENTO. Pueden sufrir por Cristo. Sin duda, para Pablo y para los primeros cristianos, este fue un pensamiento familiar y una experiencia no infrecuente. Los apóstoles, los mártires y los confesores, todos en la Iglesia primitiva que por su firmeza en la fe incurrieron en el desagrado y la hostilidad de los hombres, fueron partícipes de los sufrimientos de Cristo. Y en nuestro propio tiempo, y entre nosotros, están aquellos cuyo testimonio del Salvador se lleva a cabo en medio de la pequeña persecución y la hostilidad oculta de sus compañeros incrédulos y burlones. E, incluso entre los cristianos profesos, aquellos que prefieren la fidelidad a Cristo y su evangelio al cumplimiento de las modas y opiniones actuales deben decidirse a soportar mucho por el bien del Señor. Sin embargo, hay otros sentidos en los que se puede decir con justicia que los cristianos comparten los sufrimientos de Cristo, que sufren con su Maestro.

1. Había angustia y angustia propias del Hijo de Dios. La carga de nuestros pecados la llevó en su propia Persona; él "pisó solo la prensa de vino"; él "llevó nuestros pecados y llevó nuestras penas"; él "probó la muerte para cada hombre". Su sacrificio era solo suyo. Pero hubo sufrimiento que aguantó porque vivió en un mundo pecaminoso, porque se sometió a los golpes de Satanás y soportó la contradicción de los pecadores. Para el pueblo de Cristo, su contacto necesario con un mundo pecaminoso es doloroso, aun cuando dicho contacto fue notoriamente doloroso para el santo Salvador mismo, quien en carácter y conducta estaba enfáticamente "separado de los pecadores". Como él también estaba triste por esta raza pecaminosa, no podía mirar a las multitudes sin pena y pena, no podía mirar a la culpable Jerusalén sin llorar por ella; así que los verdaderos cristianos están obligados a suspirar y llorar por las abominaciones que abundan en el mundo, porque han aprendido a mirar a la humanidad con los ojos de su propio Señor.

2. Una vez más, estamos llamados a compartir los sufrimientos de nuestro Maestro en razón de las tentaciones a las que estamos expuestos. Lo que Cristo soportó de los asaltos del tentador, el adversario, nunca lo podemos saber; sin embargo, el registro de su tentación implica que fue la ocasión para él de dolorosa angustia; "sufrió, siendo tentado". Solo venció a través de la resistencia y la lucha amarga. Que esta debe ser nuestra experiencia es bien conocida por todos los seguidores del Cordero. "No luchamos con", etc.

"Él sabe lo que significan las tentaciones dolorosas,

Porque él ha sentido lo mismo ".

En este asunto, todos los siervos del Señor deben, en su propio idioma, "negarse a sí mismos, tomar la cruz y seguirlo". Su camino no es de conformidad con el tentador, sino de oposición a él. Mueren con su Señor al pecado; a este respecto, ser crucificado con él al mundo, conociendo la comunión de sus sufrimientos, y siendo plantados juntos a semejanza de su muerte.

3. Hay un sentido más amplio y más general en el que se puede decir que sufrimos con Cristo. Hay aflicciones que son comunes a los hombres como hombres, pero que tienen para los cristianos una significación diferente de la que tienen para los demás. Todos los hombres tienen que soportar, más o menos, debilidad y sufrimiento del cuerpo, depresión mental, aflicciones, cambios en las circunstancias externas y otras aflicciones designadas o permitidas providencialmente. Pero para los cristianos, estos vienen como mensajes y moniciones del Padre celestial, y tienen que ser aceptados en el espíritu que el Señor Jesús ha mostrado y ejemplificado. Cuando el sufrimiento y la tristeza nacen en el espíritu del que dijo: "No mi voluntad, oh Padre mío, sino la tuya", entonces hay evidencia de comunión con el Señor.

II LOS CRISTIANOS TENDRÁN COMUNICACIÓN CON CRISTO EN LA GLORIA. Es una señal de la gran condescendencia de Dios y la bondad paternal que él, en su Palabra, se digna para animar y alentar a sus hijos pobres, sufrientes y luchadores, en su encuentro con los males de la vida, con la seguridad de que a su debido tiempo las sombras huirán. , y la brillante mañana se romperá sobre su vista. Ni siquiera dice simplemente: "Tus sufrimientos llegarán a su fin; tu trabajo y conflicto irán seguidos de reposo". Esto se dice; pero, con eso, algo más. Victoria, triunfo, gloria, alegría festiva, tal es la perspectiva que se nos ofrece. Que nos digan que seremos glorificados con Cristo parece demasiado; solo es creíble porque es la seguridad de aquel que no puede mentir. Con respecto a la gloria de nuestro Salvador, tenemos material para juzgar. Algo de su propia gloria externa apareció cuando fue transfigurado; más cuando resucitó de entre los muertos y cuando ascendió a lo alto. Sin embargo, su verdadera gloria fue, y seguramente siempre debe ser, espiritual. Exaltada al trono del cielo, la gloria de nuestro Salvador debe discernirse en la lealtad y el afecto con los que los corazones humanos lo consideran, el gozo con el cual su autoridad es prácticamente reconocida por las naturalezas que han sentido su amor y santidad. Cristo, cuando estuvo aquí en la tierra, en su humillación, tenía el mismo carácter y naturaleza que ahora, pero los obstáculos para su reconocimiento han sido eliminados, y su gloria ahora es evidente. Nuestro Salvador mismo insinuó que su pueblo fiel debería participar en su inminente gloria. Deben sentarse en tronos de juicio. Habiendo estado con él en sus tribulaciones, bebiendo de su copa y recibiendo su bautismo, fueron designados para reinar con él y ver su gloria. Fue una lección profundamente impresa en las mentes de los compañeros de Cristo. "Si sufrimos con él", dijo. uno, "también reinaremos con él". Hablaron de una corona que creían que estaba reservada para ellos. Buscaban una herencia incorruptible e inagotable. Y el elemento principal en la futura bendición y gloria que consideraron como unión y asociación con su Señor. Estar siempre con él, verlo tal como es, era todo su deseo y esperanza. Parece algo completamente ajeno a nuestra humanidad pobre, débil y pecaminosa en la "gloria" que se revela como el futuro y la vida del cristiano, que no es fácil para una mente sobria asimilar el pensamiento. Sin embargo, se enseña claramente que los cristianos aparecerán con su Señor en gloria, que están llamados a la gloria eterna. Esto puede explicarse por dos comentarios. Primero, la gloria principal es moral y espiritual; ser librado del pecado y ser transformado a la misma imagen que Cristo, eso es gloria. En segundo lugar, cualquier gloria que pueda asistir al pueblo del Señor en la vida futura es simplemente lo que él arroja. Estar cerca de Jesús es recibir de él algo de ese resplandor sagrado que es nativo y propio de él, y que siempre fluye de él.

LECCIONES PRÁCTICAS 1. Deje que aquellos que han sido desconsolados por sus familiares y amigos cristianos aprendan a someterse con resignación a la voluntad de Dios. Con respecto a los que duermen en Jesús, podemos creer que sus sufrimientos han terminado y que su gloria ha comenzado.

2. Dejen que aquellos para quienes la vida cristiana es un escenario de prueba y conflicto cultiven la paciencia y la fortaleza. No pienses en tu experiencia como algo extraño que te está sucediendo. Es el camino que nuestro Señor y todos sus seguidores han recorrido antes que ustedes.

3. Dejen que aquellos cuyo conflicto se haya prolongado, y que pronto deban 'soltar las armas de la guerra terrenal, atesoren las esperanzas que están justificadas por la Palabra de Dios, y esperen con humilde fe la gloria de la herencia celestial.

Romanos 8:18

Sufrimiento apagado en gloria.

No es fácil comparar el futuro con el presente. Para los niños, y para los que no reflexionan, el presente parece tan real y el futuro tan sombrío, que la menor ventaja o alivio hoy parece inmensamente preferible a algo en sí mismo más deseable, pero que se aplaza a una fecha lejana. A medida que el conocimiento y el pensamiento avanzan, aumenta el poder de realizar el futuro. Por lo tanto, en los asuntos mundanos emerge la útil virtud de la prudencia, y los hombres se niegan a sí mismos ahora para prever los próximos años. El mismo principio es aplicable en la religión. Aquellos que se creen destinados a una existencia futura e inmortal son capaces de esperar la vida venidera y de permitir que esa vida ejerza sobre sus mentes una poderosa influencia, de modo que su actitud actual de espíritu sea gobernada y controlada en gran medida por sus expectativas del futuro De hecho, está lejos de ser el motivo más elevado que influye en los hombres, si hacen el bien para evitar la miseria futura y asegurar la felicidad futura. Porque la religión consiste en el amor a la verdad y al derecho por su propio bien, como supremamente deseable, en el amor a Dios como supremamente excelente. Sin embargo, como muestra el texto, el cristianismo ofrece la posibilidad de una felicidad inmortal para animar y animar a los peregrinos de la noche en medio de las dificultades y la oscuridad del tiempo.

I. ESTE ES UN CÁLCULO QUE NO ESTÁ DISEÑADO PARA DESPARAR LOS PRESENTES SUFRIMIENTOS DE LOS CRISTIANOS. Pablo no quiere decir que los sufrimientos a soportar aquí son en sí mismos insignificantes. Por el hecho es lo contrario; cada hombre, y mucho más cada cristiano, tiene mucho que soportar. "Los que vivirán piadosos deben sufrir persecución". En algunos casos, la cantidad de oposición, calumnia y abandono involucrados en la fidelidad al Salvador está lejos de ser insignificante. Pero el apóstol quiere decir que tan grande es la recompensa, tan excedido y eterno, el peso de la gloria de aquí en adelante, que incluso la más dura persecución, el conflicto más feroz, la abnegación más intensa, se extinguen en el lustre, el resplandor, de día celestial

II ESTE ES UN CÁLCULO BASADO EN LAS REVELACIONES DE LA ESCRITURA. La razón sin ayuda nunca podría haber llegado a este resultado. Para uno de los miembros de la comparación está más allá del rango de la razón. Conocemos por experiencia los sufrimientos del presente; pero solo la previsión divina puede familiarizarnos con la gloria del futuro. Se concede que en la condición actual de los cristianos no hay nada que pueda justificar una expectativa tan brillante. La estrella está en su estación en los cielos, aunque oculta bajo una nube; Cuando el cielo está despejado, la estrella brilla en su brillo. Entonces, por el momento, nuestra vida está "escondida con Cristo en Dios"; y "no sabemos lo que seremos". Nuestras capacidades y circunstancias no permiten nuestra comprensión de un estado que solo la naturaleza glorificada puede tomar. La gloria venidera es espiritual, consiste en un compañero más cercano, nave con el Salvador y en perfecta armonía con Dios mismo. "Cuando Cristo, quien es nuestra vida, aparecerá, nosotros también nos presentaremos con él en gloria". Esta es la perspectiva de los hijos de Dios, los coherederos con Cristo, los participantes del carácter y espíritu de su Señor. Es la perspectiva de una bendición sin fin; porque su eternidad es parte de su perfección divina. Nada menos que una gloria que nunca disminuye es digna del Dador, o satisfactoria para el destinatario. La calidad y la inmortalidad de la gloria del cielo, cuando se toman juntas, superan manifiestamente todas las privaciones, los conflictos, las tentaciones, en una palabra, la "gran tribulación" a través de la cual debemos entrar en el reino de los cielos.

III. ESTE ES UN CÁLCULO QUE GOBERNÓ LA VIDA PERSONAL DEL APÓSTOL. Observe que él dice: "Creo". Fue su propia conclusión deliberadamente alcanzada. Había adoptado esta opinión hace mucho tiempo, y aún la conservaba. De lo contrario, no habría seguido llevando la vida de un cristiano y un apóstol. Su elección le había traído mucho sufrimiento exterior y adversidad. Desde el principio, había estado expuesto a la persecución de judíos y gentiles; había soportado muchas dificultades y peligros en su vida misionera; Había sufrido la pérdida de todas las cosas. Su elección le había ocasionado muchos conflictos espirituales. La lucha entre la vieja naturaleza y la nueva, la ansiedad que sentía por su propia fidelidad, los golpes de Satanás con los que se encontró, todos estos sufrimientos fueron estrictamente consecuencia de su unión con Cristo. Sin embargo, está claro que Pablo no se arrepintió de su elección. Incluso hasta el final "contó todas las cosas como pérdida, para poder ganar a Cristo y ser encontrado en él por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús su Señor". Tenía consuelos actuales, muy preciosos y sostenidos; porque fue apoyado por la gracia que alguna vez le resultó suficiente, y, sabiendo en quién confiaba, se convenció de que podía guardar lo que se le había encomendado ese día. Y cuando la misericordia y el favor del presente se agregaron a las gloriosas perspectivas de una herencia celestial, ¿cómo se podría permitir que los sufrimientos de la vida contrarrestaran los privilegios tan preciosos y las esperanzas tan brillantes?

IV. ESTE ES UN CÁLCULO QUE HA SOSTENIDO LA FE Y EL VALOR DE MULTITUDES DE CREYENTES EN CRISTO EN CADA EDAD. Este ha sido el caso, no solo con aquellos que han sido llamados a testificar a su Salvador por trabajos públicos y sufrimientos públicos, con aquellos que han competido en los lugares más altos del campo; pero también con miríadas de corazones humildes, fieles y pacientes, que han soportado en silencio el reproche de Cristo, que han llevado en silencio la cruz de Cristo. La bien fundada esperanza de gloria ha animado y sostenido en medio de pequeñas persecuciones, en medio de tergiversaciones, en conflictos espirituales, luchas externas y temores internos. Los himnos de la Iglesia son testigos de esto; En cada tierra y en cada época, estos himnos han expresado los anhelos del corazón universal de la cristiandad por el reposo, la comunión, las delicias de la Jerusalén celestial. Y se han acostumbrado a hacer que estos anhelos se centren en ese Divino Redentor que es el Sol de la ciudad eterna, y cuya presencia lo hace ligero y glorioso.

V. ESTE ES UN CÁLCULO QUE PUEDE SER ENVIADO A TODOS LOS CRISTIANOS QUE SE ENCUENTRAN DESTRUIDOS Y DESTRUIDOS POR LAS DIFICULTADES DEL CAMINO. Algunos son juzgados por la adversidad y se sienten tentados a decir de las circunstancias que los rodean: "Todas estas cosas están en mi contra". Otros están heridos por el duelo; sus queridos y confiables amigos son sacados de su lado por la muerte. Otros son perseguidos por causa de la justicia. Otros soportan grandes conflictos espirituales, y a veces no saben cómo resistir los asaltos del adversario. Otros están cansados, en cuerpo y en mente, bajo la presión de los cuidados y las responsabilidades. Para todos, es legal decir: "'El fin de todas las cosas está cerca'. El período de prueba casi ha terminado. Espera un poco más. "Sé fiel hasta la muerte". Allí te espera descansar después de tu peregrinación, y triunfar después de tu guerra, canciones después de tus lágrimas y gloria después de tu depresión. La revelación de la que habla el texto no está lejos. Y, en la gloria se manifestará, todo tu cansancio y tu cansancio. los males serán olvidados. Verás a Jesús, y en su presencia no hay oscuridad ".

Romanos 8:24, Romanos 8:25

"Salvado por la esperanza".

La esperanza es una emoción compuesta de expectativa y deseo. Podemos esperar lo que tememos, podemos desear lo que estamos seguros está más allá de nuestro alcance; En cualquier caso, la esperanza es imposible. La fe está en el presente invisible; la esperanza es del futuro invisible. Como un sentimiento, y en consecuencia como un poder motivador, la religión retoma, eleva y santifica la esperanza. En el Nuevo Testamento, se pone gran énfasis y se atribuye una gran virtud a la esperanza; se clasifica con fe y amor.

I. LOS OBJETOS DE LA ESPERANZA DEL CRISTIANO.

1. Dios mismo; su favor y compañerismo. "Espero en Dios" es la advertencia dada, a la cual la respuesta adecuada es: "Mi esperanza está en ti". La esperanza en Dios se distingue de la esperanza en el hombre, en ser siempre seguro.

2. Especialmente Dios en Cristo, de quien se habla como el "Señor Jesucristo, nuestra esperanza". Estamos obligados a "esperar en Cristo"; y su carácter y promesas justifican el cumplimiento de dicha orden judicial.

3. Para particularizar, se afirma que el objeto de la esperanza es la aparición futura de Cristo; el cristiano busca "la bendita esperanza, la gloriosa aparición del gran Dios y nuestro Salvador Jesucristo". ¿No ha dicho nuestro Señor expresamente: "Volveré otra vez"? Ahora, "el que tiene esta esperanza, se purifica a sí mismo".

4. La esperanza del cristiano se extiende tanto al futuro de esta vida como a la bendición inmortal. Esta existencia terrenal se ve iluminada por las perspectivas que se nos abren de ayuda y guía divinas, protección y consuelo; y tal esperanza es adecuada para fortalecer y alegrar. Mientras que el cristianismo es especialmente distinto y enfático en su revelación de las glorias del estado futuro; hablando de la "esperanza de la vida eterna", "la esperanza puesta en el cielo" e impartiendo una "esperanza viva de una herencia".

II LOS FUNDAMENTOS DE LA ESPERANZA DEL CRISTIANO.

1. La promesa de Dios. Aquí hay una base segura y estable en la que sería insensato y pecado desconfiar. "Espero", es la exclamación del hombre piadoso, "en tu Palabra". La suya es la "esperanza de vida eterna, que Dios, que no puede mentir, prometió antes de que el mundo comenzara". Al darnos su revelación, el diseño del amor infinito fue que nosotros, "a través de la paciencia y la comodidad de las Escrituras, podríamos tener esperanza".

2. La enseñanza del Espíritu Santo. Él es el inspirador de todo bien. afectos y deseos; Uno de los propósitos de su otorgamiento a los cristianos es que "puedan abundar en esperanza, a través del poder del Espíritu Santo".

3. Nuestra experiencia de la fidelidad del Señor. "La experiencia genera esperanza". No es una conjetura por parte del pueblo de Cristo si las promesas de Dios se cumplirán o no; ya se han cumplido en tal medida que justifiquen nuestra esperanza con respecto al futuro. La nuestra es una esperanza que "no avergüenza", que no decepcionará a quienes se unan a ella.

III. LAS FRUTAS DE LA ESPERANZA DEL CRISTIANO.

1. Calma y confianza de disposición. En esto, la esperanza es como "un ancla para el alma"; porque mientras el miedo perturba, la esperanza apacigua.

2. Alegría y alegría. Son brillantes y alegres que tienen algo que pueden esperar, incluso cuando el presente es triste y desalentador. Tal es el caso de los cristianos, que "se regocijan en la esperanza". "Feliz es aquel cuya esperanza está en el Señor su Dios".

3. Espiritualidad y pureza de corazón y vida. San Juan describe especialmente el poder purificador de la esperanza; Es por su influencia que los cristianos son apaciguados por su herencia.

4. Paciencia y resistencia. A este respecto, la esperanza es como un casco para el alma. "Si esperamos lo que no vemos, entonces con paciencia lo esperamos". San Pablo elogió a los tesalonicenses por su "paciencia de esperanza".

5. Salvación. Este es el objetivo final, el problema y el final. La esperanza del cristiano por fin se hará realidad, cuando sea liberado de la esclavitud del cuerpo, el hostigamiento de la tentación, las heridas del dolor, la presión del pecado.

Romanos 8:28

Providencia dominante.

La perplejidad y el misterio son parte de la experiencia que deben compartir todos los hombres que reflexionan. El mundo, y especialmente la vida humana, proporcionan enigmas que el entendimiento no puede resolver, que solo pueden ser tratados por el principio superior de la fe. Los gemidos de la creación se mezclan con los gemidos de los hombres, y la mente que discierne detecta también los gemidos del Espíritu. Pero, sobre todo, es una armonía que supera y silencia las discordias de la tierra. El apóstol escuchó esta armonía y convocó a sus discípulos para que reconocieran las operaciones de esa providencia que obliga a todas las cosas a trabajar juntas para bien.

I. EL PRINCIPIO PROPUESTO.

1. Hay un propósito en todas las cosas. La teleología moderna hace menos hincapié en los rastros de intención y diseño en instancias individuales, en órganos y organismos, que en la sorprendente evidencia de propósito manifestada en la escala más grande, en los vastos arreglos y adaptaciones, en las maravillosas leyes químicas y matemáticas que impregnan el universo entero. Cuanto más se estudie el universo, tan accesible para nuestra observación, más aparecerá un sistema. Los signos de orden, de adaptación, de preordenamiento son obvios para todo estudiante cuidadoso. No hay nada demasiado grande, nada demasiado pequeño, para ilustrar la presencia de la mente. La vida humana no está exenta de las señales de previsión y adaptación divinas.

"Hay una Divinidad que da forma a nuestros extremos, áspelos como lo haremos".

Es un error suponer que el establecimiento del reinado de la ley, de la causalidad física, entra en conflicto con la operación del propósito; que la evolución y el diseño son de alguna manera opuestos.

2. El propósito que se puede detectar en todas las cosas es un buen propósito. Un objetivo moral es reconocible en todo el universo, y enfáticamente en la vida humana. Todas las cosas funcionan juntas, no precisamente para la promoción del placer, sino para el bien moral, el más alto y más valioso de todos los objetivos. Esta convicción es la clave de muchas dificultades por las cuales las mentes observadoras y reflexivas se han angustiado.

3. Este propósito moral está asegurado siempre que los seres espirituales se ajusten voluntariamente a la voluntad de Dios. De hecho, el orden de las cosas no garantiza el bien de todos los seres; muchos no recibirán los beneficios que la naturaleza y la vida están destinados a transmitir. Pero los cristianos que aman a Dios, y que responden a su llamado en el evangelio de Cristo, realmente cosechan ventajas a las que otros son extraños. Estos son los obedientes, que están atentos a la convocatoria divina y logran el propósito divino. Por estas, todas las circunstancias son ordenadas y anuladas, para que puedan ministrar al verdadero bienestar del pueblo de Dios.

II EL TRABAJO DEL PRINCIPIO ILUSTRADO.

1. Las circunstancias de los hombres pueden contribuir a su verdadero bienestar. Por lo tanto, la pobreza puede ser espiritualmente útil para quienes la experimentan como competencia o riqueza; oscuridad como honor, etc.

2. La propia experiencia más personal de los hombres también es anulada por la providencia de Dios para su mayor bien. Por lo tanto, incluso las dudas sobre el intelecto y las tristezas de corazón, dos de las formas más dolorosas de disciplina moral, son ambas, de hecho, sujetas a propósitos de valor supremo en el desarrollo del carácter y en la adquisición de influencia.

III. LECCIONES PRÁCTICAS APROVECHADAS DE UNA CONSIDERACIÓN DE ESTE PRINCIPIO.

1. El cristiano puede aprender a evitar murmurar, cuando recuerda que incluso las circunstancias adversas están destinadas a hacer su mayor bien. Tal convicción arroja una nueva luz sobre las experiencias diarias; y lo que de otro modo podría considerarse molestias, provocando resentimiento, ahora se consideran ministraciones de amor y misericordia divinos.

2. El cristiano puede buscar sacar provecho de todos los tratos providenciales de Dios. Es el espíritu en el que se reciben estos lo que determina si serán o no medios de bendición; y el espíritu apropiado es de sumisión y enseñanza.

3. El cristiano apreciará la expectativa de que llegará el día en que, mirando hacia atrás en el camino por el que ha sido guiado, y la disciplina por la que ha pasado, podrá reconocer con gratitud que Dios "ha hecho todas las cosas". bien."

Romanos 8:32

El regalo que implica todos los regalos.

Un hábito muy deseable de la experiencia cristiana es el hábito de conectar todos los privilegios espirituales y todos los favores providenciales con el don supremo que Dios nos ha conferido en el otorgamiento de su propio Hijo. Es este hábito el que el apóstol fomenta con el atractivo del texto.

I. EL UNO DIOS DIOS UNA VEZ DIO.

1. La Persona dada fue su propio Hijo: el Unigénito, el Bienamado.

2. El sacrificio por parte del Dador involucrado en el Regalo. El uso de la palabra "perdonado" implica "no retenido", lo que sugiere que el corazón Divino sintió el sacrificio y la rendición, pero que su lástima lo ideó y consintió como la mayor revelación de la naturaleza de la Deidad.

3. El regalo fue más que un regalo; fue una entrega, es decir, a la tierra, a la sociedad de los pecadores, con el conocimiento de que el que así se rindiera se encontraría con malentendidos y tergiversaciones, sería difamado e insultado, rechazado y perseguido, cruelmente abusado e injustamente asesinado.

4. El regalo estaba destinado a todos; no para unos pocos elegidos, sino también para judíos y gentiles, para pecadores de todos los grados, de todas las naciones.

II LOS MUCHOS REGALOS DIOS SIEMPRE ESTÁ DANDO.

1. Toda posesión y privilegio es, de hecho, el don de Dios; todos "descienden de lo alto". Sin embargo, podemos olvidar que somos receptores necesitados y dependientes, la verdad es que no tenemos nada que no hayamos recibido.

2. Los dones espirituales están destinados principalmente, como los que se enumeran y caracterizan tan completamente en este capítulo; vida espiritual en todas sus etapas, desde la liberación de la condenación hasta la eterna e inseparable comunión con Cristo.

3. Sin embargo, sin duda, los regalos temporales están incluidos. De estos, a veces decimos que provienen de la ley natural; Y esto es así. Sin embargo, al hablar de ellos, solo describimos el proceso, mientras que el origen está solo en Dios.

4. Estos regalos son generosos y generosos. Dios otorga mundadosamente como un Rey, tiernamente como un Padre; y recibimos sin ninguna posibilidad de hacer pagos o recompensas.

III. LA INCLUSIÓN DE MUCHOS REGALOS EN EL UNO.

1. Una explicación doctrinal de la inclusión aquí afirmada. Lo mayor incluye lo menor; y, como Cristo es el Don indescriptible, su otorgamiento involucra todas las demás evidencias de la generosidad divina. El poder que puede dar uno, puede dar todo; la disposición que podría planificar el uno, puede otorgar todo; y la mediación y la defensa de Cristo son tales que deben considerarse como los canales por los cuales la generosidad del Eterno fluye copiosamente en los corazones y las vidas humanas.

2. Una explicación práctica. Reflexiona sobre la frase maravillosa, significativa y preciosa empleada aquí por el apóstol, "¡con él!" "Con él" Dios le da perdón a su pueblo por sus pecados, un modelo perfecto de bondad, una concepción más elevada de la virtud humana, un poderoso motivo de obediencia, un vínculo sagrado de hermandad, una brillante esperanza de vida eterna. Como una cuestión de experiencia práctica, esto es así en la historia tanto de cristianos individuales como del mundo.

Romanos 8:37

Victoria espiritual No es toda buena causa la que, hasta donde podemos ver en la tierra, cuando se opone a la hostilidad humana, prospera y triunfa, a la vez, manifiestamente y para siempre. Esto solo prueba que la Providencia tiene una visión más amplia de lo que es posible para nosotros y tiene propósitos que se extienden mucho más allá de este mundo. Pero la gran causa de la bondad moral, la causa de Cristo, siempre es realmente victoriosa. La guerra es justa, el sonido de las armas, el capitán hábil y la victoria segura.

I. LO QUE CONSTITUYE LA VICTORIA DEL CRISTIANO. En la primera edad, el conflicto fue en gran medida con una persecución abierta. Jesús mismo soportó "la contradicción de los pecadores" y advirtió a sus apóstoles que esperaran lo mismo. En nuestro tiempo, de hecho, hay persecución por el bien de Cristo para ser soportada, tanto abierta como secreta; pero quizás los peligros que se temen ahora son los de la prosperidad más que la adversidad. El cristianismo puro tiene que combatir el escepticismo, el materialismo, los hábitos autocomplacientes de la época. El cristianismo puro debe estar en guardia contra los puntos de vista y hábitos supersticiosos, y el mero cumplimiento externo de la opinión pública. Tales influencias amenazan abierta o insidiosamente la vida religiosa, especialmente de los jóvenes y los incautos. De ahí la necesidad de la vigilancia, de la preparación, de la panoplia divina, del coraje y la resistencia. Porque la promesa es "el que vence", y el verdadero soldado es siempre el verdadero conquistador.

II LO QUE MEJORA LA VICTORIA DEL CRISTIANO Los cristianos tienen la seguridad de que serán "más que vencedores", vencedores excedidos o triunfantes.

1. La severidad del conflicto. Esto se evidencia por el poder admitido del enemigo y la variedad de sus ataques, por el número de personas que en el pasado han sido vencidas por el enemigo de Cristo, por la deserción de muchos combatientes descorazonados o desleales, y por la prolongación de el conflicto.

2. En contraste con todo esto, debe considerarse la minuciosidad de la conquista. Esto se evidencia por la magnificencia de la recompensa a los vencedores, por la gran cantidad de aquellos que compartirán los honores de la victoria, y por la gloria y la perpetuidad del triunfo que seguirá.

III. LO QUE ASEGURA LA VICTORIA DEL CRISTIANO. Al principio puede parecer que hay cierta incongruencia en la expresión, "más que vencedores a través de él que nos amó". Sin embargo, después de reflexionar, parecerá que realmente debe habernos amado, mezclarse en tal refriega y llevar a sus soldados y seguidores incluso a su propia muerte. Y la enseñanza por igual de las Escrituras y de la experiencia individual nos asegura

(1) que Jesús conquistó al enemigo por nosotros, cuando realmente venció al mundo y a Satanás, por quien parecía, para los observadores superficiales, ser vencido; y

(2) que Jesús conquista al enemigo en nosotros, dándonos el ejemplo, el motivo, el poder espiritual y el principio que nos asegura la victoria inmortal.

HOMILIAS DE C.H. IRWIN

Romanos 8:1-45

El día del juicio y cómo prepararse para él.

El apóstol habla mucho en el lenguaje de la ley. Él mismo no solo conocía la útil artesanía de la fabricación de tiendas de campaña o de vela, sino que también estaba entrenado en la profesión de la Ley, criada a los pies de Gamaliel. También conocía considerablemente la práctica de los tribunales de justicia. De las breves referencias en los Hechos de los Apóstoles a su historia personal antes de su conversión, parecería que antes de ese tiempo él había sido contratado como fiscal de los cristianos. Después de convertirse en cristiano, con frecuencia se le pedía, por el amor de Dios, que compareciera en el tribunal de los tribunales de justicia judíos y romanos. En su primera visita misionera a Europa fue arrastrado ante los magistrados en Filipos, y nuevamente ante Gallio en Corinto. Luego, nuevamente, se paró ante el concilio judío en Jerusalén; antes de Félix, Festo. y Agripa en Cesarea; y, finalmente, ante el mismo Nerón en Roma. En la presente ocasión está escribiendo a los residentes en Roma. Roma en ese momento era la metrópoli del mundo, el centro de la legislación mundial. Estar en el tribunal de César era estar ante la máxima autoridad terrenal que existía en ese momento, y ser juzgado por el mayor código de leyes que, con la excepción de la ley británica, el mundo haya conocido. Las leyes del XII. Las tablas, como se llamaban, que eran la base de todas las leyes romanas, estaban grabadas en doce tablas de latón, y colocadas en el comitium, o lugar de reunión pública, para que todos pudieran leerlas. Todos los jóvenes romanos educados aprendieron de memoria estos XII. Mesas. Fue a un pueblo así familiarizado con las ideas y la práctica de los tribunales de justicia lo que Paul, él mismo un abogado bien entrenado, estaba escribiendo. Mantiene ante sus mentes y las suyas el pensamiento de que existe una autoridad superior a la humana; que hay un tribunal más terrible que el del César; y que la gran preocupación de cada ser humano es cómo le irá en ese gran día de ajuste de cuentas, ese día que ocupa gran parte de la mente de San Pablo, que se destaca tan prominentemente antes de su visión mental, que constantemente habla de como "ese día". Es un tema importante, cómo prepararse para encontrarse con Dios en el juicio.

I. LA PREPARACIÓN DEL CRISTIANO. El apóstol habla del cristiano como preparado para un día del juicio. "Por lo tanto, ahora no hay condenación para los que están en Cristo Jesús". Ese día necesita una preparación. "Porque todos debemos aparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba las cosas que se hacen en su cuerpo, de acuerdo con lo que ha hecho, ya sea bueno o malo". La idea de ese juicio hace temblar a los hombres fuertes. Félix tembló cuando Pablo, el prisionero, razonó con él sobre la justicia, la templanza y el juicio venidero. Es ese temor a algo después de la muerte lo que hace que el sueño del asesino sea tan inquieto, y lo que hace que las ganancias del hombre deshonesto sean como un peso de plomo sobre su mente. La conciencia, de hecho, nos hace cobardes a todos. El cristiano reconoce que hay un terror en el juicio, como lo hizo Pablo cuando habló del "terror del Señor" (2 Corintios 5:11); pero el juicio no le causa terror. Él sabe que él también será juzgado de acuerdo con sus obras, que el fuego intentará el trabajo de cada hombre de qué tipo es, y, por lo tanto, se dará cuenta de sus responsabilidades y privilegios. Pero él sabe que una cosa es segura, y es que está a salvo de la condena. Lleva su perdón en la mano. La confianza del cristiano proviene del mismo juez que se sienta en el trono. Ese juez es Jesucristo mismo. Pero antes de sentarse a juzgar a los hombres, vino al mundo para morir por ellos como su Salvador. A cada uno que lo recibe y acepta su salvación, le da la piedra blanca (Apocalipsis 2:17), la señal de aceptación y perdón. Se convierte en su Sumo Sacerdote, su Abogado con el Padre. "Por lo tanto, ahora no hay condenación para los que están en Cristo Jesús". ¡En Cristo! ¡Qué sensación de seguridad trae consigo! ¡En Cristo! Hasta que no estemos ante el gran trono blanco, y nuestros nombres se encuentren escritos en el libro de la vida del Cordero, nos daremos cuenta de lo que eso significa. ¡En Cristo! Ese fue el gran deseo de Paul para sí mismo. "Cuento todas las cosas menos la pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor: por quien he sufrido la pérdida de todas las cosas, y las cuento menos estiércol, para poder ganar a Cristo y ser encontrado en él". ¡En Cristo! Si. Jesús es el arca, en el que podemos alejarnos de los peligros de la tentación y la destrucción. Él es la ciudad de refugio, a la que podemos huir de la muerte, el vengador de la sangre. Él es la Fundación segura, sobre la cual podemos construir con perfecta confianza todas nuestras esperanzas para la eternidad. Él es la roca, en cuyas grietas podemos escondernos, y sentir que todo lo que nos preocupa está a salvo. Su promesa de seguridad en el día del juicio es el carácter y la promesa del propio juez. "Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna". "Sé en quién he creído, y estoy convencido de que él puede guardar lo que le he comprometido contra él ese día" 'No se diga que esta confianza conduce al descuido; eso porque somos liberados de la condenación, por lo tanto, no importa cómo vivamos. Los versos que siguen a la declaración de que no hay condena son la respuesta a esta sugerencia. "Dios enviando a su propio Hijo a semejanza de carne pecaminosa, y por el pecado, condenó el pecado en la carne: para que la justicia de la Ley se cumpliera en nosotros, que caminamos no según la carne, sino según el Espíritu". (Versículos 3, 4). Ningún verdadero cristiano pensó o actuó como si, debido a que fue liberado de la condenación, fuera libre de cometer pecado. Si somos de Cristo, ya no tenemos un miedo culpable a la muerte y la condena, pero tenemos un miedo filial que rehuye ofender y afligir a nuestro Padre celestial. Estamos limitados por el amor de Cristo en nuestros corazones a amar lo que él ama y odiar lo que odia. Estamos constreñidos por un sentimiento de gratitud. Hemos sido comprados por un precio; Por lo tanto, nos esforzaremos por glorificar a Dios en nuestros cuerpos y espíritus, que son suyos. Tenemos la esperanza del cielo en nuestros corazones; y, por lo tanto, buscamos caminar dignos de nuestro alto llamado, purificarnos, mantenernos intactos del mundo. Lejos de ser un motivo de descuido, la seguridad del cristiano en Cristo es el mayor motivo de santidad y utilidad de la vida.

II LA PREPARACIÓN DE LOS CRISTO. En el día del juicio habrá solo dos clases: aquellas cuyos nombres se encuentran escritos en el libro de la vida del Cordero, y aquellos cuyos nombres no están allí; los cristianos y los sin cristo; los que están "en Cristo" y los que no lo están. Muchos confían en su vida moral, aunque puede ser completamente mundana y sin Dios, como su esperanza para la eternidad. Pero cualesquiera que sean las expectativas humanas, la Palabra de Dios deja muy claro cómo le irá en el día del juicio con todos los que están fuera de Cristo. No es culpa de Dios el Padre. Amaba tanto al mundo que dio a su propio Hijo para nuestra salvación. No es culpa del Hijo. Cristo dice: "He venido para que tengáis vida". No es culpa del Espíritu, quien se esfuerza constantemente con nosotros. Si Jesucristo vino al mundo para salvar a los pecadores, seguramente está claro que no hay salvación en ningún otro. "El que cree en él no está condenado; pero el que no cree ya está condenado, porque no ha creído en el Nombre del unigénito Hijo de Dios" (Juan 3:18). - C.H.I.

Romanos 8:12-45

Los privilegios y responsabilidades de los hijos de Dios.

El apóstol en estos versículos hace un gran reclamo para los creyentes: el reclamo de ser hijos de Dios. En este octavo capítulo desarrolla, como en una vista panorámica, todo el plan de salvación. Comienza con la idea de que aquellos que están en Cristo Jesús son liberados de la condenación. Pero la salvación es algo más que eso. Significa filiación también. Y paso a paso, verso a verso, el apóstol avanza, a cada paso, desarrollando una nueva visión de los privilegios del cristiano, hasta que, al fin, examina todo el campo del pecado y la tristeza, de la alegría y el sufrimiento, de las pruebas y las tentaciones. Con el tiempo y la eternidad, se fortalece en la confianza de su filiación, y exclama: "Porque estoy persuadido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni los poderes, ni las cosas presentes, ni las cosas por venir, ni la altura , ni la profundidad, ni ninguna otra criatura, podrá separarnos del amor de Dios, que es en Cristo Jesús nuestro Señor ".

I. LOS PRIVILEGIOS DE LOS HIJOS DE DIOS.

1. Dios es su padre. Pueden decir eso en un sentido especial y espiritual. En cierto sentido, todos los seres humanos son descendientes de Dios. Somos todas las criaturas de su mano, y dependemos continuamente de su generoso cuidado. Pero el pecado ha entrado y nos separó de él. Nos ha hecho propensos a desobedecer en lugar de cumplir los mandamientos de nuestro Padre. Jesús vino a este mundo para traernos nuevamente a la relación de los hijos espirituales de Dios. Se convirtió en un hijo de la humanidad para que pudiéramos convertirnos en hijos de Dios. Se convirtió en "pecado por nosotros, que no conocíamos pecado, para que seamos hechos la justicia de Dios en él". Todos los que creen en él nacen de nuevo. Son por creación hijos de Dios; ahora son suyos por nacimiento espiritual. Ahora reciben "el Espíritu de adopción, por el cual lloran, Abba, Padre" (Romanos 8:15). ¡Oh, la grandeza del amor de nuestro Padre celestial! No nos ha rechazado. Él ha enviado a su propio Hijo para traernos de vuelta, para restaurar su imagen en nuestros corazones, y poco a poco para que nos sentemos con él en su reino eterno.

2. Jesucristo es su hermano mayor. "Si hijos, entonces herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo" (Romanos 8:17). Tenemos la herencia que tiene Cristo, si al recibirlo nos convertimos en hijos de Dios. Es un privilegio casi demasiado grande concebirlo, pero Dios nos lo revela claramente. Si somos de Cristo, todas las cosas son nuestras; porque somos de Cristo, y Cristo es de Dios. La oración de Cristo fue: "Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy". Y luego hay una semejanza familiar entre los hijos de Dios por adopción y su hermano mayor. Si los niños de algún rango humilde fueran adoptados en una familia noble o real, habría una gran diferencia entre ellos y los hijos de esa familia. No habría comunidad de sentimientos. Parece una cosa maravillosa que nosotros, criaturas pobres, débiles y pecaminosas, seamos adoptados en la familia de Dios, y seamos los hermanos y hermanas de Jesucristo. ¿Cómo puede haber alguna semejanza entre nosotros y él? Pero Dios ha provisto para esto. Esas son palabras notables: "Para los que ya conocía, también predestinó a ser conformado a la imagen de su Hijo, para que pudiera ser el Primogénito entre muchos hermanos" (Romanos 8:29). Por lo tanto, Dios ha provisto que, como seremos los hermanos de Cristo, seremos como él. "Amados, ahora somos hijos de Dios, y todavía no parece ser lo que seremos: pero sabemos que, cuando él aparezca, seremos como él, porque lo veremos tal como es". Esta semejanza con Cristo es un crecimiento gradual. Es el desarrollo del carácter cristiano. No es en el bebé acostado en la cuna que se puede detectar mucha semejanza con su padre. Pero a medida que el cuerpo madura, a medida que las características se vuelven más marcadas, a medida que la individualidad del personaje comienza a mostrarse, entonces vemos la semejanza y decimos: Él es el hijo de su padre, Ella es la hija de su madre. Esas hermosas estatuas del Louvre o de Florencia, que son la admiración del mundo, no surgieron por arte de magia de las manos del escultor. El tenía su ideal. El tenía su plan. Con ese ideal delante de él, tomó el material áspero y gradualmente desarrolló sus planes. Primero modeló su figura en arcilla, y luego tomó la masa de mármol áspera y sin forma, en la que nadie podía ver rastros de la belleza o la simetría de la futura estatua. Pero el amor del escultor por su trabajo, la habilidad de su mano, la paciencia y la perseverancia de su mente, el martillo y el cincel que manejaba, lenta pero seguramente cumplieron su propósito, hasta que finalmente la estatua se destacó en toda su belleza. Entonces Dios tiene su ideal para el cristiano: semejanza con Cristo, la imagen de su Hijo. Él tiene su plan, el plan de redención, de santificación. Con ese ideal ante él, toma nuestra naturaleza humana y, por la disciplina lenta y a veces dolorosa de la experiencia cristiana, desarrolla el carácter cristiano, hasta que finalmente se encuentra al creyente como participante de la herencia de los santos en la luz. .

3. El Espíritu de Dios es su ayudante. Hay tres formas mencionadas por el apóstol en que el Espíritu nos ayuda.

(1) Nos muestra el camino del deber. "Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son los hijos de Dios" (Romanos 8:14). El Espíritu usa la Palabra de Dios y la aplica a nuestra conciencia y a nuestro corazón.

(2) Nos da seguridad de nuestra filiación. "El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios" (Romanos 8:16). ¿Cómo nos da esa seguridad? Produciendo en nosotros el fruto del Espíritu. "Por la presente, sabemos que lo conocemos, si guardamos sus mandamientos" (1 Juan 2:3). Si nuestro deleite está en la Ley del Señor, si nos esforzamos, aunque sea de manera imperfecta, por caminar en sus caminos, seguir los pasos de Cristo, entonces este es el testimonio del Espíritu de que somos hijos de Dios.

(3) El Espíritu también intercede por nosotros en la oración. Estamos más acostumbrados a pensar que Jesús intercede por nosotros. Pero la obra de intercesión del Espíritu se describe aquí con palabras muy fuertes. "Del mismo modo, el Espíritu también ayuda a nuestras enfermedades: porque no sabemos por qué orar como debemos: pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no se pueden pronunciar. Y el que busca los corazones sabe lo que es la mente del Espíritu. , porque intercede por los santos según la voluntad de Dios "(Romanos 8:26, Romanos 8:27). Cristo intercede por nosotros en el cielo; El Espíritu Santo intercede en nosotros en la tierra. No sabemos por qué debemos orar correctamente. Pero el Espíritu Santo nos revela nuestra necesidad. Él ayuda a nuestras enfermedades. Él crea dentro de nosotros altas y santas aspiraciones; e incluso cuando no podemos expresar correctamente nuestros deseos, sea que la búsqueda de los corazones sepa cuáles son nuestros deseos; porque el Espíritu los expresa mejor que nosotros. Aprovechemos más esta triple ayuda del Espíritu de Dios, para que podamos ser guiados en el camino del deber, para que podamos recibir una seguridad más fuerte y clara de nuestra relación como hijos de Dios, y para que podamos ser asistidos en Las oraciones que ofrecemos en el trono de la gracia celestial.

4. El cielo es su hogar. "Porque creo que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que se revelará en nosotros" (Romanos 8:18). Mientras disfrutamos de la comunión de nuestros hogares terrenales, pensemos en el mejor hogar en lo alto, el único hogar que nunca se romperá.

II LAS RESPONSABILIDADES DE LOS NIÑOS DE DIOS. Se resumen en las breves palabras del apóstol: "Por lo tanto, hermanos, somos deudores, no a la carne, para vivir según la carne" (Romanos 8:12). "Si por el Espíritu mortificas las obras del cuerpo, vivirás" (Romanos 8:13). Debemos recordar que somos deudores. Debemos reflejar cuánto debemos. Debemos darnos cuenta de los reclamos de Dios sobre nosotros. Debemos pensar en los reclamos de ese Padre celestial que ha condescendido a adoptarnos como sus hijos, y que nos está cuidando constantemente. Debemos pensar en los reclamos de ese Salvador amoroso que se entregó por nosotros. Debemos pensar en las afirmaciones de ese Espíritu que nos ha resucitado de entre los muertos, que ha estado iluminando nuestras mentes y que nos está renovando según la imagen de Dios.

"Todo lo que soy, aquí en la tierra,

Todo lo que espero ser

Cuando Jesús venga, y la gloria amanezca,

Te lo debo, Señor, a ti ".

C.H.I.

Romanos 8:28

Las providencias mezcladas de Dios.

"Y sabemos que todas las cosas funcionan juntas para bien de los que aman a Dios". Esta fue una declaración notable para el apóstol Pablo, especialmente cuando consideramos cuánto había sufrido por su amor a Dios y su verdad. Había sido encarcelado, había sido apedreado, había sido golpeado con rayas; y sin embargo, después de todo esto, puede decir que "todas las cosas funcionan juntas para bien de los que aman a Dios". Algunos podrían estar dispuestos a dudar de tal afirmación con respecto a la experiencia incluso del cristiano. Sin embargo, muchos otros además de Paul han dado un testimonio similar. David dijo: "He sido joven y ahora soy viejo; sin embargo, nunca he visto al justo abandonado, ni a su simiente mendigando pan" (Salmo 37:25). Y de nuevo, "Antes de que me afligiera me desviaba; pero ahora he guardado tu Palabra. Es bueno para mí haber sido afligido; para que pueda aprender tus estatutos" (Salmo 119:67, Salmo 119:71).

I. HAY BIEN EN TODAS LAS PROVIDENCIAS DE DIOS. Muchas personas piensan que hay algo bueno solo en aquellas cosas que dan placer o deleite al cuerpo o la mente. Admitirán que hay algo bueno en salud y prosperidad, pero les resulta difícil ver lo bueno que puede haber en la enfermedad, en la adversidad, en la pobreza o en el dolor. El apóstol tiene una visión más amplia de las experiencias de la vida. Sostiene que "todas las cosas funcionan juntas para bien". Podía apreciar las alegrías de la vida, pero sentía que había un sabio propósito y bendición en las penas y pruebas de la vida también. Nuestra naturaleza humana es en sí misma impía, alejada de Dios, fácilmente absorbida por las influencias de este mundo actual, y fácilmente llevada por la tentación y el pecado. ¡Qué prueba de la impiedad de la naturaleza del hombre es el hecho de que muchos se ven tan poco afectados por las verdades religiosas más ciertas e importantes, en las que profesan creer, como si no las creyeran en absoluto! No hay verdades más universalmente admitidas que la existencia y el gobierno moral de Dios, la certeza de la muerte y de un futuro estado de recompensas y castigos. Sin embargo, ¡cuántos vemos a nuestro alrededor cuyo carácter y conducta casi no proporcionan evidencia de que crean en estas verdades en absoluto! ¿Cómo, entonces, van a despertar los hombres de su indiferencia? ¿Cómo van a llevarlos a pensar seriamente en sus propias almas y en la eternidad que les espera? Algunos podrían estar dispuestos a responder: por lo que normalmente llamamos exhibiciones del amor y la bondad de Dios. Pero tenemos exhibiciones del amor y la bondad de Dios que se nos proporcionan todos los días en nuestra alimentación diaria, en salud y fortaleza, y en todas las demás bendiciones y comodidades que disfrutamos. Sin embargo, estos, en lugar de hacer que los hombres piensen en la eternidad, parecen hacerlos pensar más en este mundo actual. La bondad de Dios, en lugar de llevarlos al arrepentimiento, endurece sus corazones. La disciplina y el despertar del sufrimiento y la prueba son necesarios. Estas pruebas, al irrumpir en la rutina de nuestros negocios y placeres diarios, ayudan a retirar nuestros deseos de las cosas de este mundo perecedero y a fijarlos en una sustancia más duradera. Nos recuerdan que este no es nuestro descanso; que dependemos completamente de un poder que está por encima de nosotros para toda nuestra felicidad y comodidades; y que en verdad hay un Dios que juzga en la tierra. No hay nada más calculado para mostrarle a un hombre su propia debilidad y su dependencia de un Poder superior, y para llevarlo a reflexionar seriamente sobre sus perspectivas futuras, que encontrarse a sí mismo, en medio de deberes importantes y quizás apremiantes, abandonados repentinamente. , estirado sobre una cama de enfermedad, atormentado, puede ser, con dolor, y no puede hacer nada por sí mismo. En tales circunstancias, debemos sentir que "no es en el hombre que camina para dirigir sus pasos". Hay muchos cristianos en todas partes que, con sentimientos de profunda humildad y gratitud, están listos para reconocer que nunca tuvieron un pensamiento serio sobre la eternidad, que nunca conocieron el poder del amor de Cristo y que nunca fueron guiados a buscarlo. como su Salvador, hasta el día de la adversidad les hizo considerar; hasta que fueron despojados de sus más preciadas posesiones; hasta que fueron advertidos por la muerte repentina de alguien que les era querido; o hasta que ellos mismos fueron acostados sobre un lecho de enfermedad, y se acercaron a las puertas de la muerte. "He aquí, todas estas cosas hacen que Dios a menudo con los hombres, para traer su alma del pozo, para iluminarse con la luz de los vivos" (Job 33:29, Job 33:30) . Y a lo largo de toda la vida cristiana, ¡cuántas veces tenemos que agradecer a Dios por la disciplina del juicio! Nuestras pruebas a menudo han demostrado ser nuestras mayores bendiciones (ver también en Romanos 5:3-45).

II ¿QUIÉNES SON LOS QUE EXPERIMENTAN ESTO BUENO EN TODAS LAS PROVIDENCIAS DE DIOS? "Todas las cosas funcionan juntas para bien de los que aman a Dios". Por lo tanto, no todos los hombres tienen derecho a una forma tan feliz de ver los acontecimientos de la vida. Hay muchos en cuyo caso todo lo que Dios les da parece convertirse en maldad. No solo las pruebas que endurecen sus corazones, sino también sus bendiciones de las que abusan y por las que son ingratas, y la vida que les da, que malgastan. Cuanto más han prosperado, más se han olvidado de Dios. Esas cosas que podrían ser una bendición si se usan correctamente, se convierten en su mayor maldición. El amor a Dios es la cualidad que hace feliz y bendecida a toda la vida. El amor a Dios endulza cada copa amarga y aligera cada carga pesada. Porque si lo amamos, debemos conocerlo, debemos confiar en él. Ese es el triple cordón que une al cristiano con Dios, y que lo mantiene a salvo en todos los cambios y circunstancias de la vida. Para amar a Dios, debemos conocerlo y confiar en él. Este conocimiento y esta confianza solo pueden venir por el estudio de la Palabra de Dios. Este amor solo puede venir de un corazón que ha experimentado el poder regenerador del Espíritu Santo. El hombre natural es enemistad contra Dios. Cultive el amor de Dios si tuviera luz para los lugares oscuros de la vida, si tuviera fuerza para sus horas de debilidad y consuelo para sus horas de prueba y tristeza. Entonces experimentarás que "todas las cosas funcionan juntas para bien de los que aman a Dios" - C.H.I.

Romanos 8:31-45

Las incertidumbres y certezas de un año nuevo: un sermón de año nuevo.

San Pablo no era un dogmático estrecho. Era un hombre de profunda simpatía y caridad, incluso para aquellos con quienes difería. Sin embargo, hay algunas afirmaciones fuertes en sus escritos. Hoy en día casi se considera una virtud estar en duda, y una presunción precipitada para estar seguro de algo. En la revuelta de la superstición, los hombres han caído en una incredulidad que casi equivale a una superstición en sí misma. No había superstición sobre San Pablo. Era un hombre de mente reflexiva, de juicio sabio. Pero no creía que fuera presunción o dogmatismo estar firmemente persuadido y convencido de ciertas cosas. No es dogmatismo afirmar que el sol está brillando, cuando sus cálidos rayos brillantes brillan sobre nosotros y a nuestro alrededor. No es dogmatismo afirmar la existencia de las heladas, cuando la tierra se endurece bajo su alcance, y sentimos su aliento helado en nuestros rostros y gargantas. Con todas las incertidumbres e irrealidades de la vida, existe la certeza y la verdad. Para San Pablo, el amor de Cristo era una certeza. Lo había sentido, no como la escarcha, sino como la cálida luz del sol en su corazón. Se había rendido a su influencia, hasta que se convirtió en lo que el vapor es para la máquina de vapor, hasta que pudo decir: "El amor de Cristo me constriñe". o de nuevo: "Yo vivo; pero no yo, sino que Cristo vive en mí". Hay pocas imágenes más finas o más completas de ese amor y su poder que las que nos presenta este octavo capítulo de Romanos. Aquí San Pablo nos muestra al cristiano, bajo la influencia de ese amor, obteniendo la victoria sobre el pecado y la tentación, glorificándose en la tribulación, recibiendo el Espíritu de adopción, de pie sin temor ante el tribunal en la irresistible convicción de que él es un niño. de Dios, protegido y fortalecido por el amor de Cristo; y, mientras mira de punto en punto, desde el tiempo hasta la eternidad, y ve al cristiano seguro y protegido en cada punto, su convicción, su éxtasis, aumentan en intensidad hasta que lo llevan en ese gran arrebato, "¿Quién nos separará? ¿del amor de Cristo? ... Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni los poderes, ni las cosas presentes, ni las cosas por venir, ni la altura, ni la profundidad, ni ninguna otra criatura, serán capaz de separarnos del amor de Dios, que es en Cristo Jesús nuestro Señor ". Aquí están las incertidumbres y las certezas de la vida contrastadas.

I. LAS INCERTIDUMBRES DE UN AÑO NUEVO.

1. El año nuevo puede ser un tiempo de prosperidad. Si es la voluntad de Dios darnos prosperidad y riqueza mundanas, recemos por gracia y sabiduría para usarlas correctamente. La prosperidad tiene sus peligros. Viene como una barrera de separación entre el alma y Dios. Nuestro Salvador, en una de sus parábolas, habla del engaño de las riquezas y nos dice que, junto con las preocupaciones de este mundo, son como espinas que ahogan la buena semilla de la verdad divina, para que se vuelva infructuosa. Que las riquezas "no nos separen del amor de Cristo".

2. El nuevo año puede ser un tiempo de prueba. San Pablo se sintió convencido de que ninguna prueba podría separarlo de ese maravilloso amor. "¿La tribulación, o la angustia, o la persecución, o el hambre, o la desnudez, o el peligro, o la espada? ... No, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio del que nos amó" (versículos 35, 37). Ningún juicio, o la perspectiva de ello, trae consternación o terror al corazón del apóstol.

"¡Ven uno, ven todos! Esta roca volará de su base firme tan pronto como yo".

¡Conquistadores! ¡Sí, y más que vencedores de nuestras pruebas! Hacemos más que vencerlos. Los convertimos, o más bien el amor de Cristo los convierte por nosotros, en nuestros amigos. Entonces Paul lo encontró en su experiencia. Lo mismo hicieron muchos hijos de Dios. Martin Luther fue enviado a prisión en Wartburg, aparentemente un duro golpe para él y sus amigos, y la causa de la Reforma. Pero el amor de Cristo fue más fuerte que los muros del castillo. No podían mantener a Cristo afuera. Lutero era más que vencedor. No solo soportó su encarcelamiento, sino que mientras estaba prisionero tradujo las Escrituras a esa gran versión alemana suya, y escribió además de algunos de sus grandes comentarios. Los muros de la cárcel de Bedford no podían separar a John Bunyan del amor de Cristo, y durante su encarcelamiento por causa de la conciencia escribió esa alegoría inigualable, "El progreso del peregrino". Samuel Rutherford, un prisionero en el castillo de Aberdeen, escribió sus hermosas 'Cartas', de las cuales Richard Baxter dijo que, después de la Biblia, un libro así el mundo nunca vio. Todos estos fueron más que vencedores a través de él que los amaba. Cualesquiera que sean las pruebas con las que nos encontremos, existe la gran certeza del amor de Cristo. "¿Quién nos separará del amor de Cristo? Si Dios es por nosotros, ¿quién puede estar en contra de nosotros?" (versículo 31). Podemos perder a nuestros amigos terrenales, pero Jesús permanece, el amigo que se acerca más que un hermano.

3. El año nuevo puede ser para algunos de nosotros un año de muerte. Philip Henry, padre de Matthew Henry, el comentarista, solía rezar esta oración: "Pónganos para que nos vayamos o que nos dejen". Independientemente de la incertidumbre que podamos sentir sobre el lote terrenal que nos está reservado, ya sea que nuestros días sean muchos o pocos, asegurémonos de aferrarnos a la cruz de Jesús, y luego tenemos una seguridad y una seguridad que no las pruebas pueden sacudirse alguna vez.

II LAS CERTEZAS DE UN AÑO NUEVO. Si bien hay muchas dudas sobre cada año nuevo, también hay muchas cosas que podemos esperar con confianza.

1. El nuevo año será un momento de oportunidades. Esto es tan cierto como que el sol brillará, y vendrán las estaciones, y el océano irá y volverá. Cada día traerá a cada uno de nosotros sus oportunidades. Las oportunidades salvan almas. John Williams, un joven descuidado, fue persuadido por un amigo para ir un sábado por la noche a un lugar de culto, y allí escuchó un sermón sobre las palabras: "¿De qué le sirve a un hombre, si gana el mundo entero? y perder su propia alma? Esa oportunidad, aprovechada, salvó su alma y lo llevó a decidir por Cristo, y se convirtió en el famoso misionero y mártir de Erromanga. Si hubiera rechazado esa invitación, rechazado esa oportunidad, una oportunidad similar podría nunca haber regresado. Oportunidades de prueba de carácter. Alguien ha dicho que "las oportunidades son importunidades". Cada oportunidad nos atrae. Nos atrae para aprovecharlo, para mostrar de qué lado estamos, para hacer nuestra elección por el tiempo y la eternidad. Abraham tuvo su oportunidad cuando recibió la llamada de abandonar la casa de su padre, y la aprovechó bien. Le demostró que era un hombre de fe, un hombre que haría lo que Dios le pidiera a toda costa. Joseph, Joshua, Daniel, cada uno de ellos tuvo su oportunidad y la aprovechó. Herodes tuvo su oportunidad y pareció estar impresionado por la predicación de Juan el Bautista, porque "hizo muchas cosas y lo escuchó con gusto". pero cuando llegó la oportunidad crítica y de prueba de hacer su elección, de elegir el bien en lugar del mal, la perdió. Así fue con Félix y Agripa. Pero dejemos que nuestra vida esté dominada por la influencia restrictiva del amor de Cristo, y luego las oportunidades que las horas pasadas seguramente traerán solo mostrarán cada vez más claramente que estamos del lado del Señor.

2. El nuevo año será un tiempo de deberes. Es bueno comenzar el año con un alto sentido de nuestras obligaciones y responsabilidades. Los deberes son una certeza que todos los días trae consigo. Existen los deberes de la oración y la acción de gracias diaria a Dios; los deberes de los padres a sus hijos, de los empleadores a sus sirvientes, de todos los cristianos a quienes los rodean. Aquí, nuevamente, que cada deber se cumpla en el espíritu de amor a Cristo, y no habrá incertidumbre acerca de nuestra fidelidad. "¿Quién nos separará del amor de Cristo?" - C.H.I.

HOMILIAS DE T.F. BLOQUEADOR

Romanos 8:1-45

Lo que la Ley no pudo hacer.

El perpetuo grito de conciencia que resuena en todas las luchas de Romanos 7:1-45. es "¡condenación!" ¿Pero "para los que están en Cristo Jesús"? "No hay condena ahora!" Los cielos sonríen, la tierra se alegra. Todas las cosas se hacen nuevas. Tal es la nota de apertura de este octavo capítulo; Una dulce canción de alegría en lugar del viejo grito de desesperación. Y aquí tenemos: la obra de Dios en Cristo; La obra de Cristo en nosotros.

I. EL TRABAJO DE DIOS EN CRISTO. La gran obra a la que nos referimos aquí es la condena práctica del pecado. Y se establece, con respecto a Cristo y con respecto a nosotros mismos, negativa y positivamente.

1. Negativamente, en contraste con la impotencia de la mera Ley: "Lo que la Ley no podía hacer". La Ley de Dios, ya sea internamente en conciencia o externamente como a través de Moisés, condena suficientemente el pecado en teoría; pero prácticamente? - "débil a través de la carne". Todo esto se ha demostrado enfáticamente en el capítulo anterior: "Me deleito en la Ley de Dios después del hombre interior; pero veo una ley diferente en mis miembros, que lucha contra la ley de mi mente", etc. (Romanos 7:22, Romanos 7:23). La carne domina, y no hay poder para hacer efectivas las mejores aspiraciones.

2. Positivamente, en la vida santa y amorosa de Cristo: "Dios, enviando a su propio Hijo", etc. Él entró en los reinos del pecado, y vistiendo la naturaleza que el pecado había debilitado y destruido, pero resiste resueltamente el poder del pecado, desafiando Los asaltos del pecado. "La carne en él era como una puerta constantemente abierta a las tentaciones tanto de placer como de dolor; sin embargo, constantemente rechazaba el pecado de cualquier entrada en su voluntad y acción. Por esta perseverante y absoluta exclusión lo declaró malvado e indigno de existir en la humanidad. "(Godet). Si; Dios en Cristo "condenó el pecado en la carne", prácticamente expulsándolo de esa humanidad. ¿Lanzarlo? no, no se sufrió la intrusión. La historia de la tentación y de la última agonía es la ilustración enfática de estas palabras.

II EL TRABAJO DE CRISTO EN NOSOTROS. En Cristo, entonces, hay una condena práctica e inmediata del pecado, por su total exclusión de su vida. ¿Pero no hay en esto una promesa de la misma condena en aquellos que están unidos a él por la fe? ¿Y no se cumple esta promesa a los que están en Cristo Jesús? "Cuando vemos al hijo del rey entrar a la provincia sublevada sin oposición, y sabemos que ha venido por la revuelta, estamos seguros de que el rey es capaz y está decidido a derrocar la regla del usurpador "(remolacha). Y en nosotros, los que creemos y que, por lo tanto, "no andamos según la carne, sino según el Espíritu", el usurpador es destronado y "la ordenanza de la Ley" se "cumple".

1. Negativamente, o "según la carne". para "cuidar las cosas de la carne". Como arriba, nuestro estado por naturaleza es uno de esclavitud a "la carne"; los impulsos inferiores nos dominan. Y aunque las aspiraciones del espíritu pueden acelerarse, suspiramos en vano por la libertad y la fuerza. Lo hacemos pero nos damos cuenta con mayor amargura de nuestra esclavitud al pecado. ¿Cómo se destruirá la esclavitud? "Través de Jesucristo nuestro Señor." Él ha roto la condena del pasado al ofrecerse a sí mismo, de una vez por todas; Él destruye nuestro cautiverio actual por la llegada de su Espíritu, recibido por la fe en ese mismo amor sacrificial. Así, las aspiraciones se realizan por esta bendita inspiración.

2. Positivamente. "Después del Espíritu", para "pensar en las cosas del Espíritu:" Cristo, que conquistó por nosotros, vence en nosotros. estamos unidos a él, y "el que está unido al Señor es un solo espíritu" (1 Corintios 6:17). Así "nos transformamos en la misma imagen" y "caminamos como él caminó". Ahora, entonces, nos damos cuenta de nuestro primer estado; nuestra virilidad es redimida; "El Espíritu de vida en Cristo Jesús" nos hace "libres". Nuestro servicio es el servicio alegre y espontáneo de filiación; no se nos ordena una obediencia imposible desde afuera, sino que nos anima el impulso de un amor sin límites dentro; y este amor, con la obediencia libre que engendra, es alimentado y fortalecido cada vez más por nuestra comunión con Dios en Cristo. "Las cosas son ciertas, las cosas son honorables, las cosas son justas, las cosas son puras, las cosas son encantadoras, las cosas que son de buena reputación" pensamos "en estas cosas"; y "la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarda nuestros corazones y nuestros pensamientos en Cristo Jesús (Filipenses 4:7, Filipenses 4:8).

La única pregunta suprema para nosotros es: ¿Estamos en Cristo? Si es así, el elemento determinante de nuestra vida es nuevo, todas las cosas son nuevas. Pero si no, permanecemos en la muerte. ¿Y cómo se recibirá a Cristo? Por la fe más simple. Se ofrece libremente, debemos recibirlo libremente. ¡Creer! Sí, cree con el corazón en todo su amor sin límites, y vive de acuerdo con él.

Romanos 8:6-45

La carne y el espíritu.

Al estar libres del pecado en Cristo Jesús, también estamos libres de sus resultados: condenación y muerte; o más bien, porque el resultado es uno, la muerte, de la cual la condenación es solo un aspecto.

I. LA MENTE DE LA CARNE. En un estado de pecado, como en un estado de santidad, hay actividad, aunque la actividad sea anormal. La "carne", igualmente con el "espíritu"; tiene su "mente", es decir, su propósito, su aspiración; Una actividad que tiende a una meta. ¿Y cuál es el objetivo temible al que debe conducir la actividad del pecado? ¡Muerte! Sí, "la mente de la carne es muerte"; este es seguramente el resultado de una actividad tan perversa de nuestra naturaleza como si hubiera sido diseñada y buscada conscientemente. ¿Qué es la muerte para alguien como el hombre? ¡La separación completa del alma de Dios! ¿Y cómo la muerte de la "mente de la carne" produce tal muerte? Por la hostilidad recíproca entre el pecado y Dios, que debe obrar una total exclusión mutua.

1. La hostilidad del pecado hacia Dios. (Romanos 8:7.) La esencia misma del pecado es la rebelión contra la autoridad Divina. La "carne", a saber. Todos los deseos y pasiones inferiores de la naturaleza del hombre, liberados de su gobierno apropiado, junto con las facultades más espirituales que han sido arrastradas por los desenfrenados impulsos animales hacia una perversión y anarquía afines: la carne es "enemistad contra Dios". Y siendo esto así, el mismo pecado del hombre, por su propia acción, excluye a Dios. ¡Oh, qué suicidio está aquí! Porque, con Dios, todo bien debe finalmente desaparecer. Los alborotadores rebeldes bloquean todas las vías para excluir a Dios; oscurecen las ventanas para que la luz del cielo no brille; excluyen todo soplo de vida y libertad.

2. La hostilidad de Dios al pecado. (Romanos 8:8.) Pero Dios no es una mera influencia pasiva, cuya exclusión del hombre pecador está determinada únicamente por la acción expresa del pecado del hombre mismo. Dios es un espíritu! Sí, no es mera influencia, sino una persona viva; un testamento en vida! Y Dios no era Dios, si no fuera un Dios santo; y, siendo santo, siempre hostil a todo pecado. Tiene que ser así. Y, por lo tanto, cuando el hombre erige su propia voluntad rebelde contra su Hacedor, la presencia de Dios no es meramente excluida del alma por el pecado, sino que Dios en pena — sí, y en ira, en ira santa — se retira. "Los que están en la carne no pueden agradar a Dios". Entonces, por estos dos motivos, "la mente de la carne es la muerte". Tanto por la acción repugnante del pecado a Dios, como por la acción repugnante de Dios al pecado, todo el favor, el amor y la vida de Dios son desterrados del corazón.

II LA MENTE DEL ESPÍRITU. Pero si el resultado inevitable, y en cierto sentido la elección consciente, del pecado es la pérdida de Dios, ¿cuál es el resultado de la verdadera y correcta actividad de la naturaleza renovada, cuando el "espíritu" está inspirado por el Espíritu de Dios? y restaurado a su ascendencia adecuada sobre la "carne"? "La mente del espíritu es vida y paz:" este es el resultado necesario; Este es el resultado conscientemente buscado y deseado. ¿Qué es esta vida? La perfecta posesión y disfrute de Dios, y de todo bien en Dios. ¿Y cómo es forjado por la "mente del espíritu"? Como en el primer caso, por la acción recíproca entre el espíritu renovado y Dios; aunque aquí, no enemistad recíproca, sino amor recíproco.

1. El anhelo de Dios. "El espíritu tiene sed de vida en Dios, que es su elemento, y sacrifica todo para tener éxito en disfrutarlo perfectamente" (Godet). Esta es la esencia misma de la nueva vida, como de toda vida espiritual verdadera, un deseo de Dios (ver los Salmos, passim). Y, por el poder apropiado de la fe, el espíritu se posee a sí mismo de lo que desea. Tiene hambre y se alimenta.

2. La respuesta de Dios. Como arriba, Dios no es una mera atmósfera para respirar, sino un Dios vivo para darse o retenerse. Y así como se retira en la ira santa del hombre pecador, así mismo se imparte con amor misericordioso al alma humilde y creyente (ver Juan 14:17, passim). Entonces, "la mente del espíritu es vida", la vida que consiste en la plena posesión de Dios y, con él, de paz, alegría, fuerza y ​​libertad perfecta. Sí, "esta es la vida eterna, para conocerte como el único Dios verdadero y a Jesucristo a quien has enviado" (Juan 17:3).

¿Cuál será nuestra porción, nuestro destino? ¿Vida? o la muerte? Respondemos, prácticamente, viviendo según la carne o el espíritu. Pero esto último solo es posible de una manera: ¿mora en nosotros el Espíritu de Dios?

Romanos 8:9

El espíritu de Cristo.

Reanudemos un poco. La "carne" y el "espíritu", como elementos de la naturaleza compleja del hombre. Último poder de control, en sí mismo controlado por Dios. Debía haber una dominación suprema y establecida del espíritu sobre la carne, según el diseño de Dios. Pero sucedió lo contrario; espíritu hundido en carne. Pero el Espíritu de Dios no ha abandonado el espíritu del hombre. No puede reafirmar su propia supremacía, pero su ayuda está cerca. Porque aunque no puede entrar en comunión con el hombre pecador, y si el hombre persiste en el pecado, en última instancia, debe retirarse por completo, sin embargo, ahora busca salvar. Y así, el dualismo de la propia naturaleza del hombre, que no tiene remedio, da paso a este dualismo superior y mejor, que está esencialmente lleno de esperanza. El contacto de Dios con el hombre es en conciencia; La apropiación del hombre de Dios está en Cristo. Por lo tanto, una verdadera fe en Cristo es inevitablemente seguida por la influencia reinante del Espíritu de Cristo en el corazón. La verdadera y atractiva doctrina del Espíritu: no es algo antagónico a todo lo que es humano, sino una influencia dulcemente moldeadora y formativa hacia todo lo que es verdaderamente, divinamente humano, todo lo que es noble, puro y bueno. Un Liberador de la esclavitud, una esclavitud que todos sienten, y Alguien que nos eleva de las brumas turbias del yo y del pecado a un aire tranquilo y soleado. El verdadero signo de la verdadera conversión, como ya hemos visto. Pero existe el peligro del fomento místico de una supuesta vida interior de éxtasis y transporte, en detrimento de una piedad sobria y útil, e incluso quizás en detrimento de una justicia cuidadosa y concienzuda. Por lo tanto, el texto debe interpretarse de tal manera que verifique y evite dicha perversión. Y bien puede ser. El Espíritu de Cristo fue ciertamente el Informador y el Moldeador de su vida humana de humillación, ya que ahora es la efluencia de su vida divina-humana de glorificación. Y a medida que informa y moldea su vida humana, en la carne, también informará y moldeará nuestra vida humana. Por lo tanto, para saber si tenemos el Espíritu de Cristo, no tenemos más que preguntar si reflejamos el carácter de Cristo. Y entonces las palabras de nuestro Señor tendrán su aplicación: "Por sus frutos los conoceréis". Ese personaje, entonces, la prueba. Pero la multiplicidad de ese carácter perfecto hace que la delineación sea imposible, en detalle. Contentemos ahora con la contemplación de dos cualidades genéricas de carácter, como se ilustra en él, que brotan del inspirador Espíritu de Dios. Por lo demás, todos debemos hacer comparaciones continuamente. Podemos considerar, entonces, su intensa piedad y su intensa humanidad.

I. DIOSA INTENSA. La disputa del cristianismo con los meros éticos de la época. Profundidades de la naturaleza del hombre; sus alturas Las dos relaciones, hacia Dios y hacia el hombre; ¿Y se ignorará a aquel superior? Miremos los elementos de la piedad de Cristo.

1. Contacto consciente con Dios. Los "ángeles ascendiendo y descendiendo"; "el Hijo del hombre que está en el cielo". El bautismo; El Monte de la Transfiguración. Queremos este contacto con Dios. Un Dios presente, cara a cara, corazón a corazón, respiración a respiración. Este es el poder inspirador de una vida piadosa, justa y sobria. Y esto en todas partes, y siempre. Las reuniones y los medios no son más que expresar y, a su vez, fomentar. Pero la presencia real debería ser un factor constante de nuestra vida; en todas partes el cielo sobre nosotros.

2. Completa obediencia a Dios. La tentación y la agonía. Una vida impecable, la secuela de la primera; Una vida pacientemente sumisa, precursora de esta última. Entonces, "Hágase tu voluntad" debe ser el lema de nuestra vida. No en un sentido estricto; tanto para la actividad como para la pasividad. "Siempre hago las cosas que le agradan:" ¿no trataremos de decir eso?

3. Devoción entusiasta por Dios. ¿De "Wist ye not", etc.? (Lucas 2:49), a "Tengo un bautismo para ser bautizado", etc. (Lucas 12:50). Entonces Juan 4:34. Y debemos apreciar una devoción similar. Porque tenemos una obra de vida especial que hacer para Dios: ¡que hacerla sea nuestro pan de vida! Tal la piedad.

II HUMANIDAD INTENSA.

1. Una simpatía trémula y ardiente con todo lo que era verdaderamente humano. Si hubiera estado entre nosotros ahora, habría sido la inspiración de toda empresa educativa, social y filantrópica. Debemos atrapar este espíritu.

(1) Sé verdaderamente humano: sentimientos, placeres, dolores, trabajo.

(2) Respetar al ser humano: tener razón, en acción, hacer justicia; en palabras: decir la verdad; en actitud, mostrando cortesía.

(3) Ama y ayuda al ser humano.

2. Un odio severo e implacable de todo lo que era falso en el hombre. Los fariseos: "¡Ay de vosotros!" Así que nosotros. Sin falsa ternura. Sepa cómo odiar, así como cómo amar. Y así odiamos sin temor toda falsedad, hipocresía, maldad, en nosotros mismos y en los demás, pero la mayoría en nosotros mismos. Algunos pecados tratados con indulgencia también; y ellos condenan pecados! ¡Oh, deja que la ardiente y abrasadora indignación de la sociedad cristiana los queme! Tal la humanidad.

A la luz de todo esto, lea nuevamente: "Si algún hombre no lo ha hecho, etc. Comience bajo la sombra de la cruz, avance bebiendo diariamente en su Espíritu, y así terminará siendo transformado en su perfecta semejanza. Todos sepa que Cristo murió por nosotros; seamos tan seguros de que Cristo vive en nosotros. — TFL

Romanos 8:10, Romanos 8:11

La redención del cuerpo.

Él ha dicho (Romanos 8:6) que la "mente del espíritu es la vida". Hemos visto en qué sentido tan amplio y rico son ciertas estas palabras. Pero podría objetarse, y nuestra especial familiaridad con un aspecto del significado de "vida" llevaría a esto, que después de todo, morimos; que, en el lenguaje de Salomón, "todas las cosas son iguales para todos; hay un evento para los justos y para los impíos". Y a primera vista parece una objeción formidable. La marca de la condenación está sobre nosotros hasta el final: ¡morimos! ¿De qué validez, entonces, es la justificación por medio de Cristo? ¿Y de qué realidad la renovación por el Espíritu? La objeción se responde en estos versículos, en los que se exponen: la persistencia de la muerte, el triunfo de la vida.

I. LA PERSISTENCIA DE LA MUERTE. De hecho, es cierto que, a pesar de nuestra justificación y renovación, la muerte parece tener dominio sobre nosotros en nuestras relaciones físicas: "el cuerpo está muerto". Esto no necesita prueba; Ningún hecho humano puede ser más patente. Morimos a diario, y al final cedemos al triunfo final del enemigo. ¿Cómo es esto reconciliable con la nueva vida? El cuerpo está muerto "a causa del pecado", a saber. El pecado del primer hombre, nuestro jefe federal. Esta es la triste herencia que desciende a la raza a causa de la transgresión.

1. Y un secreto principal de la persistencia de la muerte consiste en esto, que la humanidad, en todas sus relaciones naturales, es un organismo. Si un miembro sufre, los otros miembros sufren con él. Más especialmente, las acciones ancestrales, que conllevan consecuencias físicas, afectan la condición de las generaciones futuras. Por lo tanto, como arriba (Romanos 5:15.), "Por la transgresión de la que muchos murieron". La compleja unidad de las relaciones naturales del hombre requería esta consecuencia permanente para la raza.

2. Sí, la mortalidad de cada uno está relacionada con la mortalidad de la raza; El hombre, por vinculación natural necesaria, "nace para morir". Pero, ¿por qué, puede preguntarse, la agencia volitiva individual por la cual el creyente cristiano se une a una nueva federación y se hace partícipe del poder de la vida, no implica necesariamente la inversión de la causa original? La respuesta en parte es esta: que, por razones que podemos discernir o no parcialmente, en la economía actual de las cosas hay una permanencia de la causalidad natural incluso a pesar de las condiciones espirituales alteradas. Es este principio el que efectúa la unidad ordenada de la raza, como se estableció anteriormente; y el mismo principio implica que, no solo cada miembro de la raza debe aceptar al nacer su herencia natural, sino que incluso su propia elección y acción espiritual libre no puede, al menos ahora, efectuar un cambio en la secuencia de la causalidad natural. Esto es cierto para las consecuencias naturales que puedan haber resultado de las transgresiones individuales de cada uno; es igualmente cierto de las consecuencias heredadas de la primera transgresión; es eminentemente cierto sobre la implicación única de la mortalidad.

3. Y una razón especial para esta permanencia de la causalidad natural, además de las consideraciones económicas que requieren la unidad orgánica de la raza, es la necesidad de que el hombre, bajo un proceso de recuperación redentora del pecado, sea sometido a la influencia castigadora que solo una experiencia de los efectos del mal del pecado puede proporcionar. Ilustrar por la continuación de la pena resultante de la transgresión individual; como, por ejemplo, borrachera, deshonestidad. Entonces, en general, la continuación de todos los males de los que la carne es heredera, a causa del pecado humano. En este doble sentido, entonces, "el cuerpo está muerto a causa del pecado:" la transgresión lo involucró como una consecuencia natural; también, en vista de la redención, como disciplina correctiva.

II EL TRIUNFO DE LA VIDA. "Pero" —oh, ¡qué "pero" es esto! - "el espíritu es vida a causa de la justicia". Observe, no viva, ya que se dice que el cuerpo está muerto, es decir, no simplemente poseedor de un atributo; pero la vida! en sí mismo, a través de la habitación del Espíritu de Dios, un poder viviente, que eventualmente penetrará con su vitalidad toda la naturaleza psíquica e incluso corporal del hombre (ver Godet). Todo esto está involucrado en la peculiar fraseología del décimo verso, y se expone claramente en el undécimo.

1. Una nueva unidad orgánica de la raza, con sus propias leyes de causalidad natural, se establece en Cristo. Él es el segundo Adán, el "Hombre mayor". Y como por el "pecado" del primero vino la muerte, así también por la "justicia" —la justificación— que es a través del último viene la vida.

2. "Con sus propias leyes de causalidad natural:" sí; porque, aunque no podamos rastrear su trabajo, ellos están trabajando y eventualmente triunfarán, a través de Cristo, incluso sobre la mortalidad a la que ahora debemos someternos. El caso es complejo; las dos humanidades aún están mezcladas; Los dos trenes de causalidad están trabajando conjuntamente. Pero del triunfo de la vida, tenemos la promesa de que fue resucitado de entre los muertos; él mismo se sometió a la antigua ley y se levantó por el poder de la nueva. "Cristo las primicias, después los que son de Cristo en su venida".

3. "Después:" sí, cuando la disciplina correctiva haya hecho su trabajo, y de un mundo restaurado, de una humanidad renovada, la maldición será completamente eliminada. Por esto esperamos, por esto trabajamos; y no trabajamos y esperamos en vano. "El Espíritu del que levantó a Jesús de entre los muertos también avivará vuestros cuerpos mortales".

Tal es, entonces, nuestra garantía, tal es nuestra esperanza. ¿Pero a qué está condicionado? "Si Cristo esté en ti"; "Si el Espíritu del que levantó a Jesús de entre los muertos mora en ti". ¡Oh, apresurémonos al que es la Fuente de la nueva vida, el Dador del Espíritu viviente!

Romanos 8:12-45

La adopción en Cristo.

¿Es nuestro deseo, es nuestra vocación, la vida? Entonces estamos obligados en honor, perseguidos por la necesidad del caso, a vivir, no según la carne, sino según el Espíritu. Pero, ¿estamos entonces seguros del destino de la vida? Estamos caminando de alguna manera; ¿Hacia dónde conduce el camino? La respuesta a esta pregunta radica en la característica predominante de la vida que vivimos ahora: una vida que está "dirigida por el Espíritu de Dios:" ¡Estos son hijos! Examina la vida: solo los "hijos" podrían vivir una vida así. Y la vida, siendo de Dios, es para Dios; "Si son niños, entonces herederos". Tenemos, entonces, que considerar: filiación, herencia.

I. LA HIJA. En Romanos 8:15 los lleva de regreso al comienzo de esta nueva vida. ¿Cuál fue el cambio que luego pasó sobre ellos? Estuvieron esclavizados una vez, tal esclavitud como él ha descrito en Romanos 7:1-45. Y se podría decir que esta esclavitud es de Dios, porque fue la transición a la libertad. Dios les mostró los reclamos infinitos de su santa Ley, y de ese modo les reveló su culpa, su impotencia, su destino. ¡Oh, qué esclavitud era de ellos entonces! Todo el significado de ese período de su disciplina espiritual fue "al miedo". No, no todo el significado; fueron heridos para que pudieran ser sanados. Dios había preparado algunas cosas mejores para ellos. "En mí no mora nada bueno:" sí, esto lo aprendieron. Pero, en Cristo, "recibieron el Espíritu de adopción"; en él vieron su pecado perdonado, y en el poder del amor ilimitado de Dios subieron como alas de águila. Aceptado en el Amado!

1. La adopción. Aquí se implica una alienación de la filiación original. La caída del hombre; el pecado y las obras malvadas de cada uno. La adopción potencial de todos en Cristo Jesús: aferrarse a este gran hecho. Pero no solo esto: la individualidad de cada uno respetada y, por lo tanto, la adopción real solo de aquellos que se unen voluntariamente a la nueva Jefatura de Cristo Jesús. Este es el bendito concomitante del perdón; y me encanta trabajar por ley (costumbre romana), que en esto también "él podría ser justo".

2. El testigo. Cada uno que sin fe cree en Cristo Jesús es adoptado en la familia de Dios. Pero, ¿no puede realizarse esta bendita adopción? Gracias a Dios, puede que: "El Espíritu se asemeje a nuestro espíritu". "Todas las cosas son de Dios" (2 Corintios 5:18), por lo que toda la gran obra de salvación es su obra, y cuando cada santa confianza hacia sí mismo se inspira en la mente del creyente, es su inspiración. . Pero él trata a los hombres en armonía con las leyes de sus propias mentes, y los guía e inspira a través de los procesos de su propio pensamiento. De ahí la expresión, "con nuestro espíritu". Nuestra conciencia del perdón de Dios, nuestra convicción de su amor, son producidas instrumentalmente por nuestra comprensión de sus propósitos y promesas en Cristo; pero en y a través del trabajo de nuestro propio espíritu, su Espíritu obra. Nuestra percepción del amor de Dios en Cristo nos impulsa a gritar: "Abba, Padre"; pero también es por él que así lloramos. Trabaja la seguridad en y a través del funcionamiento de nuestro pensamiento y sentimiento: "se conmueve con nuestro espíritu". Y así se explica el fracaso, donde hay fracaso, de realizar esta garantía. La inspiración de Dios no es querer, pero la instrumentalidad tiene la culpa. Percepciones, tono, temperamento: constituyen el obstáculo. Y remediable por los medios adecuados. Tal, entonces, la filiación que es el secreto de la nueva vida: la adopción y la realización de esa adopción, todo de Dios. ¡Sus hijos! ¡Sus amados! Por eso lo amamos; por eso vivimos para él.

II LA HERENCIA Pero si la filiación es la inspiración de esta nueva vida, ¿cuál debe ser su destino? Somos herederos: "herederos de Dios; coherederos con Cristo".

1. Herederos de Dios. La idea de la paternidad es el otorgamiento de toda bendición al niño. Y "de él se llama cada paternidad en el cielo y en la tierra" (Efesios 3:15). Por lo tanto, él mismo, y todo lo que puede dar, constituirá nuestra herencia. Ahora, en este mundo, Dios es nuestro; Esta es la gran posesión: su presencia, su poder, su amor. Y así, el mundo mismo se transmuta en una herencia de alegría, incluso las tristezas que producen bendiciones. Pero todavía no somos mayores de edad; nuestra virilidad entonces! ¡Y oh, la herencia que será! Dios mismo lo veremos cara a cara, sabiendo incluso como somos conocidos. Y la creación de Dios se hará, ¿qué tan justo y hermoso para nosotros, quién lo dirá? "En tu presencia hay plenitud de gozo; en tu mano derecha hay placeres para siempre" (Salmo 16:11). Y ese "camino de la vida" nos será "mostrado" por Dios.

2. Herederos conjuntos con Cristo. Cristo, el designado, el Hijo del hombre: Dios nos ha adoptado en él; ¡Dios nos ha hecho herederos en él! Y su apropiación del patrimonio es nuestra promesa. Su vida en el mundo: el Padre, los dones del Padre; sí, incluso la cruz. Su vida resucitada y ascendida: "las primicias de los que durmieron"; "donde se ingresó el Forerunner para nosotros" (1 Corintios 15:20; Hebreos 6:20). Ver Juan 17:1-43., Donde se establece la co-herencia.

Pero mientras tanto, "si es así, sufriremos con él". El proceso de recuperación a la filiación, herencia. Bebemos de esa copa, llevamos esa cruz; pero entonces usaremos esa corona. — T.F.L.

Romanos 8:18-45

La redención de la creación.

"Si es así, sufriremos con él". Entonces sufrimos? Sí, igual que él. Porque la nuestra es una historia redentora, y la redención no está exenta de dolor. Pero el futuro, ¡oh, cómo la gloria eclipsa toda la prueba momentánea! Así fue con él mismo. "Por la alegría que se le presentó," él "soportó la cruz, despreciando la vergüenza" (Hebreos 12:2). Y así será con nosotros. Bien podemos unirnos al apóstol en su triunfante arrebato de esperanza, "Por lo que creo", etc. La nuestra es la esperanza de una gloria inmortal; no, la esperanza es la esperanza del mundo: "la sincera expectativa de la creación", etc. Entonces, entonces tenemos que considerar: los dolores presentes, la gloria futura.

I. LOS DOLORES ACTUALES.

1. De la creación. Esta expresión no debe ser atenuada. Se refiere a toda la creación, fuera del hombre mismo, con la que el hombre tiene que ver; nuestro "mundo", que está conectado por una misteriosa solidaridad con nosotros mismos, entristeciéndonos en nuestra tristeza, regocijándonos en nuestra alegría. ¿Una vez? Fue muy bueno;" todo era armonía, belleza, paz. Puede que no sepamos cuáles fueron las alegrías de la creación primitiva, pero fue el jardín del Señor, el paraíso del hombre. Los estragos de la tormenta, las desolaciones del desierto, eran entonces desconocidos; las criaturas no se aprovechaban una sobre otra entonces; El amor, la libertad y la vida lo eran todo. Pero la caída del hombre dibujó una sombra, ¡oh, qué oscura! A través de la belleza; y por amor, libertad y vida, hubo conflictos, esclavitud y muerte. "La creación fue sometida a vanidad". sí, maldito era el mundo por el bien del hombre. ¿Y ahora? Mire a su alrededor: "toda la creación gime y sufre dolor juntos". El terremoto y la tormenta, el árido desierto y los mares sombríos, el clima inhóspito, los cielos hostiles, las cosechas arruinadas ... ¡la sombra de la cruz! Y los estragos del mundo animal: destrucción, dolor, muerte. ¿Y por ultimo? "¡La moda de este mundo se desvanece!"

2. De nosotros mismos. La parte de la naturaleza de nosotros también está "sujeta a la vanidad": gemimos. Enfermedad, muerte, de nuestro propio marco y vida orgánica; de nuestras relaciones ¡Oh, cómo nos burlamos: polvo, polvo, polvo!

II LA GLORIA FUTURA.

1. De nosotros mismos. Somos hijos de Dios por la fe en Cristo; sus adoptados Pero aunque la adopción es real, aún no se manifiesta al universo. No, ni a nosotros mismos en su plenitud. Como si un rey adoptara a un niño mendigo, pero por un tiempo todavía debe aparecer en ropa de mendigo. ¡Oh, no siempre será así! Las vestiduras de mendigo serán desechadas y se asumirá la túnica real; nuestra filiación se manifestará a todos: esperamos "la redención de nuestro cuerpo". Sí, los propósitos de Dios se cumplirán; en la resurrección del Hijo se comprometen a su cumplimiento; El cuerpo de nuestra humillación será semejante al cuerpo de su gloria, y "entonces se cumplirá el dicho que está escrito: La muerte es tragada en la victoria".

2. De la creación. Pero si esperamos y esperamos con esperanza, nuestra creación espera, gime, anhela la revelación de los hijos de Dios. El ἀποκαραδοκία! La decadencia y la muerte no le pertenecen intrínsecamente; no, no si el mundo de Dios. La vanidad a la que fue sometido, la burla del objetivo, la frustración del propósito, todo fue "con esperanza". Y como por el hombre vino la maldición, por el hombre vino la bendición. Bondage, corrupción, a través del pecado? Si; y libertad, gloria, a través de la gran redención! Cualquier cosa del mal que se haya hecho, se deshará; la mancha se limpiará; La sombra pasará para que brille la luz eterna. Y todas nuestras relaciones con el mundo, y entre nosotros, se rehacerán entonces; entregado, glorificado! Oh, cómo ha sangrado el corazón, desangrado por las frustraciones y las interpretaciones de este mundo. ¡Oh, cómo se unirá el corazón, se unirá con la plenitud de la bendición del evangelio de Cristo! un evangelio, no solo en palabras, sino en poder, entregando un poder que trabajará su liberación en toda la naturaleza del hombre, todas las relaciones del hombre, todo el mundo del hombre.

¿No será la nuestra, entonces, la paciencia: "la esperamos"? Sí, porque él da gracia. ¿Pero no sabremos algo del triunfo también? ¿No captaremos el futuro y casi viviremos en él como si el presente no lo fuera? Si; para nosotros, para nuestros seres queridos, para nuestro querido mundo, "calculo", etc.—T.F.L.

Romanos 8:26, Romanos 8:27

Ayudando a nuestra enfermedad.

En los versos anteriores se ha expuesto el doble "gemido": la naturaleza como sometida a la vanidad, y el hombre redimido que aún comparte la herencia de la vanidad en sí mismo y en su relación con el mundo que lo rodea. "Esperamos lo que no vemos:" y esta esperanza, aunque sea del carácter de espera paciente, es también del carácter de un deseo intenso. Pero, ¿son nuestros deseos meramente vagos, no autorizados, deseos para algún bien imaginado, que Dios puede no tener la intención de conceder? No; porque lo que podría ser de otro modo, pero los vagos deseos de nuestros corazones agobiados se intensifican y autorizan por la vida espiritual que está en nosotros, son, de hecho, los impulsos, los gemidos de ese mismo Espíritu de Dios que es el Autor y Sustentador de nuestro vida espiritual. Y como tales, están de acuerdo con la voluntad de Dios y, estando de acuerdo con su voluntad, son la promesa segura de su propia realización. La verdad general aquí expuesta es que, en todos nuestros tiempos de debilidad en esta vida mortal, cuando estamos listos para desmayarnos, el Espíritu nos sostiene; La aplicación especial de la verdad es que, cuando "al orar no podemos expresarle a Dios cuál es la bendición que aliviará la angustia de nuestro corazón" (Godet), el Espíritu de Dios nos inspira con aspiraciones santas, que en realidad no son para ser formulado en palabras humanas, viendo que son tocados con algo del infinito, pero que reaccionan con comodidad en el corazón, como transmitiendo en sí mismos una garantía de que el anhelo casi infinito será infinitamente satisfecho.

I. NUESTRA INFIRMIDAD.

1. En esta vida de prueba, en la que el mal se mezcla en gran medida con el bien, y en el que, por lo tanto, en lo que respecta a nuestra redención perfecta, tenemos que "esperar lo que no vemos", estamos llamados a ejercer ambos Pasiva y una espera activa.

(1) Pasivamente, debemos esperar hasta el amanecer y las sombras libres.

(2) Activamente, debemos hacer la voluntad de Dios en este mundo presente, y al hacerlo para acelerar el advenimiento de ese día. ¡Pero con qué frecuencia demostramos nuestra "enfermedad"! Nuestra fuerza es la debilidad. ¡Cómo a veces el corazón está casi aplastado bajo la carga, y nos sentimos tentados a decir con impaciencia: "¡Ojalá fuera de mañana!" ¡Y qué desanimados estamos por la obra del reino!

2. Y esta enfermedad general se manifiesta especialmente en nuestra incapacidad para orar correctamente por el bien que deseamos confusamente. ¿Quién no ha probado esto? Los males y misterios de la vida casi aturden nuestros espíritus; Nos esforzamos en vano con nuestra visión para atravesar la impenetrable oscuridad. "¿Quién nos mostrará algo bueno?" Entonces, ante Dios, no encontramos nuestro alivio habitual: "no sabemos cómo rezar como deberíamos".

II NUESTRA AYUDA.

1. En medio de todas nuestras debilidades, aunque se manifieste, el Espíritu nos ayuda. Nos da la paciencia para esperar y la fuerza para soportar la carga y hacer el trabajo. Sí, lo que de todas las cosas es más difícil, "trabajar y esperar", perseverar fervientemente en nuestra tarea asignada a pesar del misterio y la angustia de la vida, que es posible gracias a la ayuda del buen Espíritu. No, aún más, una inspiración viene de él que nos hace celosos por la extensión de su reino, e instamos a nuestro camino con fuerzas renovadas; porque nuestro camino es el suyo, y tiende al cumplimiento de su voluntad perfecta.

2. Pero especialmente, como nos enseñan estos versículos, el Espíritu ayuda a nuestra enfermedad cuando "no sabemos orar como deberíamos" Oprimido por el misterio de la vida, desgarrado por sus crueles maldades, sabiendo que estas cosas no deberían ser así. para ser, que no estarán en un estado perfecto, todavía no podemos realizar nuestros propios deseos, y no podemos orar por las cosas que necesitamos. Luego viene la inspiración de lo alto, y nuestro corazón se dirige hacia Dios en aspiraciones inspiradas y, por lo tanto, garantizadas por Dios. Y el mismo deseo, así nacido, da descanso. Puede que no sepamos su significado completo; somos conscientes en parte de nuestra verdadera necesidad en lo que respecta a ese futuro por el que suspiramos. Y, por lo tanto, ciertamente no podemos articular todo nuestro deseo en sílabas del discurso humano a Dios: los gemidos "no pueden ser pronunciados". Pero son escuchados; son entendidos; ellos serán respondidos. Porque el Espíritu que está en nosotros es el Espíritu que "busca todas las cosas, sí, las cosas profundas de Dios" (1 Corintios 2:10); y por lo tanto "intercede por los santos según la voluntad de Dios". ¡Oh, qué promesa hay aquí de nuestra fructificación segura de todo bien! No suspiramos vana e injustamente por la perfección del nuevo mundo; Dios mismo suspira en nosotros, con nosotros, por esta consumación. Realmente hay un gemido en la naturaleza misma por liberación; hay un gemido en nosotros mismos por "la adopción, a saber, la redención de nuestro cuerpo"; y también hay un gemido, en y con el nuestro, del Espíritu de Dios, por la eliminación de todas las contradicciones como las que existen ahora, y el comienzo del día de Dios, el día perfecto. Aquí, entonces, está la ley de un instinto espiritual que, como todo verdadero instinto, aunque vagamente consciente de su significado exacto, es sin embargo la promesa de su propia realización.

Entonces, no nos avergoncemos de la esperanza, de la intensa esperanza, de lo que no vemos, porque la esperanza ha nacido en el cielo. Pero debido a la divinidad misma de la esperanza misma, y ​​la consecuente certeza de la realización, esperemos con paciencia.— T.F.L.

Romanos 8:28-45

El propósito de Dios en Cristo.

El apóstol ha indicado la esperanza de la gloria futura, en comparación con la cual todo sufrimiento ahora es nada. También ha mostrado cómo, esta esperanza no es en vano imaginar una mente enferma, sino la inspiración del Espíritu de Dios. Y ahora continúa mostrando que, dado que esta esperanza divinamente inspirada corresponde con el gran propósito de Dios con respecto a nosotros, todas las cosas que entran en el plan de Dios para nuestro gobierno, incluidas las cosas aparentemente malas que sufre para que nos sobrevengan, deben finalmente Mantener su propósito y estar para el cumplimiento de nuestra esperanza. Todo esto, suponiendo que "amamos a Dios"; así, cualquier descuido o pecado nuestro está completamente excluido del cálculo. Es, de hecho, este principio interno de amor que transmuta el mal en bien, y se prepara para la glorificación final. Tenemos, entonces, el propósito; el proceso.

I. EL PROPÓSITO. El propósito de Dios con respecto al hombre se remonta al pasado eterno, porque para la mente de Dios todas las cosas están siempre presentes. Pero, objetivamente, se remonta al naufragio del propósito primordial en la transgresión y muerte del hombre. Sobre el primer propósito se construyó un segundo propósito; Del naufragio de la vieja raza se debe formar una nueva raza.

1. El primogénito. Como el primer hombre había traicionado su confianza y se había convertido en el progenitor de una raza caída, debería haber un segundo Hombre, el Señor del cielo. Debería ser el propio Hijo de Dios, porque la obra de redención era una que necesitaba los poderes de la Divinidad; él también debería ser el Hijo del hombre, uno en quien la naturaleza de la raza podría concentrarse, que por lo tanto podría redimir a los hombres, como Dios, pero a través de una verdadera humanidad. Debería humillarse, ser despojado de su esplendor, sufrir y morir, ser bautizado con sangre para la remisión de nuestros pecados; él también debería "morir, dibujar el aguijón de la muerte" y, al levantarse como las primicias de una raza justificada, pasar a los cielos como nuestro precursor. Siendo perfecto en todas las cosas como Hijo del hombre, obediente al Padre, y habiendo realizado una obra perfecta, debe entrar a la vida perfeccionado, glorificado con la gloria que tuvo con el Padre antes que el mundo fuera.

2. Los muchos hermanos. Tal era el propósito de Dios en su Hijo. Pero, glorificando a su Hijo, también debe "traer muchos hijos a la gloria" (Hebreos 2:10); para el Hijo, "habiendo sido perfeccionado", debería convertirse en "para todos los que le obedecen el Autor de la salvación eterna" (Hebreos 5:9). Por ellos sufrió, y por lo tanto ellos también deben sufrir, "conformarse hasta su muerte" (Filipenses 3:10); pero, así como él pasó de la muerte a la vida, también ellos, muriendo con él, deberían con él "alcanzar la resurrección de los muertos" (Filipenses 3:11). "Conforme a la imagen de su Hijo:" sí, este era el propósito de Dios en Cristo para el hombre, la conformación interna de la santidad consumada y la conformación externa de la felicidad consumada.

II EL PROCESO. Aquellos, entonces, que por su propia libre elección deberían convertirse en el pueblo de Cristo —porque todos los demás quedan aquí fuera de cuenta— fueron conocidos y predestinados por Dios, "de acuerdo con el propósito eterno que se propuso en Cristo Jesús", como participantes junto con él en la perfecta adopción de los hijos de Dios. Ahora, tal propósito, formado por Dios, y formado en el pasado eterno, tal propósito con respecto a los creyentes y fieles (porque, como se mencionó anteriormente, todo posible mal uso de la libertad por parte del hombre, ya sea por rechazar. La gracia de Dios o por desechar una gracia recibida, aquí se advierte, y se supone que el propósito formado por Dios es aceptado y cumplido por el hombre); tal propósito no puede fallar en su resultado, pero el proceso de la obra de Dios debe emitirse en su totalidad logro.

1. Llamado La convocatoria de acuerdo con el propósito. Dios llama a su pueblo, por la Palabra externa, por el Espíritu interno; o, en otras palabras, los invita, los convoca, a entrar en la vida. ¿Se puede romper su Palabra? ¿Puede su Espíritu engañar? Quiere decir lo que dice y, respondiendo a su llamado, su gente tiene una garantía que es más segura que los pilares del universo (Mateo 24:35).

2. Justificado. La instancia virtual de acuerdo con el propósito. Llamándolos, los justifica. Hay un Nombre que destruye toda culpa y absuelve para siempre, y sobre ellos se nombra este Nombre. Están "en Cristo Jesús" y "por lo tanto, ahora no hay condenación". De la oscuridad a la luz; De la muerte a la vida. Y la justificación es la promesa y el comienzo de todas las bendiciones en Cristo que tenderán a la consumación de la vida. Lleva consigo la regeneración de nuestra naturaleza; suministra el poder que se emitirá en nuestra completa santificación; y señala sin vacilar a través de todas las lágrimas y tinieblas de la disciplina intermedia a "la revelación de los hijos de Dios".

3. Glorificado. La instancia real de acuerdo con el propósito. Esta "revelación de los hijos de Dios" está tan asegurada para nosotros, que aquí se habla de ella como si ya fuera un hecho consumado. Sí, todas las cosas deben hacerse consistentes y armoniosas por fin; la discordia debe ser eliminada; la bendición del espíritu salvado debe estar unida a la bendición de un mundo salvado, y así "todas las cosas se harán nuevas". Tal será la culminación del proceso por el cual se cumplirá el propósito de Dios. La lección en la que insistió es esta: Dios no dejará que nada lo frustre. Solo ámalo, sumérgete en la corriente de su buen propósito, y todas las cosas te serán hechas bien. Puede haber oposición, puede haber aflicción; pero Dios en Cristo triunfará, triunfará en ti. Los mismos obstáculos se convertirán en ayudas, los enemigos serán amigos involuntarios. Sí, "sabemos que todas las cosas", etc.—T.F.L.

Romanos 8:31, Romanos 8:32

Suministrando toda nuestra necesidad.

El argumento de Romanos 8:28-45 y, de hecho, de todo el capítulo, ahora se resume en un himno triunfante: el grito de batalla victorioso con el que el conquistador examina el campo desocupado (Godet). Romanos 8:31 y Romanos 8:32 se refieren al llamado de Dios según el propósito; Romanos 8:33 y Romanos 8:34 a la justificación solemne de los creyentes por Dios; y Romanos 8:35-45 hasta su glorificación final como parte de la justificación. Aquí la referencia es al gran propósito de Dios en Cristo, y el apóstol cuestiona una respuesta a su pregunta: "Si Dios está por nosotros, ¿quién está en contra de nosotros?" No, el propósito de Dios es irrefutable. ¡Y qué promesa ha hecho de su intención de llevar a cabo ese propósito al máximo! "No escatimó en su propio Hijo". Seguramente, por lo tanto, en él todas las cosas son nuestras. Consideremos, entonces, cuáles son las "todas las cosas" que necesitamos y cuál es nuestra seguridad de que Dios les dará.

I. NUESTRA NECESIDAD. La nuestra es una necesidad triple: orientación, gracia y gloria.

1. Orientación. Se ha emprendido una nueva carrera. ¿Es una aventura? ¿Y podemos encontrarnos en laberintos interminables perdidos? ¿O no estamos seguros, más bien, de liderar una mano invisible? "Me guiarás con tu consejo".

(1) Creencia. Como requisito esencial para avanzar en la salvación, Dios dará conocimiento de su verdad. ¡Cuán inmensa es la potencia de las ideas! Una idea falsa influirá en un mundo para su destrucción; Una verdadera idea impulsará a los hombres con un gran progreso en el estilo de vida. Lo mismo ocurre en el camino de la vida cristiana: el celo puede acelerar a los hombres a todo esfuerzo vigoroso, pero el celo sin conocimiento puede hacer que sus esfuerzos sean inútiles, o incluso ruinosos. Un prejuicio, un error, puede empequeñecer, o incluso viciar, nuestro carácter y trabajo cristianos; Una verdadera creencia, un verdadero conocimiento, será nuestra fortaleza y conquista. ¡Pero qué responsables somos ante los prejuicios y los errores! ¡Cuán insuficiente es nuestro intelecto para comprender la verdad! Es muy fácil que sigamos luces falsas. No; "Me guiarás". El Dios que llama guiará, y guiará nuestro pensamiento, nuestro conocimiento, nuestra creencia, si acertadamente buscamos su ayuda. El uso de todos los medios disponibles presupone: auto-entrenamiento, experiencia, la Palabra de Dios. Un espíritu correcto también: humilde, enseñable, verdadero. Entonces no muy por mal camino.

(2) Crecimiento. La verdad es como alimento, y nuestra apropiación debe ser seguida por un verdadero crecimiento del carácter cristiano. Pero el crecimiento necesita ser observado y atendido; La aplicación de la verdad a nuestros propios corazones necesita cuidados. Ilustrar los alimentos y la salud corporal. pero cuanto mas lo espiritual! Dios da sabiduría para usar el conocimiento y, sobre todo, él mismo guía el crecimiento ascendente.

(3) Vida. Al igual que con el personaje, el hombre oculto del corazón, así con la vida, el hombre externo. Se pueden formar principios; pero la aplicación de principios en la práctica aún permanece. ¡Y qué múltiples aplicaciones! que complejo! ¡Cuán a veces conflictivo! Necesitamos buscar toda la ayuda que brinde el conocimiento correcto, una conciencia bien informada. Pero también necesitamos la percepción intuitiva, la intención pura, que a menudo es la guía más segura; El instinto espiritual correcto. De cualquier manera, la vida tendrá la guía del Dios que nos guía.

2. Gracia. Si necesitamos dirección, ¿no necesitamos también ayuda activa? porque no solo somos falibles, sino frágiles.

(1) La gracia de la vida será dada. Todo el poder del amor que constituye nuestra vida espiritual será suministrado por él. Su espíritu está dentro de nosotros; somos guiados por él mismo a sí mismo.

(2) La gracia de la conquista también. Todo poder, tanto negativamente hacia el mal como positivamente hacia el bien. Cualesquiera que sean las oposiciones a nuestro bienestar espiritual, venceremos con su amor.

(a) Activamente: como abriéndonos paso a través de la tentación;

(b) pasivamente: aprendemos a sufrir y a ser fuertes.

3. Gloria Si bien se da orientación y gracia para conducirnos a la gloria, la gloria misma es segura.

(1) Pureza perfecta: toda posibilidad de pecado luego eliminada; toda plenitud del bien.

(2) La virilidad perfecta: nuestra naturaleza externa e interna armonizada.

(3) Un mundo perfecto: nuestra habitación y nuestra naturaleza, a la vez.

II NUESTRO COMPROMISO ¿Pero cómo sabemos que estas cosas serán dadas? La promesa es doble: el propósito de Dios: "Dios es para nosotros"; El regalo de Dios: "No escatimó en su propio Hijo".

1. Dios inicia la salvación. No se lo suplicamos por nosotros; no adquirido por un tercero. "Por su propia voluntad". Si comienza a trabajar, terminará.

2. Dios da el regalo supremo. La vida misma: su Hijo; él mismo. Por lo tanto, todos los regalos subordinados serán dados. "¿No es la vida más que carne?"

3. Dios ama con tal amor. Más allá de nuestro pensamiento. Pero más que todo lo que el análogo sugiere: "su propio Hijo".

"¿Cómo, pues, no lo hará", etc.? Discutan el asunto para ustedes mismos. ¡Dio a su Hijo por mí! Y entonces-

"Todo, todo lo que tiene para el mío lo reclamo; ¡me atrevo a creer en el Nombre de Jesús!"

T.F.L.

Romanos 8:33, Romanos 8:34

El desafío triunfante.

Ha formulado la pregunta general, desafiando una respuesta: "Si Dios es para nosotros, ¿quién puede estar en contra de nosotros?" Ahora pasa a dos preguntas especiales, la primera de las cuales hace referencia a la justificación de los creyentes por parte de Dios. En vista de eso, pregunta: "¿Quién acusará a alguien? ¿Quién condenará?" Y una vez más, amplificando el hecho de su justificación, cuenta la muerte, la resurrección, la ascensión, la intercesión de Cristo Jesús, como la promesa y declaración de su absolución. Podemos considerar las posibles fuentes de cargos contra el pueblo de Dios y su vindicación triunfante.

I. EL CARGO. Para aquellos que están en Cristo Jesús, ahora no hay condenación, y sin embargo, se escuchan susurros de condena una y otra vez.

1. Las transgresiones del pasado pueden venir a la mente con tanta fuerza como para destruir nuestro gozo en Dios. Pasado irreparable, y aunque la primera conciencia del perdón libre de Dios casi puede borrarlo de nuestra memoria por el momento, sin embargo, hay momentos en que parece volver a vivir, y tan vívidamente que apenas podemos desapegarnos de la idea de la abrumadora culpa aún. nosotros.

2. Las imperfecciones del presente. ¡Qué lejos de la perfección del ideal! ¡Y cómo el mismo crecimiento de la seriedad y el aumento del esfuerzo parecen hacer que el ideal sea aún más distante! De modo que la conciencia, la Ley, el adversario y los hombres acusadores (véase Remolacha, en loc.) Pueden hacernos sentir condenados.

II LA VINDICACIÓN Pero la condena no es real; existe solo en la imaginación enferma. Que se enfrente con los grandes hechos del evangelio, y debe desaparecer por completo. ¿Cuáles son estos hechos?

1. El gran hecho central es que somos los elegidos de Dios; ¿Y quién disputará la elección de Dios? No es que él pueda actuar sin razón; pero, tanto si vemos la razón como si no, somos elegidos, elegidos de Dios, como su pueblo, y ¿quién lo negará?

2. Esta gran elección es declarada por su justificación del creyente, que se ha ido al exterior en el evangelio a todo el mundo: "El que cree no es condenado".

3. E incluso las razones de la elección de los creyentes se dan a conocer y se confirman graciosamente: la muerte, resurrección, exaltación e intercesión de Cristo.

(1) La muerte de Cristo, como la gran propiciación por los pecados del mundo, elimina por completo toda culpa a quienes sinceramente la reciben por fe. Como el Hijo de Dios, expone el amor infinito de un Dios que dio su vida por nosotros; Como Hijo del hombre, haciendo la reconciliación por los pecados del pueblo, apela en nuestro nombre incluso a la justicia infinita para nuestra absolución. Y aunque todavía podemos ser frágiles, y el pecado puede unirse a nosotros, sin embargo, si somos sinceros en nuestra fe, esa expiación sirve para todas las cosas y para siempre.

(2) La resurrección de Cristo, después de la expiación, es la presentación segura de Dios del valor de la expiación, y la efectividad del sacrificio terminado. "Criado para [es decir, debido a] nuestra justificación" (Romanos 4:25).

(3) La exaltación, a medida que se completa la resurrección, es completar la garantía de que somos aceptados en él. Y él es nuestro precursor.

(4) La intercesión, como el trabajo del Sumo Sacerdote exaltado, es la aplicación continua del trabajo expiatorio, en sí mismo por siempre terminado y por siempre garantizado. Para los pródigos que regresan, y para nosotros con nuestras debilidades que hemos creído, "siempre vive para interceder" y, por lo tanto, "puede salvar hasta lo sumo".

Oh, entonces, si miramos a Dios que nos ha elegido y justificado, o al que Dios ha presentado como propiciación, y nuevamente declaró ser su Hijo, bien complacido y amado, al resucitar de entre los muertos; si consideramos a Dios en Cristo como la Fuente de nuestra salvación, como el Efecto de la salvación, o como el Manifiesto de la salvación; ya sea que pensemos en el pasado, el presente o el futuro en Cristo; en cualquier caso, podemos asumir el desafío triunfal que nos dio Pablo: "Es Dios quien justifica; ¿Quién es el que condenará? Es Cristo Jesús , "etc. — TFL

Romanos 8:35-45

La gran persuasión.

Esta segunda pregunta especial que hace Pablo hace referencia a la glorificación final de los creyentes por parte de Dios, esa conformación perfecta a la imagen de su Hijo, que es la importancia de su propósito con respecto a ellos, la meta de toda su obra. El "amor de Cristo", o el "amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor", se representa como agarrarlos con firmeza, rescatarlos de la muerte y elevarlos a la nueva vida perfecta; y el apóstol pregunta, en vista de todos los males posibles que pueden parecer amenazar el cumplimiento de tal propósito, asumiendo, por supuesto, su lealtad continua de corazón, "¿Quién nos separará del amor de Cristo?" y, como él recapitula todos los peligros reales o imaginarios, la respuesta lista aún brota de sus labios: "Nada, nada nos separará del amor de Dios, que es en Cristo Jesús nuestro Señor I" Tenemos, entonces, aquí para nuestra consideración: amor; obstáculos del amor; El triunfo del amor.

ME ENCANTA. La gran verdad, grandiosa más allá de todas las demás, fundamental para todas las demás; la verdad a la que todas las revelaciones fueron diseñadas para conducir, y en la que culminan; La verdad expuesta tan maravillosamente en la vida y muerte de Cristo es esta, que "Dios es amor". Este amor se manifestó en la creación del hombre y en los ricos recursos del mundo del hombre, provisto por el bien del hombre con tal generosidad liberal; se manifestó aún más en la redención del hombre y en los ricos recursos del mundo espiritual del hombre, preparado y provisto para el hombre con infinita ternura. ¿Y cómo no se ha manifestado a cada uno de los llamados, apoderándolos, levantándolos de las profundidades, colocándolos incluso ahora en lugares celestiales, y destinándolos, como coherederos con Cristo, a toda la bendición de un futuro inmortal!

II LAS HINDRANCES DEL AMOR. Pero este amor tiene sus aparentes obstáculos; ¿obstruirán la realización de sus diseños?

1. Muerte y vida.

(1) La muerte no era un mal imaginado entonces; porque, como él nos dice, era demasiado cierto que "por el amor de Dios fueron asesinados todo el día, contados como ovejas para la matanza". Y en otro lugar habla de ser, por así decirlo, "designado a muerte" (1 Corintios 4:9). Y nuevamente (1 Corintios 15:31) dice: "Muero a diario". No es mera charla, porque sabemos cómo en realidad este fue el sello de su testimonio. Los cristianos romanos, en los tiempos posteriores, ¿en qué terrores no les fue atacada la muerte? Como debajo de Nerón. Y así, cada vez que la bestia —el poder bruto de la impiedad— ha hecho la guerra a los santos (Apocalipsis 13:7). E incluso ahora en la vanguardia del conflicto hay muerte por el amor de Cristo; y para todos está el miedo a morir que tarde o temprano debe terminar con esta lucha mortal.

(2) Pero la vida misma está llena de peligro. Quizás una prueba realmente más dura que cualquier martirio: este último de una vez por todas y la gloria a su alrededor; ex prolongado y común.

(a) Positivamente: peligros y dificultades de circunstancias y eventos; dificultades morales, como reproche del mundo, y oponerse a la corriente de la costumbre; y dificultades relacionadas con la propia continuidad del paciente en el bienestar.

(b) Negativamente: los atractivos de la tentación; repetición de la caída primaria. Así la vida nos prueba perpetuamente.

2. Ángeles y principados. Efesios 6:1-49. abre nuestros ojos a las tremendas fuerzas dispuestas contra nosotros. Entonces la alegoría de Bunyan no es ficción. Existe una oposición real y objetiva de la "maldad espiritual" contra nosotros, y de qué fuerza y ​​sutileza ¿quién dirá? Y a través de la fuerza y ​​la autoridad de los "poderes" de este mundo; como emperadores romanos.

3. Altura y profundidad. La gran exaltación, de esta vida o de la vida espiritual, tiene sus tentaciones más acuciantes: así que el mismo Pablo (2 Corintios 12:1-47.) Corre peligro de ser "exaltado por encima de la medida". La gran depresión o humillación también tiene sus peligros: rebelión o desesperación.

4. Cosas presentes y cosas por venir. Atemorizar a menudo es peor que las peleas reales. Por lo tanto, podemos "morir mil muertes al temer una".

5. Cualquier otra creación. El apóstol ha estado insinuando una nueva creación, cuando el verdadero Paraíso será restaurado. Pero si el antiguo Paraíso era tan peligroso, y esta creación ahora tiene tantos peligros, ¿qué no puede traer la nueva creación? ¿Deberá eso separarnos del amor de Cristo?

III. EL TRIUNFO DEL AMOR. ¿Nos separarán estas cosas del amor de Dios? No, el amor de Dios es demasiado fuerte; y los dones de Dios, ya dados, son demasiado grandes. Y, de hecho, todas esas cosas entran en la obra del propósito de Dios, y por lo tanto no pueden romperlo. Más aún: si entran en el trabajo de ese propósito, en realidad lo servirán; y así no solo venceremos, sino más que venceremos (versículo 28); porque lo que está en contra de nosotros se convertirá para nosotros, el mal se transformará en bueno, nuestros enemigos se convertirán en amigos involuntarios. "¡Más que vencedores!" De nuestra entrada en la vida aumentaron el triunfo (ilustrado por el triunfo de los generales romanos), y así se nos ministra una entrada abundante en el reino eterno.

Que esta sea nuestra persuasión, nuestra fe; así seremos fuertes, y al fin nos daremos cuenta de la victoria que está asegurada ahora. — T.F.L.

HOMILIAS POR S.R. ALDRIDGE

Romanos 8:1-45

"Sin condena".

Este es un comienzo glorioso para un capítulo glorioso. Como en algunos grandes trabajos musicales, podemos distinguir su carácter de las barras de apertura. El apóstol, después de haber tratado algunos de los problemas humanos más oscuros, se deleita en emerger en el brillo de la nueva condición lograda para nuestra humanidad caída por Cristo Jesús.

I. ¡CUÁN CERCA ESTÁ LA UNIÓN ENTRE CRISTO Y SU GENTE! La preposición "en" denota un estado alterado, los hombres ya no se consideran según su genealogía de Adán, sino como injertados en el stock de Cristo. No se trata simplemente de escuchar el evangelio, sino de estar vitalmente unido a su Autor, derivando la vida de él, ya que las ramas de la vid se nutren de su savia. O, como dice el apóstol en Romanos 7:1-45., Estamos "casados ​​con" Cristo, hechos "miembros de su carne, de su cuerpo y de sus huesos". La relación se efectúa del lado de Dios por su Espíritu, del lado del hombre por el arrepentimiento y la fe. Ninguna otra religión afirma que existe una asociación tan íntima entre su fundador y sus devotos. La unión es mística, pero muy real. Cristo es nuestra ciudad de refugio del vengador, nuestro arca de salvación, nuestro refugio de paz. "Permaneced en mí" es su consejo para todos sus discípulos.

II ES IMPOSIBLE QUE DIOS CONDENE A AQUELLOS QUE ESTÁN UNIDOS A SU HIJO. Esto significaría separarse del Hijo de su amor. Él ocultó su presencia del Crucificado, pero solo por una temporada. "Dios escondió su rostro, pero lo sostuvo de la mano" El Salvador dijo: "Padre, en tus manos", etc. La resurrección fue el sello de la aprobación de Dios de la carrera del Mesías. Y el pueblo de Cristo, por su fe en el Redentor, coloca virtualmente a su Persona y obra entre ellos y la Ley condenatoria. Aunque las metáforas son inadecuadas, podemos afirmar que la justicia no puede exigir un doble pago. Si Cristo nuestro Representante fue aceptado y glorificado, podemos esperar triunfalmente el juicio. La misma "debilidad de la carne" que hizo que la Ley no pudiera condenar el pecado se vio obligada, en la encarnación de Jesucristo, a mostrar la pecaminosidad extrema del pecado, que trató de seducirlo de la santidad y, en su defecto, lo hirió hasta la muerte. . En la carne había una ofrenda hecha por el pecado, que demostraba la culpa de la naturaleza humana y, sin embargo, la redimía de la pena merecida. Como el "tono y llanto", o la preparación del andamio para la ejecución de un desgraciado condenado, no alarma a los inocentes, por lo que las amenazas de la ley del pecado y la muerte no preocupan ni aterrorizan a quienes han recibido la ley de El espíritu de vida. No somos salvos al comprender con precisión el fundamento del plan de la Divina misericordia; pero poder, como el apóstol, ver la verdad basada en una base adecuada, es sentir nuestros pies sobre la roca de granito que ninguna ola de ira puede sacudir.

III. LA JUSTICIA DE LA VIDA ASEGURADA POR LA UNIÓN CON CRISTO RENDERS CONDENACIÓN IMPOSIBLE. El apóstol habla fuertemente de los requisitos de la ley moral que se "cumple" en los cristianos. Ya no caminan "según la carne, sino según el Espíritu". Así, la Ley ve su fin cumplido, su objetivo alcanzado. Los afectos se colocan en las cosas de arriba, los pensamientos se limpian, la voluntad es sumisa a los dictados de Dios. El código más rígido no podría producir santidad. Pero amar a Cristo, aprender de él, caminar en él, es cortar el pecado desde la raíz. Cristo no es solo un Patrón de obediencia, sino un Poder para sus asociados, permitiéndoles llegar a ser como él, "cumpliendo toda justicia". Al despojarse de la ley, se reconoce que el núcleo es "justo y bueno". Si la Ley se atrevió a preferir una queja contra las enfermedades y fallas de los cristianos, toda objeción es desterrada por la seguridad del Maestro de que sus eruditos crecerán en gracia y conocimiento hasta que no solo sean santos en nombre, sino en carácter y obra. Se presentarán sin fallas ante el trono del juicio. — S.R.A.

Romanos 8:6

El hombre espiritual y carnal.

La religión puede ser juzgada desde adentro o desde afuera, por el carácter que forma o las acciones a las que da lugar. Solo este último puede ser objeto de la encuesta de nuestros compañeros, mientras que podemos discernir los efectos internos. Además de nosotros mismos, solo Dios puede determinar nuestra condición interna. El buscador de corazones puede abrir la puerta privada del corazón. Es bueno para nosotros, sin halagarnos ni despreciarnos, anticipar las revelaciones del último día. Ningún hombre sabio desea engañarse a sí mismo.

I. DOS DISPOSICIONES DIAMETRICAMENTE OPUESTAS. Podemos tener una mente espiritual o carnal. La "mente" de la versión revisada sugiere demasiado la parte racional de nuestra naturaleza; "mentalidad" tal vez sería preferible. Debemos pensar en lo que el Espíritu tiene en mente, y en lo que la carne. La "mentalidad" es lo que un hombre piensa, busca y cuida. El hombre de mente espiritual es aquel en quien el Espíritu es supremo. El Espíritu Santo ha soplado sobre el alma, dando un nuevo impulso de Dios, de modo que el espíritu del hombre afirma su posición legítima, controlando las pasiones inferiores. Aunque no sin lucha, la carne tiene que ceder. Él discierne la excelencia de los objetos espirituales. Reconoce en las Escrituras un mensaje del Altísimo. Él piensa en Dios con veneración y afecto; respeta las bendiciones de la salvación y de la vida por venir. Sé deleitado en los ejercicios espirituales, considerándolos no una ronda de deberes, sino de goces. Vuela hacia ellos como un refugio de preocupaciones y ansiedades. Mientras medita, la paloma de la paz se cierne sobre las aguas turbulentas, y hay una gran calma. El hombre carnal es sordo a los encantos de la melodía espiritual y ciego a la gloria del amanecer espiritual. Convierte todos los eventos de la vida en propósitos espirituales. Las plantas pueden tener el mismo aire, humedad y suelo, pero encarnan los resultados de acuerdo con su individualidad separada; ya que los animales de alimentos similares producen pelo o lana, o cuerpos de estructura y capacidad diversas. Entonces dos hombres pueden presenciar la misma escena o camino, el mismo párrafo; ¡Pero qué diferentes son las emociones! Uno odia la maldad, el otro se regodea sobre la basura. Pensar en las cosas del Espíritu es extraer instrucciones de cada evento, convertir las misericordias de Dios en alabanzas y sus juicios en materia de humillación. Las tentaciones hacen que ese hombre sea más vigilante, las aflicciones contribuyen a su avance, ya que la flor sube incluso por una espina. No negamos que los hombres de mente mundana ocasionalmente dirijan sus pensamientos al reino espiritual; pero esto es accidental, y no concuerda con su comportamiento ordinario, para fluir espontáneamente de la vida interior. Lo que hace que los hombres duden de la contrariedad es que las disposiciones y las acciones se confunden entre sí, constituyendo a veces una especie de frontera neutral, donde es difícil decir qué es carne y qué espíritu. Sin embargo, la oscuridad no es luz, ni la riqueza de la pobreza, ni el vicio es un grado infinitesimal de virtud; Hay una distinción radical.

II LA CIERTA MISERIA DEL UNO ESTADO. "La mente de la carne es la muerte". Anula todo el orden correcto. Los apetitos más bajos están gobernando; la pirámide está invertida y una caída es segura. Donde la chusma se rebela y reina, la anarquía conduce a la disolución de toda prosperidad. Lucha contra la Ley Divina. "La mente carnal no está sujeta a la Ley de Dios". puede considerar prudentemente la Ley para asegurar una mayor indulgencia, pero no la somete ni la acepta voluntariamente con gusto. Todas las leyes de Dios son para el bien de sus criaturas; están a favor, no en contra, de la vida espiritual. Los hombres no pueden entrar en conflicto con las leyes de su ser sin daño ni pérdida. La muerte es el efecto visible en todos los departamentos. El vicio arruina la constitución física; los actos injustos desintegran a la sociedad civil; la búsqueda del mal embota la percepción del bien moral y amortigua la conciencia; e incluso los cristianos, a través del pecado, pueden volverse insensibles a lo espiritual: "tener un nombre para vivir y estar muertos". Estos son los comienzos, suficientes para mostrar la terrible posibilidad de volverse completamente carnal, eligiendo el mal deliberadamente como bueno. Como los hombres encarcelados durante mucho tiempo en la prisión pueden perder todo deseo de libertad, considerar la luz del día dolorosa y la comunión molesta, así mata a todos los racionales. anhela y sofoca las más altas facultades del alma para estar continuamente en cautiverio de los apetitos corporales.

III. LA BENDICION NECESARIA DEL OTRO ESTADO. Estar en Cristo es ser una nueva creación, donde la emoción de la vida joven llena al ser con gozosa esperanza de cosas aún mejores por venir. Hay nuevos deseos, nuevas resoluciones hechas, nuevas ocupaciones iniciadas. El niño que se niega a decir una mentira puede sufrir, pero se alegra por dentro; y el vencedor sobre la tentación sabe lo que es para los ángeles ministrarle. Hay una conciencia feliz de que estamos en el camino correcto, que hay armonía entre nosotros y nuestro Creador. La realidad de la vida se manifiesta por sus frutos, contra los cuales no hay ley, ni sentencia de muerte. Esta vida está acompañada por la tranquila satisfacción de la paz, la panacea para las irritaciones diarias. No la calma engañosa del sueño de los opiáceos, ni el estancamiento de una piscina purulenta; pero una corriente que fluye, deslizándose por huertos sonrientes e industrias productivas. Él tiene "vida y paz" cuya "conversación está en el cielo", ya que las costumbres de la hora no influyen en eso ni los accidentes del día lo perturban. Toma del cristiano lo que quieras, no puedes robarle esta santa serenidad. No la muerte puede despojarlo de su comodidad; él tiene "una casa no hecha con manos", su honor no está en el aliento del hombre, su tesoro no se extrae de las entrañas de la tierra. Recibe "un reino que no puede ser movido". Vive cuando todo el mundo está muerto, es feliz cuando todas las fuentes del placer terrenal se secan.— S.R.A.

Romanos 8:10

Un Salvador residente.

Israel debe haber quedado asombrado cuando la nube del Señor descansó sobre el tabernáculo, la señal del interés de Jehová en su pueblo y de su intención de habitar entre ellos. Y cuando la dedicación del templo de Salomón se completó, y la gloria del Señor llenó la casa, la cercanía y la condescendencia de su Dios hicieron que los israelitas se inclinaran con la cara al suelo, y alabaron al Señor, diciendo: " Porque él es bueno: su misericordia es para siempre ". Fue mucho cuando los mensajeros angelicales se aparecieron a los patriarcas y profetas, iluminando sus hogares por un espacio. ¡Pero cuán vasto es el honor conferido al cristiano más humilde cuando el Hijo de Dios cumple su promesa no solo visitándolo, sino ocupando su morada en su corazón! La visita de un soberano invierte el domicilio más malo con intereses. Mire con asombro, por lo tanto, al hombre con quien la Deidad es un Invitado constante.

I. LA INTIMIDAD DE LA UNIÓN. Jesús empleó la figura de una vid para exponerla. Utilizó la misma forma de hablar en referencia a la unión entre su Padre y él mismo. "En ese día sabrán que yo estoy en el Padre, y ustedes en mí y yo en ustedes". Pablo, aludiendo a su conversión, dijo: "Le agradó a Dios revelar a su Hijo en mí". El corazón del hombre se representa en las Escrituras como una casa en la que el Salvador llama para ser admitido. Así se responde la pregunta, que Dios "morará con el hombre sobre la tierra". Se dice que Cristo permanece en nosotros cuando sus palabras se retienen en la memoria y se actúa sobre ellas en la vida, convirtiéndose en una fuente de inspiración para los pensamientos y los hechos altos y santos. "Si permanecen en mí, y mis palabras permanecen en ustedes", etc. Cristo otorga a su pueblo el don de su Espíritu, para ser su Representante, el Consolador vivo y presente. "Por la presente sabemos que él permanece en nosotros, por su Espíritu que nos ha dado". Para aspirar a tal relación, nunca nos habíamos atrevido a nosotros mismos; La concepción es manifiestamente Divina.

II ALGUNOS EFECTOS DE LA VIVIENDA DE CRISTO.

1. No tiene la intención de anular todos los resultados naturales sobre el cuerpo de la caída del hombre. "El cuerpo está muerto a causa del pecado". La recepción de Cristo por la fe, y la consecuente obediencia a sus enseñanzas, de hecho tiende a producir la templanza, la industria y la satisfacción que mejor se adaptan para preservar el marco corporal en condiciones puras y saludables y prolongar su existencia. Sin embargo, el evangelio no evita el funcionamiento de las leyes físicas, y la longevidad no es el objetivo principal del cristiano. Los jóvenes pueden fallecer por heredar una constitución débil, y su fallecimiento temprano no debe considerarse como misterioso y como un flagelo de la mano de Dios a los parientes afligidos. Cada muerte nos habla del mal del pecado en la carrera. La desgarradora fuerza del alma y el cuerpo nunca puede ser hermosa de contemplar. Dios escribe con terrible carácter su opinión sobre el pecado.

2. Conduce a la mortificación de los malos deseos. Mientras el Mesías sacaba nueces de la casa de su Padre a los ladrones e infractores de la ley que contaminaron el santuario, no puede entrar al templo del alma sin reivindicarlo contra la profanación por pasiones profanas. "Los que son de Cristo han crucificado la carne". Hay una muerte espiritual del cuerpo en el sentido de que la Shejiná de la presencia Divina implica una restricción sobre los anhelos corruptos, un control de la rebelión contra las leyes de Dios, contra la voluntad rebelde y los afectos impuros y envidiosos. Las inclinaciones contrarias a la justicia no deben seguir su camino, sino ser como si estuvieran muertas.

3. Vivifica el espíritu del hombre. A medida que la savia vigoriza las ramas, el poder de Cristo obra en nosotros poderosamente. "El Espíritu es vida a causa de la justicia". Los buenos propósitos y sentimientos del hombre se fortalecen, la semilla de la vida fructifica, el espíritu destronado restaurado a la supremacía es ayudado en el gobierno del reino por las fuerzas auxiliares del Rey de los parientes. Ninguna confederación injusta es permanente; su unión es externa, no interna; lleva dentro de sí los gérmenes de su propia descomposición. La justicia sola une a un pueblo en la fuerza, prohibiendo la discordia y promoviendo el progreso y la prosperidad. La presencia de Jesús nos conforma a su imagen, a medida que los amigos crecen como los demás. Teniendo a Cristo, tenemos el principio de vida, de santidad, de perfección; debe funcionar hasta que alcance el desarrollo diseñado. La bellota profetiza el roble, y los espíritus inoxidables del cielo se predicen en los santos de esta esfera terrenal.

4. Promete una aceleración del cuerpo mortal. En vista de la comparación instituida en Romanos 8:11, es imposible restringir la interpretación a una mera resurrección espiritual. El triunfo de nuestro Libertador no se consuma hasta que estas frágiles viviendas de barro se liberen de la corrupción y se glorifiquen. En qué consiste la relación o identidad exacta, es posible que no lo sepamos. "No siembras ese cuerpo que será, sino grano desnudo. Pero Dios le da un cuerpo como le agrada". No mires a los cementerios como casas de charnel de los muertos, sino como viveros donde se depositan semillas de plantas inmortales, para florecer con eterno vigor en el jardín celestial.

CONCLUSIÓN. Es nuestra conexión con Cristo que alivia la aflicción. A través de él, Dios saca el bien del mal, triunfando sobre los tres opuestos y hace que el pecado contribuya a la justicia, y que la muerte sea la puerta de la vida. Pero si no hay comunión amorosa entre nosotros y Cristo, si nos mantenemos alejados de él, nos aislaremos de la salvación y la gloria. No es suficiente escuchar del Salvador; debemos confiarnos a él; debemos rogarle que "entre y espere con nosotros" - S.R.A.

Romanos 8:14

La guía del Espíritu.

Moisés mostró una hermosa ausencia de celos cuando gritó: "¡Ojalá Dios que todo el pueblo del Señor fuera profeta y que el Señor pusiera su Espíritu sobre ellos!" Su deseo se realiza bajo la dispensación cristiana, donde "el Espíritu es dado a cada hombre para sacar provecho de todo". Este don es el cumplimiento de la promesa de Cristo de que sus discípulos no deberían quedar "huérfanos", y nuestra investidura con su Espíritu es un testimonio de la eficacia de la obra de Cristo. El Espíritu opera silenciosa pero poderosamente en el corazón; aunque invisible, su presencia es muy real. La ciencia nos familiariza con fuerzas sutiles que trabajan en la materia. Coloque una barra de acero en el meridiano magnético con el extremo norte hacia abajo y, si se golpea con un mazo de madera, la barra se magnetizará. ] Ninguna diferencia externa es perceptible, sin embargo, las partículas han asumido una dirección uniforme, han adquirido nuevas propiedades. Entonces, el Espíritu imparte una nueva tendencia, una nueva naturaleza, y todo el hombre cambia. El Espíritu no funciona como las influencias de nuestro entorno desde afuera hacia adentro, sino desde adentro hacia afuera.

I. EL LÍDER PARA EL QUE SE SUSTITUYE EL DEL ESPÍRITU. Se llama "sí mismo" o "la carne", donde el poder enemigo del gran adversario es el factor principal. El objetivo de la vida puede no ser claro para el hombre poseído. Puede parecer que no tiene ningún objeto de búsqueda definible; liderado ahora por un impulso, ahora por otro, su fuerza y ​​persistencia varían en todos los grados. Algunos confían en su propia sabiduría nativa para la dirección de su curso, otros se rigen por las máximas y costumbres de la sociedad en la que se mueven. El "espíritu de la época" es una fuerza dominante de control. En la medida en que cualquier objetivo se mantiene a la vista, y "perseguido a 'perseverantemente, es el hombre estimado fuerte y exitoso. Y el cristiano es fuerte de acuerdo con la cordialidad y fidelidad con la que se entrega a la guía del Espíritu. Reconoce que "no es en el hombre que camina para dirigir sus pasos".

II EL CAMINO VIAJÓ BAJO LA GUÍA DEL ESPÍRITU. Es un viaje hacia el cielo; los afectos están "establecidos en las cosas de arriba". Comienza con tomar la cruz para seguir a Cristo, e implica abnegación para agradar a Dios. Es una peregrinación. Este mundo no es nuestro descanso, o nuestro hogar final. Se trata de una guerra, ya que muchos enemigos asedian nuestro camino, y no hay que apartarse de By-path Meadows para el hombre bajo la influencia del Espíritu. ¡Cómo la vida natural es glorificada y transfigurada por esta concepción de la mano invisible que nos impulsa! Ningún hombre es dañado por la dirección del Espíritu, y si cae en una trampa es porque ha confundido las indicaciones Divinas de su ruta.

III. ASCIENDO LA MENTE DEL ESPÍRITU. No somos guiados con los ojos vendados e irresistiblemente; la razón se ilumina, las emociones se avivan. Todo lo que fortalece la vida espiritual contribuye a la claridad con la que reconocemos el impulso del Espíritu, y a la disposición con la que cedemos a su toque más gentil. La oración mantiene abierta la comunicación con el reino espiritual. Solicite orientación antes, no después, de comenzar una empresa; ni espere que el Espíritu Santo entre como un deus ex machina para rectificar sus errores. Compare su juicio y conducta con los preceptos y principios de las Escrituras, y con el ejemplo de los hombres buenos, especialmente de Jesucristo. Nos enseñan en su escuela. Como un artista que estudia atentamente alguna obra de genio y absorbe su espíritu, medite en Cristo hasta que capte su entusiasmo por la bondad y la consagración a la voluntad de Dios. Aproveche al máximo las estaciones cuando esté bendecidamente consciente de que está "en el Espíritu", ya sea en "el día del Señor" o en cualquier otro. Es el pecado lo que oscurece nuestras percepciones espirituales, ya que algún accidente en el cuerpo puede embotar las sensaciones más finas, puede opacar la audición y atenuar la vista.

IV. LA PROBABILIDAD FAMILIAR QUE IMPLICA ESTA ORIENTACIÓN. El Espíritu de Dios nos permite realizar nuestra filiación. El odio, la desobediencia y el miedo se intercambian por una comunión alegre y un servicio voluntario. Nos volvemos cada vez más como nuestro Padre, como nuestro hermano mayor, Cristo, y como el resto de los hijos redimidos. No es idéntica similitud, sino similitud, lo que resulta. Los miembros de la misma casa pueden diferir mucho en los lineamientos exactos, sin embargo, el extraño puede discernir una semejanza familiar. Por su Espíritu, el Salvador está preparando a sus hermanos para su hogar celestial, para entrar con entusiasmo inteligente en sus goces, la sociedad de los ángeles y de los bendecidos, en una adoración más santa y un servicio más elevado que el que podemos prestar aquí.

Romanos 8:19

El cristiano, apocalipsis.

El reino de Dios es un reino de progreso; "adelante" es su consigna. Esa salida del carácter de Dios que constituye sus obras y leyes no puede ser más que un avance. Para Dios retrógrado es imposible. En el judaísmo en su período más brillante, los ojos de los hombres más nobles dirigieron su visión hacia mejores días por venir. Los santos "murieron en la fe", no habiendo recibido las promesas, sino abrazándolas de lejos. Y hoy el cristiano, por mucho que le guste leer sobre el ilustre sacrificio de sí mismo en la tierra del Hijo de Dios, con respecto a los eventos de esa estancia terrenal como el fundamento de su esperanza y religión, no suspira por el regreso de las maravillas del pasado. , pero cree en una revelación más gloriosa del plan de Dios. Los tiempos de aparente derrota y humillación no son más que valles que atravesar para ascender a la cima de la montaña más alta.

I. LA META DE LA EXPECTATIVA. "La revelación de los hijos de Dios". Los hijos están actualmente en la oscuridad. La estatua está parcialmente oculta, sus proporciones son visibles, pero a partir de ahora discerniremos su brillante belleza y perfección, completa, sin manchas. Los príncipes, herederos del trono, pueden estar durante una temporada en pobres habilimentos y en medio de un entorno malo; pero serán producidos como Joás, para ser coronados como reyes y sacerdotes para Dios. Dios nos ha dado "las primicias del Espíritu". Como cuando un amigo despacha su carruaje, sus sirvientes y su hijo para llevarnos con todo honor a su casa, Dios ha enviado su Espíritu al corazón de sus hijos, la fervorosa alegría de los cielos. Dulces voces susurran un próximo estado de posibilidades más grandes y felicidad más noble. El amanecer anuncia un día sin nubes. "Esperamos la redención del cuerpo", la eliminación de todo rastro de pecado, la liberación de cada yugo, la abolición completa de la muerte. Aquí una presencia mala puede ocultar una bella personalidad; allí el cuerpo será la gloria deslumbrante del espíritu perfeccionado, como en la Transfiguración el alma de Cristo en su intensidad teñía de esplendor las faldas de sus vestiduras.

II TODA LA CREACIÓN ESTÁ INTERESADA EN ESTA REVELACIÓN. Con la cabeza levantada y extendida, la "criatura" espera para desacreditar el evento largamente deseado. Génesis nos habla de la tierra maldita por el bien del hombre. El hombre fue formado para gobernar el mundo, pero, incapaz de controlarse a sí mismo, su dominio ha sido destruido por el desorden. Y las bestias han sufrido la degradación del hombre. Si el maestro se deteriora, también lo hará su hogar. El aullido del perro, el gemido del león, el retorcimiento del gusano, el aleteo del pájaro encarcelado, todos confirman la afirmación de "sujeción a la vanidad a regañadientes", los pobres brutos a merced de hombres rudos pueden jadear por La redención de los hijos de Dios. Si el hombre hubiera continuado erguido y crecido en verdadera sabiduría, sin duda el carácter mismo de la naturaleza había cambiado para mejor. Luego, el brillante lenguaje de Isaías había sido descriptivo de acontecimientos comunes: "El lobo y el cordero se alimentarán juntos, y un niño pequeño los guiará". Todas las cosas en el universo de Dios están unidas entre sí. El hombre se formó del polvo de la tierra, y no debemos despreciar nada.

III. YA ES OBSERVABLE QUE LA PREVALENCIA DEL CRISTIANISMO ALIJA MUCHO MÁS DURO. Muchas son las agencias filantrópicas que deben su origen a la difusión del Espíritu de Cristo. Primero considerado quijotesco, sentimental, luego plausible y posible, y cada vez más real, lo contrario finalmente se ha considerado vergonzoso y antinatural. Más consideración se muestra a los animales inferiores. La Tierra cede sus reservas para la investigación, se regocija en el creciente poder del hombre para usar sus fuerzas y sacar a la luz sus maravillas. Esa simpatía con la naturaleza que exhibe la poesía moderna era casi desconocida para los antiguos. Estamos aprendiendo el lenguaje de la Creación, interpretando sus sonrisas y lágrimas. A la muerte de Cristo, la asociación con los dolores de la naturaleza se hizo visible por el desgarro de las rocas y el oscurecimiento del sol.

IV. Si esta tendencia a la mejora aún es patente, ¡CUÁL SERÁ EL EFECTO DEL CUMPLIMIENTO DE LOS PROPÓSITOS DE DIOS! Entonces "la tierra será liberada de la esclavitud de la corrupción a la gloriosa libertad de los hijos de Dios". Moisés en su canción llamó a los "cielos para oír, y la tierra para escuchar". Nuestro Salvador mostró su dominio de los elementos. Vientos y olas, árboles, enfermedades y espíritus malignos obedecieron su palabra. En el desierto las bestias salvajes no le hacen daño. En anticipación del día en que los hombres serán como el Salvador, el salmista llamó a la tierra a "hacer un ruido alegre delante del Señor. Que las inundaciones aplaudan, porque él viene a juzgar la tierra". Isaías predijo que en el milenio de Israel "las montañas y las colinas comenzarán a cantar". Y en el Libro de Apocalipsis escuchamos el coro de la creación redimida: "Toda criatura que está en el cielo y en la tierra, y debajo de la tierra, oí decir: Bendición ... sea al que está sentado en el trono, y al Cordero por nunca." La cruz de Cristo es el gran rectificador, reconciliando todas las cosas con Dios. Si no podemos comprender los secretos profundos de Dios, es bueno, aullador, que meditemos en los indicios de una redención generalizada. Hay algo en la perspectiva que empequeñece nuestros planes terrenales egoístas y ennoblece todo lo que está relacionado con Dios y su reino. Hace soportables los paros, las luchas y los dolores del mundo, porque "nuestra redención se acerca". ¿Estamos haciendo algo como hijos de Dios para acelerar el acercamiento del apocalipsis? ¡Que nuestro despertar no sea para la vergüenza y el desprecio eterno, sino para la gloriosa emancipación de la humanidad redimida! —S.R.A.

Romanos 8:24, Romanos 8:25

Esperanza de paciencia.

El cristiano, como el resto de la creación, espera la redención total, pero consciente y aspirante. Es un heredero que aún no ha entrado en posesión de su herencia. Él es salvado de la culpa del pecado, y está siendo liberado de su poder. Su sol está velado bajo las nubes de la mañana, y pronto se regocijará en un esplendor sin nubes. Un estado de esperanza es la condición en la cual y el instrumento por el cual él trabaja su salvación completa.

I. La esperanza se ejerce sobre lo invisible. Lo que vemos está aquí delante de nosotros; lo que esperamos aún está en el futuro: el útero invisible del tiempo. La fe y la esperanza son compañeros inseparables; donde está el primero, el último está cerca. La esperanza es la fe en la actitud de mirar hacia mejores cosas por venir. Representa vívidamente la gloria que se aproxima y es "el disfrute presente del bien futuro". La esperanza cristiana no es un espejismo que se burla del corazón, sino que seguramente se basa en la obra de Cristo, quien ha revelado el carácter de Dios y su amplio propósito de amor. Muchos hombres que dependen de altas expectativas los han encontrado infundados; el legado está ausente, el codiciado puesto se le da a otro. Cuando los escépticos hablan de que un pájaro en la mano es preferible a dos en el monte, respondemos que, por la naturaleza misma del caso, la anticipación cristiana no puede estar satisfecha con lo temporal. "Buscamos nuevos cielos y una nueva tierra".

II La esperanza conduce a la desesperación, el enemigo de la paciencia. Donde crece el desaliento, cesa la actividad. ¿Qué significa ese repentino chapoteo, ese grito penetrante, excepto que la vida se ha apagado porque la luz de la esperanza se había desvanecido primero? El evangelio, al prometer un perdón gratuito para el pecador penitente, quita la carga de la espalda, le permite al criminal tomar el corazón de la gracia e intercambiar la mazmorra del destino triste por la alegre luz del sol de un nuevo contrato. después de la justicia Existe el peligro de sucumbir al cansancio del largo viaje cristiano, pero la esperanza se aferra al futuro y nos atrae hacia él. Hopeful, en el 'Progreso del peregrino', tuvo mucho esfuerzo para mantener la cabeza de su hermano por encima del agua; pero lo consoló diciendo: "Hermano, veo la puerta, y hombres esperando para recibirnos".

"Esperanza, como la luz tenue del cono,

Adorna y anima el camino;

Y aún así, mientras más oscura crece la noche,

Emite un rayo más brillante ".

No somos marineros náufragos, sin saber si algún barco pasará lo suficientemente cerca como para socorrernos; sabemos que, si esperamos pacientemente, "el que viene vendrá, y no tardará".

III. LA ESPERANZA SE ADAPTA AL ALMA PARA SU FUTURA ARENA DE GLORIA. Para cada estado se requieren ciertas calificaciones, si desempeñáramos un papel apropiado en el mismo. El Dr. Johnson desea que se le notifiquen las visitas de Burke, para poder prepararse para la elevada conversación que seguramente se producirá. La joven se prepara para los compromisos de la sociedad y para absolverse con gracia en su presentación en la corte. Es la esperanza de la práctica posterior lo que inspira el trabajo de los estudiantes abogados y médicos. La espera necesaria es una disciplina beneficiosa que prueba la perseverancia y la fidelidad. El discípulo de Cristo puede abstenerse de las indulgencias mundanas debido a anhelos más preciados. No cambiará su derecho de nacimiento aunque se desmaye de hambre. "Todo hombre que tiene esta esperanza en él se purifica a sí mismo". La esperanza es el gran motor del progreso y la reforma. Israel bajo Ezra podría ratificar un pacto de enmienda, porque "había esperanza para Israel con respecto a este asunto" - S.R.A.

Romanos 8:26

Oración inarticulada.

Una razón para el poder duradero de la Biblia es su amplia visión de la vida. Recorre toda la gama de sentimientos, toca todos los estados. En este pasaje, el apóstol ha unido el cielo y la tierra, ha demostrado que la creación es una unidad que espera una gloriosa consumación. Él nos da la verdad adecuada para ser "la luz maestra de toda nuestra visión cristiana, la luz protectora de todo lo que hacemos".

I. NUESTRA DEBILIDAD HUMANA. La "enfermedad" sugiere no tanto la debilidad del bebé por una falta de desarrollo, como la postración de la enfermedad a través de la enfermedad. El pecado desperdicia la constitución, y percibimos nuestra debilidad cuando procedemos a actuar. Esta es la primera etapa de la iluminación, ser consciente de la impotencia. La nuestra es una condición de suspiro. Al igual que el resto de la creación, los cristianos "gimen dentro" de sí mismos. Están sujetos a vanidad, corrupción y tristeza. Las aflicciones engañan, las comodidades decepcionan. En Marah las aguas son amargas, y en Nínive la calabaza de un día se marchita al siguiente. ¡Con qué dolor se ejerce el pensamiento! El pecado nos agobia; una nube de pasión oscurece el amor del Salvador; trabajamos y "no atrapamos nada". La liberación es nuestro grito. Estiramos la cabeza y estiramos el cuello para celebrar el día de la redención. "Nosotros, los que estamos en este tabernáculo, gemimos, que nos agobia". Un ejemplo notable de debilidad es proporcionado por nuestras oraciones. Ignoramos las solicitudes adecuadas para realizar y la manera adecuada de presentarlas. Existe el peligro de que pidamos imprudentemente, demasiado impetuosamente, una gratificación hiriente. El objeto más necesario, lo que "debemos" suplicar, no somos lo suficientemente sinceros; apenas sabemos de qué se trata. Miramos a través de los ojos de la carne, y nuestra visión es limitada. No nos gusta una carga y todo sufrimiento. Al igual que Pablo, hemos "rogado tres veces al Señor" que elimine lo que está diseñado para una disciplina beneficiosa. Al igual que los pacientes bajo el cuchillo del cirujano, anhelamos la facilidad actual en lugar de la eliminación de la verdadera causa del trastorno. En medio del torbellino de la vida "atado a su rueda", podemos "confundir su fin"; arrestaría la maquinaria antes de que la arcilla esté lo suficientemente impresionada como para que un "recipiente se encuentre para el uso del Maestro".

II LA DIVINA DISPOSICIÓN. La ayuda nos la brinda el Espíritu de Dios. La misma sensación de insatisfacción es una señal del Espíritu que mora en nosotros. El mundo se maravilla ante la lamentación tan frecuente en la biografía religiosa. Pero estar bastante contento alberga la muerte del alma. Considerarse perfectamente sabio es una señal segura de autoengaño. El Espíritu rompe las profundidades de una monotonía imperturbable. El emperador Augusto deseaba ver el maravilloso sofá en el que un hombre dormía sereno a pesar de su gran endeudamiento. El gemido del cristiano es un avance sobre el de la creación natural. No es simplemente lamentos y murmullos; Es por razones espirituales. Se le hace consciente de su filiación divina, y tiene que conciliar su confianza en el Padre con su actual esclavitud molesta. La creación anhela el desarrollo; el cristiano siente su pecaminosidad y suspira por salvación. Su gemido demuestra un anhelo de infinitud; que fue hecho para Dios, y nada menos puede satisfacer. Al igual que el corazón perseguido por los perseguidores, hasta que las lágrimas brotan de los ojos y la humedad es negra por los costados, el cristiano "tiene sed del Dios vivo". Para él, dejar de aspirar es morir, ya que el cese de la actividad en frío extremo significa un descanso fatal. La esclavitud involuntaria es una "libertad incipiente". Este gemido es una intercesión del Espíritu, una expresión demasiado grande para las palabras, una poderosa súplica con Dios. Tenemos la defensa de Cristo sin nosotros, y la intercesión del Espíritu Santo dentro. "Te enviaré otro abogado". Tal defensa nos asegura el bien. El Espíritu es "las primicias", y la cosecha de oro seguramente seguirá al que cosecha. Estos anhelos son el fervor del cumplimiento de nuestras mayores esperanzas, una promesa de que el Padre no significa que siempre debemos ser pisoteados, manchados e imperfectos en el conocimiento. ¡Qué grande el aliento para orar! Aunque no estamos seguros de qué es exactamente lo que queremos, nuestras vagas aspiraciones no son inútiles. Somos elevados por ellos. La oración es la ley de Dios, aunque no podemos decir cómo actúa sobre Dios. Sabemos que en la esfera humana un padre ejerce su poder de ayuda amorosa cuando su hijo llora en problemas. Y Dios lee la mente de su propio Espíritu, instándonos a derramar nuestros corazones ante su trono de gracia. Podemos orar, entonces, aunque nos demos cuenta de nuestra incapacidad para expresar nuestras necesidades. Podemos interpretar la mirada suplicante del animal tonto, o la expresión de sufrimiento del bebé; Les proyectamos nuestro espíritu y, por simpatía, entendemos sus deseos. Y nuestras declaraciones rotas, o las frases estereotipadas de la Liturgia, se multiplican por el Espíritu en una poderosa intercesión en nuestro nombre. Aunque tememos no preguntar mal, Dios entenderá bien, ni otorgará una bendición perjudicial. La dirección del anhelo del Espíritu estimulado dentro de nosotros está siempre de acuerdo con el juicio de los Sabios. S.R.A.

Romanos 8:32

Un argumento consolador.

Este es uno de los capítulos más maravillosos de toda la Escritura, por la altura a la que se eleva y la amplitud de sus concepciones. Es rico en doctrina, en promesa y en consuelo. Habiendo escalado, por así decirlo, el monte de Dios, el apóstol llega a la cumbre, se encuentra bañado en la misma luz de Dios.

I. UNA VERDAD GLORIOSA Y SOLEMNE CONMEMORADA. "Dios no escatimó a su propio Hijo". Dios ha sabido lo que es estar afligido por la partida y la muerte de su amado. Ahora no es necesario detenerse en esos sufrimientos de Cristo en la crucifixión: el bautismo de horror, oscuridad y sangre en el que el Sol de Justicia se estableció durante dos días. El Dios que en su tierna misericordia interviene y evita a los delincuentes tomados en armas contra él, entonces parecía sordo a los gritos de su Hijo unigénito. Debe beber la copa amarga hasta las heces. Agar en el desierto se dio la vuelta para no ver morir a su hijo. Ella oró, e Ismael vivió. Sin embargo, Dios vio a su Hijo postrado en el jardín, y sin embargo lo entregó por todos nosotros. ¡Qué puede dar tales puntos de vista sobre la enormidad del pecado como el sacrificio de Cristo! Cuando las duras leyes de hierro nos tientan a no creer en la compasión de nuestro Creador, el espectáculo del Cristo sufriente nos tranquiliza. No hay falta de sabiduría, poder o amor, por severa que sea la necesidad que impulsa nuestra angustia. "Un hombre perdona a su propio hijo que le sirve" todo trabajo innecesario, pero el servicio más grandioso puede implicar el trabajo más severo. "Aunque era un Hijo, aprendió que obedecía por las cosas que sufrió; y al ser perfeccionado, se convirtió en el Autor de la salvación eterna".

II EL ARGUMENTO QUE ESTA VERDAD SE USA PARA APLICAR. Si Dios otorga tal regalo, ¿qué retendrá?

1. Cuando éramos enemigos, él entregó a su Hijo en nuestro nombre; ¿Cuánto no hará por nosotros ahora que somos amigos? La mediación de Cristo nos ha restaurado a una posición de pacto.

2. Jesucristo es la suma de todos los buenos dones, inestimables, indescriptibles. ¡Nada más precioso a los ojos de Dios que su querido Hijo! Es absurdo suponer que nos rechazará un regalo menor. Todo bien está encarnado en Cristo; otras bendiciones son frutos de su árbol de la vida. El es el sol; otro brillo no es sino rayos de ese sol.

3. El don de Cristo fue con el propósito expreso de abrir una puerta a través de la cual todas las demás cosas buenas podrían pasarnos. Él es la gran Carta del privilegio cristiano, el Predicador de la paz, el Embajador de la reconciliación, el Canal de la gracia divina. "Todas las cosas son tuyas".

4. Como no hicimos nada para merecer el don de Cristo, las bendiciones menores para enriquecer nuestras vidas no se otorgan según nuestros desiertos, sino según la generosidad gratuita de Dios. Él da abundantemente "sin dinero y sin precio".

5. La única condición es recibir a Cristo. Estos dones se deben tener "con Cristo", o no se deben tener en absoluto. ¿Qué se puede decir de él que puede tratar a la ligera esta estupenda bendición? Si Dios no escatimó a su propio Hijo, ¿qué debe esperar el impenitente que se niega a obedecer la voluntad de Dios y se endurece en la incredulidad? Dirígete a él en oración, y emplea la petición persuasiva, "por el amor de Cristo" - S.R.A.

Romanos 8:35

Amor victorioso

Este capítulo es como una corriente que reúne fuerza y ​​volumen a medida que fluye. Comenzando con el estado del cristiano como uno libre de condena, termina colocándolo en la cima de la victoria, radiante con el amor de Dios. Es un capítulo lleno de Cristo. Cristo en humillación y triunfo; Cristo como el sacrificio en quien el pecado fue condenado, y, como el Redentor resucitado, el primogénito de muchos hermanos; Cristo como la Fortaleza actual de su pueblo por su Espíritu interno, y, como sentado en el trono, el Hijo perfecto de Dios, a cuyo linaje deben conformarse todos los hijos. La retórica sincera del apóstol lo lleva a convocar a todos los adversarios al tribunal, y desafiarlos a demostrar su capacidad para alterar sus razonamientos y destruir las esperanzas de los seguidores de Cristo. ¿Quién o qué cortará el lazo que los une a su Señor?

I. EL SIGNIFICADO DEL RETO. "¿Quién nos separará del amor de Cristo?" El pasaje requiere que comprendamos la expresión que se refiere más bien al amor de Cristo por nosotros que a nuestra respuesta a su amor. Vea el paralelismo con Romanos 8:37, "a través del que nos amó". Y Romanos 8:39 habla de "el amor de Dios, que es en Cristo Jesús nuestro Señor". Esta interpretación no pierde ningún significado, ya que el afecto de Cristo implica nuestro amor a cambio, como su resultado natural. La expresión es, en verdad, una descripción de nuestra religión. Ser separado del amor de Cristo significa una pérdida total.

1. El cristianismo se funda en el amor de Cristo. Esto miraba lastimosamente a nuestro mundo oscuro e indefenso. Brillaba a través de todos los símbolos de la Ley, señalando a los fieles al Salvador que vendría. Le daba nervios soportar su angustia en el jardín y en la cruz. Le ha provisto al hombre un día de gracia y la dotación del Espíritu para renovar y santificar.

2. La nueva vida depende de la continua manifestación de este amor. Elimina la luz solar y la planta se enferma y muere. Deje que se detenga el suministro de aire de arriba y el buzo no pueda respirar. Sin el amor de Cristo operando en el corazón, las ordenanzas más dulces pierden su sabor, la comunión al leer y la oración se eclipsa, ningún arco iris ilumina las lágrimas de la penitencia. El amor de Cristo derramado en el extranjero es la raíz de la obediencia. De ella sacamos nuestros motivos más influyentes para la santidad y el servicio. El lustre de nuestros actos se ve empañado a menos que esté rodeado por esta banda dorada.

3. El amor de Cristo es el amor de Dios aquí revelado. Cristo es el cuerno de la abundancia por el cual el Padre derramaría en el regazo de sus hijos todas las cosas buenas. Ser separado de este amor debe significar, por lo tanto, nuestro alejamiento de todo lo que nos eleva hacia el cielo. Si esto sucediera, el cristianismo quedaría inmóvil en un mar helado, las ondas y las olas se mantendrían en forma, pero no en movimiento y poder, un desperdicio de hielo del desierto. La consulta no es meramente oratoria. Los esfuerzos por interceptar el amor de Cristo se reiteran y prolongan. Las palabras que siguen no son términos vacíos, no son visiones de la noche, sino enemigos severos, combatientes que se encuentran durante el día.

II LA RESPUESTA CONFIDENTE. El apóstol responde a su propia pregunta. Mire las cosas particulares enumeradas, y luego aprecie la seguridad apostólica.

1. Las pruebas de la vida no pueden vencer los propósitos del amor de Cristo. "La tribulación, la angustia, el hambre, la desnudez", aunque pueden nublar nuestro camino y despertar un grito amargo, sin embargo, en lugar de ser considerados como indicios de abandono, son más bien signos de la disciplina providencial que perfecciona la santificación. El buen Pastor se mueve a una mayor compasión al ver las heridas de su rebaño.

2. La hostilidad de un mundo incrédulo no puede disolver esta unión. "Persecución, peligro y espada" no hacen más que comparar al sirviente con el Maestro. La piedad ha prosperado más en días de ridículo y tormento. El heroísmo cristiano sufrió alegremente la pérdida de bienes, franjas y encarcelamiento; Convirtió las cárceles en fanes sagrados que resonaban con alabanzas y oraciones. "En el hecho de que sufrió la tentación", demostró ser "capaz de socorrer a los que son tentados".

3. El apóstol avanza en su enumeración. Ni la "muerte", por sombría que sea su aspecto, ni la "vida", con sus trampas y embrujos, sus competencias, sus pequeñeces, pueden lograr separar al peregrino del amor protector de su Guía. Tampoco pueden los batallones a distancia del mal ganar la victoria. Cristo triunfó sobre ellos y aún conquista.

4. Finalmente, el apóstol resume la afirmación enfática y comprensiva de que ni las fuerzas del tiempo, "las cosas presentes y por venir", ni las fuerzas del espacio, "altura y profundidad", desconciertan la imaginación o deprimen el alma, no, "ni ninguna otra cosa creada", arriba o abajo, personal o impersonal, animada o inanimada, conocida o desconocida, derrotará el propósito amoroso de Cristo en la salvación de su pueblo. "Muchas aguas no pueden ahogar su amor, ni las inundaciones lo apagan".

III. ESTA CONFIANZA JUSTIFICABLE.

1. La dignidad de la persona de Cristo y la perfección de su carácter prohíben el miedo. Su amor no vacila, no es voluble; crece, pero nunca disminuye. No emprende lo que no puede lograr, ni comienza lo que está más allá de su poder para terminar. Los enemigos de nuestra salvación fueron previstos y medidos desde el principio. Dudar es deshonrarlo.

2. Toda la tendencia del esquema redentor está en contra de cualquier suposición de abandono por parte de Cristo. ¡Qué infinito el precio ya pagado! ¡Cuán constante y seguramente el gran diseño de la salvación ha marchado a través de los siglos, desarrollando una sabiduría cada vez más profunda y recursos inagotables! Podríamos preguntarnos si el hombre no se había quedado solo en su rebelión y se creó una nueva raza; pero la elevación del hombre, prometida y comenzada, indica que el cumplimiento final de nuestras esperanzas más puras y brillantes.

3. Innumerables biografías confirman la declaración del apóstol. ¡Que nuestra vida agregue otro testimonio! Mire las fuerzas opuestas a nuestra firmeza, y luego, como Peter, nos desanimamos y comenzamos a hundirnos. Fije la mirada en Cristo, y nuestro coraje alegre, nuestra convicción triunfante de su amor inquebrantable, prestará por sí mismo tal vigor a nuestra lealtad que toda comprensión del desastre se desvanecerá.-S.R.A.

HOMILIAS POR R.M. EDGAR

Romanos 8:1-45

"El paraíso se recuperó".

El último capítulo, después de resaltar la insuficiencia de la Ley para santificar, termina declarando la suficiencia de Cristo. A través de él, como nuestro Libertador del cuerpo de la muerte, estamos habilitados para entrar en una experiencia que se ha denominado correctamente "Paraíso recuperado". £ En la primera sección, que ahora debemos considerar, tenemos ante nosotros la victoria que el Espíritu Santo asegura sobre el pecado y la muerte.

I. EL ESPÍRITU DE CRISTO ESTABLECE EL ALMA EN SANTIDAD. (Romanos 8:1-45.) Después de lo que se ha dicho en Romanos 7:1-45., se ve que "ahora no hay ninguna condena para ellos que están en Cristo Jesús". El alma ha muerto a la Ley en la muerte de Jesucristo, y, ahora resucitado, está casado con otro, incluso el Cristo resucitado. Y este mejor Marido ha puesto el alma bajo otra y mejor ley de la vida, lo que se llama en este pasaje "la ley del Espíritu de vida", y las declaraciones de Pablo nos permiten ver cómo funciona. Y aquí es bueno pretender que la ley y el Espíritu no son antítesis. El Espíritu tiene, de hecho, su ley de operación, y es esto lo que tenemos ante nosotros.

1. El Espíritu emancipa el alma de la ley del pecado. La Ley, es decir, la Ley de Moisés, nunca podría hacer esto. Era débil a través de la carne y no tenía el poder necesario. Por otro lado, el Espíritu toma la vida de Cristo, la aplica y produce la emancipación a través de ella. La gracia de Dios se ve en "enviar a su propio Hijo", es decir, "el Hijo de sí mismo"; e hizo su advenimiento "a semejanza de carne pecaminosa", es decir, no vino como una aparición, sino en un cuerpo real, pero se diferenciaba de otros cuerpos humanos en que no era "carne pecaminosa". Y su propósito al asumir la carne sin pecado era que él podría ser "una ofrenda por el pecado" (versión revisada), y por lo tanto podría "condenar el pecado en la carne". Toda su vida en la carne fue, de hecho, una condena del pecado; pero la condena llegó a su punto culminante cuando en la cruz Jesús expulsó la culpa humana. Como un escritor poderoso ha afirmado bien la verdad del pasaje, "los creyentes se hacen 'participantes de la naturaleza Divina'. Se les da a conocer la naturaleza del Padre a través del Hijo, y como los rayos de luz que pasan a través de un medio coloreado toman los tonos del medio por el que vienen, así el Espíritu de Dios, viniendo a nosotros a través de Cristo encarnado, es bautizado en las humanidades de su Persona, y por lo tanto se convierte en el dispensador de la misericordia divina, ya que esa misericordia se reveló en la carne. De modo que "lo que la Ley no podía hacer, en que era débil a través de la carne [no tenía simpatía" poder para tocar la naturaleza emocional], Dios enviando a su propio Hijo a semejanza de carne pecaminosa, y por el pecado, condenó el pecado en la carne, para que la justicia de la Ley [que requiere amor, pero no puede producirla] pueda cumplirse en nosotros, que caminamos no según la carne, sino según el Espíritu ". £ £

2. El Espíritu capacita al alma para cumplir la justicia de la Ley caminando, no según la carne, sino según el Espíritu. "La justicia de la Ley", en Romanos 7:4, se da en la Versión Revisada como "la ordenanza de la Ley" (δικαίωμα, no δικαίοσυνη). Pero la idea es clara. La vida perfecta es el ideal del Espíritu. En consecuencia, viene a inspirar y a condenar. Él nos impulsa a "caminar según el Espíritu", en el camino espiritual que pisó nuestro Salvador, y así nos encontramos, a través de la apreciación de la vida de Jesús, llegando a ser progresivamente santos en su carácter, aproximándonos constantemente hacia la perfecta justicia que moraba en él. . Es esta inspiración para la vida santa la que derrota la ley del pecado. Esta es la verdadera victoria. La salvación no se debe tanto a la incomodidad del infierno como a la mayor desgracia del pecado. Como uno ha dicho muy correctamente: "Si mi religión es hacerme sentir cómodo a pesar del mal genio y las formas de negocios descuidadas, y las palabras que no son exactamente ciertas, entonces digo deliberadamente, mejor los fuegos del infierno que eso consuelo, si tan solo pudieran quemarse dentro de mí ya través de mí una gran aborrecimiento de todo lo que es malo ".

II A TRAVÉS DE DESTRUIR EL PECADO, EL ESPÍRITU DESTRUYE LA MUERTE. (Romanos 7:5-45.) Mientras "pensemos en las cosas de la carne", es decir, nos ocupemos de ellas para excluir o subordinar las cosas espirituales, somos, como "carnales". en un estado de muerte espiritual Esta "mente de la carne es la muerte" (versión tan revisada). Y cuando analizamos esta muerte del alma, encontramos que consiste en al menos estas tres cosas:

(1) enemistad con Dios (Romanos 7:7);

(2) rebelión contra su Ley; y

(3) separación de él como aquellos que no son agradables a su vista (Romanos 7:8). El resultado de tal estado es la miseria. "Paraíso perdido" es la verdadera expresión del estado carnal. Es en este estado de miseria, entonces, que el Espíritu de Dios se inserta y propone:

1. Destruir esta muerte espiritual destruyendo el pecado. En el momento en que nos convertimos en "mente espiritual", hemos pasado la frontera entre "Paraíso perdido" y "Paraíso recuperado". Encontramos que tanto "vida como paz" son el resultado de la mentalidad espiritual. "Aquí", dice De Rougemont, "estamos en plena vida y en plena paz; hay de alguna manera en la montaña de Dios el paraíso terrestre de la fe y de la esperanza; está el dulce sol del Edén, está su dulce sombras, están sus aguas límpidas que murmuran, está su árbol de la vida cuyos frutos son la envidia de los ángeles, si no tienen abundancia similar. Nadie antes de Jesucristo había conocido el camino y había pasado el portal de este jardín. de deleite. El Hijo de Dios descendió a las partes más bajas de la tierra y enseñó la existencia a sus discípulos. De repente, fueron transportados allí en el Día de Pentecostés por el aliento impetuoso del Espíritu de Dios ".

2. El Espíritu también propone destruir la mortalidad del cuerpo mediante la resurrección. ¡Pobre de mí! en la conversión no nos volvemos inmortales. El cambio de corazón indudablemente tiene un buen efecto en el cuerpo, pero no reemplaza una mala constitución por una buena, ni rehabilita el cuerpo. El cuerpo permanece muerto a causa del pecado, incluso cuando el espíritu se ha convertido en vida debido a la justicia. Pero el espíritu justificado y santificado dentro del hombre no va a estar perpetuamente encadenado a un cuerpo moribundo. El Espíritu de Dios, que ha efectuado el cambio vital interno, es el Espíritu que levantó a Jesús de la muerte. Esa resurrección de nuestro Señor es la promesa de nuestra resurrección corporal. Dios no va a dejar su trabajo a medio hacer. Habiendo levantado nuestros corazones muertos de la tumba de la transgresión y del pecado, no nos va a dejar en un estado de mortalidad física. Habiendo levantado la cabeza, los miembros también serán "resucitados". Los cementerios no se dejarán como trofeos del rey de los terrores. Serán despojados de sus presas por el poder vivificante del Espíritu Divino. Dios quiere salvar a su pueblo, cuerpo y alma. Así, nuestro evangelio es el de la resurrección. El árbol de la vida en el Paraíso recuperado resultará victorioso sobre nuestra mortalidad, y nos habrá conferido en cuerpo y alma una inmortalidad como la de nuestro Maestro.

"Los dolientes ya no deben llorar, ni llamar muertos a los cristianos difuntos, porque la muerte es santificada en el sueño, y cada tumba se convierte en una cama.

Ahora una vez más la puerta de Edén

¡Abiertos los ojos de los mortales, porque Cristo resucitó y el hombre resucitará!

Ahora por fin, todas las cosas pasadas

La esperanza, el gozo y la paz comienzan; ¡Porque Cristo ganó, y el hombre ganará! No es el exilio, descansa en lo alto;

No es tristeza, paz de la lucha;

Quedarse dormido no es morir;

Morar con Cristo es una vida mejor. Donde nuestro estandarte nos lleva Podemos ir con seguridad; Donde nuestro Jefe nos precede, Podemos enfrentar al enemigo. Su brazo derecho está sobre nosotros, Él nos guiará; Cristo ha ido antes que nosotros; Cristianos! ¡seguirte! "(John Mason Neale.)

R.M.E.

Romanos 8:12-45

El espíritu de adopción.

En la sección anterior hemos encontrado "El paraíso restaurado", a través del Espíritu destruyendo el pecado y, por lo tanto, la muerte dentro de nosotros, primero en el alma y luego en el cuerpo. Pero esta experiencia de mentalidad espiritual se realiza en la línea del amor adoptivo de Dios. El Espíritu emancipador es el Espíritu de adopción. Notemos las etapas que aquí presenta el apóstol.

I. NUESTRA OBLIGACIÓN ES AHORA AL ESPÍRITU, Y NO A LA CARNE. (Romanos 8:12, Romanos 8:13.) El Espíritu de Cristo nos ha liberado de toda condena; él ha asegurado una medida de santificación, y la muerte es derrotada en el alma y será en el cuerpo. Tal trabajo conlleva una clara obligación con él. Somos sus deudores. Nos damos cuenta en consecuencia:

1. Que no estamos obligados a vivir según la carne. Hacerlo solo sería cortejar la muerte. Sería volver a nuestro vómito, como el perro inmundo; sería revolcarse una vez más en el lodo, como el cerdo una vez lavado.

2. Estamos obligados a mortificar los actos del cuerpo, y así vivir. La mortificación de los deseos y las lujurias carnales es el gran deber que el cristiano debe al Espíritu que condesciende a habitar en él. Es un proceso doloroso, pero pasa a uno sin dolor. Cuando nos lo proponemos seriamente, nos recompensa abundantemente. Y encontramos que la mortificación de los actos del cuerpo es el secreto de la vida. Por lo tanto, es evidente que la lucha de la última parte del séptimo capítulo también se encuentra en el octavo. El progreso cristiano, como hemos visto, es a través de antagonizar nuestros deseos y tendencias pecaminosas, y así cumplir en gran medida nuestra obligación con el Espíritu puro que condesciende a morar dentro de nosotros (cf. 'Comentario de Shedd', en loc.).

II La filiación se realiza en esta sumisión al espíritu. (Romanos 8:14.) El amor adoptivo de Dios se realiza en el interior. Él puede dar el espíritu de familia, así como la posición legal como hijos. La filiación entre los hombres, y especialmente la adopción, puede ser indigente del espíritu de devenir. Los niños pueden despreciar a sus padres o a sus padres adoptivos y tratarlos sin consideración. Pero en la filiación dada por Dios hay, como esencia, sumisión al Espíritu de Dios. El alma adoptada se abandona a la inspiración divina; se alcanza la actitud filial correcta; y la vida se convierte en el resultado de la inspiración. Solo son hijos de Dios que son guiados por su Espíritu.

III. TODOS LOS NIÑOS VERDADEROS DE DIOS PROBAN ORACIÓN. (Romanos 8:15.) El espíritu de esclavitud que lleva a las almas a temer como esclavos afectados antes de que Dios sea expulsado por el Espíritu de adopción, y dentro de nosotros está el grito divinamente inspirado, "Abba, Padre". Así como a los niños verdaderos les encanta tener comunión con sus padres terrenales, a los hijos de Dios les encanta tener comunión con sus padres celestiales. La oración es una de las mejores pruebas de nuestra relación con Dios. Es el instinto de un niño adoptado. De esta manera se realiza la relación espiritual. Así como la comunión es la esencia de la relación familiar, también lo es con la familia de Dios.

IV. LOS NIÑOS RECIENTES RECIBEN EL TESTIGO DEL ESPÍRITU A SU HIJA. (Romanos 8:16.) El testimonio del Espíritu es algo distinto del testimonio de nuestra propia conciencia, como lo implica el versículo. Este último coincide con el primero. ¿Entonces que es? Si consideramos a Jesús en su oración bautismal, encontraremos que recibió no solo el regalo del cielo abierto, es decir, toda revelación necesaria, y el regalo de la paloma descendente, es decir, la inspiración perfecta, sino también la audible. La seguridad de su filiación, cuando la voz vino del cielo para decir: "Tú eres mi Hijo amado, en quien tengo complacencia". El Padre le asegura al Hijo su relación inefable. Ahora, este pasaje muestra que hay algo que corresponde a esta garantía otorgada a los hijos de Dios. Están capacitados para escuchar la voz del Padre, y de ese modo se tranquilizan. No es, por supuesto, una voz audible, como cuando dijeron: "tronó"; Sin embargo, una voz que habla a casa con el espíritu interior. Viene a través de la Palabra de Dios. Hasta cierto punto, la Biblia es un espléndido tesoro literario; pero el Espíritu viene, y la Biblia se convierte en un libro para niños, con la voz de un Padre sonando amorosamente a través de todo. Se encuentra que estos tonos espirituales coinciden con la experiencia, y tenemos el testigo dentro. Es así que estamos capacitados para examinarnos a nosotros mismos a través de la Palabra de Dios. Comenzamos a leerlo como los niños a quienes un padre está hablando fielmente, y de ese modo nos sentimos seguros y consolados. £ £

V. LOS NIÑOS ORACIONES A TRAVÉS DE ESCUCHAR LA VOZ DEL PADRE VEN A REALIZARSE QUE SON HEREDEROS DE DIOS, Y JUNTOS CON CRISTO. (Romanos 8:17.) La herencia tiene éxito en el sentido de filiación. Ahora, en las herencias terrenales, la triste condición ahora es la muerte de los padres; pero no fue así bajo la antigua ley. Luego, como en la parábola del hijo pródigo, la herencia podría dividirse en la vida del padre y disfrutarse con él o lejos de él. £ Así el padre le dice al hijo mayor: "Todo lo que tengo es tuyo". y la promesa a los hijos de Dios es clara: "Todas las cosas son tuyas; ya sea Pablo, o Apolos, o Cefas, o el mundo, o la vida, o la muerte, o las cosas presentes, o las cosas por venir; todas son tuyas; y ustedes son Cristo, y Cristo es el Dios "(1 Corintios 3:21-46). Cuando nos damos cuenta, por lo tanto, que Dios es para nosotros "en general", entonces hemos entrado en nuestra herencia con él. Y lo que se suma a su preciosidad es el hecho de que es una herencia conjunta con Cristo. Es a través de él que se ha convertido en nuestro. Lo que él recibe nosotros lo conseguimos. Él ha criado a sus hermanos y hermanas a través de la adopción a la plataforma de su propia herencia.

VI. LA COMUNIDAD EN EL SUFRIMIENTO ES EL SIGNO Y LA COMPROMISO DE LA COMUNIDAD EN LA GLORIA QUE VIENE. (Romanos 8:17.) Ahora, debemos recordar que la comunión a través del sufrimiento es la comunión más cercana de todas. Es cuando los corazones están juntos en los fuegos que se sueldan o se funden en uno. Ahora, la vida se hace tarde o temprano para el verdadero hijo de Dios como el horno de fuego de Nabucodonosor, con uno como el Hijo de Dios en el fuego junto con él. "A quien el Señor ama, castiga y azota a todos los hijos que recibe" (Hebreos 11:6, Hebreos 11:7). Es a esta comunión en sus sufrimientos que somos llamados providencialmente, para que podamos llegar a su debido tiempo conforme a su muerte (Filipenses 3:11). Debemos reconciliarnos con nuestra herencia de sufrimiento, ya que es a través de ella que, por regla general, alcanzamos nuestra herencia de sabiduría, y como sufrimiento con Cristo es la señal y la promesa de ser glorificados junto con él, debemos saludar. como la marca de la primogenitura, y regocíjate en la esperanza de la gloria. — RME

Romanos 8:18-45

Salvación a pesar del sufrimiento.

El "paraíso recuperado" en esta vida no es una condición sin dolor ni dolor. Los hijos de Dios son castigados. Ellos saben lo que es el sufrimiento. Y aquí está la gran evidencia religiosa. Cuando el mundo ve a hombres y mujeres compuestos e incluso alegres en medio de tribulaciones incalculables, entonces ve una realidad en la religión. Job, por ejemplo, era una evidencia de la realidad de la religión que, incluso Satanás mismo, no podía negar ni negar. ¿Cómo es que el espíritu cristiano puede afirmar su supremacía en medio del sufrimiento del carácter más intenso? Es porque está habilitado para vigilar el bien oculto y bendecir a Dios por ello. Y así, en esta sección tenemos el espíritu del apóstol afirmando sobre este importante tema.

I. HAY EL CONTRASTE ENTRE LOS SUFRIMIENTOS ACTUALES Y LA SANTIFICACIÓN PERFECTA. (Versículo 18). El fin de Dios en sus dispensaciones es crear una gloria en nosotros de carácter eterno: la gloria de la santificación cuando llega en plenitud. Podemos ver el precio que pagamos en las estrofas de la poetisa.

"A través de largos días angustia,

Y las noches tristes hicieron dolor,

Forja mi escudo, resistencia,

¡Brillante y sin manchas!

"Duda, en cavernas brumosas,

'Horrores medio oscuros buscados,

Hasta mi joya sin igual

Fe, para mí ella trajo,

"Dolor que me cansé

Debería permanecer tanto tiempo

Enroscado mi gloria estrellada

La brillante corona de la canción.

"La lucha que sacudió mi espíritu

Sin esperanza ni descanso

Dejó la flor floreciente

Paciencia, en mi pecho "('Legends and Lyrics' de Miss Procter).

Ahora, cuando miramos lo que se paga y lo que se compra, debemos admitir que el trato es bueno, porque la gloria de la santificación es importante y eterna. "La leve aflicción", dice el apóstol en otra parte, "que no es sino por un momento, nos genera un peso de gloria mucho más eterno y excedido (2 Corintios 4:17).

II EN EL SUFRIMIENTO, ESTAMOS EN COMUNIÓN CON TODA LA CREACIÓN. (Versículos 19-22.) Cuando miramos el Libro de Job, vemos que el hombre de Dios es un paciente especial. Pero Dios señala en la continuación del libro que la perplejidad en la experiencia de Job se corresponde con la perplejidad que impregna toda la naturaleza. Así es con el sufrimiento. Podemos verlo a través de la naturaleza. El sufrimiento de la naturaleza humana solo está en línea con el sufrimiento de la naturaleza. Y aquí tenemos que comentar que:

1. El estudio de la naturaleza muestra un largo progreso a través del sufrimiento hacia formas superiores. Esta es la lección de la evolución en la medida en que es una verdad. La "lucha por la existencia" es un progreso doloroso hacia formas más perfectas. A nuestro galardonado filosófico puede parecerle un misterio que la naturaleza debería ser "tan cuidadosa con el tipo" y "tan descuidada con la vida de soltero"; no, él continúa para ver que ella deja ir a "mil tipos", y parece no importarle nada. £ Pero si tomamos la gran procesión en su conjunto, podemos ver que encarna el progreso del dolor a una forma más perfecta. La creación gimiente arroja luz sobre la santificación a través del sufrimiento y el dolor.

2. Del presente nacerá un nuevo estado de cosas en el que la naturaleza compartirá la restauración de los hijos de Dios. La misma palabra "naturaleza", que significa "algo por nacer", es una profecía similar a lo que el apóstol aquí da. Si la Naturaleza, sin ningún defecto moral, ha sido sometida a vanidad; si se ha hecho, sin su consentimiento, la ilustración dolorosa de la verdad moral y espiritual; entonces podemos esperar que un Gobernador justo como Dios le dé una compensación a la Naturaleza y le permita compartir la gloriosa libertad de sus hijos. £ Sin duda es significativo que ese cristiano varonil, Frank Buckland, cuando se estaba muriendo, dijo: "Voy a hacer un largo viaje donde creo que veré una gran cantidad de animales curiosos. Este viaje debo ir solo". £ Como los animales se salvaron en el arca con Noé, y en Nínive con los penitentes ninivitas, ¿no es razonable suponer que tendrán alguna participación en la regeneración de todas las cosas?

III. EL HOMBRE COMO ALMA DEL MUNDO INTERPRETA EL TRAVAIL DE LA CREACIÓN. (Versículos 23-27.) Y aquí no podemos hacerlo mejor que retomar los puntos que les da San Pablo.

1. La aspiración del hombre sobre el cuerpo. (Versículo 23.) Porque el cuerpo debe ser redimido, no descartado. Es esta "esperanza" la que nos salva en nuestras angustias actuales (versículo 24). £ Si no tuviéramos esta esperanza, inevitablemente deberíamos desesperarnos. Y junto con la esperanza viene la paciencia, de modo que "la paciencia de la esperanza" se convierte en la actitud de todas las almas fieles. £ Entonces:

2. El Espíritu Santo respalda nuestros gemidos después de los mejores cuerpos. (Versículo 26.) La oración no es todo articulada. Un gemido, un suspiro, una lágrima, pueden tener todos los elementos de oración dirigidos al corazón del Altísimo. Ahora, a algunos santos se les ha comunicado tal sufrimiento que los obligó a gemir de deseo después de una condición mejor, porque prometía. Estos gemidos, que son demasiado profundos para ser articulados, son inspirados por el Espíritu. Presionó de espíritus probados estos anhelos indescriptibles.

3. Dios, el buscador de corazones, responde a estos gemidos indecibles. (Versículo 27.) Tenemos aquí toda la filosofía de la oración. Es la expresión inspirada, articulada o no, de lo que está de acuerdo con la voluntad Divina, y el Buscador del Corazón reconoce en la oración solicitada el regreso a él por su propia voluntad, y así puede responder. £ £

IV. ESTE ES EL MEJOR MUNDO POSIBLE PARA UNO QUE AMA A DIOS. (Verso 28.) Hay un cierto idealismo que nos inspira a todos. Según nuestro estado interior es nuestro mundo exterior. "Está en nosotros mismos que somos así o así". En consecuencia, si hemos aprendido a amar a Dios, tomamos todas las cosas como animadas por un propósito Divino de bien para nosotros. El sufrimiento puede venir, pero se trata de santificar. La fe se vuelve así optimista. Levanta la cabeza, sabiendo que su redención se acerca. Se niega a ser pesimista. A pesar de todos los inconvenientes, la gloria de la santificación está en camino. Y así, aquellos que han sido llamados por un Dios amoroso al ejercicio del amor, descubren a su alrededor que todas las cosas están cooperando para el santo fin de Dios de hacer que sus hijos sean más santos y más aptos para su comunión. No podríamos estar mejor situados de lo que estamos para la santificación. Un poeta sobre el tema "Está bien" ha escrito así:

'' Entonces dijeron, quién vio las maravillas

Del poder y el amor del Mesías;

Entonces cantan, quienes ven su gloria

En la casa del padre arriba:

Siempre leyendo en cada registro

Del pasado extrañamente variado,

"Todo estuvo bien, lo que Dios designó,

Por fin todo ha funcionado para bien.

"Y así, mientras los años son fugaces,

Aunque nuestras alegrías se han ido con ellos,

En tu amor inmutable regocijo

Viajaremos tranquilamente;

Hasta que por fin, todo el dolor se acabó,

Cada uno de nuestros cuentos de gracia contará,

En el coro celestial uniéndose:

'¡Señor, has hecho todas las cosas bien!' "(Cf." Cruz cambiada de Randolph y otros poemas ")

V. LA CONFORMIDAD CON LA IMAGEN GLORIOSA DE CRISTO ES LO QUE DIOS HA VISTO PARA AQUELLOS A LOS QUE LLAMA. (Versículos 29, 30.) El evangelio es el plan de Dios para asegurar una multitud de niños que serán como Cristo. Envió a su único Hijo, "el Hijo unigénito", al mundo para asegurar a muchos hermanos y ser el Primogénito entre ellos. No hay celos estrechos aquí! En el sentido más sagrado, es cierto con respecto a la familia de Dios que "cuanto más haya en él," más feliz será todo. Ahora, el propósito de Dios, el conocimiento previo y la predestinación se ven privados de cada característica repulsiva, cuando tenemos en cuenta que los individuos no están predestinados a la salvación sin tener en cuenta su estado moral. Están predestinados a ser como Cristo. Los hombres pueden rechazar el llamado de Dios a la semejanza de Cristo, pero su propósito no es anulado por tal maldad. Su propósito era puro al llamar ellos, a pesar de que rechazan el llamado. Y así, a la luz de este santo propósito, hacer que los hombres sean como Cristo es que debemos considerar la predestinación, y el llamado, y la justificación, y la glorificación. La gloria cuando se alcanza , la gloria de la semejanza de Cristo, arroja su halo celestial sobre todos. ¡Que todos alcancemos ese paraíso de experiencia, semejanza a nuestro bendito Señor!

Romanos 8:31-45

La fe se eleva a la seguridad.

Hemos apreciado el paraíso del perdón, de la aceptación, de la santificación, en el cual, a pesar de los sufrimientos de esta vida, los creyentes en Jesús vienen. Y ahora debemos estudiar ese himno de seguridad valiente, en el que se levanta el apóstol al final del capítulo. En ninguna parte San Pablo se eleva a una elocuencia más noble que aquí.

I. EL SOLILOQUIO DEL CREYENTE. (Romanos 8:31, Romanos 8:32.) En este soliloquio, el apóstol revisa todo el argumento anterior. Romanos 1:1-45 .- 5. Dios es para nosotros: justificación por la fe; Romanos 6:1-45 .- 8., es Dios en nosotros — santificación por medio del Espíritu de Cristo. ¿Qué se puede decir a estas cosas? Si Dios es para nosotros, entonces preguntamos natural y lógicamente:

1. ¿Quién puede estar en contra de nosotros? Con Dios como nuestro aliado, podemos enfrentar con seguridad el mundo en armas. La seguridad se remonta a su Fuente Divina. No es jactancia, sino humilde dependencia de la fuerza todopoderosa de Dios. The One es más que un rival para todos sus enemigos y para él.

2. Al no perdonar a su propio Hijo, nos ha dado la mayor promesa de su buena voluntad. Al entregar a su Hijo a la muerte por todos nosotros, Dios le estaba dando al hombre su mayor regalo. Implica que los dones menores del Espíritu y de la providencia no faltarán.

"El que su Hijo, el más querido y amado,

Nos diste a morir

¿No dará todas las cosas libremente?

Que bondad puede suministrar?

Fue un argumento similar a través del cual Abraham pasó, empató viajó al Monte Moriah para ofrecer a Isaac como una ofrenda quemada. Encontró allí que Dios había provisto un sustituto en el carnero atrapado en la espesura, y que, por lo tanto, Isaac podía irse libre. En consecuencia, llamó al lugar "Jehová-jireh": el Señor cuidará de todo y no querré nada realmente bueno de sus manos (Génesis 22:1). Cristo crucificado es, por lo tanto, el fundamento de la seguridad del creyente.

II EL DESAFÍO DEL CREYENTE. (Versículos 33-36.) Y aquí tenemos un desafío:

1. A todos los que puedan disputar su derecho a la salvación. (Versos 33, 34.) Para:

(1) La justificación es de Dios. Y ha tenido en cuenta todos los cargos posibles.

(2) El fundamento de la justificación es la muerte de Jesucristo.

(3) La garantía de ello es la resurrección, el reinado y la intercesión de Jesús. Con un Salvador resucitado en el trono, intercediendo por nosotros, ¿quién se atreverá a disputar y quién logrará prevenir nuestro perdón y aceptación? Es así que el apóstol trabaja los grandes hechos de la historia de nuestro Salvador en la experiencia del creyente.

2. Tenemos un desafío a todas las circunstancias adversas. (Versículos 35-37.) El creyente puede desafiar su entorno, como ahora se le llama, así como a sus enemigos. Tribulación, angustia, persecución, hambruna, desnudez, peligro, espada, se descubrirá que todos y cada uno son impotentes para separarlo del amor de Cristo. Jesús, con su brazo amoroso y todopoderoso, puede mantener a su pueblo a salvo en cada prueba y dificultad. ¿Cuáles han sido estas circunstancias adversas sino oportunidades para el ejercicio de preservar el poder? Son oportunidades de oro que Cristo abraza por exhibir su poder para salvar. Y aquí tenemos la verdadera evidencia cristiana de que Jesús puede preservar a su pueblo a pesar de todas las cosas aparentemente adversas.

III. LA PERSUASIÓN SUPREMA DEL CREYENTE. (Versículos 38, 39.) En estos versículos, el apóstol agota la categoría y declara su persuasión de que ninguna de las cosas o personas abrazadas podrá separar al creyente del amor divino. Echemos un vistazo a ellos en orden.

1. La muerte no será un poder separador. Lejos de esto, el creyente puede regocijarse en el hecho de que morir será ganancia; ausente del cuerpo, presente con el Señor. El rey de los terrores solo introducirá el espíritu emancipado en la presencia cercana de su Señor.

2. La vida no demostrará poder separador. Incluso cuando fluye lleno y libre, con todos sus espectáculos llamativos y distractores, no se nos permitirá separarnos del amor de Cristo. De los dos peligros para nuestra unión con Cristo, la vida es mayor que la muerte, pero no tan grande como para derrotar el poder amoroso de Jesús.

3. Los ángeles, principados, poderes, no demostrarán poder separador. Esto debe referirse a los ángeles malvados, a Satanás y sus huestes; porque los buenos ángeles son nuestros ayudantes (Hebreos 1:14). Un Salvador resucitado es más que suficiente para enfrentarlos y derrocarlos a todos.

4. Las cosas presentes, apelando a los sentidos, también serán incapaces de separarnos del amor de Cristo. Son enemigos sutiles y poderosos, pero Cristo puede vencerlos. Puede vencer la inclinación a estar demasiado ocupado con tales cosas.

5. Las cosas por venir, apelando al miedo, serán incapaces de separarnos de Cristo. Ninguna combinación posible de circunstancias puede dejarlo perplejo. Él es más que un partido para todos.

6. La altura, la profundidad o cualquier otra criatura tampoco podrán separarnos del amor del Señor. Ni el espacio ni el tiempo, ni las cosas físicas ni las metafísicas, podrán poner en peligro nuestra unión con Cristo. £ —R.M.E.