EXPOSICIÓN

Defensa contra el cargo de auto-recomendación, que St. Paul no necesita (2 Corintios 3:1). Su suficiencia proviene de Dios (2 Corintios 3:4), quien lo hizo ministro de un pacto mucho más glorioso que el que se le dio a Oseas (versículos 7-11). Este ministerio no necesita velo sobre la cara (versículos 12, 13), ya que hasta el día de hoy oscurece los corazones de los judíos (versículos 14, 15), aunque algún día será removido (versículos 16-18).

2 Corintios 3:1

El ministerio de San Pablo es su carta de recomendación suficiente.

2 Corintios 3:1

¿Comenzamos de nuevo a recomendarnos? El último verso del último capítulo podría ser aprovechado por los opositores de San Pablo para renovar su cargo: que siempre se estaba alabando a sí mismo. Anticipa las sonrisas malignas y de significado con las que escucharían esas palabras. La palabra "nuevamente" implica que este cargo ya se había presentado contra él, tal vez como consecuencia de pasajes como 1 Corintios 2:16; 1 Corintios 3:10; 1 Corintios 4:11; 1 Co. 9: 15-23; 1 Corintios 14:18, etc. Esos pasajes podrían llamarse egoístas y egoístas, si no fuera porque (como explica aquí San Pablo) surgieron solo de un sentido de la grandeza de su oficio, del cual él era el agente casi involuntario, usado por Dios como le parecía mejor. Por lo tanto, dice más adelante (2 Corintios 7: 1-16: 18) que el elogiarse a sí mismo no es una recomendación, y que la verdadera prueba de un hombre es la recomendación de Dios. El verbo "Elogio", utilizado técnicamente en el mismo sentido que nuestras "letras recomendables", también aparece en Romanos 16:1. ¿O necesitamos nosotros, etc.? La lectura, ἢ μὴ, así traducida, está mejor soportada que εἰ μὴ, a menos que tenga una fuerza algo irónica. El μὴ en la lectura ἢ μὴ implica, "¿Puedes pensar que necesitamos", etc.? En general, cuando un extraño llegaba a una Iglesia a la que no conocía personalmente, llevaba consigo algunas credenciales en forma de cartas de autoridades acreditadas. San Pablo considera absurdo suponer que él o Timoteo deberían necesitar esas cartas, ya sea de los corintios o de ellos. Como algunos. No los nombrará, pero se refiere a los judaístas, que se jactaban de sus credenciales para menospreciar a San Pablo, que era demasiado grande para necesitar y demasiado independiente para usarlos. Tal vez apenas podamos darnos cuenta de la profundidad y la amargura del antagonismo oculto bajo esa palabra "algunos" en 1 Corintios 4:18 Gálatas 1:7; Gálatas 2:12. No significa que haya algo desacreditado en el uso de tales letras (porque Apolos las había usado, Hechos 18:27), pero lo vergonzoso fue que San Pablo debería ser menospreciado por no traerlas. Epístolas de recomendación. La frase, ἐπιστολαὶ συστατικαί— "letras introductorias" - era familiar en griego posterior. En los días en que había pocos albergues públicos, y cuando era un deber y una necesidad para las comunidades pequeñas y perseguidas como las de los judíos y los cristianos practicar la hospitalidad (Romanos 12:13; Hebreos 13:2. etc.), era costumbre tanto para las sinagogas como para las iglesias proporcionar a sus amigos y emisarios testimonios auténticos. De lo contrario, podrían haber sido engañados por impostores errantes, ya que, de hecho, los cristianos fueron engañados por el charlatán vagabundo Peregrinus. Podemos ver fácilmente cómo las personas ociosas, inquietas e intrigantes pueden abusar de la costumbre de usar esas letras, a quienes nunca les ha resultado muy difícil conseguirlas. Encontramos rastros de su uso honesto por Phoebe, por Silas y Jude, por Apolos, por Mark y por Zenas, en Romanos 16:1; Hechos 18:27; Hechos 15:25; Colosenses 4:10; Tito 3:13; y de su uso injusto por ciertos judaístas, en Gálatas 1:7 y Gálatas 2:12. Nada puede ilustrar más a la fuerza la necesidad de la protesta de San Pablo contra el alarde ocioso de poseer tales cartas, que el hecho de que, más de un siglo después, encontramos insinuaciones malignas dirigidas a San Pablo en las pseudoclementinas, bajo el nombre de "el enemigo" y "Simon Magus" y "un engañador". Se dice que usa cartas del sumo sacerdote (que, de hecho, San Pablo había hecho como Saulo de Tarso, Hechos 9:1, Hechos 9:2); y se advierte a las Iglesias que nunca reciban a nadie que no pueda traer credenciales de James; ¡Tan arraigado entre los judaístas estaba el antagonismo al apostolado independiente y la atrevida originalidad del apóstol de los gentiles! El Dr. Plumptre cita a Sozomen ('H. E.', Santiago 5:16) por el curioso hecho de que el emperador Julián intentó introducir el sistema de "cartas de recomendación" en su paganismo revivido. O cartas de recomendación tuyas. La sustitución de "letras" por "epístolas" es una instancia de la afición casi infantil por sinónimos innecesarios, que es uno de los defectos de la versión autorizada. La verdadera lectura probablemente sea "para usted o de usted" (א, A, B, C). La palabra "encomiable" (sustatikon) se omite en A, B, C. O de usted. Era peor que absurdo suponer que St. Pablo debería necesitar esos literae formatae para una Iglesia de la cual él era el trueno; y nada más que la "inflación" ilimitada que caracterizaba a los corintios podría haberlos llevado a imaginar que él necesitaba cartas de ellos a otras Iglesias, como si, en verdad, fueran la Iglesia primaria o la única iglesia (1 Corintios 14:36).

2 Corintios 3:2

Sois nuestra epístola. Su propia existencia como Iglesia fue la "carta de recomendación" más absoluta de San Pablo, tanto de ellos como para ellos. Escrito en nuestros corazones. La expresión no tiene conexión con el hecho de que el sumo sacerdote llevaba los nombres de Israel grabados en la joya Urim, que llevaba sobre el pecho. San Pablo significa que otros pueden traer sus "cartas de recomendación" en sus manos. Su carta de recomendación es el mismo nombre y existencia de la Iglesia de Corinto escrita en su corazón. Conocida y leída de todos los hombres. La metáfora está subordinada al hecho. Todos los hombres pueden reconocer el autógrafo, y en él se leía la historia de los conversos corintios, que estaba escrita en el corazón del apóstol, y que por lo tanto hacía innecesaria la idea de cualquier otra carta de recomendación a ellos o de ellos. absurdo El juego de palabras (epigignosko y anagignosko) es similar al de 2 Corintios 1:13.

2 Corintios 3:3

Declarado manifiestamente. La fama y la centralidad de Corinto dieron un protagonismo peculiar al hecho de su conversión. La epístola de Cristo ministrada por nosotros. Los corintios son la epístola; Está escrito en los corazones de San Pablo y sus compañeros. Cristo fue su compositor; Eran sus amanuenses y sus transportadores. El desarrollo de la metáfora como una metáfora sería algo torpe e intrincado, pero a San Pablo solo le interesa ocultar el hecho esencial que desea que reconozcan. No con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente; es decir, no con materiales visibles o perecederos, sino espirituales en su origen y carácter. La noción de "el dedo de Dios" recordaba naturalmente la noción de "el Espíritu de Dios" (comp. Mateo 12:28 con Lucas 11:20). No en mesas de piedra. La escritura de Dios por medio del Espíritu en el corazón le recuerda otra escritura de Dios en las tablas de piedra de la Ley, que por lo tanto presenta sin especial consideración a la congruencia de la metáfora sobre "una epístola". Pero en mesas carnosas del corazón. La abrumadora preponderancia de la autoridad manuscrita respalda la lectura "pero en tabletas carnosas: corazones". San Pablo está pensando en Jeremias 31:33, "Pondré mi Ley en sus partes internas y la escribiré en sus corazones"; y Ezequiel 11:22, "quitaré el corazón de piedra de su carne y les daré un corazón de carne". Las tabletas no eran duras y frágiles, sino susceptibles y receptivas. Nuestras cartas de presentación son internas, no externas, espirituales, no materiales, permanentes, no perecederas, legibles para todos, no solo por unos pocos, escritas por Cristo, no por el hombre.

2 Corintios 3:4

Tal confianza. La confianza, es decir, que no necesitamos ninguna otra recomendación para usted o de usted. Por Cristo Quien solo puede inspirar tanta confianza en mí y en mi misión (1 Corintios 15:10). Al barrio de Dios; es decir, en relación con Dios; hacia quien se dirige todo el Ser de Cristo (Juan 1:1), y por lo tanto toda la obra de sus siervos (Romanos 5:1).

2 Corintios 3:5

No es que seamos suficientes de nosotros mismos. Aquí vuelve a la pregunta formulada en 2 Corintios 2:16. No puede soportar la implicación de que cualquier "confianza" de su parte se basa en nada menos que la abrumadora sensación de que él no es más que un agente, o más bien nada más que un instrumento, en las manos de Dios. Pensar cualquier cosa como de nosotros mismos. Tiene, de hecho, la capacidad de formar juicios adecuados sobre su trabajo, pero no proviene de sus propios recursos (ἀφ ̓ ἑαυτῶν) o de su propio origen independiente (ἐξ ἑαυτῶν); comp. 1 Corintios 15:10. Pero nuestra suficiencia. A saber, para formar un juicio verdadero o correcto, y por lo tanto para expresar la confianza que he expresado. Es de dios. No somos más que compañeros de trabajo con él (1 Corintios 3:19).

2 Corintios 3:6

Quien también. O bien: "Y él es quién;" o "¿Quién además de este poder nos ha hecho ministros adecuados? Nos ha hecho ministros capaces; más bien, nos hizo suficientes ministros. Del nuevo testamento; más bien, de un nuevo pacto (Jeremias 31:31). El "nuevo testamento" no tiene la conexión más remota con lo que llamamos "El Nuevo Testamento", es decir, el libro, que, de hecho, no tenía existencia en este momento. La palabra "testamento" significa un testamento, y en este sentido no implica ni el berith hebreo ni el diatheke griego, los cuales significan "pacto". En un solo pasaje del Nuevo Testamento (Hebreos 9:16, Hebreos 9:17) diatheke significa "testamento" o "voluntad". Para el pensamiento, vea Efesios 3:7; Colosenses 1:25; 1 Timoteo 1:11, 1 Timoteo 1:12. No de la letra, sino del espíritu. En otras palabras, "no de la Ley, sino del evangelio"; no de lo que está muerto, sino de lo que está vivo; no de lo que es mortal, sino de lo que da vida; no de esclavitud, sino de libertad; no de mutilación, sino de autocontrol; no de lo externo, sino de lo interno; no de obras, sino de gracia; no de amenaza, sino de promesa; no de maldición, sino de bendición; no de ira, sino de amor; no de Moisés, sino de Cristo. Este es el tema que San Pablo desarrolla especialmente en las epístolas a los romanos y los gálatas (ver Romanos 2:29; Romanos 3:20; Romanos 7:6, Romanos 7:10, Romanos 7:11; Romanos 8:2; Gálatas 3:10; Gálatas 5:4, etc.). No de la carta. No, es decir, de la Ley Mosaica considerada como un yugo de externalismo; un duro e inútil "debes" y "no debes"; un sistema que no poseía vida propia ni inspiraba vida a otros; un "imperativo categórico", majestuoso, de hecho, pero antipático y despiadado. Tanto la Ley como el evangelio se comprometieron a escribir; cada pacto tenía su propio libro; pero en el caso de la Ley Mosaica estaba el libro y nada más; En el caso del evangelio, el libro no era nada comparado con el espíritu, y nada sin el espíritu. Fuera del espíritu. Es decir, del evangelio que encontró su promesa y consumación en el don del Espíritu. La Ley también fue, en un sentido, "espiritual" (Romanos 7:14), porque fue dada por Dios, que es un Espíritu, y era una Ley santa; pero aunque en sí mismo (en sí) era relativamente (por aceidens) una causa de pecado y muerte, porque estaba dirigida a una naturaleza caída, y no inspiraba ningún espíritu por el cual esa naturaleza pudiera ser liberada (ver Romanos 7:7). Pero en el evangelio el espíritu lo es todo; la mera letra es como nada (Juan 6:63). Por la letra mata, pero el espíritu da vida. Este es uno de los muy numerosos "textos" que primero se han malinterpretado y luego se han convertido, durante siglos enteros, en las bases de sistemas erróneos. Sobre este texto más que ningún otro, Orígenes, seguido de los exégetas de mil años, construyó su dogma de que la Escritura debe ser interpretada alegóricamente, no literalmente, porque "la letra" de la Biblia mata. La interpretación errónea es extravagantemente inexcusable y, como muchos otros, surgió únicamente de desgarrar las palabras de su contexto y leer nuevos sentidos en ellas. El contraste no es entre "lo externo" y el sentido interno de la Escritura en absoluto. "La carta" se refiere exclusivamente a "la Ley", y por lo tanto tiene tan poca referencia a "la Biblia" que fue escrita antes de que existiera la mayor parte del Nuevo Testamento, y solo toca una pequeña porción del Antiguo Testamento. Killeth Surgen dos preguntas.

(1) ¿Qué y a quién mata? Y

(2) ¿cómo mata?

Las respuestas parecen ser que

(1) la carta —la Ley considerada como una carta externa— pasa la sentencia de muerte a quienes la desobedecen. Dice: "El que hace estas cosas vivirá en ellas". y por lo tanto implica, como a menudo dice, que el que los desobedezca será cortado. Es, por lo tanto, una amenaza mortal. Porque nadie puede obedecer esta Ley con perfecta obediencia. Y

(2) el aguijón de la muerte es el pecado, la Ley mata al conducir directamente al pecado, ya que despierta el principio de concupiscencia (Romanos 7:7; 1 Corintios 15:56; Gálatas 3:10, Gálatas 3:21). Pero el espíritu da vida. Este contraste entre un pacto muerto y uno vivo es fundamental, y especialmente en los escritos de San Pablo (Romanos 2:27; Romanos 7:6; Romanos 8:11; Gálatas 5:8; 1 Corintios 15:45). La ley apedrea a la adúltera; el evangelio le dice: "Ve y no peques más".

2 Corintios 3:7

El ministerio de la muerte. La ministración, es decir, de la Ley, de "la carta que mata". San Pablo aquí comienza uno de los argumentos a minori ad majus, que son la base de la Epístola a los Hebreos. Escrito y grabado en piedras; literalmente, grabado en letras sobre piedras (Éxodo 31:18). La referencia muestra que, al hablar de "la carta", San Pablo solo estaba pensando en la Ley Mosaica, y de hecho específicamente en el Decálogo. Fue glorioso; literalmente, ocurrió en gloria, o resultó ser glorioso. En sí misma, la Ley era "santa, justa y buena" (Romanos 7:12), y dada "a disposición de los ángeles" (Hechos 7:53); y su gloria transitoria fue ilustrada por el brillo que el rostro de Moisés captó por reflejo de su relación con Dios (Éxodo 24:16). No podía ver con firmeza el rostro de Moisés (Éxodo 34:29, Éxodo 34:30). Incidentalmente, San Pablo ha sido conducido a esta digresión en el curso de defenderse al describir la naturaleza de su ministerio; pero tenía un peso muy claro en su propósito general, porque sus principales opositores eran judaístas, cuyo único objetivo era atar a la Iglesia el yugo del mosaico. Que no podían "contemplar" el rostro de Moisés es la hagadah, o leyenda tradicional, derivada de Éxodo 34:30, que dice que "tenían miedo de acercarse a él. El lector puede recordar las hermosas líneas del cardenal Newman

"Señor, te concedo esta gracia permanente: tus palabras y santos para saber; para perforar el velo en la cara de Moisés, aunque sus palabras sean lentas".

Por la gloria de su semblante. Con frecuencia se alude a esta circunstancia para identificarse con la concepción de Moisés. Las palabras hebreas para "un rayo de luz" y "un cuerno" son idénticas; por lo tanto, en lugar de decir que su rostro estaba "irradiado", dice la Vulgata, Cornnta erat ejus facies; e incluso en nuestra versión de Habacuc 3:4 encontramos "Y tenía cuernos [es decir, 'rayos de luz'] saliendo de su mano". A esto se debe el símbolo medieval de Moisés con cuernos, como en la estatua incomparable de Michael Angelo. Qué gloria debía ser eliminada. El griego podría expresarse por "la gloria, la gloria evanescente, de su semblante". No fue "para ser eliminado", pero desde el primer momento en que lo vieron, comenzó a desaparecer. El verbo "eliminar", que implica anulación, y el hecho de ser derogado como inválido, es una palabra característica en este grupo de epístolas, en el que aparece veintidós veces. Esto ilustra la prominencia en los pensamientos de San Pablo del hecho de que la Ley ahora estaba "anticuada" y "cerca de su destrucción" (comp. Hebreos 8:13). Pero al insistir en el carácter breve y transitorio de este resplandor, San Pablo se aferra a un punto que (naturalmente) no se menciona en Éxodo 34:1.

2 Corintios 3:8

La ministración del espíritu. Es decir, "el apostolado y el servicio del evangelio". Sé bastante glorioso. Puede preverse un contraste entre la ministración de la carta, que "se volvió gloriosa", que tenía, por así decirlo, una gloria prestada (ἐγενήθη ἐν δόξῃ), y la del espíritu, que es, por naturaleza, en gloria

2 Corintios 3:9

La ministración de condena. La misma antítesis entre la Ley que implica "condenación" y el evangelio que otorga "justicia" se encuentra en Romanos 5:18, Romanos 5:19. La gloria; quizás, más bien, una gloria; una forma más fuerte de describirlo como "glorioso". De justicia Involucrando la concepción adicional de "justificación", como en Romanos 5:21; Romanos 1:16, Romanos 1:17; Romanos 4:25; Romanos 5:21.

2 Corintios 3:10

Por. Él procede a mostrar que la última ministración fue mucho más superabundante en gloria. Lo que se hizo glorioso, etc. Se han ofrecido muchas interpretaciones diferentes de este texto. El significado casi indudablemente es: "Incluso lo que ha sido glorificado [es decir, el ministerio mosaico, como lo tipifica el esplendor de su rostro] no ha sido glorificado a este respecto [es decir, en el respeto de su relación con otro ministerio], debido a la gloria inigualable [de este último] ". En otras palabras, la gloria del Mosaismo está tan deslumbrada por el esplendor del evangelio que, relativamente hablando, no le queda gloria; la luna y las estrellas dejan de brillar, "palidecen sus fuegos ineficaces" cuando el sol está en el cenit. La frase "a este respecto" aparece nuevamente en 2 Corintios 9:3 y 1 Pedro 4:16.

2 Corintios 3:11

Por. Una explicación de la gloria "superadora" del pacto posterior fundado en su eternidad. Lo que se acaba; más bien, lo que es evanescente; "que se está eliminando", como en 2 Corintios 3:7. Fue glorioso ... es glorioso. La expresión es variada en el griego. El breve, el pacto evanescente fue "a través de la gloria", es decir, fue un destello transitorio; el pacto permanente es "en gloria"; es decir, es un esplendor eterno. Sin embargo, es un punto en disputa si San Pablo pretendía que tales significados rígidos se unieran a sus variadas preposiciones (Romanos 3:30, ἐκ πίστες ... διὰ τῆς πίστεως: Romanos 5:10, διὰ τοῦ θανάτου ἐν τῇ ζωῇ: Gálatas 2:16, ἐξ ἔργων… διὰ πίστεως: Filemón 1:5, πρός τὸν Κύριον ... εἰς τοὺς ἁγιου). Lo que queda. El evangelio final, eterno e inquebrantable (Hebreos 12:27). Es glorioso; literalmente, está en gloria. Cristo es eternamente la Luz del mundo (Juan 1:9; Juan 9:5); y Moisés y Elías obtuvieron toda su permanencia de gloria por reflejo de esta luz transfiguradora.

2 Corintios 3:12

La confianza inspirada en este ministerio y el velo en los corazones de aquellos que no lo reconocerán.

2 Corintios 3:12

¡Qué esperanza! Una esperanza basada en la gloria permanente de este pacto del evangelio. La sencillez del habla. La franqueza y la valentía sin reservas de nuestro idioma se justifica por la gloria de nuestro ministerio. A Moisés le fue imposible hablar con la misma audaz claridad.

2 Corintios 3:13

Y no como Moisés. No necesitamos actuar, como Moisés se vio obligado a hacer, al poner un velo sobre nuestras caras mientras hablamos. Y aquí la imagen del "velo" se apodera completamente de la imaginación de San Pablo como lo hace la imagen de la carta en los primeros versículos. Poner un velo; literalmente, se estaba poniendo, o, solía ponerse, un velo en la cara cuando había terminado de hablar con la gente. Que los hijos de Israel no podían mirar firmemente hacia el final de lo abolido; más bien, que los hijos de Israel podrían no mirar el final de lo que estaba pasando. El objetivo del velo, según San Pablo, era evitar que los israelitas miraran el último destello del pacto. En otras palabras, no deseaba que fueran testigos de una gloria que se desvanece. Es absurdo imaginar que San Pablo está echando la culpa a la conducta de Moisés, como si actuara de manera fraudulenta o engañosa. Moisés estaba al tanto, e incluso le dijo a la gente, que su legislación no era definitiva (Deuteronomio 18:15-5), pero sería bastante natural que no deseara que la gente fuera testigo de la disminución gradual del brillo que, en opinión de San Pablo, era típico de esa transitoriedad. Parece, sin embargo, que San Pablo está aquí tampoco

(1) después de una lectura o representación diferente de Éxodo 34:33; o

(2) está adoptando alguna hagadah judía; o

(3) está dando su propio giro a la narrativa, como lo hacían habitualmente los rabinos, a modo de midrash o exposición. Porque de la narración de Éxodo no deberíamos deducir que fue el objetivo de Moisés ocultar la desaparición del esplendor, sino más bien hacer que la luz sea soportable. En nuestra versión autorizada, el versículo dice: "hasta que Moisés terminó de hablar con ellos, se puso un velo en la cara". pero el significado del original puede ser, "después de haber terminado de hablar con ellos", como la LXX. se lo lleva y la Vulgata. El fin. Interpretar esto de Cristo, debido a Romanos 10:4, es un ejemplo de la forma supersticiosa y poco inteligente en que los sistemas están hechos de un mosaico de textos rotos. El carácter tonto de la interpretación se muestra cuando consideramos que implica la inferencia de que Moisés se puso un velo en la cara para evitar que los israelitas vean a Christi. Pero este intento de ilustrar las Escrituras captando una expresión similar aplicada de manera totalmente De manera diferente en otra parte de la Escritura, es una de las locuras normales de la interpretación de las Escrituras.

2 Corintios 3:14

Sus mentes. Esta palabra se representa "dispositivos" en 2 Corintios 2:11; "mentes" en 2 Corintios 3:14 y 2 Corintios 4:4; y "pensamiento" en 2 Corintios 10:5. Significa que sus poderes de razón estaban, por así decirlo, petrificados. Estaban cegados; más bien, se endurecieron. El verbo no puede significar "cegar". ¿Por quién se endurecieron sus mentes? Sería igualmente correcto decir por sí mismos (Hebreos 3:8), o por Satanás (2 Corintios 4:4), o por Dios (Romanos 11:7, Romanos 11:8). El mismo velo. Por supuesto, el significado es "un velo del cual el velo de Moisés es un tipo exacto". El velo que les impedía ver la evanescencia de la luz que brillaba en el rostro de Moisés era simbólicamente idéntico al que les impedía también ver el carácter transitorio de su Ley. Había sido tal como fue tomado de su rostro y puesto en sus corazones (ver Hechos 13:27; Romanos 11:1.). Muchos comentaristas han visto en este versículo una referencia a la costumbre judía de cubrirse la cabeza con el tallith, un velo de cuatro esquinas, cuando estaban en las sinagogas. Pero esto es dudoso, ya que el tallith no cubrió los ojos. Lo más probable es que su metáfora haya sido sugerida por Isaías 25:7, "y destruirá en esta montaña la cara del cobertor que cubre a todas las personas y el velo que se extiende sobre todas las naciones". Sin ser quitado. Hay otras dos formas de interpretar este versículo:

(1) "Porque hasta este mismo día, en la lectura del antiguo pacto, el mismo velo permanece sin levantarse; cual velo se ha quitado en Cristo", como en la Versión Revisada; o

(2) "El mismo velo permanece, no se revela que ha sido eliminado en Cristo", como lo toman Crisóstomo y muchos otros, y al margen de la Versión Revisada. Este último parece ser la mejor vista. No es el velo, sino el antiguo pacto, lo que se está eliminando en Cristo. Para los judíos, esa verdad aún permanecía bajo un velo. El tiempo presente, "está en curso de anulación", podría usarse naturalmente hasta la abrogación total incluso del posible cumplimiento de la Ley Mosaica en la caída de Jerusalén. En la lectura del antiguo testamento; más bien, el antiguo pacto. No hay alusión al Antiguo Testamento como libro, pero la frase es equivalente a "Moisés se lee" en el siguiente verso. (Sobre esta obstinación de los judíos, ver Romanos 11:7, Romanos 11:8, Romanos 11:25.)

2 Corintios 3:15

Cuando se lee a Moisés (Hechos 15:21). El velo; más bien un velo; un velo de obstinación moral, que les impide ver la desaparición del antiguo pacto, tan efectivamente como el velo en la cara de Moisés les impedía ver (como San Pablo vio el asunto) la desaparición del brillo transitorio en la cara de Moisés

2 Corintios 3:16

Cuando se convierta al Señor. El nominativo del verbo no se expresa. Obviamente, la palabra más natural para suministrar es la última aludida, a saber, "el corazón de Israel". El verbo puede haber sido sugerido por Éxodo 34:31. Será quitado; literalmente, está en curso de eliminación. Los tiempos implican que "en el momento en que el corazón de Israel se haya vuelto hacia el Señor, comienza la remoción del velo". Entonces "mirarán al que traspasaron" (Zacarías 12:10); "Destruirá en esta montaña la cara de la cubierta que cubre a todas las personas y el velo que se extiende sobre todas las naciones" (Isaías 25:7).

2 Corintios 3:17

Ahora el Señor es ese Espíritu. El "pero" (Versión autorizada, "ahora") presenta una explicación. ¿A quién se volverán? Al Señor "Pero el Señor es el Espíritu". La palabra "espíritu" no podía introducirse así de manera abrupta y vaga; debe referirse a algo ya dicho y, por lo tanto, a la última mención de la palabra "espíritu" en 2 Corintios 3:3. El Señor es el Espíritu, que da vida y libertad, en antítesis del espíritu de muerte y esclavitud legal. El mejor comentario sobre el versículo es Romanos 8:2, "Porque la ley del espíritu de vida en Cristo Jesús me ha liberado de la ley del pecado y la muerte". Toda vida y toda religión se habían convertido para San Pablo en una visión de todas las cosas en Cristo. Él acaba de decir que el espíritu da vida y, después de la digresión sobre la ceguera moral que evitó que los judíos fueran emancipados de la esclavitud de la carta, fue bastante natural para él agregar: "Ahora el Señor es el Espíritu para que aludí ". La conexión en la que se encuentra el versículo excluye una gran cantidad de significados insostenibles que se le han atribuido. Hay libertad La libertad de confianza (Romanos 8:4), y de expresión franca (Romanos 8:12), y de filiación (Gálatas 4:6, Gálatas 4:7), y libre de culpa (Juan 8:36); para que la Ley misma, obedecida ya no solo en la mera letra sino también en el espíritu, se convierta en una ley real de libertad, y no en un yugo que genere esclavitud (Santiago 1:25; Santiago 2:12) - un servicio, de hecho, pero que es la libertad perfecta (Romanos 5:1; 1 Pedro 2:16).

2 Corintios 3:18

Pero todos nosotros. Una apelación a la experiencia personal en evidencia de la libertad. Con la cara abierta; más bien, con cara descubierta; mientras Moisés mismo hablaba con Dios, mientras que los judíos no podían ver ni siquiera el esplendor reflejado en el rostro de Moisés hasta que lo había cubierto con un velo. Contemplando como en un vaso. Este es al menos tan probable que sea el verdadero significado como "reflejo como un espejo", que la versión revisada (siguiendo a Crisóstomo y otros) lo ha sustituido. No ocurre otra instancia en la que el verbo en la voz media tenga el significado de "reflexionar", y las palabras, "Con la cara descubierta", implican la imagen de "contemplar". De hecho, son una descripción de "la visión beatífica ". Una razón adicional para retener la traducción de nuestra Versión Autorizada es que el verbo es usado en este sentido por Philo ('Leg. Alleg.,' 3:33). La gloria del Señor. A saber, el que es "la refulgencia de la gloria de Dios" (Hebreos 1:2), la verdadera Shejiná, "la imagen del Dios invisible" (Colosenses 1:15). Se cambian a la misma imagen. El presente el tiempo implica una transfiguración gradual, un cambio místico y espiritual que se produce en nosotros mientras contemplamos a Cristo. De gloria en gloria. Nuestra asimilación espiritual a Cristo proviene de su gloria y surge en una gloria como la suya (1 Corintios 15:51; comp. "de fuerza en fuerza," Salmo 84:7). Como por el Espíritu del Señor. Esta interpretación (que es la de la Vulgata también) difícilmente puede ser correcta. El significado del griego es "como por el [o, del] Señor el Espíritu". Nuestro cambio a la gloria viene del Señor, quien, como ya lo explicó San Pablo, es el Espíritu del cual él ha estado hablando. Ningún pensamiento teológico abstracto está aquí en su mente como el de la "unión hipostática", del Hijo y el Espíritu Santo. Todavía se está refiriendo al contraste entre la letra y el espíritu, y su identificación de este "espíritu" en su sentido más elevado con la vida acelerada que, por el don del Espíritu Santo, recibimos de Cristo, y que de hecho es idéntico. con "el Espíritu de Cristo".

HOMILÉTICA

2 Corintios 3:1

Alma-literatura.

"¿Comenzamos de nuevo a felicitarnos?" En la Iglesia primitiva, era habitual que el miembro que viajaba a otra localidad llevara consigo una carta de recomendación de la Iglesia a la que pertenecía. El apóstol dice que no requirió tal documento de la Iglesia de Corinto, como lo hicieron algunos otros, porque ellos mismos eran cartas escritas en su propio corazón; y su ministerio fue una carta escrita en sus corazones también. Eran las "epístolas de Cristo vivientes ... escritas no con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente; no en tablas de piedra, sino en tablas carnosas del corazón". Nuestro tema es la literatura del alma, o el cristianismo escrito en el corazón; y ofrezco cinco comentarios.

I. El cristianismo escrito en el alma es CRISTIANISMO EN LA FORMA MÁS LEGIBLE. Hay algunos cuya caligrafía es difícil de descifrar y cuyos pensamientos son difíciles de entender; sus ideas son nebulosas y su estilo implicado; pero lo que está escrito en el alma está escrito tan claramente que un niño puede distinguirlo.

II El cristianismo escrito en el alma es CRISTIANISMO EN LA FORMA MÁS CONVINCENTE. Se han escrito libros sobre las evidencias del cristianismo; no pocos de los hombres más hábiles de su tiempo, como Paley, Lardner, Butler. Pero una vida impregnada y moldeada por el espíritu cristiano es un poder mucho más convincente que cualquiera o todas sus producciones más magníficas. El que ha sido transformado por el cristianismo de lo egoísta, lo sensual y lo corrupto a lo espiritual, lo benevolente y lo santo, presenta un argumento que desconcierta toda controversia y penetra el corazón.

III. El cristianismo escrito en el alma es CRISTIANISMO EN LA FORMA MÁS PERSUASIVA. Hay muchos libros "persuasivos para la piedad", y muchos de ellos muy poderosos; pero los más poderosos de ellos son débiles en comparación con la poderosa fuerza de una vida cristiana. Hay un magnetismo en la verdad del evangelio encarnado, que buscas en vano en cualquier trabajo escrito. Cuando la "Palabra se hace carne" se vuelve "poderosa a través de Dios".

IV. El cristianismo escrito en el alma es CRISTIANISMO EN LA FORMA MÁS DURADERA. La tableta es imperecedera. Puedes poner la verdad en el papel, pero el papel se moldeará; ponlo en instituciones, pero las instituciones se disolverán como una nube; póngalo en mármol o latón, pero estos son corruptables.

V. El cristianismo escrito en el alma es CRISTIANISMO EN LA FORMA DIVINA. La mano humana puede inscribirlo en pergamino o grabarlo en piedra, pero Dios solo puede escribirlo en el corazón. "El espíritu del Dios viviente". Pablo no era más que el amanuense, Dios es el autor.

2 Corintios 3:6

El ministerio de la letra y el ministerio del espíritu.

"La letra mata, pero el espíritu da vida". Darse cuenta-

I. El doble MINISTERIO. "Ministros ... no de la letra, sino del espíritu". ¿Qué significa esto? No las dos dispensaciones, la mosaica y la cristiana; porque ambos tenían "letra" y "espíritu". Tampoco significa una doble interpretación de la Escritura, lo literal y lo espiritual. Significa, creo, la palabra y el pensamiento, la oración y el sentimiento. El cristianismo tiene "letra" y "espíritu". Si no tuviera "carta", no sería revelada, un pensamiento encerrado en la mente de Dios; si no tuviera "espíritu", no sería más que un sonido hueco. Las palabras apuntan a dos métodos distintos de enseñanza del cristianismo.

1. El método técnico. ¿Quiénes son los profesores técnicos?

(1) El verbalista. Había hombres en la Iglesia de Corinto que pensaban mucho en las palabras. "Las palabras de la sabiduría del hombre", oraciones sonoras, períodos oratorios, estudiaron escrupulosamente. El espíritu del pensamiento es tan sutil que se dispara en el intento de darle un gran disfraz verbal.

(2) El teórico. Aquellos que arrojan en un sistema lógico las ideas que han derivado del evangelio; el que exalta su sistema de pensamiento o credo y lo convierte en un estándar de verdad es un ministro de la "carta". El sistema de teología más grandioso no puede contener más toda la verdad que el Atlántico.

(3) El ritualista. Los hombres deben tener ritualismo de algún tipo. ¿Qué es la lógica sino el ritualismo del pensamiento? arte pero el ritualismo de la belleza? retórica pero el ritualismo de las ideas? civilización pero el ritualismo de los pensamientos de las edades? Pero aquellos que representan esos símbolos como poderes sobrenaturales y medios místicos de la gracia salvadora son ministros de la "letra" más que del "espíritu".

2. Lo espiritual. ¿Qué es ser un ministro del "espíritu"? Es un hombre más vivo a la gracia que a la gramática, a la sustancia que a los símbolos de la revelación. Él es un hombre que tiene un conocimiento integral de esos principios eternos que subyacen en todas las Escrituras, y tiene una simpatía viva con esos elementos eternos.

II Los dos RESULTADOS. "La letra mata, pero el espíritu da vida".

1. El resultado del ministerio técnico. Se "mata".

(1) El verbalista mata. Burke dijo que "ningún hombre entiende menos de la majestad de la constitución inglesa que el abogado nisi prius, que siempre se ocupa de los aspectos técnicos de la precedencia". Y verdaderamente ningún hombre entiende menos del evangelio que el que constantemente está tratando con sus verbalidades. Las palabras en religión, cuando se toman por realidades, "matan", matan la indagación, libertad, sensibilidad, virilidad moral.

(2) El teórico mata. El que predica su propio pequeño credo en lugar del evangelio de Dios mata almas. Los judíos formularon una teoría sobre el Mesías a partir de sus Escrituras. En su teoría, él debía aparecer en tal forma, hacer tal trabajo, alcanzar tal destino. Él vino, pero no respondió a su teoría, y lo rechazaron y fueron condenados. La teoría del evangelio del hombre no es el evangelio, como tampoco la ciencia neumática es la atmósfera que respira la vida.

(3) El ritualista mata. Quien exalta incluso el ritualismo autorizado del evangelio, como el bautismo y la Cena del Señor, por no hablar de los ritos no autorizados, mata almas. La Iglesia ceremonial siempre ha sido una Iglesia muerta. El ministerio de la "carta" luego "killeth"; redujo al pueblo judío al valle de los huesos muertos, sepultó las almas de Europa durante muchos siglos.

2. El resultado del ministerio espiritual. "El espíritu da vida". "Es el espíritu el que acelera; la carne no aprovecha nada; las palabras que yo te hablo, son espíritu, y son vida". "El espíritu da vida": vida al intelecto, conciencia, simpatía, toda el alma.

CONCLUSIÓN. ¡Qué poco de esta vida del alma tenemos en las congregaciones! Vida de credo, vida de secta, vida de Iglesia, tenemos en abundancia; ¿Pero dónde está la vida del alma, la vida del amor santo, la investigación sincera, la acción independiente, la libertad espiritual en relación con todo lo que es divino y cristiano?

2 Corintios 3:7

La revelación divina más gloriosa en Cristo que en Moisés.

"Pero si la ministración", etc. Al principio, tres hechos son notables.

1. El Padre infinito ha hecho una revelación especial de sí mismo a su descendencia humana.

2. Esta revelación especial de sí mismo proviene principalmente de dos grandes fuentes generales: Moisés y Cristo.

3. La revelación especial de sí mismo, tal como vino a través de Cristo, trasciende en gloria la forma que asumió tal como vino a través de Moisés. La esencia de la revelación es la misma, pero las formas difieren, y la forma que asume en el cristianismo es la más gloriosa. Hay dos hechos aquí.

I. Que la revelación especial tal como llegó a través de Moisés fue GLORIOSA. Fue tan glorioso que "los hijos de Israel no podían contemplar con firmeza el rostro de Moisés". Cuatro cosas nos impresionan con su gloria como se revela en Moisés.

1. La maravillosa exhibición de la divinidad que asiste a su manifestación en el Monte Sinaí. La expresión "el rostro de Moisés" se refiere a esto (Éxodo 34:1). ¡Qué cosas maravillosas vio y oyó Moisés durante los cuarenta días que estuvo en el monte! "El Señor se levantó y vino de Seir con diez mil de sus santos", etc.

2. La magnificencia de sus escenas religiosas y celebraciones. El templo, ¡espléndido! ¡El sacerdocio, qué imponente! la salmodia, ¡qué inspirador! "De ti se hablan cosas gloriosas, oh ciudad de Dios".

3. Los estupendos milagros que se relacionan con él. El desierto era el teatro de magníficas manifestaciones: el pilar, el maná, la roca que fluye, el mar desgarrado, etc.

4. Los espléndidos intelectos que se emplearon en relación con él. Salomón, Elías, Daniel, David, Ezequiel. Por estas razones, la revelación divina tal como vino a través de Moisés fue verdaderamente gloriosa.

II Que aunque esta revelación especial fue gloriosa ya que se relacionó con Moisés, fue MÁS GLORIOSA ya que se relacionó con CRISTO. "¿Cómo no será gloriosa la ministración del espíritu?" etc. Limitando nuestras ilustraciones sobre este punto al pasaje que tenemos ante nosotros, observamos:

1. La forma cristiana de revelación es más probable que dé vida que el mosaico. En Moisés fue el "ministerio de la muerte". Los judíos exaltaron la "carta" que "mata" por encima del "espíritu que da vida", y fueron enterrados en formas. En Cristo, la revelación es el evangelio en la vida.

2. La forma cristiana de la revelación divina es más enfáticamente espiritual que el mosaico. Aquí se llama la "ministración del espíritu". En Moisés se asoció con numerosas formas y ceremonias; en Cristo solo hay dos ritos simples, y el espíritu late en cada oración.

3. La forma cristiana de la revelación divina es más restauradora que el mosaico. El apóstol habla de uno como el "ministerio de condenación", del otro como el "ministerio de justicia". Las maldiciones truenan en la primera, las bienaventuranzas en la segunda.

4. La forma cristiana de la revelación divina es más duradera que el mosaico. "Porque si lo que se acaba [lo que pasa] fue glorioso, mucho más lo que queda es glorioso". El judaísmo se ha ido; El cristianismo es la "Palabra de Dios, que permanece en sentido inverso". Es la revelación final del Cielo a nuestro mundo.

Tal, entonces, es una breve ilustración de la posición del apóstol; y el tema, en conclusión, sirve para varios propósitos importantes.

1. Sirve para exponer lo absurdo de hacer de Moisés el intérprete de Cristo. Ha sido común con los cristianos profesos mirar el Nuevo Testamento a través de los espectáculos de Moisés y, por lo tanto, judaizar el cristianismo. Mucho en papismo, mucho, ¡ay! en el viejo puritanismo, incluso en la teología moderna, el cristianismo no es más que judaizado, un regreso a los "elementos mendigos".

2. Sirve para mostrar la equivocación de ir a Moisés para apoyar opiniones que no puedes obtener de Cristo. Puedes apoyar la guerra, la esclavitud, la pena capital, yendo a Moisés; pero no puedes encontrar la sombra de un fundamento para estos en Cristo.

3. Sirve para revelar la gloriosa posición de un verdadero ministro del evangelio. Mostrar esto fue el objeto del apóstol en el texto. La posición de Moisés, David, Isaías y todos los grandes maestros bajo la antigua administración fue gloriosa, pero difícilmente se puede comparar con la posición del que predica a ese Cristo de "a quien Moisés y los profetas escribieron".

2 Corintios 3:12

El evangelio como un benefactor trascendente.

"Ver que tenemos esa esperanza", etc. Entre los servicios invaluables que el evangelio confiere al hombre, el texto sugiere cuatro. Le da coraje moral, visión espiritual, verdadera libertad y gloria como la de Cristo. Le da

I. VALOR MORAL. "Al ver entonces que tenemos tanta esperanza, usamos una gran claridad [osadía] del habla: y no como Moisés, que se cubrió el rostro con un velo, para que los hijos de Israel no pudieran mirar firmemente hacia el final de lo abolido, "etc. Esto significa que, al ver la revelación que tenemos de Dios en Cristo no es tan terrible como su revelación en Moisés, tenemos" gran audacia ". No necesitamos tener miedo o temor supersticioso. A diferencia de los judíos, que tenían miedo de mirar el resplandor divino en el rostro de Moisés, que temblaba ante la manifestación de Dios en el Sinaí, y que carecía del coraje para mirar el hecho de que su sistema era temporal, desaparecía; Tenemos el coraje de mirar con calma las manifestaciones de Dios y los hechos del destino. Usamos "gran audacia". El que tiene el espíritu del cristianismo en él tiene el coraje suficiente para mirar todas las preguntas a la cara y expresar sus convicciones con la fuerza incansable de la verdadera virilidad.

II VISIÓN ESPIRITUAL "Pero sus mentes estaban cegadas: porque hasta este día permanece el mismo velo quitado en la lectura del Antiguo Testamento; el velo que se quitó en Cristo". El "velo" de Moisés estaba en su rostro, algo de material usado por el momento y luego retirado, pero el "velo" al que se hace referencia aquí era ese "velo" de prejuicios y nociones tradicionales que les impedía ver cuando Pablo escribió que el viejo La dispensación ha pasado antes del brillo de lo nuevo. Las almas de los hombres no renovados están tan veladas por la depravación que no pueden ver nada en el gran universo de las realidades espirituales. Lo espiritual no es más para ellos que la naturaleza para los hombres nacidos ciegos. Ahora, el evangelio es el único poder bajo Dios que puede quitar el "velo" del alma y nos permite ver las cosas como son. Su gran misión es abrir los ojos de los ciegos, etc.

III. La verdadera libertad. "Donde está el Espíritu del Señor, hay libertad". Por "Espíritu del Señor" se entiende aquí el Espíritu de Cristo, su temperamento moral; y donde sea que esto sea, hay libertad.

1. Libertad de la esclavitud del pecado ceremonial.

2. Libertad de las trabas de la legalidad.

3. Libertad del dominio del pecado.

4. Libertad del miedo a la muerte.

El Espíritu de Cristo es a la vez la garantía y la inspiración de esa libertad que ningún déspota puede quitar, que el tiempo no destruye: la "gloriosa libertad de los hijos de Dios".

IV. GLORIA COMO CRISTO. "Pero todos, con la cara abierta, contemplando como en un vaso la gloria del Señor", etc.

1. La gloria de Cristo fue la gloria de la excelencia moral. Él era el "brillo de la gloria de su Padre".

2. La gloria de Cristo es comunicable. Se trata del hombre a través de la transformación "transformada en la misma imagen".

3. La gloria de Cristo que viene al hombre es progresiva: "de gloria en gloria". El gopel solo puede hacer gloriosos a los hombres.

HOMILIAS DE C. LIPSCOMB

2 Corintios 3:1. - No se necesitan cartas de recomendación; Sus conversos eran epístolas.

Al final del último capítulo, San Pablo había hablado de hombres que corrompieron la Palabra de Dios (la vendieron como una mercancía para su propio beneficio), y se había puesto a sí mismo y a su ministerio en contraste con ellos. Probablemente, esto provocaría críticas. Llega el rápido interrogatorio: ¿se estaba felicitando a sí mismo o necesitaba cartas de recomendación para ellos y para ellos? "Ustedes son nuestra epístola escrita en su corazón, conocida y leída de todos los hombres: una epístola proveniente de Cristo, y producida instrumentalmente por él como agente de Cristo; no escrita con tinta, sino por el Espíritu;" no en tablas de piedra, sino en mesas carnosas del corazón ". Con respecto a la figura, es probable que no haya habido otra ocasión en su vida en la que se le haya ocurrido a su imaginación. Las circunstancias conspiraron con su estado mental. Producirlo, y uno puede casi trazo la secuencia de asociaciones de la que surgió. ¡Qué solicitud le había dado la antigua Epístola! ¿Cuál sería el efecto? En medio de su acción de gracias a Dios (2 Corintios 11:14) fue un motivo de alegría que él había escrito esta carta, y ahora podía ver la mano de Dios muy claramente en su producción. ¿No era esa Epístola una prueba nueva y adicional de que él era el apóstol de Cristo? Sin embargo, ¿qué era esa Epístola, escrita con tinta, a esta "epístola de Cristo? ¿Grabado en el alma, una parte de sí misma, una parte de su inmortalidad? s manifiestamente declaró "que eran la epístola de Cristo, y era igualmente claro que esta epístola se debió a su ministerio. "Ministrado por nosotros". Tenía. no dieron una evidencia nueva y sorprendente de los dos hechos, a saber. ¿Cristo, el autor de la epístola escrita en sus corazones, y él el apóstol, el agente ministerial de la obra? Era un motivo nuevo para la confianza: "Tal confianza tenemos por medio de Cristo para proteger a Dios". ¿Nos jactamos del éxito tardío de nuestra Epístola, de nuestros éxitos anteriores? No; ¿Cómo podemos ser "suficientes de nosotros mismos", o confiar en nuestra propia sabiduría y fuerza, cuando acabamos de confesar que te escribimos "con mucha aflicción y angustia de corazón, con muchas lágrimas", y durante el período de suspenso? duró que no estábamos preparados para nuestro trabajo, y finalmente, para descansar en nuestro espíritu, ¿salimos de Troas a Macedonia para ver a Tito lo antes posible? No; "Nuestra suficiencia es de Dios". Es él quien también "nos ha hecho ministros capaces del Nuevo Testamento". ¿Y en qué difiere este nuevo pacto del antiguo? Ya había hablado de "tablas de piedra" en contraste con "tablas carnosas del corazón", y la antítesis se reanuda y se elabora más. El pacto es nuevo, es del espíritu, es del espíritu que da vida. Enfrente de estos detalles estaba el antiguo pacto, la Ley Mosaica, y sus ministros se dedicaban a ejecutar un sistema de reglas y ceremonias, adhiriéndose en todas las cosas al lenguaje exacto y preocupándose por ellos mismos de ninguna manera más allá de la forma externa. El hombre externo con sus intereses y fortunas ocupó la atención. Una nación debía ejemplificar el sistema y, por lo tanto, por necesidad, se dirigió en gran medida a los sentidos, tomando prestados sus motivos y aplicando sus sanciones a partir de la consideración de objetos cercanos y palpables. Si leemos Romanos 7:1. vemos lo que San Pablo quiso decir con "la letra killeth". Por otro lado, la dispensación del espíritu "da vida". La antítesis se expresa en la forma más fuerte posible: muerte y vida. Esto, en consecuencia, era la "suficiencia" del apóstol, una sabiduría espiritual para la iluminación, un poder espiritual para llevar a cabo sus planes apostólicos y un resultado espiritual alcanzado en la recuperación de los gentiles de la degradación de la idolatría y en la libertad de los judíos. de la esclavitud de la Ley Mosaica.

2 Corintios 3:7

El Ministerio del Antiguo Testamento comparado con el del Nuevo, y la superioridad de este último que se muestra.

Él habla ahora del "ministerio de la muerte", no de él como el ministerio de la carta; y, sin embargo, fue "glorioso". Comparado con la revelación hecha a Enoc, Abraham, Jacob, fue "glorioso". Ya sea como testigo de la unidad de Dios o de su providencia sobre una raza elegida, fue una iluminación o esplendor, inigualable en los siglos antes de Cristo. Las tribus se organizaron como una nación, los esclavos se transformaron en hombres libres; y, a pesar de su propensión a la idolatría pagana, finalmente llegaron a sostener y defender la doctrina de un Dios, su Jehová, su Señor de los ejércitos, su benefactor y amigo, como la doctrina que subyace a todas sus esperanzas y aspiraciones. La santidad de la vida humana que el gran legislador hizo la base de su sistema, los derechos de las personas y la propiedad, las obligaciones de hermandad entre ellos, los deberes para con los pobres y los extraños, los deberes para con su nación, la reverencia por el sábado y su culto. , la obediencia a Dios en las cosas más minuciosas, se les enseñó con una precisión y una fuerza que lograron en gran medida producir el único fenómeno de este tipo en la historia: una nación educada en el sentido de Dios, de su presencia en medio de ellos y de su providencia como una agencia incesante y omnipotente en sus hogares y negocios. Qué "gloria" había en su literatura que todos conocemos. No se da salmodia en el Nuevo Testamento; no se quería ninguno; la poesía inspirada alcanzó su máxima excelencia en el rey David y sus sucesores poéticos; y el corazón cristiano, ya sea en oración o alabanza, encuentra gran parte de su enunciado más profundo y devoto en estos antiguos himnos de Judea. La reproducción es la prueba de la grandeza duradera. A este respecto, el genio y la piedad de David no tienen rival. Cuando los hombres adoran a Dios, él es el "cantante principal" todavía; ni tenemos un estándar mejor para probar el mérito de nuestra poesía y música religiosas que la similitud de su efecto sobre nosotros con el producido por los Salmos de David. Por último en el orden del tiempo, primero en su importancia, ¡qué "gloria" en él nacido de la Virgen María! En este sistema, San Pablo no hizo la guerra. Lo que antagonizó fue el malentendido y el abuso del sistema en manos de fariseos y saduceos, y, especialmente en la forma que asumió entre los judaizantes en Corinto y en Galacia. Él llama al antiguo pacto "glorioso", una palabra que nunca usa, pero en su estado de ánimo exaltado, Verdadero, fue "escrito y grabado en piedras", pero ¿de quién es la mano? Incluso "el rostro de Moisés era más de lo que los israelitas podían soportar", para gloria de su semblante. "El esplendor que irradiaba a Moisés era transitorio", cuya gloria debía ser eliminada ", pero hizo lo que pretendía hacer al demostrar dónde había estado y en qué misión. Sin embargo, la gloria reconoció, fue" la ministración de muerte. "Toda la sublimidad era la del terror, ninguna de la belleza, cuando el Sinaí se convirtió en el pabellón cubierto de Jehová". Cualquiera que toque el monte seguramente será ejecutado. "Esta caracterización externa era un símbolo de su poder de condena". Cuando llegó el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. "No fue en el lenguaje de la Ley que David oró:" No me alejes de tu presencia, y no quites tu Espíritu Santo de mí ", ni en simpatía con la Ley que Isaías habló del Ungido," El Espíritu del Señor Dios está sobre mí ", bate en la contemplación de la gracia más allá de la Ley y, por lo tanto, adicional al funcionamiento ordinario de la economía mosaica. Existía una provisión para estas anticipaciones espirituales, y era parte de su excelencia, la parte más elevada, que tenía en algunas mentes esta influencia preveniente. Aún así, el rasgo distintivo se destaca, "un ministerio de muerte", y hasta la hora en que Jerusalén y su templo cayeron, Sinaí era el monte que no podía ser tocado sin la muerte. una gloria, una gloria derivada y subordinada, y la gloria misma era morir. Ciertas cualidades de la mente hebrea bajo el sistema, métodos de pensamiento, modos poéticos de mirar la naturaleza, instintos de providencia cultivados, anhelos de espiritualidad, debían sobrevivir y alcanzar su integridad; pero El sistema debía terminar por la ley de limitación orgánica en su estructura. Ahora, sobre esta base, la gloriosa economía de la cual Moisés fue ministro y la transitoriedad de su duración, San Pablo construye un argumento para la gloria superior del evangelio. Es la "ministración" del Espíritu Santo. Es "el ministerio de la justicia. "Bajo la economía de la gracia, primero se aseguró la justicia de Dios. Hecho esto, la justicia de Dios apareció en la justificación del pecador. Y en esta justificación, el hombre convertido se da cuenta de esa sensación de demérito y culpa que surge en su instinto personal de justicia, se cumple y satisface; mientras que, al mismo tiempo, la gratitud y el amor se despiertan por la bondad inmerecida de Dios en Cristo. Los dos se unen. Son inseparables en la constitución del universo. Son inseparables por las leyes de los humanos El gozo de uno se mezcla vitalmente con la alegría del otro, de modo que si el corazón renovado siente su deuda con la misericordia de Dios en Cristo, siente también que su salvación descansa en la justicia vindicada de Dios en Cristo. Es lo que Cristo es para el Padre lo que lo hace precioso como el Cristo de su fe, esperanza y amor. De manera muy adecuada, San Pablo presenta el énfasis antitético en la condenación y la rectitud. Las condiciones son términos legales. El elemento de similitud en su relación común con el Derecho está claramente reconocido. Sin este elemento común, la antítesis no podría tener sentido. La disimilitud se hace así vívida. "Mucho más la ministración de justicia excede en gloria". Cada una es una "ministración", cada una una "ministración" de "gloria", pero la "ministración de justicia excede en gloria". La idea se explica y fortalece aún más. . Un pensamiento favorito de los judíos, y particularmente de los fariseos, era la perpetuidad de la ley. Después del exilio, este fue el baluarte del patriotismo, el sentimiento y la religión. En ningún otro terreno pudo el farisaísmo haber adquirido su ascendencia popular. Esta fue la batalla que siempre estuvo luchando por la nación: la dignidad de la Ley como se ve en su utilidad permanente, ya que solo así Israel podría alcanzar su verdadero destino y superar con creces su antiguo renombre. Por supuesto, la fiesta antipaulina en Corinto tenía mucho que decir sobre la visión de la Ley de San Pablo. Aquí, entonces, es una oportunidad para que él defienda su ministerio. El punto ahora es que la ministración mosaica no tuvo gloria "a este respecto", es decir, con respecto a la dispensación subsiguiente, que había oscurecido por completo su brillo. La figura una vez majestuosa no era erecta, sino postrada; estaba desvestido de sus hermosas vestimentas; ya no llevaba el pecho, el plato con sus piedras preciosas; su gloria se había ido; y todo esto "en razón de la gloria que excede". Si es así, ¿qué tan trascendente es el esplendor de la dispensación del Espíritu? "Si lo que se eliminó fue glorioso, mucho más que lo que queda es glorioso". En la antigua Epístola había escrito sobre varias glorias: una del sol, otra de la luna, otra de las estrellas, el resplandor distribuido sobre espacios inconmensurables y entre orbes muy diferentes, cada uno conservando de edad en edad su propio esplendor distintivo, cada rayo de luz imaginando el mundo de donde salió. Un firmamento estaba ante su ojo en sus círculos de magnificencia. Pero ahora la gloria, en la que en otros días había mirado con tanto orgullo como un fariseo, había desaparecido para siempre de su vista. Sin embargo, lejos de sentir que había pérdida, se regocijó en la ganancia infinita, debido a "la gloria que excede".

2 Corintios 3:12

Audacia del habla; los dos ministerios; de gloria en gloria.

Reflexionando sobre la excelencia superior del evangelio, era natural que el apóstol hablara de su esperanza (tal esperanza) y del efecto de la misma en su ministerio. Había hablado de su confianza (2 Corintios 3:4), y ahora expresa la esperanza que llenó su alma de "la visión interviniente de la gloria de su trabajo" (Stanley) y sus resultados futuros. Utiliza "gran sencillez de expresión": sin reservas, sin disimulo, audacia (la última transmite su significado más plenamente). Los "ministros capaces del nuevo pacto" también fueron audaces, no tenían ningún motivo de ocultamiento, pero sí todos los motivos de apertura y franqueza. Desde el comienzo de la dispensación del Espíritu, esta osadía había caracterizado la predicación apostólica. San Pedro, que había mostrado tanta cobardía en el palacio del sumo sacerdote, mostró la mayor valentía en Pentecostés. Fue un espectáculo de asombro para los Sanhedrim. "Cuando vieron la audacia de Pedro y Juan ... se maravillaron". ¿Y cuál fue la explicación de su coraje? "Se enteraron de que habían estado con Jesús". Inmediatamente después escuchamos de la oración ofrecida por la Iglesia para que "con toda valentía" puedan hablar la Palabra de Dios. La audacia, en ese momento, era una virtud solicitada, y ninguno de los apóstoles no cumplió con sus requerimientos. En este punto, el contraste entre la Ley y el evangelio presenta un nuevo aspecto. Moisés había velado su rostro, "para que los hijos de Israel no pudieran mirar firmemente hacia el final de lo que está abolido". El velo ocultaba la evanescencia del brillo y simbolizaba la ceguera judicial que cayó sobre Israel. "Sus mentes estaban cegadas", o endurecidas, de modo que sus percepciones no estaban de acuerdo con los hechos; se perdió la impresión, el sentimiento fue insensible. "Hasta el día de hoy permanece el mismo velo quitado en la lectura del Antiguo Testamento". El castigo continuó. ¿Cuáles eran las antiguas Escrituras sino un libro sellado para la mayoría de los judíos en los días del apóstol? y ahora, después de dieciocho siglos, ¡cuán palpable para nosotros la confirmación de sus palabras en la ignorancia y las ilusiones de los judíos tocando la importancia espiritual de sus libros sagrados! "Hasta este día" tiene un significado para nosotros que no podría haber tenido para los contemporáneos de San Pablo. El tiempo no ha hecho nada o casi nada para eliminar la oscuridad que envuelve la mente judía. Astuto, inteligente, sagaz, en todo lo demás; distinguido en casi todos los ámbitos de la vida comercial y profesional; a menudo, principalmente entre los hombres en asuntos tan ampliamente separados como la música y la habilidad política; sin embargo, presentan la más extraña de las contrariedades en adhesión a los prejuicios de casi dos mil años de antigüedad, y eso también al mismo tiempo que evidencia una adaptabilidad a todas las formas de civilización y a todas las modificaciones que se producen. en las actividades actuales de la época. Encuéntrelos donde pueda, son flexibles a las circunstancias, no se puede mencionar un molde nacional en el que su carácter externo no pueda ser moldeado, y sin embargo, aunque esta plasticidad es tal que tenemos ruso, italiano, alemán, español, francés e inglés , Estadounidenses, judíos, y con la nacionalidad individual aparente, existe la misma ceguera religiosa que San Pablo escribió hace mucho tiempo. Sus tierras, hogares, instituciones, los objetos que nos llegan cuando pensamos en Judea y Galilea, han pasado de su alcance; pero se aferran a los fragmentos de sus antiguas creencias, y ningún poder puede relajar su control. Ahora, seguramente, esto es inexplicable sobre la base de la experiencia humana. Ninguna ley de la mente, ninguna ley de la sociedad, puede explicar el fenómeno. Tal espectáculo como los judíos presentes de retener su apego y devoción a una religión esquelética, de la cual el alma se ha alejado, es único en la historia del mundo. San Pablo resuelve el enigma; es providencial, es punitivo; "Hasta este día, el velo no se ha quitado". Siguen dos declaraciones:

(1) el "velo se quita en Cristo";

(2) pero, aunque eliminado en Cristo, "incluso hasta el día de hoy, cuando se lee Moisés [sus escritos], el velo está sobre sus corazones".

Solo en y a través de Cristo tenemos el poder de ver a Cristo en el Antiguo Testamento. Solo en Cristo resucitado y glorificado, solo en él como enviando el Espíritu Santo, podemos entender las relaciones de Moisés con el evangelio. "Entonces les abrió el entendimiento, para que pudieran entender las Escrituras", un asunto posterior a la resurrección por completo y coincidente con el don preliminar del Espíritu Santo durante los cuarenta días. Sin embargo, al afirmar que Moisés ha sido revelado, y que su testimonio de Cristo, como el fin de la Ley para cada creyente, se ha hecho claro y simple, sin embargo, el velo permanece. La idea parecería ser: "El velo no se quita en la lectura del antiguo pacto, no se les revela que (el antiguo pacto) se ha eliminado en Cristo" (nota en el 'Comentario' de Lange). ¿Pero no había lugar para la esperanza? Ya, en miles de casos, se había quitado el velo. Un fariseo más cegador y rabioso que San Pablo no vivía en Jerusalén, y le habían quitado el velo. El trabajo continuaba. Un día se completaría e Israel conocería a su Mesías. "Cuando se convierta al Señor, se quitará el velo". Nosotros, en la actualidad, leemos este tercer capítulo de la Segunda Corintios en una luz más completa que incluso nuestros antepasados ​​inmediatos. Los acontecimientos del siglo XIX nos han mostrado lo cerca que están los judíos del corazón de la Providencia. Tomados como un cuerpo de personas, están avanzando en riqueza, en cultura, en ciertos elementos del poder social, a un ritmo más allá del progreso promedio de las razas. Los pensadores cristianos no pueden mirar estos hechos sin ver mucho más que la prosperidad material. La providencia es el antecedente histórico del Espíritu. Los profetas de Dios en nuestra época no son Elijahs y Elishas, ​​sino eventos que revolucionan el pensamiento y silenciosamente cambian los corazones de las naciones. Pero esta vuelta al Señor (versículo 16) debe explicarse en cuanto a su Agente Divino, y debe exponerse la naturaleza, la minuciosidad y la creciente excelencia del trabajo. Su agente divino. El es el Espíritu Santo. Cristo no solo enseñó que dependía del Espíritu Santo para su unción como el Mesías, y que la unción que procedía de allí era la fuerza y ​​la inspiración de su obra terrenal ("El Espíritu del Señor está sobre mí"); no solo se refirió todo a la plenitud del Espíritu en él ("No hago nada por mí mismo"); no solo esperó su descendencia bautismal sobre él antes de comenzar su ministerio, y 'reconoció su presencia en sus milagros y enseñanzas ("Si expulso a los demonios por el Espíritu de Dios", etc.) "Las palabras que hablo a usted, no hablo de mí mismo "); pero, en las horas más solemnes de su existencia, con la muerte al alcance de la mano, les enseñó a los discípulos a esperar el Espíritu como su regalo, declarando cuáles serían sus oficios como Recordador, Convencer, Testigo, Glorificador y en todo el Consolador. Este iba a ser su atuendo para discipular a todas las naciones, para la victoria sobre sí mismos en cuanto a todas las emociones egoístas y de búsqueda propia, para triunfar sobre todas las fuerzas opuestas. Este debía ser el medio de darse cuenta de él como su Señor glorificado, para que no lo conocieran más después de la carne, sino después del Espíritu. Ahora, no debemos dejar de notar que estamos en deuda con San Pablo por una representación muy completa de la obra real del Espíritu en la Iglesia. Uno puede llamarlo el historiador del Espíritu, el pensador que, bajo Dios, discernió sus benditas operaciones en su variedad y brújula, el escritor que los registró para la iluminación de la Iglesia en todas las épocas, el hombre que puso al descubierto su alma propia en extremos de tristeza y en momentos de suprema felicidad para que podamos tener su teología del Espíritu Santo en sus resultados experimentales. De él, entonces, no solo tenemos la instrucción doctrinal más completa sobre este tema tan vital, sino también la visión de carne y hueso sobre la anatomía de la verdad teológica; atestigüe este tercer capítulo: sin embargo, esta es solo una de sus presentaciones multifacéticas sobre este tema. Obsérvese, sin embargo, que este capítulo ocupa un lugar especial en su sistema de enseñanza. Paso a paso se había acercado a un punto en el que podía demostrar la excelencia preeminente del evangelio. La caridad había sido delineada una vez y para siempre; la resurrección había sido discutida en un método y de una manera inusual con él; así también la economía de la Iglesia como sociedad divinamente planificada. En este tercer capítulo, todas sus ideas prominentes se unen en una gran verdad maestra, a saber. La dispensación del evangelio como el ministerio del Espíritu. La frase "ministerio del Espíritu" es en sí misma notable. Incluye, en cierto sentido, el ministerio de Moisés, al tiempo que diferencia el antiguo pacto del nuevo. Incluye todos los ministerios, apostólicos, ordinarios y los numerosos tipos de lo ordinario. Si hemos perdido algunos de ellos tal como existieron en los días de San Pablo, ¿cuántos hemos ganado como originales en tiempos posteriores y genéricos a las circunstancias que Inglaterra y América crearon en el siglo XVIII, el siglo de una constelación de épocas en El firmamento de la historia? "Ahora el Señor es ese Espíritu". En todas partes, en todo, el Señor Jesucristo es el dispensador de su influencia múltiple. "Siendo exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto, que ahora veis y oís". Es la doctrina de Pentecostés. Es el milagro y la grandeza de Pentecostés. Sin embargo, San Pedro hace poco más que declarar el hecho. La elaboración doctrinal espera a San Pablo, y estas dos epístolas brindan la oportunidad. Naturaleza, minuciosidad y excelencia creciente de la obra del Espíritu. Es libertad. "Donde está el Espíritu del Señor, hay libertad". Libertad de la pedagogía de la Ley; libertad de la tiranía del intelecto carnal; libertad de esa dominación nacional que en el caso de los judíos ofreció una resistencia tan sólida al evangelio; libertad de la idolatría gentil; libertad de toda agencia que forjó el mal en el alma del hombre. "si el Hijo, por lo tanto, te hace libre, serás verdaderamente libre". Pero fue el Hijo glorificado quien hizo libres a los hombres al comunicar el Espíritu Santo. Es una revelación de Dios en Cristo y de Cristo en el Espíritu de la conciencia y la conciencia de los hombres, y por lo tanto minucioso. Se dirige a su conciencia como alguien que tiene la capacidad de pensar, sentir, juzgar; y se dirige a su conciencia sobre cómo debería pensar, sentir, juzgar, como tocar sus obligaciones y hacerlas cumplir mediante una inmortalidad de recompensa o castigo. Por la verdad del evangelio, por el Espíritu que acompaña esa verdad y la hace efectiva, la conciencia se ilumina, se cultiva, se amplía. El hombre ve mucho en sí mismo que nunca antes había visto. Y su sentido moral o conciencia, el más poderoso de los instintos, es instruido y guiado para representar al Espíritu. Es en el alma un Recordador, un Convencedor, un Testigo, un Glorificador de Cristo, un Consolador. Y bajo este doble desarrollo que es llevado a la unidad por el Espíritu de verdad y amor, la obra de la gracia se extiende a todas las facultades del hombre. El intelecto, las sensibilidades morales, los afectos sociales, elevan al hombre físico en sí mismos y crecen juntos en el hombre espiritual. No se deja de lado un apetito, no una pasión, no un atributo, del cuerpo o del alma. El ideal es "cuerpo, alma y espíritu" consagrado a Cristo, viviendo, trabajando, sufriendo, de modo que "todo lo que hagáis en palabra o en acción, hagáis todo en el Nombre del Señor Jesús". Y su creciente excelencia se ve en esto, que en armonía con su libertad y su desarrollo de conciencia espiritual y conciencia, tiene una cara descubierta. El ojo está abierto y sin obstáculos. Nada interviene entre esto y la gloria del Señor. Es cierto que solo se ve en un espejo; ve por reflejo; ve la imagen simplemente: la imagen de Dios en Cristo, la imagen de la humanidad en Cristo, el Dios Hombre, el único Hombre perfecto de la raza humana. Lo vemos en el Nuevo Testamento, en los Evangelios y las Epístolas, en los Hechos de los Apóstoles y en el Apocalipsis, los actos de la Providencia futuros y finales. Lo vemos en todas sus relaciones y aspectos: el bebé de María, el niño de Nazaret, el hijo del carpintero, el hombre público, maestro, benefactor, sanador, ayudante, amigo. Cada página del Nuevo Testamento es como una superficie bruñida en la que se le presenta al ojo de la fe como una manifestación de la justicia y el amor de Dios, mientras exhibe también la culpa y la condena del hombre. "La gloria del Señor" se ve así en medio de las escenas y circunstancias que nos enseñan en la vida diaria. Está al nivel de nuestra comprensión. Encuentra el mismo tipo de acceso a nuestras simpatías que las cualidades humanas tienen en la relación sexual ordinaria. "Te suplico, muéstrame tu gloria", fue la oración de Moisés, y el Señor respondió e hizo pasar toda su bondad delante de él. Cuál fue la gloria de Cristo en Moisés, en los Salmos y profecías, en su encarnación y muerte expiatoria, en su glorificación; lo que ha sido, es ahora y será; todo esto lo tenemos en las Escrituras del Espíritu y en sus oficios divinos para santificar la Palabra. Si contemplamos como en un espejo, ¿la imagen está distorsionada, confundida, inoperante, ineficaz? No; es con la "cara abierta" que miramos, y el resultado es que "somos transformados en la misma imagen de gloria en gloria". La fe es el órgano de la visión, y la fe se está transformando esencialmente por su poder para hacer lo que es un objeto de pensamiento y alimentando las influencias subjetivas más efectivas. Toma el objeto del mundo exterior, lo separa de las limitaciones del sentido y el intelecto, desconecta el objeto de todo lo que se está oscureciendo y enervando, y asegura su plenitud de actividad. La fe es la forma de creencia más pura, verdadera y noble. Es la creencia de cosas invisibles y eternas, reveladas por Dios y testificadas por el testimonio más honesto y fiel que la raza humana podría proporcionar. Para darnos un Peter, un John, un Paul, como testigos, el mundo estuvo bajo entrenamiento providencial durante muchos siglos y especialmente su raza elegida, cuyo antepasado, Abraham, inauguró la carrera de la nación por un acto de fe de lo más patético, lo más sublime, lo más ilustre, en los anales de la humanidad. No es solo una creencia de cosas invisibles reveladas por un Revelador y aseguradas por testigos, sino también una creencia creada, dirigida y sostenida en la conciencia personal por la agencia del Espíritu Santo. De ahí su poder para conformarnos a la imagen Divina como se muestra en Cristo, y de ahí también su trabajo progresivo. No solo somos cambiados, sino que somos cambiados "de gloria en gloria". "La justicia de Dios se revela de fe en fe", para que nos demos cuenta cada vez más claramente de la consistencia de la justicia divina en nuestra justificación, y justicia formada en nuestras almas por el Espíritu. Sabemos por qué somos perdonados y por quién renovamos, y, a medida que avanzamos en nuevas etapas de experiencia, la obra de gracia pasada se vuelve cada vez más inteligible. Las experiencias actuales dejan mucho sin explicación. La infancia, la niñez, la juventud, en la vida religiosa, no se comprenden completamente hasta que la luz interpretativa de la virilidad les sea devuelta. "De gloria en gloria"; Esto es cierto para toda virtud cristiana. Al pedernal somos tímidos al confesar a Cristo ante el mundo; la cruz es pesada; la abnegación es a menudo muy dolorosa; los restos de la mente carnal son lo suficientemente fuertes como para resistir cuando se nos impone una tarea onerosa; pero con el tiempo ganamos fuerza, y con el tiempo podemos correr y no cansarnos, caminar y no desmayarnos. Es "de fuerza en fuerza", como cantó el salmista hace mucho tiempo. Toma la virtud de la paciencia; ¡Qué años se necesitan para adquirirlo en gran medida! San Pedro dice: "Añade a tu fe, virtud", etc. mantenga el suministro y ejerza toda la diligencia para construir una virtud por medio de otra. Nuevamente, "crece en gracia"; si el crecimiento se detiene, la gracia se detiene. "De gloria en gloria". Las tentaciones contra las que había que luchar y, a veces, de manera ineficaz, hace veinte años, ya no nos molestan. Las enfermedades son menos enfermas. Los misterios que solían dejar perplejos han dejado de perturbar. Las personas cuya presencia fue una molestia pueden ser soportadas. Las irritaciones, que se repiten diariamente, han perdido su poder para alterar el temperamento. Muchos caminos torcidos se han enderezado, muchos lugares ásperos lisos, muchos puntos oscuros brillantes, a nuestros pasos. "De gloria en gloria". Grace se abrió camino hasta nuestros instintos y comenzó su desarrollo más completo. De ahí viene la luz blanca tan agradecida a los suspiros y tan útil. Se refleja en el intelecto, los órganos sensoriales, el mundo exterior, y disipa la tristeza ocasional que cae sobre nosotros cuando el "Está escrito" de Satanás oscurece nuestras percepciones, o cuando la lógica del intelecto sensorial acumula sus nieblas sobre nuestro camino. Benditas horas de iluminación son aquellas que asisten a las etapas posteriores de la gracia que penetran en las profundidades del instinto. Se acabaron las dudas; Porque sabemos a quién hemos creído. "De gloria en gloria". Poco a poco, nuestros corazones se separan del mundo y, aunque su belleza, amor y ternura son, sin embargo, son vistos como partes de una vida superior y una esfera más remota. Las aflicciones, una vez "penosas", producen "el fruto pacífico de la justicia"; porque el "después" ha llegado, ¡y qué "después"! Para reconciliarse con la cruz del dolor; a gloriarse en la cruz del Sufridor Divino; morir a uno mismo como morimos cuando el Hombre de los dolores se convierte en el Cristo de nuestros instintos; decir: "Hágase tu voluntad" sin pronunciar nada a medias, sino desde el corazón, y someterte no solo voluntariamente sino con gusto a lo que sea que la Providencia ordene; esto es una prueba de que hemos avanzado "de gloria en gloria . "—L.

HOMILIAS POR J.R. THOMSON

2 Corintios 3:2

Nuestra epístola

Paul hizo el trabajo de su vida en parte por su voz, pero en gran medida por su pluma. Sus composiciones que nos han llegado, y por las cuales lo conocemos principalmente, son epistolares. Sus cartas fueron admitidas, en su propio tiempo, e incluso por sus enemigos y traductores, por ser pesadas y poderosas. Pero desde su punto de vista, la mejor de todas sus epístolas —las que dieron testimonio más inequívoco de su apostolado— fueron los personajes, las nuevas vidas, de aquellos que por su ministerio habían recibido el evangelio de Cristo. Ya sea como amanuenses que habían señalado estas epístolas espirituales, o como tabellarii, o portadores de cartas, que tenían a su cargo, y los entregaron a la sociedad humana, los apóstoles "ministraron" a sus conversos, quienes atestiguaron su habilidad y fidelidad. A expensas de complicar la figura, Paul observa de los corintios que fueron escritos en los corazones de él y sus colegas. La lección del texto es que los cristianos siempre autentican el ministerio de predicadores fieles del evangelio.

I. LOS HOMBRES PUEDEN LEER EN EL CORAZÓN Y LA VIDA DEL CONVERTIDO LA DIVINA COMISIÓN DEL MINISTRO. Existen tales pruebas de la divinidad de la doctrina en sus efectos sobre el carácter y la conducta de sus sinceros destinatarios que apuntan a la autoridad celestial por la cual los agentes fueron nombrados y autenticados.

I. Y LA FIELIDAD Y EL CELO DEL MINISTRO. Pablo tenía una buena conciencia con respecto a la forma en que había desempeñado su servicio sagrado y benevolente a sus semejantes. Especialmente fue este el caso con su ministerio a los corintios. En su primera epístola les escribió: "Si no soy apóstol para los demás, sin duda lo soy para ustedes; porque el sello de mi apostolado está en el Señor".

III. Y LA ADAPTACIÓN DEL MINISTERIO A LAS NECESIDADES Y LAS CIRCUNSTANCIAS DE LOS HOMBRES. Los acontecimientos demostraron que para los judíos y los gentiles, para los hombres de todas las clases y personajes, el evangelio de Cristo era el poder de Dios para la salvación. Esta Iglesia en Corinto fue como una epístola escrita en varios idiomas, en varios estilos, dirigida a todas las naciones y a todas las condiciones de los hombres, y asegurándoles que los apóstoles de Cristo estaban cargados de tesoros que podían enriquecer y bendecir al mundo. . — T.

2 Corintios 3:3

Epístolas de cristo

Algunos maestros habían visitado a los cristianos de Corinto, que se jactaban de las cartas de presentación que traían consigo, autenticando su comisión y su ministerio. Pablo no necesitaba tales epístolas; porque los miembros de la Iglesia fueron sus epístolas; y mejor aún, no eran solo suyas, sino las epístolas de Cristo, manifiesta e innegablemente tales. Lo mismo puede decirse de todos los verdaderos discípulos y seguidores del Señor Jesús; Es una designación honorable e inspiradora.

I. EL ESCRITOR: CRISTO. Muchos grandes hombres, especialmente grandes pensadores, han perpetuado su influencia y han servido a su raza con sus escritos. Como poetas, filósofos o moralistas, se han hecho un lugar en la mente de la humanidad. El más grande de todos, el Hombre Divino, no escribió nada. Es mayor ser que escribir; y el Señor Jesús simplemente vivió y trabajó, sufrió, murió y conquistó. No podía comprimir y limitar su mente dentro de la brújula de un tratado o un volumen. Dejó a sus evangelistas y apóstoles para escribir sobre él; Su manifestación terrenal hablaba así un lenguaje universal. Sin embargo, en cierto sentido, él siempre ha estado escribiendo, y ahora está escribiendo. Todavía publica diariamente epístolas para el mundo.

II La epístola: cristianos. Como amigo y consejero, cuando está en un viaje y a distancia, se comunica por carta con aquellos que necesitan su guía y la seguridad de su interés, por lo que nuestro Señor, aunque ha ascendido en lo alto, siempre envía epístolas a los hijos de hombres. Todo cristiano sobre quien imprime su propia voluntad, carácter y propósitos, se convierte así en la comunicación de Cristo al mundo, escrita por su mano y autenticada por su autógrafo. Cada individuo es una sílaba, cada congregación una palabra, cada generación de creyentes una línea, en el pergamino cada vez más largo, que se acerca a su fin a medida que las edades se acercan al final.

III. LA TABLETA: EL CORAZÓN. Dios no escribe en piedra, como lo hicieron los hombres en antiguas inscripciones monumentales, o como lo hizo una vez en las tablas de la Ley. Tampoco en tabletas de cera, como escribían los hombres de antaño con el lápiz, en notas de negocios ordinarios o amistad. Ni en pergamino o papiro, como quizás se escribieron estas Epístolas de Pablo. Pero Cristo escribe en tabletas que son corazones de carne. La expresión, adaptada del Antiguo Testamento, es impresionante. En los Proverbios, la Sabiduría invita al joven a escribir sus preceptos en las tablas de su corazón. Por Jeremías, el Señor prometió escribir su Ley en el corazón de su pueblo. Cristo toma el alma humana y trabaja en ella, y graba allí sus propios personajes, establece allí su propia firma y envía la naturaleza humana, así escrita, al mundo, para contar de sí mismo, para transmitir su pensamiento, su voluntad. .

IV. LA AGENCIA: NO TINTA, SINO EL ESPÍRITU DE DIOS. Como en los procesos de la naturaleza vemos la operación del Dios viviente, así en la gracia discernimos la escritura espiritual. El Espíritu de Dios alcanza más profundamente y afecta más benditamente el espíritu del hombre. El Espíritu lleva la verdad y el amor al corazón con un poder incomparable. Escribe sobre el alma en caracteres profundos, legibles, sagrados y eternos.

V. LA ESCRITURA Y SUSTANCIA DE LAS EPÍSTOLAS. ¡Qué diferencia hay en la apariencia y en el asunto de las cartas que recibimos diariamente! Varían en la escritura a mano, en el estilo, en el tono, en la materia, según el carácter del escritor, la relación del escritor con el lector, el negocio sobre el que tratan. Pero hay algo característico en todos: todos nos dicen algo de nuestros corresponsales, y de su mente y voluntad. Lo mismo ocurre con estas epístolas vivas descritas en el texto. Cada epístola habla del Divino Escritor, da testimonio del Señor de quien emana, evidentemente está escrita con su letra y revela su mente y corazón. Cada epístola debe estar tan autenticada por su firma que no se sospeche que sea una falsificación. Espiritualidad, santidad, obediencia, mansedumbre, benevolencia, estas son las pruebas de que la epístola es la composición de Cristo. Esto debe ser manifiesta, inequívocamente, declarado.

VI. LOS LECTORES, TODOS LOS HOMBRES. Hay algunos escritos que solo unos pocos pueden leer; los caracteres pueden estar mal escritos e ilegibles, o pueden estar cifrados, o el lenguaje puede ser científico y técnico. Hay cartas de negocios privados o de amistad personal, solo para ciertas personas. Pero hay literatura, como la Biblia o la ley del país, destinada a la instrucción y el beneficio de todos. Entonces, si bien hay un lenguaje religioso que solo los iniciados entienden completamente, por una clase selecta, por ejemplo. doctrinas, meditaciones, oraciones: hay un lenguaje destinado a toda la humanidad. El carácter cristiano y la vida pueden ser leídos con provecho por todos los hombres. Pueden comprender las virtudes que adornan al cristiano, y que son los signos manifiestos de la presencia espiritual del Señor. Si somos verdaderamente de Cristo, entonces su letra será legible para todos los hombres, y todos los hombres que nos conocen pueden obtener alguna ventaja al leer lo que la mano Divina ha inscrito en nuestra naturaleza.

2 Corintios 3:6

Lo viejo y lo nuevo.

La naturaleza cálida y cariñosa del apóstol había abrazado la religión de Cristo con un fervor, una devoción adjunta, superando incluso lo que había mostrado en sus primeros días hacia la dispensación en la que había sido alimentado. No es que hubiera perdido nada de la reverencia, el afecto que había apreciado hacia el pacto que Dios había establecido con sus antepasados ​​hebreos; pero que la nueva dispensación fue tan gloriosa a la vista de su alma que arrojó su brillo sobre la economía que reemplazó. El contraste dibujado aquí parece casi despreciativo de esa Ley que fue "dada por Moisés", cuando esa Ley se comparó con la "gracia y verdad que vino de Jesucristo".

I. LO NUEVO ES MEJOR QUE LO ANTIGUO. Si Dios es un Dios de orden, si el progreso caracteriza sus obras, si el desarrollo es una ley de su procedimiento, entonces es razonable creer, lo que encontramos que es la facilidad, lo que desplaza y reemplaza lo que es bueno es en sí mismo preferible y más excelente.

II EL ESPÍRITU ES MEJOR QUE LA CARTA. Sin embargo, "la carta" se adaptó a la infancia de la raza, y de hecho fue necesaria para que la comunicación de la lección espiritual se transmitiera desde el cielo. Pero el cristianismo no puede ser comprimido en ningún documento; es en sí mismo un espíritu, invisible e intangible, pero que se siente poderoso y penetrante.

III. LA JUSTICIA ES MEJOR QUE LA CONDENACIÓN. El antiguo pacto abundaba en prohibiciones y en amenazas de castigo. La Ley, cuando se viola, como se rompió sin cesar, es una sentencia de condena a todos los que se encuentran bajo ella. Pero es el honor distintivo del cristianismo que trae una nueva, más alta, una justicia eterna. Por lo tanto, tiene más eficacia que la ley de rectitud más impecable, ya que proporciona el motivo y el poder de la verdadera obediencia.

IV. LA VIDA ES MEJOR QUE LA MUERTE. "El alma que pecare, morirá", tal es la importancia del antiguo pacto, que ministró así la muerte a los que estaban bajo él. "El don de Dios es la vida eterna a través de Jesucristo nuestro Señor", tal es el evangelio del nuevo pacto con la humanidad. La muerte es el emblema de todo lo que es oscuro, triste y repulsivo; La vida está llena de brillo, belleza, alegría y progreso. Bien podría el apóstol elevarse a una elocuencia ferviente al describir la incomparable excelencia moral y la belleza del pacto de la gracia divina. Y justamente podría considerar su oficio uno de los más altos honores y felicidad, como traer salvación y una inmortalidad bendita a los hijos de hombres perdidos y moribundos.

V. LA GLORIA ETERNA ES MEJOR QUE EL ESPLENDOR TRANSITORIO Y PECABLE. Había una gloria en la escena y las circunstancias en medio de las cuales se dio la Ley; había una gloria en ese código de piedad y rectitud que luego se confirió a la nación elegida; había una gloria en el semblante iluminado del gran legislador cuando bajó del monte. Pero esta gloria fue por una temporada, y de hecho casi perdió su título para ser referido como gloria, en razón de la gloria que sobresale. La ministración del Espíritu, de la justicia, lo que queda, esto se abarca con un halo, una aureola, de esplendor espiritual y celestial que brillará hasta que se funde en la inefable gloria de la eternidad.

2 Corintios 3:15, 2 Corintios 3:16

El velo.

El incidente histórico en este pasaje deja paso a la representación alegórica. Cuando Moisés bajó del monte, cubrió su rostro para que la gente no viera sus rasgos y no presenciara el desvanecimiento de su gloria celestial. Y Pablo afirma que un velo similar oculta el semblante del gran profeta y legislador cuando sus escritos se leen públicamente en la audiencia de sus compatriotas. En muchos sentidos, el Pentateuco es un testigo del Mesías, incluso de Jesús. Pero sobre el Pentateuco, como se lee, descansa un velo que impide que los judíos penetren en el significado espiritual, profético, del escritor inspirado. Moisés testificó de Cristo; pero para los no iluminados, los escritos de Moisés impiden cualquier percepción, cualquier visión, del Divino Señor. Un velo similar evita que muchos aprecien la verdad que está tan cerca de ellos.

I. ¿EN QUÉ CONSISTE EL VELO? Especialmente en prejuicio e incredulidad. Como los israelitas estaban tan persuadidos de la excelencia incomparable de la Ley Mosaica que no podían discernir la revelación superior a la que esa Ley fue diseñada para conducir, muchas veces las mentes de los hombres están tan preocupadas con sus propias nociones de religión, de justicia, etc. , que no están preparados para prestar atención a la manifestación y apelación divinas.

II ¿Qué esconde el velo? La cobertura mencionada en el contexto ocultaba la cara del legislador; pero el velo del error y de la incredulidad oculta el semblante de Cristo, la revelación de los atributos, propósitos y promesas divinas. Lo que sería más importante para nuestros intereses contemplar es que, por nuestro pecado y necedad, podemos oscurecernos desde nuestro propio punto de vista. Vea lo que podamos, si no contemplamos la luz de la gloria de Dios frente a Jesucristo, perdemos los más altos privilegios de los que somos capaces.

III. ¿CÓMO SE QUITA EL VELO? La respuesta es muy simple: "Cuando se convierta al Señor". Es decir, el obstáculo para la visión espiritual reside en nosotros mismos y no en el Cielo. El arrepentimiento, o el alejamiento del corazón del pecado, es la condición de la verdadera iluminación. Mientras la mente está ocupada consigo misma y sus propias inclinaciones y fantasías, la gloria espiritual del Salvador no es discernible. Solo necesita que, bajo la guía del Espíritu de Dios, la mente debe apartar la vista de sí mismo hacia Cristo, para que de inmediato la balanza caiga de los ojos del espectador, y el velo caiga de la cara del Redentor, y una verdadera revelación debería tener lugar.

IV. ¿QUÉ AFECTA LA ELIMINACIÓN DEL VELO?

1. El carácter transitorio de las dispensaciones preparatorias se distingue claramente; Al caer el velo, se ve que la gloria del antiguo pacto se ha ido.

2. La verdadera gloria de Cristo y del cristianismo se manifiesta; el nuevo pacto aparece en todo su esplendor, incesante y eterno.

2 Corintios 3:17

El espíritu de libertad.

Si hay dos palabras especialmente queridas por San Pablo, son estas: el espíritu como distinción de la forma y la letra, y la libertad como distinción de la esclavitud religiosa.

I. LA NECESIDAD DEL HOMBRE DE LIBERACIÓN.

1. El pecado es esclavitud, sin embargo, puede confundir entre libertad y licencia. No hay esclavo tan lisiado y tan lamentable como el esclavo del pecado.

2. La felicidad y el bienestar del hombre dependen de su liberación de esta servidumbre espiritual.

3. Ningún poder terrenal puede efectuar este gran derecho de voto.

II EL DIVINO LIBERADOR. Muchas de las designaciones aplicadas a nuestro Señor Jesús implican este carácter y función. Él es el Salvador, que salva del yugo del pecado, el destino de la muerte; el Redentor, que rescata de un cautiverio espiritual, que paga el precio y libera al prisionero. "El Señor es el Espíritu"; es decir, la obra de la redención fue realizada por Jesús en el cuerpo, y el Espíritu invisible, poderoso y omnipresente, en cuyas operaciones el Señor, aplica y hace real al alma individual. Cristo perpetúa su acción y logra su dominio.

III. LA ESENCIA DE LA LIBERTAD ESPIRITUAL. Es independiente de la condición personal; porque el esclavo puede disfrutar de sus dulces, incluso cuando sus cadenas sonoras le recuerdan su esclavitud terrenal. Es la emancipación de la maldición y el castigo de la Ley, ya que esto oprime a todo pecador que es consciente de su condición real. Es libertad de lo que San Patti llama el dominio del pecado. Es la alegre consagración de todos los poderes al servicio del Divino Redentor. Es "la gloriosa libertad de los hijos de Dios".

IV. LAS FRUTAS DE LA LIBERTAD.

1. La obediencia, por extraña y paradójica que parezca la afirmación, es la consecuencia de la graciosa confrontación del alma. El servicio del corazón, que no se puede prestar en esclavitud, es natural en el estado de emancipación.

2. La alegría es natural para el esclavo emancipado, que se da cuenta de la dignidad y la bendición de la libertad.

3. La alabanza del Libertador nunca cesa, sino que asciende en ininterrumpidas tensiones al Autor y Dador de la libertad espiritual y eterna.

2 Corintios 3:18

La gloriosa transformación.

Una alegría exultante desprecia haber conmovido el alma del apóstol, cuando meditó sobre las inmunidades y honores actuales, y. sobre las perspectivas de futura bendición y gloria que, por medio de Cristo, pertenecen a todos los verdaderos creyentes y seguidores del Señor. Una especie de euforia espiritual impregna y exalta su espíritu, y agrega elocuencia y poesía a su lenguaje embelesado.

I. VISIÓN ININTERRUMPIDA. La figura del velo continúa atormentando la mente del escritor inspirado, incluso después de haber respondido al propósito de su primera introducción. Al asociar a sus hermanos en la fe consigo mismo, afirma, con respecto a los cristianos, que en su caso se quitó el velo, de modo que para ellos se realizó un acercamiento maravilloso al Salvador invisible. Antes de su iluminación por el Espíritu de Dios, las escamas estaban sobre sus ojos y el velo estaba delante de su semblante. Ahora, a la luz del cielo, ven la luz. El pecado, el prejuicio, la incredulidad, que escondieron al Salvador de su vista, han sido eliminados, y nada se interpone entre el alma y su Salvador.

II REFLEXIÓN ESPIRITUAL. En lugar de ocultar el semblante por un velo, en el caso de los verdaderos cristianos, se convierte en un espejo, que recibe y luego refleja los rayos de luz. Así, la gloria del Señor, que siempre se manifiesta en la naturaleza, y que brilló en la cara de nuestro Redentor encarnado, es recogida y dada por el carácter renovado y purificado del cristiano. Este es un proceso moral. Una naturaleza espiritual sola es capaz de atraer y recibir tal luz, solo es capaz de emitirla en rayos no contaminados, aunque reflejados. Así el discípulo refleja al Maestro y el sirviente refleja al Señor. Somos representantes vivos de la Divina Cabeza.

III. TRANSFORMACIÓN GLORIOSA. La fe en Cristo y la comunión con Cristo son las fuerzas que producen la asimilación a Cristo. La imagen que se ve parece fijarse sobre el alma en forma de espejo que la recibe. La vida de fe sirve así para llevar a cabo un proceso gradual de asimilación espiritual. La progresión se denota con la frase "de gloria en gloria", por la cual entendemos, no el esplendor terrenal, sino la excelencia espiritual. perfección. Y la agencia se indica por la expresión aquí utilizada, "como por el Señor el Espíritu". Debido a que él es el Espíritu, el Señor tiene acceso al corazón, y renueva, santifica y glorifica la naturaleza a la que se da a conocer graciosa y divinamente. Y parece que no hay límite para este proceso tan bendecido. De hecho, el estado futuro parece ofrecer el alcance más sorprendente para su continuación: "Seremos como Cristo; porque lo veremos tal como es".

HOMILIAS DE E. HURNDALL

2 Corintios 3:3

La carta de Cristo.

El pueblo de Dios se expone bajo varias figuras en las Escrituras. Por ejemplo, como la maduración del maíz para la cosecha; como los cedros del Líbano, de pie como rocas bajo explosiones más feroces; como estrellas fijas en lugares celestiales; como el sol escalando los cielos, iluminando el mundo; como oro purificado, apto para el Rey; como joyas que desprenden tintes de belleza, preparadas para la corona real; como ramas de vid ricamente cargadas; como granadas e higos, dulces y refrescantes; por fuerza, el león y el águila; y, gran paradoja, por debilidad, las indefensas ovejas y corderos; por humildad, el lirio; por dignidad, la palmera; por utilidad, la sal de la tierra. Aquí, como "la epístola de Cristo". Un título singular pero impresionante. Y esto establece lo que cada creyente individual debe ser: una carta de Cristo. Nos hemos acostumbrado a considerar las epístolas como ciertos libros de la Escritura o cartas que pasan entre hombres. El apóstol nos lleva a este pensamiento: los hombres son epístolas. Además de la naturaleza y la providencia, hemos considerado la Biblia como el único libro de Dios. Ahora estamos dirigidos a otros libros de Dios, volúmenes de humanidad redimida. Hablamos de las epístolas de las Escrituras como inspiradas; Los hombres que son las epístolas de Cristo están inspirados por el mismo Espíritu. De los primeros pensamos como testimonios de Dios, de Cristo, de la religión; los últimos son igualmente así. Y, como si Dios no estuviera contento con las Epístolas silenciosas y apartadas de Wing to the human, él ha colocado en medio del mundo epístolas vivientes, moviéndose entre los hombres, sin obscurecer, nunca contemplado y examinado. Consideramos las Escrituras con reverencia. ¡Qué pensamiento que nosotros, si somos verdaderamente de Cristo, constituimos parte de las grandes Escrituras de Dios! La Biblia la consideramos sagrada; si somos de Cristo, somos sagrados, designados para dar un testimonio similar de las verdades de la fe cristiana. Parecería que apenas podría haber una designación más honorable que esta: "la epístola de Cristo". Si vamos a ser las epístolas de Cristo

I. DIOS DEBE ESCRIBIR NUESTRAS VIDAS. La epístola, para que valga la pena, debe ser dictada por Dios. Decimos las epístolas de Pablo, las epístolas de Pedro, las epístolas de Juan; pero, si esto los representa adecuadamente, no son nada. Si son algo, son las epístolas de Dios: la epístola de Dios a los corintios y a los romanos, y así sucesivamente. Entonces con nosotros. Si somos epístolas de Cristo, debemos ser "de Dios", "escritos, no con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente" (versículo 3); y la escritura debe estar, no en "tablas de piedra" para nosotros, sino en "tablas que son corazones de carne" dentro de nosotros. La obra del Espíritu Divino en nuestra naturaleza y en nuestras vidas solo puede hacernos epístolas de Cristo. Esta es la forma más elevada de la vida humana, cuando está hecha por Dios, día a día, hora a hora: la voluntad de Dios de encontrar expresión en la conducta, los pensamientos, los motivos, el ser. El libre albedrío es la gloria del hombre, recibida por el fiat del Eterno; pero el acto más noble del libre albedrío es su sujeción voluntaria a la voluntad de Dios. Somos más elevados cuando estamos dispuestos a convertirnos más completamente en siervos de Dios. Satanás tentó a nuestros primeros padres a pasar de la voluntad de Dios por la promesa: "Seréis como dioses". Hubo un engaño maravilloso aquí. La tentación los encontró como dioses, los dejó como demonios. Vivir de otra manera que en sujeción a la voluntad de Dios es descender. El camino hacia arriba es: "No se haga mi voluntad, sino la tuya". Consultar el deseo Divino en todas nuestras empresas, seguir la instrucción Divina en todos nuestros actos, esperar el propósito Divino en todo nuestro ser y curso, es que Dios esté escribiendo nuestras vidas. ¡Qué diferente, por desgracia! es nuestra experiencia! ¡Cuán a menudo hemos quitado el bolígrafo de la mano Divina, para que nosotros mismos podamos escribir un poco! ¡Cuán a menudo, por nuestra obstinación, nuestro egoísmo, nuestro pecado, hemos borrado la escritura divina, y el manuscrito de nuestra vida se ha borrado y desfigurado! ¡Cuán a menudo nuestras tontas inserciones alteraron por completo el significado de lo que los dedos Divinos estaban rastreando! ¡Qué caos, confusión, desastre, ha entrado en la epístola de nuestra vida porque ha sido en gran parte de nosotros mismos y no de Dios! ¡Cuán pobre ha sido la influencia de la carta vital porque no ha sido inspirada por el Espíritu Santo!

II NUESTRAS VIDAS TESTIFICARÁN LUEGO DE CRISTO. Este debe ser nuestro objetivo supremo si deseamos ser epístolas de Cristo. Él debe ser la única característica conspicua en nuestra vida y ser. Epístolas que debemos ser, que, cuando los hombres lean, descubrirán que están leyendo acerca de Cristo. Muchos cristianos profesantes son cualquier cosa menos epístolas de Cristo. Hay algunas grandes epístolas de duda, leídas y conocidas de muchos hombres, que nos dicen que no reclaman la sucesión apostólica, y lo demuestran con carácter concluyente al ser cualquier cosa menos que completamente persuadidos en sus propias mentes; epístolas de tristeza, epístolas de ociosidad, epístolas de demora, epístolas de cambio, epístolas de frivolidad, epístolas de sí mismo, epístolas de pelea y otras que parecen ser epístolas de la nada. En contraste con el verdadero creyente consistente: Cristo se manifestó en sus acciones, Cristo exhaló su influencia, Cristo la expresión de su vida. Para él "vivir es Cristo". Si somos las epístolas de Cristo:

1. Debemos permitir que los hombres nos lean. No debemos ser demasiado reservados. No debemos ocultar nuestra luz.

2. No debemos ser demasiado hacia adelante. Mucho hablar de nuestros logros y gracias convencerá a la mayoría de los hombres de que no tenemos ninguno. Un libro no es instructivo y tiene la mayor parte de la impresión en el exterior.

3. Los hombres estarán dispuestos a leernos cuando no estén dispuestos a leer las Epístolas de las Escrituras. Hay dos cosas que a los hombres les gusta mucho leer: su periódico y el uno al otro. Es probable que la verdadera epístola de Cristo tenga una amplia circulación y una gran utilidad.

2 Corintios 3:6

El nuevo pacto.

I. UN PACTO DEL ESPÍRITU. El antiguo pacto, la Ley que vino de Moisés, era la "carta", preceptos establecidos para ser literalmente obedecidos, fijados y desgarrados, externos y rituales. El nuevo pacto, el evangelio, es el pacto de amor, de obediencia espiritual. El judío, bajo el antiguo pacto, no podía estar exento por ninguna piedad de espíritu de la letra de la ordenanza legal; pero bajo el nuevo pacto el espíritu de la observancia es el principal. El antiguo pacto no suministró el Poder interior que producía obediencia; era algo fuera del hombre, impuesto sobre él. Pero el nuevo pacto tiene como característica esencial el Poder de Dios que opera en el corazón y conduce a la novedad de la vida. El antiguo pacto se acercó al hombre desde afuera, el nuevo pacto funciona desde adentro. Una es "carta", externa; el otro es "espíritu" interno.

II UN PACTO DE VIDA. En el antiguo pacto existía la Ley sagrada y el mandato de obedecerla por completo: "La Ley no es de fe, sino que el hombre que las haga vivirá en ellas" (Gálatas 3:12). El antiguo pacto exigía obediencia perfecta: "Maldito todo aquel que no continúa en todas las cosas que están escritas en el libro de la Ley para hacerlas" (Gálatas 3:10). Por lo tanto, el antiguo pacto tendía a la condenación y la muerte, porque la naturaleza humana caída no pudo cumplir la Ley perfecta de Dios. La "carta" de justicia inquebrantable condenó al hombre de pecado, y luego lo "mató". No es que la Ley fuera mala, sino que mostrara la maldad en el hombre. "La paga del pecado es muerte". La Ley, al descubrir el pecado, mostró que la paga se debía. El antiguo pacto dejó al hombre condenado y, si el hombre debía ser justificado y restaurado, había una necesidad urgente de un nuevo pacto. Encontramos, por lo tanto, que el antiguo pacto siempre está apuntando al nuevo, y que el diseño del primero debía conducir al segundo: "La Ley fue nuestro maestro de escuela para llevarnos a Cristo" (Gálatas 3:24). Además, el judío poseía tanto el nuevo pacto como el antiguo, aunque no tan plenamente desarrollado como lo tenemos nosotros. Los hombres condenados por el antiguo pacto vivieron la vida de fe sobre el Hijo de Dios que estaba por venir, y por lo tanto participaron en el principio de vida del nuevo pacto. Este nuevo pacto es un pacto de vida:

1. Porque Cristo ha cumplido perfectamente la Ley de Dios en nombre del hombre, y para el hombre se imputa esta perfecta obediencia. Se evita así la condena. La vida está asegurada para el hombre por el sustituto del hombre.

2. Las transgresiones personales del hombre son expiadas por el sacrificio de Cristo.

3. El Espíritu Santo es dado para encender la vida espiritual en el hombre, para santificar su naturaleza, para finalmente ponerlo en total acuerdo con la Ley perfecta de Dios.

III. UN PACTO NO TRANSITORIO. El antiguo pacto ha pasado. El nuevo pacto pone a los hombres en una posición con relación a Dios, que es eterna. La muerte y el próximo mundo no exigirán la abrogación de este pacto, ni ningún cambio que ocurra durante la residencia de la familia humana en el mundo. El antiguo pacto era imperfecto; exigía algo más allá de sí mismo; Fue diseñado para hacer esto. No hay tal elemento en lo nuevo. Está completo; no exige nada fuera de sus propias disposiciones.

IV. UN PACTO DE GLORIA SUPERIOR. Esto surge principalmente de puntos ya notados.

1. Su carácter espiritual.

2. Sus problemas para llevar la vida, no la muerte, al hombre caído.

3. Su carácter duradero.

4. Su iniciación y administración directa por el Hijo de Dios. "La Ley fue dada por Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo" (Juan 1:17). La inauguración de lo viejo. El pacto vio el rostro de Moisés iluminado. El nuevo pacto vino con la transfiguración de Cristo.

5. Su maravillosa revelación del amor divino. El antiguo pacto puso el énfasis en la justicia divina; lo nuevo, mientras muestra con brillo inmaculado este atributo de la Deidad, exhibe preeminentemente el amor de Dios.

2 Corintios 3:15

El velo en el corazón.

El velo que Moisés se puso en la cara (Éxodo 34:33) oscureció su brillo. El apóstol aprovecha el evento, tan familiar para los lectores de la historia judía, para ilustrar la ceguera moral, y. especialmente la ceguera moral de los judíos en su propio día. Como la ceguera moral es subjetiva, habla del velo, no sobre aquellas cosas que están oscurecidas, como en el caso del rostro de Moisés, sino como sobre el corazón. Sobre el corazón, porque en asuntos espirituales la incapacidad no surge de la cabeza, sino del corazón. Este velo sobre el corazón

I. OBSCURA LA GLORIA DE LA ANTIGUA DISPENSACIÓN. Lo hizo con los judíos en los días de Pablo; lo hace para los judíos ahora. La verdadera gloria del antiguo pacto radica en su presagio del nuevo. Era un pacto de tipos y sombras. Subyacente a su legalidad había una profunda espiritualidad. La Ley condenó, y solo condenó, pero la "Ley" no era la totalidad del antiguo pacto. Asociado con la Ley estaba el embrión del evangelio. Y los corazones descubiertos miraban a través de la condenación y la sombra y el tipo al Mesías que entregaba, por quien los hombres podían ser justificados por la fe y no por las obras. Pero el velo sobre el corazón hizo que el judío considerara el antiguo pacto como completo en sí mismo, y que ignorara los significados espirituales más profundos de sus disposiciones. De él se ocultaba así su verdadera gloria. Un sistema rígido se volvió mucho más rígido. Se cortaron las alas de una dispensación que se elevaba hacia algo más alto. Un credo duro y estrecho fue sustituido por una teología expansiva y noble.

II Oculta a Cristo. Lo hizo cuando Cristo vino. Cuando apareció el Mesías, los corazones velados no lograron reconocerlo. Los judíos habrían dado la bienvenida a un Mesías que vino a continuar el judaísmo como el judaísmo fue entendido por ellos. Pero el desarrollo del judaísmo en el cristianismo, el fruto del antiguo pacto en el nuevo, no tenía encanto para ellos; por el contrario, era desagradable para ellos en el más alto grado, ya que la espiritualidad es siempre de naturaleza carnal. En el Cristo no podían ver al Cristo. Él no era su Cristo, y por lógica fácil se demostró que no era Cristo en absoluto. "Sus mentes estaban cegadas" (2 Corintios 3:14). De muchos hoy, Cristo está oculto. Para ellos, "una raíz de tierra seca" es tan hermosa como él. Piensan que la culpa está en él, pero está en sí mismos. Las falsas concepciones de los objetos, deberes y placeres de la vida los poseen, y son los medios coloreados a través de los cuales se mira a Cristo. Ven a un Cristo oscuro, desgarrado y mutilado; el verdadero Cristo está escondido de ellos.

III. CAUSA A LOS HOMBRES A DESCANSAR EN AUTO-JUSTICIA. Esta era la única forma de justificación que era aparente para el judío sobre cuyo corazón descansaba el velo. El velo excluía todo, excepto el legalismo. Así que con muchos ahora. Es su justicia, no la justicia de Cristo, a lo que miran. Buscan salvarse a sí mismos, no ser salvados por otro. Cada uno es un Mesías para sí mismo. Pero el descanso pobre está asegurado. Las voces de antaño. los pecados se hacen oír, y para su clamor no se recibe una respuesta satisfactoria. El poder actual para hacer lo correcto es deficiente. Esto no es de extrañar, ya que la Fuente de todo verdadero poder espiritual ha sido abandonada. La piedad se convierte en un vago sueño del futuro o en una triste formalidad del presente.

IV. SIGUE HOMBRES BAJO CONDENACIÓN. La Ley de Dios condena, y si solo se ve la Ley desnuda, no hay liberación. la justicia propia, si se alcanza a la perfección, no cancelaría las oraciones pasadas sobre el pecado. Pero la justicia propia prácticamente es siempre injusticia propia, y, en lugar de expiar el pecado, lo aumenta continuamente. El hombre más moral no tiene más que la triste visión de una Ley quebrantada que exige imperiosamente sus sanciones.

V. EL VELO SE QUITA AL VOLVER AL SEÑOR. (2 Corintios 3:16.) Cuando el judío, guiado por el Espíritu, creyó en Cristo, se quitó el velo que había oscurecido su visión del antiguo pacto y que había pervertido su ser y su vida. Entonces vio el verdadero significado de la vieja economía, y percibió que Cristo, en su propia persona y obra, constituía el cumplimiento mismo de la Ley. Las cosas viejas pasaron, todas las cosas se volvieron nuevas. El velo se destruye para siempre cuando venimos a Cristo. El apóstol tiene, sin duda, en su mente la acción de Moisés: "Cuando Moisés entró ante el Señor para hablar con él, se quitó el velo" (Éxodo 34:34). Nuestra vuelta al Señor es una señal de que el velo se rasga en dos como el velo del templo, y cuando llegamos al Señor y el Espíritu Divino nos enseña, el velo se desvanece, la oscuridad da lugar al brillo, y nos maravillamos de que podríamos haber sido como alguna vez fuimos. Cuando Moisés salió de la presencia del Señor, volvió a asumir el velo, pero no es aquí un ejemplo para nosotros; porque no debemos salir de nuevo, sino permanecer con Cristo, estar "para siempre con el Señor". H.

2 Corintios 3:18

El gran cambio.

I. QUÉ ES ESTE CAMBIO. En lo Divino comparado. Esto, que se perdió durante la caída, se recupera en el evangelio. Los creyentes se vuelven como Cristo, quien es el Brillo de la gloria del Padre, y la Imagen expresa de su persona (Hebreos 1:3). El cambio no es meramente de opinión, sentimiento o conducta, sino un cambio de ser. No es algo conectado con nosotros mismos, sino nuestro propio ser que ha cambiado y ha cambiado para ser como Cristo.

1. Un cambio maravilloso. Porque antes de que los hombres crean, son singularmente diferentes a Cristo. Por naturaleza como Satanás; por gracia como Cristo.

2. Un cambio muy deseable. Por ennoblecimiento, paz, alegría, utilidad.

II EL MAESTRO DEL CAMBIO. Sigue al volverse al Señor (2 Corintios 3:16). Como Moisés, de pie ante Dios, fue singularmente cambiado de semblante, de modo que su rostro reflejó la gloria Divina, de modo que somos cambiados a medida que nos volvemos hacia Cristo, mientras nos volvemos hacia él en penitencia y fe y en el deseo de ser suyos. Se emplea la figura de un espejo.

1. Podemos leer "reflexionando como un espejo", y luego la idea transmitida será que, cuando Cristo brille sobre nosotros, mientras actúa sobre nosotros, nos transformaremos. O:

2. Si leemos "contemplando como en un espejo", el pensamiento será que, mientras contemplamos a Cristo mientras se refleja en el espejo del evangelio, nos volvemos como él. Ambos pensamientos son correctos, aunque es por la acción Divina que somos cambiados, nuestra mirada sobre Cristo es solo el medio por el cual la acción Divina nos alcanza.

III. UNA CARACTERÍSTICA ESPECIAL DEL CAMBIO. Progresivo: "de gloria en gloria". El cambio es a menudo gradual. Hay un gran cambio fundamental en la conversión. Se alcanza una condición de "gloria", pero hay una gloria más allá de esto. Nosotros "crecemos en gracia". Al principio somos "bebés en Cristo", pero nos convertimos en la estatura de hombres perfectos en él (Efesios 4:13). La conversión no es más que la primera etapa. Muchos parecen pensar que es el último. La justificación es suficiente para ellos; La santificación no está en sus pensamientos. Pero esta no es la salvación de Cristo. Somos salvos para la santidad, para la utilidad, para el servicio de Dios, y mientras continuamente miramos a Cristo con fe, y cuando su poder cae sobre nosotros, pasamos a una "gloria" adicional.

IV. UNA CONDICIÓN DEL CAMBIO. Nuestra cara descubierta. Y aquí la cara representa el corazón. El velo ocasionado por la vieja enemistad, por el prejuicio, por el concepto erróneo, por la ignorancia, debe ser eliminado. Esto será así con todos los que con sinceridad se vuelvan al Señor. "Cuando se convierta al Señor, se quitará el velo" (2 Corintios 3:16). Cuanto más se descubra nuestra cara, más rápido pasaremos de "gloria en gloria". Debemos esforzarnos por eliminar todo lo que pueda obstaculizar nuestro desarrollo a la semejanza de Cristo. Cualquier cosa que se interponga entre nosotros y él lo hará. Los velos del corazón son de patrones muy diversos.

V. LA ÚTIL ATRAPIA DEL CAMBIO. Al adoptar la lectura "reflejando como un espejo", vemos que:

1. Los que se vuelven al Señor reflejan la gloria del Señor. Muestran a Cristo. Los hombres se dan cuenta de que han estado con Jesús. Reflejan la gloria redentora de Cristo. Ejemplifican el poder de su salvación. Son monumentos sobre los que está inscrito "Cristo y él crucificado". Reflejan el amor de Cristo en la actividad cristiana. Habiendo sido salvados ellos mismos, desean la salvación de todos a su alrededor. ¡Qué pensamiento, para que podamos reflexionar, Cristo!

2. Mientras buscan reflejar a Cristo, el cambio progresa. Es cuando somos diligentes en los negocios del Maestro, cuando nos consagramos a él, cuando nos esforzamos por exponerlo en la vida diaria, que nos transformamos en su imagen. A medida que nos esforzamos por ser como él, nos volvemos como él. Nuestro esfuerzo por reflejarlo es respondido por el cambio en nosotros que nos permite reflejarlo. Reflejando su gloria como un espejo, somos cambiados a la misma imagen.

VI. EL TRABAJADOR DEL CAMBIO. El Espíritu Santo, "el Señor el Espíritu". Cristo obrando por su Espíritu, que toma las cosas de Cristo y nos las revela. "El Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi Nombre" (Juan 14:26). El trabajo es divino; requiere poder divino. No podemos trabajar este cambio, sin embargo, podemos "volvernos al Señor", para que se pueda trabajar, —H.

HOMILIAS DE D. FRASER

Versos 2, 3

Una carta viva

Apolos había llevado a Corinto las credenciales escritas (ver Hechos 18:27; Hechos 19:1). ¿Por qué Paul no lo había hecho también? Afirma que no los necesitaba. Los conversos en esa ciudad eran ellos mismos sus credenciales. Su llamado a los corintios sobre este punto procede de un principio fácilmente comprensible y aplicado a menudo. El mejor testimonio que un maestro puede producir es la competencia de sus alumnos. Las evidencias más satisfactorias de la habilidad de un médico son los pacientes que han recuperado la salud bajo su cuidado. Las pruebas convincentes de la competencia de un jardinero son la prosperidad de las plantas y la abundancia de flores y frutos que produce del suelo. Así fue la Iglesia en Corinto misma el mejor diploma o elogio del apóstol que lo fundó y lo cuidó (ver 1 Corintios 4:14). Un buen maestro no necesita una carta de recomendación para sus propios alumnos, ni un padre para sus propios hijos. Aprovechando la idea de una carta y mostrando que los santos corintios mismos formaron la única carta que necesitaba producir, San Pablo usó esto como una ilustración en dos formas.

1. Los cristianos en Corinto estaban escritos en su corazón, porque eran queridos por él (2 Corintios 7:3; Filipenses 1:7). Y esto no era un secreto. El lazo de afecto entre San Pablo y los hermanos corintios fue "conocido y leído de todos".

2. Cristo había escrito en sus corazones lo que sirvió como una poderosa carta de recomendación para su siervo Pablo. Sigamos con el segundo uso de la metáfora. Una Iglesia es una epístola de Cristo, abierta para que todos los hombres la lean.

I. EL AUTOR DE LA CARTA. Este es Cristo Cualesquiera que sean los pensamientos divinos que se le dan a las mentes humanas, o las impresiones espirituales que se estampan en los corazones humanos, proceda de Cristo. Y es cierto para las Iglesias de todas las edades. Como Cristo es el Viviente, siempre está escribiendo nuevas epístolas, en armonía con las que se escribieron al principio, pero nuevas, frescas y adecuadas para el tiempo actual.

II LA AMANUENSIS En Corinto este era Pablo. En las iglesias modernas es el ministerio fiel de la Palabra. La epístola no es inventada ni dictada por nosotros, sino "ministrada por nosotros". De este modo, la mente de Cristo se transmite e impresiona en la compañía de los creyentes.

III. LAS TABLETAS. No son de piedra, sino del corazón. El ministerio de Neath fue escrito y grabado en piedra en forma de diez mandamientos. La ministración más gloriosa del espíritu y de la justicia está inscrita en las convicciones y afectos de los hombres vivos. La ley de Cristo se pone en las partes internas y se escribe en el corazón. Para este fin, también, el Señor sabe cómo ablandar las tabletas, hacer que el corazón esté tierno y cálido, y tan susceptible a la instrucción e impresión de la Palabra. ¡Oh, tener un corazón quieto, no inquieto, que la escritura pueda ser clara, y tener un corazón humilde, no duro, que el grabado sea profundo!

IV. LA MANERA DE ESCRIBIR. "No con tinta". Las cartas de San Pablo estaban tan escritas como las de otros apóstoles (2 Juan 1:12); y con tinta del escriba y la impresora han sido preservados y propagados. Pero para escribir en el corazón, el material perecedero no es adecuado. Jehová escribió la Ley en las tablas de piedra con su propia mano; y en las tablas del corazón humano, Jesucristo escribe, usando el ministerio como le plazca en el proceso con el dedo o el poder de Dios: "el Espíritu del Dios viviente". Y así, en todos los tiempos y en todas las Iglesias de los santos, la aplicación de la verdad es por el Espíritu viviente.

V. LA COSA ESCRITA. Es la mente de Cristo. Ustedes "han aprendido a Cristo, y la verdad tal como es en Jesús". No hay una verdad más alta que aprender, ni un mensaje mejor que llevar.

VI. LA PUBLICACIÓN DE LA CARTA. Está "manifiestamente declarado", y puede ser conocido y leído por todos los hombres. Esto se dice del colectivo de la Iglesia, porque tal es el templo de Dios y tal es la epístola de Cristo, un argumento seguramente para la consistencia cristiana y para la concordia fraternal, que la epístola sagrada no puede hacerse ininteligible. Si cada miembro de una Iglesia permanece en su lugar, y todos juntos viven en paz y caminan en la verdad, se produce una epístola de Cristo que silencia al adversario. ¡Gracias a Dios que incluso una Iglesia defectuosa o una epístola manchada tiene algo de un elemento Divino, alguna impresión y expresión de Cristo! La obligación que recae sobre la Iglesia puede ser presionada sobre cada miembro de la misma. ¡Ojalá Cristo fuera más aparente y más legible en los cristianos! Deje que su carácter sea una representación o epístola coherente de su Señor, y que sea un original, no una copia de la religión de otro hombre, sino una producción genuina de Jesucristo por "el Espíritu del Dios viviente". Si vas al Señor para justificarte y acusar a otros, él solo escribirá en el suelo; pero si te acusas con un corazón penitente, él te escribirá su gracia y verdad. De aquí en adelante, cuando hayas vencido, él escribirá en ti su nuevo Nombre.

2 Corintios 3:6

La letra y el espíritu.

El contraste entre letra y espíritu está en la Escritura peculiar de las páginas de San Pablo (ver Romanos 2:29; Romanos 7:6). El tema lo ocupó especialmente, como el defensor de la libertad cristiana y un profundo pensador sobre las relaciones del Antiguo y el Nuevo Testamento.

I. LOS TÉRMINOS CONTRASTADOS: CARTA Y ESPÍRITU. Una oposición más frecuente es entre carne y espíritu (ver Juan 3:6; Juan 6:63; Romanos 8:1; Gálatas 5:16). La distinción es obvia entre una disposición carnal y una disposición espiritual, y se muestra que la alternativa es de vida o muerte. "Tener una mente carnal es muerte; pero tener una mente espiritual es vida y paz". Pero, por letra y espíritu, deben preverse cosas de las cuales es posible que los hombres sean ministros. San Pablo era un ministro, no de la letra, sino del espíritu; y el contexto muestra que por letra se refería al antiguo pacto, y por espíritu al nuevo. No es que no hubiera más que letras en el uno y nada más que espíritu en el otro. El contraste es entre características predominantes; y característicamente, aunque no exclusivamente, el antiguo pacto era letra y el nuevo pacto era espíritu. Por lo tanto, este último sobresalió en gloria. La vieja economía, o testamento, no se habla con falta de respeto. Fue adaptado en la sabiduría de Dios a la formación del pueblo hebreo como su nación elegida. No era una mera escritura muerta, sino que tenía un significado que era Divino. El mismo término "letra" implica cierta importancia o importancia. Y había suficiente en el Antiguo Testamento para educar las mentes de los hombres en ideas religiosas y llevar a casa obligaciones sagradas y esperanzas en sus corazones. Pero se llama "la carta" porque lo que se acumulaba en gran parte era un código de ley y una escritura de ordenanzas. En su prescripción de ley era para los hombres pecadores una ministración de muerte; y en su ritual de adoración era inferior a esa libertad santa que ahora disfrutamos en todas partes adorando al Padre en espíritu y en verdad. El antiguo pacto tenía sombras, el nuevo tenía sustancia; lo viejo tenía rudimentos y elementos, lo nuevo tiene perfección; lo viejo tenía patrones de cosas celestiales, lo nuevo tenía cosas celestiales mismas; lo viejo era una dispensación de penumbra como de luz vista a través de un velo, lo nuevo es uno de rostros descubiertos y la maravillosa luz de Dios. La nueva economía, o testamento, aunque característicamente uno de "espíritu", no está del todo sin letra. Como cada alma debe tener un cuerpo, y cada esencia una forma, para ser conocida entre los hombres, también lo tiene el espíritu de la encarnación y expresión exacta del Nuevo Testamento. Pero aquí yace el contraste. La religión precristiana contenía una pequeña proporción de espíritu y vida en una gran cantidad de cartas y ordenanzas. El cristianismo tiene una gran proporción de espíritu y vida en una gran parte de la ley y forma lo más pequeña y ligera posible. Las enseñanzas del cristianismo son hechos y principios, no proposiciones y restricciones; sus instituciones son esquemas simples, no ceremonias precisas; y sus leyes son sentimientos morales, no minuciosas instrucciones mecánicas.

II LOS EFECTOS QUE LA CARNE Y EL ESPÍRITU PRODUCEN VARIAS. La carta, vacía de espíritu, mata. El espíritu, en cualquier forma o letra transmitida, da vida. Todavía debemos estar en guardia para no lograr ese absoluto, que solo pretende ser un fuerte comparativo. No debemos decir ni suponer que bajo la economía mosaica no había nada más que condena, esclavitud y muerte. Debajo y dentro de la carta que tenía tanta prominencia, había espíritu; y los hombres que sabían cómo penetrar en la carta obtuvieron el espíritu, y con ella obtuvieron la vida. Pero cuanto más hacían los hombres de la mera letra y forma tradicionales, menos sabían del espíritu de libertad y del poder de la piedad. Lo más evidente fue el poder asesino de la carta en esa generación de hebreos a la que pertenecía el mismo Pablo. Se gloriaban en la circuncisión, pero la tenían solo en la carne, y no en el corazón. Buscaron la vida por la ley de las obras, y cayeron bajo su condena. Cuanto más dedicados estaban a las peculiaridades religiosas y las restricciones ceremoniales, más las cubría una sombra de muerte. Se aferraron a los tipos y no reconocerían el Antitipo. Confiaron en un pacto que había agotado su uso y estaba desapareciendo. Entonces esta carta de adoración destruyó la vida espiritual. Israel después de que la carne cayó bajo un ministerio de muerte. Por otro lado, en esa nueva dispensación, de la cual San Pablo fue un ministro tan ferviente, y en el que predomina el espíritu, hay abundancia de la gracia de la vida. Es cierto que, también bajo esta dispensación, un formalista o uno que se considera justo puede convertir la vida en muerte. El externalismo y el tradicionalismo son tan impotentes como siempre para revivir. Pero, cuando la carta que de alguna manera es indispensable para los adoradores mortales se mantiene en la debida subordinación, el espíritu da vida, y la ministración de justicia es extremadamente gloriosa. Y el Señor es ese Espíritu. El Señor es el dador de vida y la vida.

III. LUCES REPARTIDAS POR ESTA DECLARACIÓN SOBRE PREGUNTAS DIVERSAS.

1. Sobre la interpretación y el uso de ciertos preceptos y usos mencionados en las Escrituras. La reverencia por la antigüedad es buena, en cierto grado es esencial para el cristianismo histórico; pero hay una pedantería sobre las formas de las cosas que no es inteligente ni espiritual. Para corregir esto, siempre debemos distinguir entre letra y espíritu, y tener en cuenta que, a lo largo del tiempo y en condiciones alteradas de la sociedad, no solo puede haber cambios circunstanciales de forma y expresión para la conservación. de espíritu y verdad. Aplicar esto a

(1) el precepto de convertir la mejilla en el golpeador;

(2) la de lavar uno: los pies de la madre;

(3) la prohibición de demandas entre cristianos;

(4) el saludo con un beso sagrado.

2. Sobre las corrupciones del cristianismo. Sin duda, se ha hecho algún daño al tratar de abstraer demasiado el espíritu del evangelio de su carta y prescindir por completo de formas definidas de doctrina y servicio. Pero un mayor peligro se ha mostrado en el lado opuesto. Las corrupciones más formidables del cristianismo han sido el resultado de magnificar la letra sobre el espíritu y dar a nuestra religión un exterior imponente mientras su corazón se desmayó y casi pereció. La gran ruina de la Iglesia ha ido en dirección a una exagerada insistencia ceremonial y tiránica en el uso y la forma externos.

3. Sobre la propagación del evangelio. La antigua dispensación no estaba destinada a la difusión mundial; pero lo nuevo tiene un evangelio para todas las naciones, y está destinado a vivir en todos los climas y entre todas las tribus y razas de la humanidad. Pero de alcanzar siempre su consumación, deberíamos desesperarnos si se tratara de una religión de literalismo ineludible e inelástico, y se comprometiera a mantener formas secas y rígidas. Nos animamos cuando recordamos que "el reino de Dios no está en la palabra, sino en el poder"; que el énfasis en el cristianismo reside en su fuerza activa, espiritual y penetrante; y que el Señor mismo "es ese Espíritu". No ponemos la forma cristiana contra la forma pagana, sino que predicamos a Cristo Jesús el Señor. La letra y el ritual aparecerán lo suficientemente rápido, y se puede esperar que varíen en una Iglesia de todas las naciones. Lo que debería preocuparnos más es la proclamación mundial de aquel en el que todas las naciones de la tierra serán bendecidas.

2 Corintios 3:18

La transfiguración cristiana.

Cuando Moisés, el ministro de la Ley, se comunicó con Dios, su semblante se irradió y, al regresar al pueblo de Israel en el campamento, se vio obligado a cubrirse la cara con un velo. Pero ese resplandor no duró mucho. Se desvaneció del semblante del profeta; y esto se toma para ilustrar el fallecimiento de la gloria de toda esa ministración legal. Los judíos que rechazaron el evangelio que San Pablo predicó todavía estaban ocupados con la Ley. Moisés se paró delante de ellos todavía; y, cuando leyeron a Moisés, no pudieron ver que el brillo se había desvanecido de su rostro. Sin embargo, fue así. No es que la Ley haya sido culpable u oscura; no es que Moisés engañó o nubló sus mentes. El velo ya no estaba en su rostro, sino en sus corazones; y así persistieron, y la mayor parte de esa nación aún persiste, confiando en Moisés y rechazando la ministración más gloriosa de Jesucristo. Los judíos anticristianos leen débilmente las palabras de su legislador en lugar de regocijarse a la luz del Señor. Pero "todos", ya sean judíos o gentiles en la carne, que han creído en el evangelio, disfrutan de un ministerio de justicia y gloria.

I. LA GLORIA DEL SEÑOR. Moisés le dijo a Jehová: "Te ruego que me muestres tu gloria". Y tuvo una visión del Todopoderoso, y escuchó a Jehová Dios proclamar su Nombre al pasar; pero el Dios de Israel dijo: "No puedes ver mi rostro". Ahora bien, esto, que era imposible bajo el antiguo pacto, y que los fieles consideraban como la bendición de un estado futuro (Salmo 17:15), no solo es posible sino real bajo el nuevo pacto. Cristo es la imagen del Dios invisible. Vemos la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo, el que en la antigüedad se rodeaba de nubes o habitaba "en la espesa oscuridad", ahora se revela brillantemente en su Amado. El Nuevo Testamento es, más completamente que el Antiguo, una revelación. Dios se revela de una manera que supera todas las revelaciones parciales entre los judíos y corrige todas las vanas imaginaciones entre los paganos. El santo Niño era Emanuel, Dios con nosotros. El hombre que vivió tan puramente, habló tan sabiamente y sufrió con tanta paciencia, reveló al Dios invisible; y Dios fue glorificado en él. De modo que el apóstol consideraba que el cristianismo era la aparición de una nueva luz sobre la raza humana, y que el mismo resplandor de Dios en Jesucristo su Hijo. Así que consideremoslo. Verdaderamente la luz es buena, la luz interior del Nuevo Testamento, la gloria del Señor.

II CONTEMPLACIÓN DE ESA GLORIA. Lo contemplamos cuando uno mira un espejo en el que se refleja un objeto fuera de su alcance. Nuestro Señor ha ascendido al Padre, y no lo vemos cara a cara en la vida presente, pero miramos el testimonio Divino y, al mirarlo, obtenemos "la excelencia del conocimiento de Cristo". Para esto, dos cosas son necesarias.

1. Debemos tener nuestras caras descubiertas. El velo es prejuicio o incredulidad. La ignorancia de Dios, extendida por mucho tiempo sobre la tierra, es descrita por un profeta como "la cobertura que cubre a todas las personas y el velo que se extiende a todas las naciones". La eliminación de esa cubierta o velo resulta en el giro de las naciones al Señor. Por desgracia, los lectores del Nuevo Testamento pueden ser tan ciegos a su verdadero significado y belleza como cualquier judío al leer la Ley. Una luz vaga, tal vez, atraviesa el velo, pero no hay un claro discernimiento de esa gloria del Señor que le da al Nuevo Testamento su poder y valor superiores. San Pablo lo sabía bien y se sintió incapaz de hacer que todos los hombres vieran lo que veía. De algunos que lo escucharon se escondió su evangelio. Era y es el deber del predicador manifestar y proclamar la verdad; pero las mentes cegadas y los corazones velados podían, y aún pueden, derrotar el testimonio. San Pablo mismo había sido una vez muy ciego. Cuando la luz brilló en la cara del mártir Esteban mientras estaba de pie ante el consejo, "como había sido la cara de un ángel", Saulo de Tarso solo estaba desconcertado e irritado, y consintió en la muerte de Esteban. Poco después, camino a Damasco, una fuerte luz del cielo brilló a su alrededor y la voz del Señor llegó a su automóvil. Una luz sagrada a través del velo cayó sobre su semblante, pero el velo aún no se había quitado y el fariseo aún no era cristiano. La iluminación vino a él cuando, a la palabra del discípulo Ananías, los ojos de su cuerpo, que habían sido cegados por la repentina refulgencia en el camino, se abrieron y, al mismo tiempo, los ojos del hombre interior se liberaron del escalas de incredulidad, y Dios brilló en su corazón.

2. Debemos formar el hábito de contemplar esa gloria. No presumimos decir qué cantidad de bendición se puede obtener a través de una mirada rápida u ocasional lanzada sobre el Señor Jesús; pero lo que el apóstol pretende es una contemplación habitual y diaria de ese "brillo de la gloria del Padre". Ningún estudio de libros, conocimiento de doctrinas u observancia de ritos puede hacer por nosotros lo que se hace por el hábito de "mirar a Jesús".

III. EL PODER TRANSFORMADOR DE TAL CONTEMPLACIÓN. "Cambió a la misma imagen". Una metamorfosis moral es forjada, no mágicamente como por un hechizo o encanto, sino de la manera propia de una naturaleza moral, por la influencia moldeadora de un nuevo hábito de pensamiento y afecto. Esto se basa en el conocido principio de que, sea lo que sea que observemos con frecuencia y con un sentimiento agradable, se estampará en nuestras mentes y personajes. El que mira al mal se vuelve malo. El que se ocupa de bagatelas se vuelve trivial. El que se asocia con el sabio se hace sabio. El que admira el bien mismo se vuelve bueno. De la misma manera, el que contempla la imagen pura y graciosa de Dios frente a Jesucristo se transforma insensiblemente en esa imagen, aprende a pensar los pensamientos de Dios y exhibir la mente de Cristo. Dos características importantes de este gran cambio se indican en el texto.

1. Es progresivo. "De gloria en gloria". Sin duda, si pudiéramos permanecer continuamente bajo el resplandor de Cristo, su gloria nos transformaría más rápida y completamente que la experiencia de los cristianos promedio. Y no debemos detenernos en la idea de gradualidad para excusar un bajo nivel de logro cristiano. Pero la verdad yace aquí, que, a medida que recibimos de la plenitud de Cristo gracia por gracia, también nos transformamos en su semejanza de gloria en gloria, la luz del Señor ganando sobre nosotros y disipando toda la oscuridad hasta que seamos "luz en El Señor."

2. Si bien este cambio sigue una ley de influencia moral, se produce por la operación activa de un poder Divino, "como por el Señor el Espíritu". La referencia es al Señor Jesús como "un Espíritu vivificante", quien está aquí en contraste con Moisés, el ministro de la "carta" asesina. Al mismo tiempo, sabemos por otras Escrituras que el Señor impregna su Iglesia en la tierra y renueva a los hombres a su propia imagen por la presencia y obra del Espíritu Santo. Sin esta doctrina de la operación espiritual, tanto directa como indirecta, no podemos aprehender el poder transformador de un cristianismo puro. Nota en conclusión:

1. La conexión entre fe y carácter. Algunos lanzan un grito de que la fe conduce al misticismo y la disputa de género, mientras que no se quiere nada, nada se debe valorar, sino un carácter ejemplar y una buena vida. Pero, ¿qué pasa si tal carácter y vida se logran mejor por el hábito de la fe en el Señor Jesucristo? Bien podría decirse que es de poca importancia si un hombre puede ver o es ciego, siempre que camine y trabaje bien. No puede caminar ni trabajar bien a menos que pueda ver. Nadie más puede caminar o actuar como Cristo a menos que lo mire con fe. Otros levantan un grito diferente. Todos son por fe y, sin embargo, no muestran conformidad con Cristo. Toda esa jactancia es vana. El efecto de contemplar la gloria del Señor debe cambiarse a la misma imagen. Si no hay tal cambio, la fe está solo en la imaginación, no en el corazón.

2. El largo alcance del principio de asimilación a lo que habitualmente y voluntariamente contemplamos. De esta manera, los cristianos están conformados a Cristo en este tiempo presente. Pero el principio lleva mucho más lejos. Es así que los santos serán glorificados con Cristo en su aparición. "Sabemos que, cuando aparezca, seremos como él; porque lo veremos tal como es".

3. El mal caso de aquellos que ven en Cristo "no hay belleza para que él sea deseado". Extrañan tanto el camino de la paz como el camino de la santidad. ¡Pobre de mí! cuando el evangelio se pone delante de ellos, el velo cae sobre sus corazones. Pueden ver algo que admirar en la sabiduría de los sabios y el coraje de los héroes, y, sin embargo, no ven nada en el Hijo de Dios. Pueden mirar la naturaleza con admiración y ver "la gloria en la hierba y el esplendor en la flor"; pero Jesucristo es para ellos "como una raíz de tierra seca". ¡Señor, quita el velo! ¡Brilla en estos corazones con poder! —F.

HOMILIAS POR R. TUCK

2 Corintios 3:1

La mejor recomendación.

Era una costumbre temprana en la Iglesia cristiana que los maestros llevaran consigo "cartas de recomendación" cuando pasaban de pueblo en pueblo. De esta costumbre tenemos una indicación en Hechos 18:27, "Cuando Apolos estaba dispuesto a pasar a Acaya [Corinto], los hermanos [de Éfeso] escribieron, exhortando a los discípulos a recibirlo". Y el decimotercer canon del Consejo de Calcedonia ordenó que "a los clérigos que vengan a una ciudad donde eran desconocidos, no se les debe permitir oficiar sin cartas recomendables de su propio obispo". Parece haber sido acusado contra el apóstol de que nunca presentó ninguna credencial, sino que asumió una autoridad para la cual no tenía ninguna orden judicial. El apóstol está respondiendo aquí a tal acusación, y su súplica es que, habiendo recibido tan manifiestamente el mayor elogio del testimonio de Dios con su trabajo, en ningún sentido puede necesitar la buena palabra del hombre. Sus conversos fueron la mejor recomendación posible. Sus cartas fueron las escritas por Dios como verdad en los corazones humanos. Desde el punto de vista cristiano, la única prueba satisfactoria del llamado al ministerio es el sello divino establecido en la obra del ministerio. Fue la súplica de San Pedro, cuando explicaba que admitía a los gentiles en los privilegios de la Iglesia cristiana, que el "Espíritu Santo había caído sobre ellos, como sobre nosotros al principio". Y se consideró que era un testimonio suficiente del trabajo que había hecho San Pedro. De la misma manera, San Pablo declara que los resultados espirituales habían seguido su ministerio entre los corintios. Dios había puesto su sello sobre él, y esa fue su recomendación totalmente satisfactoria, y la base de cualquier autoridad que él reclamara. Hablando en una figura, dice: "Los corintios son una epístola". Él considera a Cristo como el Autor, y a sí mismo como el amanuense. Los personajes de esta epístola no fueron preservados por ningún medio visible o perecedero, sino por la operación invisible del Espíritu. Consideramos-

I. LA UTILIDAD DE LAS COMENDACIONES HUMANAS. Tales se encuentran necesarios en el intercambio de naciones. El embajador está debidamente provisto de sus credenciales; y el representante de la empresa comercial lleva consigo su autoridad para actuar en nombre de la empresa. Por lo tanto, se considera de valor práctico que los clérigos y ministros que van a otros distritos o países deben tener la certificación que les otorgará la confianza de aquellos a quienes pueden ministrar. Surgen varias preguntas de interés en relación con este tema.

1. ¿De qué cuerpos centrales, o de qué individuos, deben venir tales cartas de recomendación?

2. ¿Qué deberían preocupar adecuadamente? ¿Y pueden ir sabiamente más allá de la certificación del carácter personal y la eficiencia ministerial? Los hombres deben ser juzgados por sus obras más que por la opinión que otros puedan haberse formado sobre ellas. Aún así, en todas las épocas, las iglesias han tenido que protegerse contra hombres plausibles pero indignos, que se obligan a tomar posiciones de influencia sin darse cuenta. Y este ha sido el problema especial de todas las Iglesias más pequeñas y de aquellas que existen aparte de las organizaciones cristianas. Todo hombre común debe depender para su aceptación de sus cartas de recomendación.

II LA LIMITACIÓN DE LA DEMANDA DE TALES CARTAS. A veces son meras molestias. La demanda de ellos es una mera pieza de oficialismo. Algunos hombres están tan ante el mundo que no pueden ser necesarias cartas sobre ellos. Y las letras solo pueden. preocupación

(1) personaje,

(2) eficiencia.

No deben tratar con opiniones discutibles. Una estimación completa y justa del carácter es suficiente para dar confianza en que el trabajo de un hombre será honesto y fiel. Las recomendaciones de la llamada "ortodoxia" o "heterodoxia" nunca pueden ser más que traviesas. Podemos felicitar al hombre; es mejor que tengamos cuidado de no elogiar sus opiniones. De estos, que aquellos a quienes ministra sean los jueces.

III. LA MANERA DE DIOS DE HACER TALES CARTAS TOTALMENTE INESCESARIAS. Del caso de San Pablo aprendemos que Dios puede mostrar tan manifiestamente su aceptación de un hombre y la obra de un hombre que ninguna otra credencial puede ser necesaria. Las labores y los éxitos de un hombre pueden declarar suficientemente que es un hombre de Dios, un mensajero de Dios. Ilustrar con casos como Luther, Whitefield, Brainerd, etc. Debemos comprender que, dado que una cosa es inusual, no es, por lo tanto, falsa. Y en todas las épocas se han criado hombres cuya individualidad fuertemente marcada los lleva a tomar nuevas líneas de pensamiento y de trabajo. Los hombres pueden dudar en darles tales credenciales; es suficiente si Dios los acepta manifiestamente.

2 Corintios 3:4

El poder y la agencia que usa.

El apóstol aquí hace hincapié en la confianza que tiene en la Iglesia de Corinto como la recomendación suficiente de su ministerio y apostolado. Pero no se honrará con sus éxitos en Corinto. Él solo había sido el agente, y el poder y la suficiencia eran totalmente de Dios. San Pablo siempre estuvo ante los hombres firmes, confiados, audaces; pero siempre ante Dios humilde y dependiente. La expresión "a través de Cristo para con Dios" probablemente significa "que nuestros ojos están dirigidos hacia Dios, la fuente de nuestra confianza, y que es solo a través de Jesucristo que poseemos el derecho de apoyarnos en él". Ilustrar, de las Escrituras del Antiguo Testamento, el hábito mental judío que refería todos los eventos al trabajo directo de Dios, confundiendo la causa con la agencia. Por ejemplo, se dice que Dios endurece el corazón de Faraón y envía un espíritu mentiroso entre los profetas. Tal referencia directa de todas las cosas a Dios es característica de las edades imaginativas, incultas y supersticiosas; pero, en forma inteligente, se encuentra en el cristianismo. No hay confusión de poder y agente, pero detrás de la agencia, el "poder" se reconoce total y humildemente. Esto lo desarrollamos aún más, observando los siguientes puntos:

I. EN EL CRISTIANISMO EL HOMBRE TODAVÍA TRABAJA. Dios propone salvar al mundo por el hombre. No usa el milagro, sino que trata a los hombres como seres morales, sujetos a diversas influencias morales que surgen de sus relaciones entre sí. Todo hombre es una fuerza sobre su prójimo. Algunos, debido a posiciones y dotaciones particulares, ejercen una gran influencia en otros hombres. Es a la vez cierto que el hombre debe ser salvado por el hombre, y que el hombre no puede ser salvado por el hombre. La paradoja no es difícil de explicar desde el punto de vista cristiano. El cristianismo pide, por lo tanto, de cada hombre tres cosas.

1. La consagración de sus talentos y fideicomisos.

2. La santificación de sus relaciones.

3. Y el uso fiel de sus oportunidades.

Verdadero del hombre en sus esferas de la vida ordinaria, esto es más especialmente cierto del hombre ocupado en el ministerio cristiano.

II EN EL CRISTIANISMO EL HOMBRE ES SOLO AGENTE. No tiene ningún tipo de autoridad independiente. No se le compara adecuadamente con el plenipotenciario, que tiene un asunto totalmente comprometido con su juicio y decisión. El ministro o trabajador cristiano nunca está libre de sus relaciones cercanas e íntimas con Dios. Su "suficiencia" nunca es de sí mismo.

1. Trabaja para otro y no tiene fines egoístas que ganar.

2. Trabaja a voluntad de otro, manteniéndose siempre en actitudes de obediencia dependiente y sumisa, diciendo continuamente: "Señor, ¿qué quieres que haga?"

3. Trabaja en la fuerza de otro, apoyándose en los "brazos eternos". Tomando estos como rasgos característicos del ministerio cristiano, se mostrará fácilmente de qué manera tan marcada contrastan con el espíritu del hombre mundano autodependiente y egoísta.

III. EN EL CRISTIANISMO EL HOMBRE ESTÁ REALMENTE CONDUCIDO CON PODER DIVINO. "Nuestra suficiencia es de Dios". Es esta verdad la que necesita una afirmación tan distinta por el bien del trabajador cristiano mismo, así como por el bien de aquellos de quienes su trabajo es testigo. El cristiano es un hombre vivificado con una nueva vida; Es esa "nueva vida" la que encuentra expresión en su trabajo. El cristiano es un hombre sellado por el Espíritu Santo, que habita en él, y ese Espíritu Santo es su fuerza secreta e inspiración. Se pueden contrastar dos figuras. El agua que fluye en tuberías y la savia que fluye en la rama. Esta última es la única figura que representa eficientemente la relación de poder y agencia en el trabajador cristiano, y es la figura utilizada por nuestro propio Señor. La unión y la relación son tales que, mientras se conserva la virilidad completa, e incluso se nutre de vigor, la vitalidad, la fuerza real detrás de la virilidad y la dirección de todos los detalles de la acción, son de Dios. El cristiano se concibe a sí mismo como incapaz de pensar en sí mismo, y mucho menos de hacer algo. Él es "fuerte en el Señor y en el poder de su poder".

2 Corintios 3:6

La letra y el espíritu.

No parece que San Pablo tuviera en mente los diferentes sentidos en los que ahora se puede leer la Escritura. Tales distinciones como lo literal, lo alegórico y lo místico pertenecen a los tiempos modernos. El apóstol está contrastando el Antiguo Testamento con el Nuevo. La revelación más antigua consistía en instrucciones exactas para guiar la vida y la conducta. La nueva revelación consiste en principios y ejemplos con la ayuda y aplicación de los cuales un hombre puede guiar su propia conducta. Pero, aunque esta distinción se observa cuidadosamente, debe observarse que, en la revelación más antigua, había tanto letra como espíritu, y las almas devotas reconocidas y vividas a la luz de los principios internos, la verdad espiritual que los mandatos precisos hicieron pero ilustraron . FW Robertson dice: "Era asunto de Moisés enseñar máximas, y no principios; reglas para ceremoniales, y no un espíritu de vida. Y estas cosas — reglas, ceremoniales, máximas, leyes — son lo que el apóstol llama aquí la carta Así, por ejemplo, la verdad es un principio que surge de la vida interior, pero Moisés solo dio la regla: "No te renunciarás a ti mismo". Es imposible no ver cuán claramente inadecuada es esta regla para todo lo que requiere la verdad; porque el que apenas evitó el perjurio, sin embargo, pudo haberse mantenido al pie de la letra de la Ley. Una vez más, el amor es un principio; pero Moisés dijo simplemente: 'Deberás no matar, ni robar, ni herir. Una vez más, la mansedumbre y la humildad ante Dios, estas son del Espíritu, pero Moisés simplemente ordenó ayunos. Como consecuencia de la superioridad de la enseñanza de principios sobre una mera enseñanza de máximas, el ministerio de la carta no se consideraba nada. " "La diferencia entre el antiguo pacto y el nuevo fue que el primero prescribió, el segundo inspiró; el primero dio preceptos escritos, el segundo el poder para cumplirlos; el primero estableció las reglas, el segundo puso el corazón del hombre en la condición en que tales reglas se convirtieron en parte de su naturaleza ". Desde un punto de vista educativo, la carta debe ser lo primero, el niño debe tener una dirección precisa de su conducta, y solo a través de esto se le ayudará a comprender los principios y aplicarlos él mismo a su conducta y deberes. De modo que no debemos subvalorar la letra, sino darle un lugar apropiado como un trampolín hacia cosas más altas y mejores. La distinción entre la letra y el espíritu puede ilustrarse en una variedad de esferas.

I. EN LOS ANTIGUOS REGISTROS DEL MOSAICO. Los registros imaginativos e históricos de las primeras épocas. Las perplejidades y dificultades abundan cuando forzamos significados literales. Los primeros principios de moral y religión aparecen cuando leemos el espíritu de ellos.

II EN EL SISTEMA JUDÁICO RELIGIOSO. Eso parece ser una ronda de mandatos formales, que cubre todas las relaciones familiares, sociales y religiosas de las personas, y sin embargo, nuestro Señor nos enseñó, en su sermón del monte, a encontrar principios espirituales dentro de él. Mostró que el espíritu de odio subyace al pecado de asesinato, y el espíritu de pureza asegura el mantenimiento de las correctas relaciones matrimoniales.

III. EN LAS ENSEÑANZAS DE LOS PROFETAS. Era casi la única cosa esencial en su trabajo que debían liberar el espíritu de la revelación más antigua, que estaba en peligro de ser abrumado por la carta de mandamiento y la regla ceremonial. Incluso se puede demostrar que, en los profetas, había una tendencia a infravalorar la carta, en la seriedad de su esfuerzo por obtener un valor correcto establecido en el espíritu de obediencia.

IV. EN LA VIDA Y EVANGELIO DEL SEÑOR JESÚS. Ilustrar por las parábolas de nuestro Señor, y por su enseñanza como en Juan 6:63.

V. EN EL MINISTERIO APOSTÓLICO. Especialmente ilustrado en las enseñanzas de San Pablo con respecto a la relación de los sistemas judaico y cristiano, e igualmente ilustrado en la revelación de San Juan de los significados internos y místicos de la verdad y los requisitos cristianos. Concluya mostrando cómo esta distinción todavía es aplicable a la enseñanza religiosa moderna.

1. Se necesita la "carta". En algunas etapas de la experiencia religiosa y el logro, las direcciones precisas son la mejor ayuda.

2. La mera "carta" aún puede ser exagerada, para convertirse en una esclavitud traviesa.

3. El verdadero maestro usa la "carta" formal solo para llevar el "espíritu". Pero la enseñanza superior del espíritu mismo del cristianismo exige del maestro una espiritualidad o visión espiritual muy marcada y culta.

2 Corintios 3:7

El antiguo pacto y el nuevo.

En cierto sentido, se puede decir que las enseñanzas que respetan las relaciones entre la revelación más antigua en el judaísmo y la revelación más nueva en el cristianismo fueron especiales para el apóstol Pablo. En este punto tuvo revelaciones directas de Cristo, y la forma liberal que tomaron sus enseñanzas lo expuso al peligro de ser mal interpretado y tergiversado, y trajo persecuciones a su alrededor. Ningún hombre podía ser encontrado más fiel a la revelación más antigua que el apóstol de los gentiles, pero mientras lo honraba, vio claramente que tenía su día y su misión. Ese día ya había pasado; esa misión se había cumplido. El antiguo pacto había abierto y abierto el camino para lo nuevo, y fue lealtad al viejo para que Pablo aceptara completamente lo nuevo, en el cual encontró su cumplimiento, su realización, su gloria; porque la ministración de Jesús y el Espíritu no es más que el judaísmo glorificado, el evangelio de la carta pasó al evangelio del espíritu. Aquí hay tres contrastes. El antiguo pacto y el nuevo se conciben como:

I. UNA MINISTRACIÓN DE LA MUERTE Y UNA MINISTRACIÓN DE LA VIDA. San Pablo había dicho (2 Corintios 3:6) que la "letra mata". Quiso decir que aplastaba la esperanza y el esfuerzo, ya que ningún hombre podía alcanzar una obediencia perfecta. El antiguo pacto condenó a todos los que fallaron incluso en lo más mínimo. No proporcionó vida, ni fuerza en la que la obediencia pudiera ser posible. En la otra banda, el nuevo pacto proporcionó una nueva vida para la voluntad y una nueva gracia para la obediencia. El viejo aplastó el corazón y la esperanza, e hizo gritar a un hombre: "No puedo". El nuevo lo vitoreó, lo levantó y lo hizo decir: "Puedo, a través del que me fortalece".

II UNA MINISTRACIÓN DE CONDENACIÓN Y UNA MINISTRACIÓN DE JUSTICIA. El antiguo pacto decía: "No debes", y denunció sus sanciones a los delincuentes. El nuevo pacto dice: "Harás", tiene ante nosotros la vida modelo de obediencia vivida por el Señor Jesús, y proporciona gracia para cambiarnos a su imagen.

III. UNA MINISTRACIÓN QUE ESTABA PASANDO Y UNA MINISTRACIÓN QUE ERA PERMANENTE. (2 Corintios 3:11.) El antiguo pacto era necesariamente transitorio. Tenía solo una misión temporal y preparatoria. Lo nuevo es permanente, ya que no puede haber nada más alto o más allá de esa justicia espiritual, que es su objetivo sublime de lograr.

2 Corintios 3:17

La libertad del Espíritu.

"El apóstol supone, casi como un axioma de la vida espiritual, que la presencia del Espíritu da libertad, en contraste con la esclavitud de la carta: libertad del miedo servil, libertad de la culpa y la carga del pecado, libertad de la tiranía de la Ley." Distinguir cuidadosamente entre libertad y licencia. Si un hombre puede tener y usar la libertad depende completamente de lo que es un hombre. Algunos hombres son mejores en lazos; deben estar en lazos; su libertad imaginada no es más que una ilusión. El punto apuntado por el apóstol es que al hombre que se renueva en Cristo Jesús se le puede confiar con seguridad con toda su libertad, porque está establecido en principios y respaldado por un poder que garantiza que pondrá su libertad en limitaciones razonables y justas. . Observamos algunas de las razones por las cuales "donde está el Espíritu del Señor, hay libertad".

I. PORQUE HAY VIDA. Una nueva vida, una vida divina. La vida siempre se puede permitir su expresión libre y natural. Es una enfermedad que debe establecerse en limitaciones y ataduras. Las fuerzas y expresiones de la vida están equilibradas de manera uniforme y armoniosa; y el orden se preserva cuando se permite que la vida sea libre. Las expresiones de la vida cristiana, la vida del Espíritu, solo pueden ser verdaderas, hermosas y buenas.

II PORQUE HAY LIBERTAD DE BONOS. Es decir, de los lazos de las reglas formales. El Espíritu establece principios, y así nos libera de las reglas. Las leyes de Dios están escritas por el Espíritu en nuestras mentes y en nuestros corazones. Ilustrar con el fallecimiento de los comandos y reglamentos de los escolares cuando ha llegado la virilidad y se han establecido los principios.

III. PORQUE HAY CONOCIMIENTO DEL DERECHO. Esto lo garantiza el Espíritu que mora en él, porque toma las cosas de Cristo y nos las revela. Él es nuestro monitor interno, nuestro maestro y nuestro consolador. Ilustrar por la perplejidad de la vida si debemos controlarla por la moda y la costumbre, decidiendo qué podemos comer y qué no. lo que podemos disfrutar y lo que no podemos disfrutar; qué es consistente y qué es inconsistente. El Espíritu muestra lo correcto; es libertad actuar según su gran principio de que debemos estar en todas partes

(1) fiel a Dios, y

(2) útil para nuestros hermanos.

IV. PORQUE HAY DESEO POR EL DERECHO. El que está sin el Espíritu puede "saber lo mejor pero seguir lo peor". Es decir que está esclavizado a la voluntad propia y al mal que no puede romper. El Espíritu que habita controla la voluntad y los afectos para que deseemos lo que es correcto y, por lo tanto, somos un árbol para seguir el derecho que podemos conocer.

V. PORQUE HAY SENSIBILIDAD RÁPIDA A LO INCORRECTO. Para que se detecte y se resista su esclavitud. La libertad del Espíritu es tal que no puede ser tomada por sorpresa. A partir de estas consideraciones, abogue por la importancia de mantener nuestras mentes y corazones siempre abiertos al amor y al liderazgo del Espíritu, como el secreto para mantener la única libertad que vale la pena llamar así. Para la libertad que el evangelio le garantiza al hombre, vea Juan 8:32; Romanos 6:18, Romanos 6:22; Romanos 8:2; Santiago 1:25; Santiago 2:1 Santiago 2:12; 1 Pedro 2:16 .— R.T.

2 Corintios 3:18

La visión de Dios en el cristianismo.

Este pasaje contiene una referencia evidente a un incidente que ocurre en la vida de Moisés. Había permanecido en el monte durante cuarenta días, de una manera misteriosa dentro del resplandor inmediato de la gloria Divina, manteniendo una muy cercana, pero muy secreta, comunión con Dios. Podríamos esperar encontrar una influencia de tal conversación que descansa sobre el espíritu de Moisés para siempre, y no podríamos preguntarnos si quedaron algunos rastros de él en su rostro. Tal fue el caso. Desconocido para sí mismo, la piel de su rostro brillaba, y cuando el pueblo de Israel lo vio, tuvieron miedo de acercarse a él. En parte para ocultarles la gloria, y en parte, como San Pablo nos dice en este capítulo, que tal vez no vean que la gloria se desvanece y muere, se cubrió con un velo. Esta gloria en el rostro de Moisés tuvo dos grandes lecciones para los judíos y para nosotros.

1. Que la visión de Dios tiene un poder transformador en las almas humanas.

2. Y que esta gloria de Moisés era un símbolo del carácter pasajero y preparatorio de la dispensación del Antiguo Testamento. El uso argumentativo de San Pablo de su referencia a Moisés puede rastrearse así. Él está exaltando su oficio como ministro del nuevo pacto. Argumenta que si se derramó una gloria sobre la ministración de la Ley, una Ley Escrita en letras y esculpida en piedras, mucho más grande debe ser la gloria que descansa sobre la ministración del Espíritu, cuya ministración es permanente. Siendo el ministro de este pacto más glorioso, San Pablo dice que puede hablar y actuar con valentía, sin disfrazarse. No necesitaba extender un velo sobre su rostro, como lo hizo Moisés, para que los hijos de Israel no pudieran ver el final de ese desvanecimiento. Y esto le recuerda que, cuando escribió, las mentes de Israel todavía estaban cegadas, un velo estaba en sus corazones, por lo que imaginan que la gloria aún está en Moisés y su sistema; No pueden ver que el antiguo pacto ha hecho su trabajo, que la Ley ha dado lugar al amor. Cuando sus corazones se vuelven hacia el Señor Jesús, el velo se rasga; tienen la visión del Señor el Espíritu; su esclavitud da lugar a la libertad. "Todos, mientras con la cara descubierta contemplamos en un espejo la gloria del Señor, somos transformados continuamente en la misma semejanza; y la gloria que brilla sobre nosotros es reflejada por nosotros, así como procede del Señor el Espíritu. " Dos preguntas llaman la atención.

1. ¿Cómo se nos concede la visión de Dios?

2. ¿Qué influencia ejerce la visión de Dios?

I. ¿CÓMO SE OTORGA LA VISIÓN DE DIOS A NOSOTROS? El hombre nunca puede encontrar descanso para la cabeza o el corazón, salvo en Dios. El anhelo más profundo de cada alma humana es la visión de Dios. La idolatría es la expresión del deseo de encontrar y ver a Dios. La humanidad en todas las edades se une como un solo hombre en este clamor por Dios. Ilustra por referencias a Enoc, Abraham, Jacob, Moisés, David, Job, Isaías, Esteban y el apóstol Juan, quien dice: "Sabemos que, cuando él aparezca, seremos como él; porque lo veremos como él es." Estos, de hecho, son todos casos de buenos hombres, pero los esfuerzos universales para hacer que una religión muestre que todos los hombres son iguales en esto, contemplarían la gloria de Dios. La visión nos es dada:

1. Por la ministración interna del Espíritu. Este es el significado de la "cara abierta, descubierta". San Pablo acababa de decir: "Utilizamos una gran sencillez de expresión"; es decir, en nuestro ministerio podemos hablar con libertad y audacia, sin ningún tipo de disfraz o velo, porque somos ministros en el poder del Espíritu. Entonces, él diría, todos no necesitamos velo, tenemos apertura, para contemplar la gloria del Señor en la dirección del Espíritu; porque "donde está el espíritu del Señor, existe [esta] libertad"; se quitan los velos, se quitan los obstáculos, podemos "contemplar como en un vaso la gloria del Señor".

2. Por el espejo exterior de Cristo. "Contemplando como en un vaso". La gloria real de Dios no puede ser vista por ningún ojo creado; debe reflejarse, solo puede verse como reflejado. No podemos mirar al sol; Podemos ver su imagen en una piscina, podemos encontrar su gloria reflejada en las flores teñidas y en las nubes glorificadas de la puesta del sol. De modo que nuestros ojos espirituales doloridos y tensos descansan deliciosamente sobre el "Hombre Cristo Jesús", que es el "Brillo de la gloria del Padre, y la Imagen expresa de la persona del Padre". Las infinitas excelencias del carácter Divino se exhiben en Cristo en una forma comprensible para los hombres. Nunca podríamos saber cuáles son las virtudes y las excelencias morales de Dios, pero Cristo nos las muestra como si fueran las gracias y las virtudes de un hombre. Ilustra así la santidad, justicia, misericordia y amor de Dios.

II ¿QUÉ INFLUENCIAS EXISTE ESTA VISIÓN DE DIOS? "Cambió a la misma imagen". Moisés no podía ver a Dios y ser el mismo hombre que era. Cambió su alma de alguna manera a la semejanza Divina, incluso cuando su rostro perdió su expresión natural y brilló con la gloria. La vista de Dios es siempre una vista transformadora. Se ve que es así en el caso de la transfiguración. Los discípulos vieron el vestido blanco y reluciente de nuestro Señor, y la gloria sobrepasó su figura. Cuando un hombre ve a Dios, hay un cambio interno, del cual ese es el símbolo que ilustra la forma en que una amistad cercana y confiable hace que los amigos crezcan por igual. A medida que el hombre cristiano mantiene sus relaciones diarias con Cristo, el Dios reflejado, mientras "habita en el lugar secreto del Altísimo", descubre que se está llevando a cabo un trabajo transformador y transfigurador: la mente de Dios se está convirtiendo en su mente. ; la obra de Dios viene a ser su obra; La vida misma de Dios viene a ser su vida. Y este resultado adicional viene. Los que están cambiando a la semejanza de Dios están reflejando gradualmente la gloria de Dios sobre los hombres. Se están convirtiendo, a su vez, en espejos de Dios, anteojos en los que los hombres pueden contemplar la gloria del Señor. Apenas sabemos cuál es la más graciosa y sorprendente: el cambio que se produce en nosotros por la comunión constante de Dios y nuestras almas, o la infinita condescendencia que nos permite, en nuestras vidas terrenales, ser portadores de luz para Dios, espejos para reflejan la gloria y la atracción de su gracia salvadora, para que los hombres puedan ser ganados para él. Concluya mostrando

(1) que el corazón debe ser un corazón velado que resista la ministración del Espíritu;

(2) que de un corazón tan velado debe ocultarse la gloria del Dios redentor.—R.T.